miércoles, 15 de junio de 2011

Las delicias de leer y escribir...

    

    A raíz de lo que fue primero una crítica a un artículo que se publicó en La Nación Revista impresa y digital el domingo 29 de mayo del corriente, que consta de un fragmento del libro de Maritchu Seitún, "Criar hijos confiados, motivados y seguros" de Editorial Grijalbo, y la publicación de mi escueta carta a "Yo Lector" sobre lo que opino de ese fragmento el domingo 12 de junio, pasaron algunas cosas interesantes que deseo compartir aquí, en este espacio de reflexión honesta y en voz alta que me colma de satisfacciones.
   Ante todo, debo decir que celebro la publicación de cada una de las cartas que me tomo el trabajo de escribirle al editor de esta sección de una revista que leo y respeto. Puede parecer banal, pero el hecho de que mi opinión, a veces muy positiva con repecto a lo que ciertos escritos me aportan, como en el caso del artículo de Mori Ponsowy "Chicas Superpoderosas", carta que se publicó el 17 de abril, o la que se publicó el 15 de mayo, que el editor titula "Dos grandes artistas", la cual se refiere a la entrevista que se le hizo al intenso actor británico Clive Owen a punto de estrenar un film sobre un tramo de la vida de mi admirado Ernest Hemingway, entrevista que me interesó mucho leer, hasta cartas que contienen una crítica, una opinión que no comparto, y que estimo tengo el derecho de expresar sin agraviar a nadie, como fue el caso de la carta sobre el artículo de Susi Mauer, "Tiempo no apurado", publicada el 6 de marzo, y esta última carta del domingo12 de junio, "Niños y padres", que critica lo que para mí se presenta como un libro que promete hablar sobre la crianza como una ardua empresa, y falla en darle al blanco, al menos en ese fragmento que yo leo y juzgo, insisto, con toda libertad y respeto, y desde mi humilde y válido parecer.
    Primero, y sin ánimos de presumir, estimo que no es casual que se elijan cuatro cartas mías para ser publicadas en lo que vá de este año, más dos el anterior, o debo concluir que pocos están escribiendo además de mí, cosa que no estimo probable... Segundo, es interesante ver lo que sucede cuando se me publica una breve carta de lectores. Al darse a conocer mi dirección de mail, porque yo así lo elijo, los lectores comienzan a escribirme a mí, siempre para expresar su empatía con lo que yo expreso, y para felicitarme por lo escrito y por la valentía de haberlo hecho. Pero si se trata de críticas, son las mismas autoras quienes se dirigen a mi casilla de correo, aclararándome que lo que se publicó en la revista no refleja fielmente el contenido del libro que se promociona o que sus opiniones son generalizadas. Éste último es el caso de Susi Mauer, quien fue tan noble y nuestro intercambio tan rico, que terminó regalándome un ejemplar de su libro "Desvelos de padres e hijos", cosa que yo jamás imaginaba ni esperaba, y el cual leí con avidez y comenté positívamnete en este blog. Pero con la carta del domingo sucedió algo diferente...
  Recibí  varios mails de mujeres que no conozco, otra vez felicitándome, y, resguardando sus nombres, voy a incluir algunos de sus contenidos a modo de ejemplo:

  "Hola como estas, no nos conocemos  me encanto la nota del domingo en la nacion, estoy totalmente de acuerdo contigo, como estoy pasando con un poco de tristeza un episodio familiar nada grave pero bien tu lo dices, los hijos saben muy bien exigir, leer tu nota me ayudo........no se cual fue la palabra pero gracias ayudo mucho."

   "Hola María Fernanda!!
Te escribo para decirte que coincido plenamente con tu carta, hiciste que me sienta más “normal”. Desde chicas nos criaron idealizando la maternidad…..y cuando en  algún momento me  salen  esas emociones como vos mencionás, me siento un monstruo porque no debería sentirlas……Soy muy independiente y a veces me siento atada por la maternidad….Yo tengo dos hijas y espero educarlas más en la realidad de la vida…..Te mando un beso. Muy valiente tu carta."

   Y también, en este único caso, recibí varios mails de la autora del artículo, que contesté, en los que trataba de persuadirme de darle una chance a la lectura de su libro, y argumentando que era injusta en prejuzgar por lo que la revista eligió como un fragmento para dar mi opinión sobre lo que allí se plasma. Además, anoche, luego de que reeditara esta entrada por pedido de una lectora de mi carta, me encuentro con este comentario anónimo sujeto a moderación en mi escritorio de blogger, que publiqué al pie de la entrada:

   "Anónimo dijo..




Maria Fernanda
Detrás de las lindas imagenes que mostras y de tu descarada auto propaganda, escondes un resentimiento groso.
No creo que de esta manera consigas que te publiquen mas que alguna carta de lectores.
Me juego a que esto no lo dejas aparecer en tu blog, porque solo te gusta criticar a los demas pero no aceptas nada distinto a lo que pensas.
Atte"

14 de junio de 2011 17:50


   Al cual yo contesto, después de un arduo día de trabajo y en la víspera de dos días iguales:

   "Pués te equivocás. Yo acepto las críticas, y no intento convencer a nadie de que tengo razón. Expongo mi parecer con libertad. La que se esconde detrás de un cobarde anonimato sos vos. Los anónimos hablan muy mal de las personas que los escriben. Y hacen daño.
Yo no sé qué conseguiré, porque no busco conseguir más que esto que hago: pensar en voz alta con total honestidad y en absoluta libertad. Si te tomaras el tiempo para leer mis entradas, verías que hablo bien de mucha gente valiosa. Y me parece que sé bien quién sos, y que quien no acepta a nadie que no la halague o piense lo mismo sos vos. Lo de "Atentamente" te lo hubieras ahorrado, porque de atento un anónimo no tiene nada."
14 de junio de 2011 22:11

