miércoles, 23 de marzo de 2011

The Veteran

   
Hoy llueve en Buenos Aires... comenzó el otoño.
Lindo día para poesía ...

"The Veteran" ("El Veterano de guerra") es un bellísimo poema de la poetiza norteamericana de comienzos del siglo XX : Dorothy Parker. Lo descubrí a través de un fragmento que incluye Whitney Otto en su excelente novela "How to make an American Quilt", de la cual hay una linda versión cinematográfica con Winona Ryder y Anne Bancroft, dirigida por Jocelyn Moorhouse.

Dorothy Parker tuvo una vida tormentosa, marcada por  la 
persecución por sus ideas políticas, el alcoholismo, varios divorcios 
recurrentes intentos de suicidio. 


Una de sus biografías dice lo siguiente :
                 
              "Dismissive of her own talents, 
             she deplored her reputation as a wisecracker".   


Lo cual yo "transferiría" así, para el que no lo capte en inglés, 
como en verdad me parece más gráfico:


                   "Subestimaba sus propios talentos
                 y deploraba su reputación de humorista filosa y aguda."


En estos días en los que estoy metiéndome  de lleno en la interacción
con mis alumnos, me sorprende y apena encontrar cuántos adolescentes y jóvenes 
hay que también subestiman sus talentos y cargan con una reputación,
o una etiqueta que les pesa. Así me vino esta mujer y su bello poema 
a la memoria. Y pienso cuánta desilusión, frustración, traumas y hasta 
enfermedad puede provocar el no dar rienda suelta al ser dentro nuestro, 
con sus pequeñas genialidades y talentos, aunque no busquemos fama o gloria.
Cuánto daño puede causar la ceguera de los adultos alrededor del joven
que no notan o estimulan esos talentos. Y cuanto más daño puede producir
el juicio negativo, el ver sólo el lado vacío del vaso, el etiquetar.
¡Qué pesada mochila pueden resultar las etiquetas que cargamos y
que se nos han impuesto hasta el punto de que nos las hemos creído!
¡Cuántos jóvenes parecen disculparse por no leer "bien", no pronunciar "bien",
no escribir "bien", no dibujar "bien"... en fin, la lista es larga, interminable!
¿Quién dijo que hay que hacerlo "bien" para gozar del derecho a disfrutarlo?
¿Acaso alguien nos enseñó a hacerlo? Y si ese fue el caso, ¿cómo sabemos si 
hemos sido bien enseñados y que estamos siendo bien evaluados? 
¿Qué "está bien" y qué "está mal" cuando se trata simplemente de liberar
nuestros potenciales -  si no le hacen "mal" a nadie y podrían hacernos
 mucho "bien" a nosotros mismos? 
Al hacer lo que nos gusta sin juicio de por medio, fluimos, 
nos olvidamos por un rato del mundo, de nosotros mismos,
nos convertimos en artistas, aunque no seamos demasiado talentosos.
Siempre intento estimular el intento, el esfuerzo ... sí, eso que está
pasado de moda en la era de la instantaneidad, el animarse y, por sobre
todo, el disfrute
Pero claro... yo ya soy "una veterana de guerra" en  mis luchas contra
la baja autoestima, la inseguridad y las disculpas por no ser lo que los demás
esperan, por no ser "perfecta". Alguien como el veterano de guerra
en este poema, cuyo fragmento dice:



The Veteran


When I was young and bold and strong,
Oh, right was right, and wrong was wrong!
My plume on high, my flag unfurled,
I rode away to right the world.
“Come out, you dogs, and fight!” said I,
And wept there was but once to die.

But I am old; and good and bad
Are woven in a crazy plaid.




                                        Dorothy Parker



  "Cuando era joven y valiente y fuerte,
¡Ay! ¡Lo que estaba bien estaba bien, y lo que estaba mal estaba mal!
Mi pluma en alto,mi bandera desplegada,
Partí a enderezar al mundo.
"Salid, perros, luchad!", dije,
 Y lloré por sólo poder morir una vez.


Pero estoy viejo; y el bien y el mal
Se entretejen en un loco entramado."


 Y, paradójicamente, ¡cuántos verdaderos genios hay con vidas dolientes y etiquetas pesadas!
 Einstein, un pequeño genio etiquetado de"fracaso escolar"; Van Gogh, un "loco" que se cortó la oreja y no disfrutó de reconocimiento en vida ; y Dorothy Parker, con una vida sufrida que alguien graficó así:


  
        El epitafio que ella quería sobre su tumba, hoy en Baltimore, decía: 


                     "Excuse my dust ."   ("Disculpen por el polvo de mis cenizas")


   ¡Ahí está! Muchos dirían que sólo los grandes pueden traducir poesía, o que la poesía no se traduce.
Yo lo hago, me animo. No sé si está "bien" o "mal": soy una "veterana de guerra" y ya no me importa.
Lo hago, lo disfruto, y no pido disculpas, ya que a nadie hago mal, y me hago un gran bien.




Y te lo digo así: a boca de jarro, pero con poesía.

2 comentarios:

  1. Si el Principito fuera lectura obligatoria y a los necios les explicaran lo que el "piloto" sintió cuando los adultos no veían lo que él dibujaba cuando era niño creo que algunos ojos se abrirían y se evitarían sabores amargos y frustaciones varias. Alguien dijo alguna vez que los niños terminan aprendiendo a pesar de la escuela, triste pero cierto.

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto. Gracias por tu aporte, por leer, por comentar y por aguantar todo el tiempo que le dedico a esta pasión de escribir.
    Beso de Fer.

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."