miércoles, 31 de agosto de 2011

Lo correcto de lo incorrecto: para pensar

  

  En el diario La Nación del domingo 28 me encuentro con un pequeño artículo en página 2 del cuerpo principal que me atrae. Se titula:
  
                                               NOTICIAS INCORRECTAS
                                                           La enfermedad 
                                                                mental
                                                              del  poder

  En este breve artículo, escrito por Mariano Donadio, el autor nos invita a pensar, cosa que ya de entrada me gusta, qué hay en común entre Gandhi, Lincoln y Luther King. Tienen unos segundos para intentar adivinar las respuesta antes de leerla si ya no lo han leído: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, ¡tiempo!

  A ver si adivinaron... No, no es que los tres fueron grandes figuras de poder que enfermaron a los poderosos de turno con sus utópicas ideas y justos reclamos, aunque sería una respuesta válida. No, no es que los tres fueron "super héroes", como contestaría un niño, líderes que rompieron moldes, que abrieron caminos, que se la jugaron y perdieron  hasta lo más valioso que se puede jugar, la propia vida, a manos de asesinos, enfermos mentales, aunque eso también sería válido.

  ¿Saben cúal es la respuesta que da el autor que te hace pensar? 
  La respuesta es:

      "que los tres sufrieron de episodios depresivos y trataron 
           de suicidarse en algún momento de sus vidas."
La depresión según Munch.
                                                         
  Yo no habría imaginado ni adivinado. ¡Qué bueno es aprender algo así! ¡Cómo me gusta lo incorrecto de esta noticia, si es que es correcta! Hasta los más fuertes tienen sus flaquezas, sus debilidades y miserias, y eso los hace aún más valiosos, como los superhéroes, que siempre tienen su talón de aquiles... y  de la enfermedad, siempre se aprende algo, siempre se obtiene algo para dar y legar, siempre se sale fortalecido...

  La depresión según Vincent Van Gogh                                   

  Justo la noche antes de leer ésto, vi una película dirigida y protagonizada por Jodie Foster junto a un genial Mel Gibson, "La doble vida de Walter" también conocida como "Mi otro yo" ("The Beaver" en el original en inglés, es decir "El castor"), que presenta a un hombre que sufre de un desorden mental por una depresión cronificada, y, gracias a la ayuda terapéutica que encuentra en un títere castor, termina siendo un éxito masivo de ventas, pero no encuentra en ese títere la salida a su problema mental: por el contrario, el castor, su títere y alter ego en lo que presumo se diagnosticaría como un trastorno de identidad disociativo, o de personalidad múltiple, lo lleva a tocar fondo, y finalmente recibe la ayuda que necesita, y la comprensión y contención de su familia.


                            Trailer de la película http://youtu.be/nemdiuqjdOc

 Al final de la película, se nos invita a visitar el sitio:   www.takepart.com/the beaver, donde el mensaje principal es:
                                     "You Don't Have to Suffer Alone"
                                ("No hay que sufrir en soledad")
 Y se incentiva al deprimido a hablar de su dolencia con un ser querido, a no aislarse y a buscar ayuda profesional y de grupos de autoayuda.  

  Ahora, volviendo a estos tres grandes de la historia, repasemos biografías:

Mahatma Gandhi: "Una vez conseguida la independencia, Gandhi trató de reformar la sociedad india, apostando por integrar las castas más bajas (los shudrá o ‘esclavos’, los parias o ‘intocables’ y los mlecha o ‘bárbaros’), y por desarrollar las zonas rurales. Desaprobó los conflictos religiosos que siguieron a la independencia de la India, defendiendo a los musulmanes en territorio hindú, siendo asesinado por ello por Nathuram Godse, un fanático integrista indio, el 30 de enero de 1948 a la edad de 78 años. Sus cenizas fueron arrojadas al río Ganges."