   Este humilde espacio de reflexión me ha colmado de satisfacciones desde todo punto de vista, me ha hecho muchísimo bien, y según los comentarios que he recibido y el número de seguidores que me acompañan, le hace bien a unos cuantos. No creo que esto constituya "autopropaganda", ni me haga una "descarada", sino una evaluación bastante objetiva aunque personal de lo que aquí sucede. Hasta recibí un comentario en francés de un lector alemán en mi entrada sobre arte reciente, que tuve que traducir para contestarlo con mi pobre francés y la ayuda del traductor de Google. Me ha permitido enlazar con otros valiosos blogs que sigo y comento, enriqueciéndome y sintiéndome menos sola en mi sentir sobre una variedad de cuestiones importantes. Me permite hablar de mi autobiografía con absoluta franqueza, y esto a su vez, me ayuda a procesarla y a asumirla con orgullo: ¿por qué no?

  Aquí se me acusa de "resentida". Y yo, como siempre, voy al diccionario en primer lugar:

    resentido: 1. Debilitado, dolido, molesto; 2. Que muestra o tiene resentimiento hacia alguien; 3. Molesto, ofendido, disgustado, apenado,enojado, rencoroso, amargado.
Antónimo: Agradecido.
         Fuente: " Diccionario Esencial de la Lengua Castellana, Tomo II "Santillana, La Nación.

  Es posible que todos estos sentimientos me habiten:¿a quién no? Pero mucho más habitan a quien hace un comentario anónimo, creo. Eso lastima. Y también me habita el agradecimiento, que es lo opuesto al resentimiento: agradecimiento por esto maravilloso de estar comunicada con gentes diversas en sus grandezas y sus miserias, que todos compartimos.

  El que esté libre de cargo y culpa, que arroje la primera piedra...

  En cuanto a lo que yo busco, anhelo, sueño,o deseo lograr desde este blog, es asunto mío, en tanto no perjudique a nadie, y tengo derecho a tener sueños y a aspirar a llegar a donde quiera y pueda llegar, tanto como la libertad de expresar mi opinión sin agraviar y desde la luz de mi nombre, no desde la cobarde y mezquina sombra del anonimato, en un país en donde se hace y se han hecho muchos esfuerzos por coartar la libertad de expresarnos. Por suerte, La Nación Revista me dá esta posibilidad mucho más seguido de  lo que yo espero.


          Y te lo digo así, como siempre, a boca de jarro.    

Seguro te interesará leer el artículo y mi crítica completa al mismo publicada en este blog:
"La crianza, esa ardua tarea": Reflexión sobre el fragmento del libro de Maritchu Seitún publicado en LNR.
http://fernanda-abocadejarro.blogspot.com/2011/06/la-crianza-esa-ardua-tarea-reflexion.html#links

5 comentarios:

  1. Me solidarizo con vos en lo que lo del anonimato dice mucho de la persona que se expresa (en realidad no se atreve a revelarse a si misma verdaderamente)
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Cuando John F. Kennedy se encontraba abrumado por la tensión que había crecido entre su país y la Unión Soviética a causa de los misiles que esta última había desplegado en Cuba y parecía que las negociaciones estaban destinadas al fracaso, recibió dos cartas del premier soviético. La primera hacía concesiones y la segunda las restringía, ¿qué hacer? -se preguntó- y su hermano Bob le dijo "tomemos lo que nos sirva de ambas e ignoremos lo que nos dañe". Y con esta decisión puso fin a la peor crisis nuclear que se haya conocido en la historia. Lo que te dejo como humilde aporte es, si Kennedy se dió el lujo de ignorar las mezquindades de Nikita Khrushchev y ganar su mejor victoria vos bien podés hacer lo propio con un insecto que ni siquiera da su nombre.

    ResponderEliminar
  3. A ver, a ver...
    Me parece que el problema está pasando por este temita de la libertad. Fernanda se siente libre de decir lo que piensa y Anónimo se siente libre de agredir. Son elecciones y toda elección tiene sus consecuencias. Fernanda está a mi juicio más expuesta que auto propagandeada. En cambio Anónimo está oculto, y si se jugó mucho a que no lo iban a publicar, estimo que en este momento también está en bancarrota.
    Me permito disentir con Fernanda en cuanto al temita de la libertad. El diminutivo lo uso a propósito porque creo que nuestra sociedad no sabe mucho de libertades todavía, por eso algunos la usan para el o&#*o. ¿Ven? Autocessura.
    En fin, Anónimo, relax and get a life! yo ni en pedo gastaría tiempo en criticar un blog de alguien que me cae mal... have fun =)

    ResponderEliminar
  4. Javier y Ale: ¡Gracias por el apoyo de siempre!
    La verdad, qué buenos comentarios: ¡deberían considerar tener sus propios blogs! Después de la herida inicial, es bueno ver que hay gente que te quiere bien, y es bueno el sentimiento de LIBERTAD que conlleva la ACEPTACIÓN de que no le podemos caer bien a todo el mundo.
    ¡Qué "temita" el de la libertad!
    ¡Qué analogía la de Kennedy!
    ¡Qué nivel, gente valiosa e inteligente! ¡Mi gente!
    GRACIAS DE CORAZÓN: LOS QUIERO.
    Fer.

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."