viernes, 4 de marzo de 2011

Para vos que estás transitando el puerperio


 ¡Me alegró muchísimo saber que a una madre le había servido mi comentario sobre el dormir de los hijos en el que incluí una cita de Laura Gutman, experta en crianza! Gracias a Dios, en quien creo absolutamente, conozco a una maravillosa persona que me ayudó a mí a rumbear mi vida cuando parecía que había perdido el sentido. Ella es la autora de dos de mis libros favoritos, pero creo que merece un posteo aparte que prometo escribir. Esta generosa mujer, quien me ayudo no sólo a través de sus libros sino también entrando en contacto directo conmigo a través de su blog, que sigo, y por mails, y que me abrió las puertas de su corazón enorme con total gratuidad de par en par, hasta orando por mí en momentos difíciles, tiene una hija que está maternando a un bebé de pocos meses. Es a ella a quien su mamá le comentó mi reflexión inspirada por Laura Gutman. Son mujeres así, que desde ya no tienen tiempo ni fuerzas para leer ni el diario, a quienes La maternidad y el encuentro con la propia sombra de Gutman les sería útil. Y a ella le escribo a modo de resumen y como madre más experimentada, sin ninguna vanidad y desde mis vivencias y mi apreciación de ese aporte a mi vida.

 Sentí la necesidad de ojear el libro, y así encontrarme otra vez con esta férrea jungiana que me enseñó que todos tenemos "una sombra", una faceta de nuestra personalidad que no deseamos que salga a luz o que no asumimos como propia (al menos esta es mi rudimentaria interpretación de un concepto técnico que manejan los psicólogos y que esta abuela conoce bien). Al nacer un hijo, según enseña Gutman, salen a flote emociones inmensamente placenteras y regocijantes, pero también -aunque muy pocas mujeres se animen a admitirlo públicamente- se ponen de manifiesto otras emociones y facetas nuestras que son "poco presentables en sociedad", y que tienen que ver con cuestiones no resueltas que preferiríamos dejar allí donde estaban antes de convertirnos en madres- me encanta el "devenir madres" de Gutman, y esta Maestra mía, devenida abuela, lo escribiría "de-venir" madre, es decir, dejarnos congeladas en el freezer de la sombra, de lo no aceptado, de lo que preferimos ocultar y ocultarnos a nosotras mismas acerca de quienes somos en verdad.

 El bebé es el gran maestro, sigue Gutman, "que logra manifestar todas nuestras emociones, sobre todo las que nos ocultamos a nosotras mismas." Y el maternar es el puente a través del cual, si nos embarcamos en el camino del autoconocimiento, del "despertar y crecer", como diría esta abuela entrañable, finalmente llegamos a conocernos en nuestra totalidad: en las luces y las sombras, en lo grato y lo horrible, en lo que nos dio felicidad y los que nos hizo sufrir. Todo esto irrumpe como una erupción volcánica en el puerperio, cuando creemos haber enloquecido, nuestros sentidos se agudizan cual si fuéramos lobas, brotan las lágrimas a cada rato sin saber por qué: lo que duele "se cuela" a través de la sombra que nos mira a la cara en el momento en el que ingenuamente esperábamos que todo fuera color de rosa. Amén de las hormonas en ebullición, que también juegan su parte. Y nos dicen: -"¡Pero si tenés que estar contenta!" Nos hacemos bebés de algún modo: yo me recuerdo tomando tazones de leche con dulce de leche, cuando jamás bebí ni bebo leche pura... Me recuerdo mirándome al espejo y viéndome rasgos de mis propios bebés. Sentirme loca, vulnerable pero fuerte al mismo tiempo, despierta y cantando mejor que nunca en plena madrugada mientras alimentaba y el mundo dormía.

 El puerperio es un tiempo intenso y sin reloj, aunque intentemos meterlo dentro de algún tipo de rutina. Es mejor no reglamentar, hundirse en las profundidades de la dupla que configuran la mamá y el bebé ("mamábebé", dice Gutman) y entregarse al remolino de sensaciones y emociones encontradas que nos confunden y desorientan, pero que nos refieren a lo primordial: lo desconocido de nuestra propia alma. En la medida en que tengamos la valentía de aceptar todo lo que salga a la superficie, llegaremos a relacionarnos armoniosamente con nosotras mismas, niñas "de-venidas" madres, con nuestras propias madres- acá ayudaría Bert Hellinger- y con nuestros bebés. Formaremos exitósamente "la constelación familiar". ¡Mirá todo lo que me enseñó tu mamá!