Abraham Lincoln: "... fue el decimosexto Presidente de los Estados Unidos y el primero por el Partido Republicano. Como un fuerte oponente de la expansión de la esclavitud en los Estados Unidos, Lincoln ganó la nominación del Partido Republicano en 1860 y fue elegido presidente a finales de ese año. Durante su período, ayudó a preservar los Estados Unidos por la derrota de los secesionistas Estados Confederados de América en la Guerra Civil Estadounidense. Introdujo medidas que dieron como resultado la abolición de la esclavitud, con la emisión de su Proclamación de Emancipación en 1863 y la promoción de la aprobación de la Decimotercera Enmienda a la Constitución en 1865.
Lincoln supervisó estrechamente el resultado de la guerra hasta su fin, en particular la selección de los mejores generales, incluyendo a Ulysses S. Grant. Lincoln movilizó con éxito a la opinión pública a través de su retórica y discursos; su discurso de Gettysburg es sólo un ejemplo de ello. Al finalizar la guerra, Lincoln estableció la reconstrucción, tratando de reunir rápidamente al país a través de una generosa política de reconciliación. Su asesinato en 1865 fue el primer magnicidio en Estados Unidos."

Martin Luther King: "...pastor estadounidense de la iglesia bautista que desarrolló una labor crucial en Estados Unidos al frente del Movimiento por los derechos civiles para los afroamericanos y que, además, participó como activista en numerosas protestas contra la Guerra de Vietnam y la pobreza en general.
Por esa actividad encaminada a terminar con el apartheid estadounidense y la discriminación racial a través de medios no violentos, fue condecorado con el Premio Nobel de la Paz en 1964. Cuatro años después, en una época en que su labor se había orientado especialmente hacia la oposición a la guerra y la lucha contra la pobreza, fue asesinado en Memphis, cuando se preparaba para liderar una manifestación.

( Enlaces a Wikipedia)  http://es.wikipedia.org
  
 Tres grandes de la historia que además fueron asesinados... ¡depresivos peligrosos queriendo cambiar el mundo! ¡Qué loco! ¿No?







  Y el artículo informa que, si bien los biógrafos han empleado a estos líderes para ilustrar virtudes tales como "la voluntad inquebrantable" y la "superación de obstáculos", un profesor de Psiquiatría llamado Nassir Ghaemi, de la universidad de Tufts, "cree que la locura de los líderes no es un obstáculo, sino la fuente de su poder." Este psiquiatra escribió un libro titulado: "Una locura de primer nivel: Descubriendo los vínculos entre el liderazgo y la enfermedad mental", Penguin Books, 2011.  Explica que: "la locura es una buena guía para los momentos de crisis.(...) en tiempos tranquilos , las personas equilibradas pueden ser buenos dirigentes; pero, en los difíciles, la depresión sabe desenmascarar las ilusiones positivas y detectar peligros reales."

 Habrá que leer el libro y considerar si este profesor de una de las veinte universidades más prestigiosas del país del norte, según la clasificación de 2008 de U.S. News & World Report, le erró al diagnóstico o tiene algo de cordura en sus argumentos, ¿no?

  Finalmente, el autor del breve artículo de La Nación me arranca una sonrisa cuando concluye: 

"Neuróticos somos todos, decía Freud. (...) tenemos derecho de elegir, en la dificultad, de entre todas las demencias, a aquella que pueda guiarnos."

                                
  ¡Yo quiero líderes diagnosticados postmortem como depresivos que tengan un sueño que me levante el ánimo y me haga creer en un mundo mejor cada vez que evoco sus ideales!



 Extracto del discurso famoso de Martin Luther King "Tengo un sueño"

  "Ustedes son los veteranos del sufrimiento creativo. Continúen trabajando con la convicción de que el sufrimiento que no es merecido, es emancipador.

Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, yo aún tengo un sueño. Es un sueño profundamente arraigado en el sueño "americano".
Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: "Afirmamos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales".
Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad.
Sueño que un día, incluso el estado de Misisipí, un estado que se sofoca con el calor de la injusticia y de la opresión, se convertirá en un oasis de libertad y justicia.
Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad.

¡Hoy tengo un sueño!
  Sueño que algún día los valles serán cumbres, y las colinas y montañas serán llanos, los sitios más escarpados serán nivelados y los torcidos serán enderezados, y la gloria de Dios será revelada, y se unirá todo el género humano.

