jueves, 3 de noviembre de 2011

Los desafinados también tenemos corazón

 
Si dices que desafino, amor mío
Que sepas que eso en mí provoca un dolor inmenso
Sólo los privilegiados tienen un oído igual al tuyo
Yo poseo apenas el que Dios me dio

Si insistes en clasificar
Mi comportamiento de anti-musical
Yo mismo, mintiendo, debo argumentar
Que esto es bossa nova, esto es muy natural...


  Es más que natural desafinar a esta altura del año. Esto es la bossa nova de la vida en la urbe hirviente...

  El síndrome de fin de año llega inexorablemente todos los años a esta altura, y nos encuentra cansados, ojerosos, somnolientos, pasados de rosca, ávidos de unas vacaciones, que se fantasean en los colectivos calientes, humeantes y rechinantes que aceleran sobre el asfalto brillante. Todo para luego entrar en las desaceleración de dos meses de parate estival en los que se vacía la ciudad.

 Desafinamos...

  Los grandes entramos irremediablemente en el frenesí de la carrera contra reloj, de las entregas pendientes, las liquidaciones, las reuniones de fin de año, porque aunque no te hayas visto en todo el año:

Che, antes de fin de año nos tenemos que juntar a comer, ¿no?

  Vienen los excesos, las trasnochadas, la agenda que explota de cosas por hacer antes del 31 de diciembre, esas que prolijamente escribimos en una lista el 1ero de enero y que hay que cancelar. Pero el mundo, para bien y para mal, siempre continúa el 1ero de enero.

  Los jóvenes están con sus fiestas de egresados en días de semana, celebrando un hecho que aún no se ha consumado, haciendo maratones de horas sin dormir, yendo a las fiestas para salir de allí y asistir a sus últimas clases, rendir sus exámenes finales... 

  ¡No hay cuerpo, joven ni no tan joven, que aguante!  

   Y desafinamos.

  Desafinamos en el trato con los demás, en la polución sonora que causamos con las reuniones en la calle a horas en las que quienes viven frente al simpático local gastronómico que pone mesas en el frescor de la vereda nocturna tienen que dormir para no desafinar al día siguiente.  

  Desafinamos en los estruendosos fuegos artificiales que ya se han comenzado a explotar por las callles, los bocinazos enloquecidos de quienes comenzamos a correr para intentar estar en todas partes, las comilonas, el alcohol, los regalos, el estrés.  

  Desafinamos.

  El día sigue teniendo 24 horas. Y amanece más temprano en el hemisferio sur: olvidamos que no por mucho madrugar...
  Escuchá esta canción: hay que desafinar afinadamente para cantarla bien. Así es la vida, "meu amor". 

  Desafinamos para percibir  la armonía del remanso añorado. Por estos días, se me da por escuchar música de Brasil. Y fantaseo que estoy en una "praia", "na beira do mar", caminando bajo el sol, y que me tiendo en la arena y me basta con un "milho cozido"... Tal vez una "caipirinha" a la caída del sol. Unas buenas vacaciones. Aunque seríamos insolventes en el exterior: hay restricciones para comprar los dólares que hacen falta para viajar. Y ni hablar de los pesos que hay que ahorrar para irse con toda la familia a una playa de Brasil. 

  Definitivamente debería ir sola.



  ¿La costa argentina?: ¡carísima! Aprovechando que la Patagonia está enterrada bajo un espeso manto de ceniza y piedra volcánica, los precios se van a ir a las nubes en la costa Atlántica. Mejor seguir soñando despierta al ritmo de esta canción...



  Tendremos que aprender a desafinar estoicamente, como los bellos griegos, como los portentosos personajes de la tragedia Shakesperiana. Y a emerger hidalgos del entripado, sin huir como cobardes para agudizar la falta en un letal intento por redimirla.

  Me gusta esta voz, esta presencia de una MUJER en escena, me gusta Gal Costa.

  La bossa nova,  la cadencia que susurra que ningún error es tan grave, que no hay por qué dramatizar, que está llegando el fin de año, el verano, y así y todo, el mundo seguirá desafinando el 1ero de enero en nuestra voz.

¡Permítaseme desafinar en paz!

Joao Gilberto – Desafinado

Se você disser que eu desafino, amor
Saiba que isso em mim provoca imensa dor
Só privilegiados tem ouvido igual ao seu
Eu possuo apenas o que Deus me deu

Se você insiste em classificar
Meu comportamento de antimusical
Eu, mesmo mentindo devo argumentar
Que isso é bossa nova, que isso é muito natural
O que você não sabe, nem sequer pressente

É que os desafinados também tem coração
Fotografei você na minha Rolleiflex Revelou-se a sua enorme ingratidão
Só não poderá falar assim do meu amor

Este é o maior que você pode encontrar, viu!
Você com a sua música esqueceu o principal
Que no peito dos desafinados,
No fundo do peito, bate calado...
No peito dos desafinados 
¡Também bate um coração!

Es que los desafinados también tienen un corazón.
Tú con tu música olvidaste lo principal
Que en el pecho de los desafinados
En lo hondo del pecho, late callado...
Que en el pecho de los desafinados
¡También late un corazón!

Desafinado - Gal Costa :http://youtu.be/JMbCeM0Ro1A


 A boca de jarro

4 comentarios:

  1. Y me encuentro con el post mientras miro lugares para nuestras vacaciones jeje
    No me quiero ni imaginar los precios de la costa, tengo ganas de irme hasta mardel antes de la temporada a ver a mi prima y mis sobrinos.
    Pero para vacacionar viene ganando Entre Rios, La Paz para ser mas exactos. Ojalá traiga lo que anuncia su nombre =)

    ResponderEliminar
  2. ¡Ojalá, Mica: mucha paz! Y está buena la idea de irse ahora mientras la escolaridad de tu hijo lo permita. Aprovechalo!!!

    ¡Beso y gracias por las buenas ideas de posibles destinos!

    ResponderEliminar
  3. Fer, hace unos años me encuentro pensando en como pasar el verano y el invierno. Despues me da bronca porque si la mitad de los meses estoy intentando sobrevivir en lugar de vivir y disfrutar lo que puedo hacer en las diferentes estaciones, se me pasa la vida! Ay ay! Tambien tengo como un calendario propio, para mi el año arranca en marzo! Con mi marido compartimos eso, por ejemplo, cuando decidimos irnos de vacaciones segunda quincena de febrero, primera de marzo. Ahora no estoy trabajando en relacion de dependencia, pero preferi siempre trabajar en enero y febrero con el aire acondicionado y cuando todos los demas estaban cansados de haber vuelto a
    la rutina, yo recien me iba de vacaciones y ademas es mas barato! Este año
    haremos igual :) hasta que haya obligaciones escolares de la niña!
    Hay una cancion de Ale Sanz que se llama "Si he cantado mal":
    Si he cantado mal, yo lo quiero saber,
    Dimelo,
    Quiere decir sin el alma,
    Quiere decir sin la voz,
    O quiere decir que no sientes
    Lo mismo que siento yo...

    Me hiciste acordar! Besos!

    ResponderEliminar
  4. Siempre te digo lo mismo, pero aprovechá mientras se pueda, Gi!

    No conocía esa canción: la voy a escuchar. La verdad es que Ale Sanz siempre me pareció un tanto desafinado, pero es obvio que tiene corazón!!!

    Gracias y besote!

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."