viernes, 11 de marzo de 2011

Para vos que estás maternando: Más sobre puerperio.

  

  
 Otra vez escribo para vos, que no te tocó fácil: pero ¿para quién lo es? Además del libro fundamental de Laura Gutman, La maternidad y el encuentro con la propia sombra, hay otro en su producción que ha resultado para mí muy enriquecedor desde mi segundo puerperio en adelante. Espero que pronto puedas leerlo. Se titula: Puerperios y otras exploraciones del alma femenina. Ninguna mujer-madre con quien yo haya interactuado habla de una manera tan lúcida y honesta sobre el puerperio como lo hace Laura Gutman. Desde la cabeza y desde el corazón, su análisis de este proceso que ella bien define como "eterno" es sencillamente brillante y conmovedor. Evidentemente, ha corrido mucha agua bajo el puente de esta psicoterapeuta familiar especializada en crianza y madre de tres hijos, y me da la sensación de que sabe de lo que habla por experiencia propia y no tan sólo por su labor terapéutica.

  Para mí lo más revelador de este libro es la comparación que Gutman establece entre parto y muerte, siendo el parto "la puerta" del más allá al más acá, y la muerte, "el paso" del más acá al más allá. Según Gutman, ésto explica los "estados alterados de conciencia", el sufrimiento y la angustia que caracterizan al puerperio y que sólo las mujeres valientes y sinceras consigo mismas son capaces de blanquear, ya que SÓLO se espera que todo sea alegría y felicidad ante la llegada del bebé. Estos sentimientos son comparables a los de cualquier duelo : duelo por la mujer-niña que fuimos y no seremos más, duelo ante la crisis vital que atravesamos, duelo por el mundo Yang que nos vemos forzadas a abandonar para navegar las aguas profundas del mundo Yin, para el cuál quizás no todas estemos debidamente preparadas. Para la autora, la dualidad Yin -Yang se establece como una lucha entre fuerzas opuestas: el Yang se relaciona con lo masculino, concreto, consciente,activo,intelectual, el fuego, la luz ; mientras que el Yin es un universo subterráneo para la mayoría hoy en día, en donde discurre lo femenino, sutil, inconsciente,pasivo,sentimental, el agua, la sombra. Y otra vez la clara referencia a Jung.

 Para mujeres que se han preparado para el mundo del afuera, del trabajo y el éxito profesional o la tarea intelectual con un reconocimiento concreto en el mundo del mercado, no es raro que el hecho de tener que entrar en una frecuencia en la que prima el recluirse en el hogar y el enfrentarse con sentimientos desbordantes, muchas veces en soledad, y sin obtener reconocimiento material por esta ardua labor, desconcierte o deprima. Gutman no escastima detalles al desarrollar el tema de las depresiones puerperales, tan poco entendidas y mal vistas como fenómeno, y tan desacertadamente tratadas hasta por muchos profesionales. El entorno de la puérpera, con las mejores intenciones, al ver que la reciente madre parece haber perdido la brújula de la cordura, se encarga de "darle ánimos" insistiendo en la necesidad de que se recupere pronto, se ponga en forma, retome sus actividades "de antes" y se alegre por la llegada del bebé a su vida. El médico la diagnostica poniéndole rótulos que la asustan aún más que su propio descontrol emocional, y la medica, dejándola aún más confundida y adormecida con respecto a su situación y  a sus sentimientos.  La puérpera se ve sumida en un desconcierto aún más profundo, ya que no puede con sus propios sentimientos, y sin embargo, no es la presencia del bebé que la entristece, sino un sinfín de otras cuestiones totalmente atendibles que, nombradas, cualquier mortal comprendería. Gutman es categórica: "Está permitida la alegría, pero no es tolerada la tristeza".  Por eso muchas mamás en esa posición no se animan a expresar sus reales sentimientos. En verdad, este es el momento oportuno para que los de afuera sean de palo si se trata de emitir juicios o dar consejos, y sólo deberían remitirse a ser sostén emocional de la puérpera, para que ella sea capaz de sostener a su bebé. Mamá y bebé conforman una "díada" y se hace imprescindible una red de contención , apoyo y cariño para la misma.

 Por otra parte, nos encontramos en un tiempo en el que se suscitan otros fenómenos formidables: al estar "fusionadas" emocionalmente con el bebé, nuestra mamá real y la que habita en nuestro interior como construcción propia, habilitan u obstaculizan, según lo entiendo yo, nuestra propia capacidad de maternaje. En mi rudimentaria interpretación, al parir a un hijo, "parimos" también a nuestra madre. Y si no logramos hacerlo, esto será lo que emerja y nos mire de frente desde la sombra, causando interferencias y molestias. Como toda crisis vital, el puerperio es una gran oportunidad para encontrar el beneficio oculto en el dolor , para repasar y asumir nuestra propia biografía, aceptando el "yo soy" sin intentar volver al "yo era", sino enriqueciéndolo desde el nuevo paradigma que incluye a nuestro bebé. Es el momento de convertirse en mujer adulta, un rito de pasaje, para mí el más importante por su huella y por sus profundas y duraderas resonancias místicas. Pariste a tu hijo, parís a tu madre, y así y sólo así te parirás a vos misma.Es el momento preciso para asumir- con todo el sostén que se pueda obtener de personas queridas, respetuosas de la necesidad de intimidad  y de encontrar el propio ritmo de a poco (de esas que no abundan...), que lo que nos pasa es precisamente lo que necesitamos para "ser más acabadamente nosotras mismas".

 NO ES FÁCIL, PERO SE LOGRA. YO SOY UNA SOBREVIVIENTE, FELIZ DE TRANSMITIR LO QUE APRENDÍ DE UNA MAESTRA Y DE MI PROPIA TRAVESÍA POR ESAS AGUAS, Y SIGO INTENTANDO DÍA A DÍA SER CADA VEZ MÁS "YO", DE LA MANO DE OTRAS MAESTRAS QUE SE HAN IDO SUMANDO EN EL CAMINO...

 ¡Te deseo lo mejor de corazón: a vos y a tu bebé, que por ahora y por un rato laaaargo, son uno!

A boca de jarro

2 comentarios:

  1. me encantó leer tu reflexión Fer, gracias! todavia no entendi mucho lo de parir a la madre, lo q si siento es mayor conexión con mi hija, mayor sintonía... cariños!

    ResponderEliminar
  2. Para mí, "parir a tu mamá" significa "asumirla, aceptarla" con todo: sus defectos y virtudes, sus luces y sus propias sombras. Creo que cuando tenés un hijo, sintonizás, empatizás y comprendés mucho mejor a tu mamá, mientras que tal vez, en otros momentos de la vida, te ponés en una postura más cuestionadora. Eso es, simplemente. Y por lo que me decís, si hay mayor conexión entre Uds. es que tu hija te "está pariendo", te está aceptando e integrando a su nuevo paradigma: y eso es muy pero muy bueno para todos!
    Cariños! Y gracias por pasar por mi humilde espacio, que se los dedico de corazón!

    Fer

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."