  Esta es nuestra esperanza. Esta es la fe con la cual regreso al Sur. Con esta fe podremos esculpir de la montaña de la desesperanza una piedra de esperanza. Con esta fe podremos transformar el sonido discordante de nuestra nación, en una hermosa sinfonía de fraternidad. Con esta fe podremos trabajar juntos, rezar juntos, luchar juntos, ir a la cárcel juntos, defender la libertad juntos, sabiendo que algún día seremos libres."



 Alguien diagnosticado como depresivo por un catedrático de la universidad de Tufts para arreglar al mundo, que está loco, loco, loco, por favor!!!

A boca de jarro

lunes, 29 de agosto de 2011

Sensaciones...

Mural Raúl Soldi - Fundación Dr. René Favaloro.
                                             
  Después de varios días de estar internados en un hospital, en una clínica, aunque a mí me gusta la palabra "hospital", estando "in"(:adentro)-ternándonos" (significación etimológica propia, no me da para el diccionario...), para cuidar al paciente que se "im-pacienta", tengo varias sensaciones...
  Los hospitales son escuelas de vida. Cuando tenemos la dicha de no necesitarlos, pasamos por la puerta y no nos damos permiso de pensar en las almas que están allí. Hay muchas almas allí, y el estar allí nos hace más alma y menos cuerpo, aunque la medicina se empeñe en mirar y atender sólo los síntomas que el cuerpo expresa desde el alma que enfermó. Hay almas que están allí sanando, manos que limpian, sostienen, alimentan, intervienen, se involucran e intentan curar. Si estos gestos no se hacen desde el alma, no sirven para sanar. Hay almas enfermas que se fortalecen en el contacto con su dolencia, perciben su malestar porque el cuerpo se los ha manifestado, a veces silenciosamente, otras, a gritos. Hay almas que esperan.

  Estos días también me dediqué a leer y descubrir nuevos blogs para distraerme un poco de la realidad agobiante del encierro entre paredes sin ventanas, todo el día bajo la luz eléctrica, sin contacto con el sol haciendo su recorrido por el cielo y marcando el natural devenir del día y el paso a la noche, en una temperatura artificial que te desconecta de la realidad del afuera. Uno se desorienta, se embota. Y extraña desesperadamente la rutina de limpiar, ir a trabajar, cocinar, que a veces pesa. Así de complejos somos...

  En los blogs que descubrí me encontré como con un pool de blogueros que llevan adelante la autoría de hermosos blogs, algunos premiados, adhiriendo al parto humanizado y en casa, la crianza natural, con apego y respeto, el amamantamiento y lo que llaman "lactivismo", mucho upa y la idea de "mamá canguro" (fomentando el uso del portabebés en lugar del cochecito), el colecho (compartir la cama con los niños pequeños en lugar de condenarlos a dormir solos en una cuna, lejos del calor del cuerpo materno), el "no intrusismo en la crianza", .... cosas que ya había leído e incluso puesto en práctica de cierta forma, de la forma que pude, pero veo que han avanzado, y que son muchas ahora las mujeres, e incluso sus parejas hombres y padres, todos unidos en este activismo. Algunos ejemplos son:

http://albordedelostreinta.blogspot.com
(Este no es nuevo para mí... y me abrió la puerta.)
http://sosmicorazonfuerademicuerpo.blogspot.com
http://criandoconamor.blogspot.com
http://www.amormaternal.com

  Yo ya estoy bastante más allá en la crianza. Estos días se me hizo más que claro. Materné a mis mayores, y necesité del contacto con mis hijos para que me hicieran ellos un poco de madre a mí, sin dejar de ser mamá para ellos: parece un rollo, y tal vez lo sea... es una sensación.
Gustav Klimt "La muerte y la vida"
  Los activistas de la crianza natural también plantean la necesidad de humanizar los partos, de no infantilizar a la mujer embarazada, parturienta y puérpera, en el no intervenir y dejar que algo tan natural como parir se haga naturalmente. En este sentido, Laura Gutman, autora a quien todos estos activistas siguen y yo misma he leído y citado infinidad de veces, o el pediatra Carlos González, autor de "Bésame mucho", que hasta se puede leer gratis online, son los portavoces más relevantes de este movimiento que en definitiva reclama amorosamente una vuelta a lo natural, a lo simple, a la humanización de lo humano: ni más, ni menos.