 Ahora bien. Gutman nos advierte que para que este trabajo de autoconocimiento y fusión con el bebé sea posible, es necesario tener una red de sostén, es decir personas que nos contengan amorosamente, sin juzgar ni opinar ni intervenir de manera directa, sin interferir en el idilio madre-hijo. Y es aquí donde yo empiezo a hacer notas en mi libro, escribiendo preguntas a Laura Gutman que nunca me contestará. ¿Qué pasa si no logramos formar esa red, lo cual es lo más habitual entre madres urbanas? ¿Qué pasa cuando la pareja se va de nuestro lado? ¿O se va al mundo exterior por horas interminables a traer el pan, y nadie viene a auxiliarnos? ¿Qué pasa si hay necesidad de retomar el trabajo? Gutman recomienda el servicio de una doula, una asistente de puérperas especialmente entrenada para asistir a la madre en este período. Esto, que es la versión moderna de la comadre, la vecina de al lado, o la tía, o la tribu, CUESTA DINERO. Y no todas las puérperas podemos pagarlo. Además, aún pudiendo, no creo que a mí me hubiera gustado la presencia de una extraña en ese momento de absoluta privacidad y manifestación de mi "yo ancestral". En este aspecto no coincido con Gutman.

 También disiento cuando adopta una postura radical sobre el amamantamiento, porque hay muchas madres que por varias razones NO PUEDEN AMAMANTAR, y no por eso dejan de ser las mejores mamás que pueden ser.Casos concretos que me tocaron a mí: tener que elegir entre tomar una medicación para estar bien, o estar mal, enfermarme y amantar. Tener que dar complemento por bajo peso.¿Qué elegí? Estar bien, que el bebé lo esté, y dar mamadera y amor. Si yo no estaba bien, mi bebé no podría estarlo. Pero Gutman parece sugerir que amamantar es la mejor forma de amar. Y otra vez discrepo. No es la teta que alimenta, sino la leche. El contacto físico, las caricias, el estar presente, el maternar "sin la esclavitud de la teta" son más importantes que el mero acto físico de amamantar.
Es más, muchas veces he visto madres amamantando sin estar presentes, simplemente poniendo sus tetas en la boca de sus bebés mientras charlaban con una amiga en la plaza , hablaban por teléfono o fumaban un cigarrillo... Mi mamá me tuvo en una época en la que los pediatras recomendaban la leche de fórmula, y no por eso fue menos mamá. Seguramente la psicóloga Gutman me diría que algo de mi madre interna falta, pero no estoy a favor de cargar las tintas sobre las culpas maternas: las mujeres ya somos bastante culposas de por sí como para que nos agreguen el no haber amamantado hasta que el niño pierda el interés en la teta...

 En fin, no lo quiero hacer más largo porque sé lo poco que estarás durmiendo. Sabé que dormir con tu bebé es una necesidad para los dos, y no hay nada de malo en eso; al contrario, disfrutalo. Tal vez Gutman me diría que mi hija de siete se despierta por las noches reclamando la presencia de una mamá de la que no obtuvo lo suficiente. Estoy segura de que no fui ni soy perfecta, pero le dí y le doy lo mejor,como seguramente estás haciendo vos.Y esa es la convicción y la intención que valen.

 Te deseo lo mejor, y ojalá pronto tengas tiempo y ganas de leer el libro - que tu mamá debería regalarte y leer también para rememorar ( : ) -, y de ser tan receptiva y crítica - ¿por qué no?- como yo.

A boca de jarro

P.D. Naranja como el texto es el color de mis puerperios. ¿De qué color es el tuyo?

2 comentarios:

  1. muchas gracias FER!!!!!!!!! me emocionó leer tu reflexión, me recuerda a "cadena de favores". Que grande esto de experimentar la unión q tenemos las personas, más allá del espacio y tiempo. Alegría, gozo, agradecimiento, compartir, unión, aprendizajes, acompañamiento... todo esto senti mientras leía! Dios te bendiga!, felicitaciones! Feliz Dia MUJER!!! GRACIAS!!! =)

    ResponderEliminar
  2. Gracias, María!!!!!! "Escribimos para saber que no estamos solos" dice un personaje de una linda novela convertida en película, escrita por C.S. Lewis: desde ya que esto es una cadena de favores!!! Y no sabés el FAVOR que vos me hacés, y los que me has hecho escribiendo para mí y para tantos. Más allá de tiempo y del espacio, yo amo a todo ser humano, especialmente cuando siento que empatizamos, que vibramos en la misma sintonía.
    ¡Felíz Día para vos y para tu hija maternante!
    INSISTO:NO TENÉS ABSOLUTAMENTE NADA QUE AGRADECERME: MIS GRACIAS SON PARA VOS!
    Un abrazo grande de Fer.

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."