 Yo no me siento de vuelta de todas estas cuestiones, pero sí es verdad que ya estoy en otra etapa a la que ellos finalmente llegarán, y se enfrentarán con otros temas, quizás más similares a los míos. Tal vez podríamos formar un pool de blogs humanistas, que ahonden en las cuestiones vitales pertinentes a todas las etapas de la vida en medio de la despersonalización y la tecnificación del posmodernismo, del que somos un poco víctimas y otro poco responsables. Es otra sensación.

  Laura Gutman habló por radio hace unos días y su audio denunciaba los maltratos a los que las madres se exponen durante el parto en los hospitales, la práctica indiscriminada de cesáreas y demás yerbas. Yo, por estos días, vi también mucha deshumanización en el tratamiento de todas las cuestiones médicas que abarcan el espectro entero de la vida humana. Hay también una gran medida de súper-tecnificación e hiper-especialización, y pocos toman en cuenta al ser humano como unidad, y mucho menos, al ser espiritual, a todo el entramado emocional que se pone en juego estando uno en un hospital. Vi médicos y enfermeros que trabajan horas interminables toreando a la muerte, dando lo mejor de su humanidad y su idoneidad, seres que también pueden errar, o pueden hacer cosas por temor a que las cosas salgan mal: los médicos hoy por hoy tienen mucho miedo de equivocarse, porque saben que se juegan su carrera ante el error.  Hay abogados dando vueltas por los pasillos y las salas de espera, esperando cazar juicios por mala praxis, costumbre que está a la orden del día. No he visto psicólogos, counselors,  o curas conteniendo a los pacientes o a sus familiares, y sí he visto y me he cargado de toda la angustia y el estrés que conlleva estar  hospitalizado, más allá de la tecnología de punta puesta al servicio de la salud, de la buena hotelería y el plasma en las habitaciones. En el piso de arriba, estaba la unidad coronaria pediátrica, y recordé y deseé que hubiera un Patch Adams dando vueltas por ahí: para chicos y grandes.

Patch Adams
  Se me vino a la cabeza esa maravillosa historia escrita por el genial F. Scott Fitzgerald, autor de "El Gran Gatsby" ("The Great Gatsby"), y de "El curioso caso de Benjamin Button" ("The Curious Case of Benjamin Button"), historia convertida en película, historia que alude a la circularidad del ciclo de la vida, a las similitudes entre el ser humano en su más tierna infancia y en su vejez más próxima al fin de su existencia, y recordé la escena en la que el ser que nació anciano, y que ha crecido "para atrás", vuelve a ser bebé: maravillosa sensación de epifanía.


  Sentí que mi hijo mayor había dejado de ser niño al pedirme ir a visitar a su abuelo, al ver a una anciana en una habitación sin puertas, con las cortinas corridas, sin velos, peleando por su vida, y no se desveló ante lo más humano de nuestra dignísima humanidad. Me sentí orgullosa de su madurez, de la naturalidad con la que tomó la lección de vida que aprendió al ver que su mamá ahora alimentaba a su abuelo también, y que su papá lo afeitaba como peina a su hermana menor en casa.
  Sentí que la vida es una gran maestra, la enfermedad, un camino de crecimiento, la familia, un entramado fabuloso de sostén y resignificación de la existencia.
  Ahora vamos por el alta. Hasta la próxima batalla. Ojalá no nos olvidemos de todo lo que hemos visto y aprendido desde el llano.

   A boca de jarro

viernes, 26 de agosto de 2011

Árboles y raíces

Gustav Klimt, El árbol de la vida.
                                                                 
 La naturaleza siempre ofrece imágenes de lo que nos sucede a los seres humanos en términos vitales y existenciales. Ayer, en una de esas horas que se clavan en el reloj que asoma tras una ventana, mirando los enormes árboles de nuestra ciudad desde la habitación de un hospital, se me vino un sentir al corazón:


           Ellos son los árboles, nosotras las raíces que los nutren y los sostienen.


                                                         
  Es un sentir de un día de encierro en un lugar donde se convive con la angustia, la fragilidad, el límite, la vulnerabilidad, la sombra... y con la fuerza, la lucha, la esperanza, el apego a la vida, el coraje, la luz de la divinidad. 
  No me da para ir más allá de la impresión, del sentimiento puro, del latido que late y se resiste a cesar en su latir... se aferra a la raíz de la vida, le da pelea... un ejemplo de entereza para alguien que se sintió subterráneo y sutil, nutricio sustento y generador de vida: yo-mujer-madre-hija-raíz.


A boca de jarro.
                                             

jueves, 25 de agosto de 2011

El cacique: un cuento

                                          
Dice un cuento popular que un viejo cacique de una tribu estaba de charla acerca de la vida con sus nietos, y les dijo: 

- Una gran lucha se está gestando en mi interior y es entre dos lobos.
Uno de los lobos es la maldad, el miedo, la angustia, la ira, la envidia, el dolor psicológico, el rencor, la avaricia, la  codicia, el orgullo, la mentira, la competitividad, la inferioridad, la culpa, el resentimiento y el egoísmo que me habitan.
El otro lobo es la bondad, la alegría, el amor, la esperanza, la serenidad, la humildad, la confianza, la generosidad, la benevolencia, la empatía, la compasión y la paz interior que también me habitan.
Esta misma pelea está ocurriendo dentro de ustedes, y dentro de todos los seres que habitan este planeta en todo momento...

Los niños reflexionaron unos minutos, y uno le preguntó al viejo cacique, su abuelo:

- Abuelo, cuéntanos: ¿cuál de los lobos gana la batalla?



Y el viejo cacique respondió simplemente: 

- El que tú alimentes.


                                                    

(Tomado y adaptado  de A quien corresponda, Mensajes y cuentos, Editorial Santa María, Buenos Aires, 2010.)


A boca de jarro

domingo, 21 de agosto de 2011

Día del Niño

                                                   
 Hoy es un día en el que afortunadamente me toca celebrar.Y también tengo ganas de pensar en voz alta. Celebrar con los niños de mi familia, celebrar el maravilloso milagro de que estén en este mundo conflictivo y conflictuado al que elegimos traerlos y al que deberán hacerle frente. Mi mayor deseo para mis hijos y mis sobrinos, niños amados por mí, y para los niños del mundo, es que alcancen la plenitud del ser, que es la clave de la felicidad. Pienso que no es tarea fácil: nunca lo ha sido. No lo fue para sus ancestros, mis abuelos, para sus abuelos, mis padres, para sus padres, no lo es. Pero se puede y se debe intentar cada minuto de cada día que la vida  nos regala generosamente. Los niños son generosos en su sonrisa, amplios de corazón, y celebran todo el tiempo cada detalle que se les dispensa. La sociedad de consumo les mete por todos los sentidos el imperativo de celebrar con regalos. Y nosotros cumplimos con el mandato, compramos los regalos, los aprecian y agradecen, pero son tan sabios que al rato están buscando sus juegos de siempre y sus pequeñas celebraciones cotidianas para seguir vibrando al ritmo de la vida. 

 Estoy aprendiendo sobre la historia de la infancia como fenómeno observable, y no hace mucho tiempo atrás en la historia, la infancia como período vital crucial y digno de ser estudiado y segmentado, observable y "celebrable", no existía. Los niños eran considerados "adultos en miniatura", "adultos pequeños", y se fundían en el entramado de la vida del resto de los suyos, compartiendo tareas, presenciado nacimientos, enfermedades, guerras y muertes, igual que los adultos a su alrededor. Tal es así, que sólo los hijos de los ricos, los nobles, vestían ropas iguales a las de los adultos, pero hechas a medida para ellos. Existía tal vez un "sentimiento de infancia", que ya se deja entrever hasta en La Biblia. Pero no se pensaba que a los niños se los debía tratar de un modo especial y diferencial, dispensarles cuidados, atención, upa, teta materna y amor. Se los traía al mundo porque hacía falta gente, morían muchísimos, al igual que sus madres al parir, que eran multíparas simplemente para asegurar la continuación de la especie y por imposición social. Esto les pasaba a ricos y pobres por igual: basta con pensar en los que están enterrados en El Palacio del Escorial en las afueras de Madrid para notarlo. 

 Tampoco el amor de pareja o de familia se entendía como lo entendemos hoy nosotros. Y de esto no hace mucho tiempo... unos tres siglos, que son poca cosa si pensamos en la edad de la humanidad. Además, no hablo de los tiempos de barbarie: esto sucedía en la Edad Media, en pleno siglo XV, XVI, XVII, XVIII e incluso XIX,  en medio de la irrupción de la revolución industrial. Leyendo a Dickens cualquiera se da cuenta del abandono y del descuido de la niñez, producto de la era industrial en lo que fue su cuna: Inglaterra.

  










Personajes de Charles Dickens
                                                             
 Aún hoy, en muchas partes del mundo, los niños viven así, pasan hambre, y mueren de hambre como moscas: The New York Times se los hizo saber a los norteamericanos infantilizados, asustados por la amenaza del default que "Papá Congreso" subsanó, al decidir poner en su portada por esos días de noticias y pánico financiero, típicos del mundo adulto, la foto de un niño somalí desnutrido: todo un mensaje para la sociedad de consumo posmoderna totalmente infantilizada.

                                                            
 Los niños son grandes generadores de ideas en "un mundo abrumado por la información", según dice un brillante ensayo de opinión del mismo diario titulado "Esa esquiva gran idea" escrito por Neal Gabler, que leí ayer en el suplemento de este extraordinario periódico que ofrece Clarín todos los sábados en español. El autor argumenta:

                            "Ahogados en la información, faltan grandes ideas"

 Será que Gabler no se conecta con niños, pienso yo. Todos los días mis hijos y mis sobrinos me inundan de fabulosas ideas sobre lo que desean hacer, y en grande. Para dar un ejemplo, el otro día escuchaba una conversación entre algunos de ellos en la que opinaban que cuando sean grandes, van a crear una agencia de modelos un poco más gorditas, "Más normales, bah...", en la que las modelos puedan comer todo lo quieran y se pongan linda ropa y desfilen lindas y después se vayan a tomar un helado y a comer lo que les gusta. Ésto seguramente vino a cuento de la conversación adulta alrededor de ellos por esos días en la que se discutía la muy difundida "dieta del hambre" que se promociona por aquí, las 800 calorías diarias que "hay que consumir para estar bien"... Y no hay que irse a Somalía para ver lo indecentemente burdo de este pensamiento. Por las veredas de nuestras casas pasan todos los días niños y adultos que revuelven la basura en busca de las sobras que nosotros nos cansamos de producir: ¡qué mundo! Para lo único que nos necesitaron a los adultos en su forma de arreglar el meollo del tema del hambre que hay que pasar para "estar linda" en estos tiempos y en nuestra realidad urbana y frívola fue para chequear el significado de la palabra "agencia". Y cuando se los explicamos, nos informaron que mejor no iba a haber más agencias: 

 "La que quiere ser modelo, es modelo, y chau... hay que trabajar por diversión..." 

Hay muchas infancias...

 Como esta, todos los días escucho revolucionarias ideas que se les ocurren para hacer del mundo un lugar mejor de boca de mis niños. Intentamos no sobreexponerlos al bombardeo informativo chatarra que se ve en televisión en la Argentina, pero inevitablemente, se filtra. Y procuramos hacerlos concientes, con cierta gradualidad y mesura y sin faltar a la verdad, de la existencia de otras realidades infantiles y adultas que conviven con la de ellos en el mundo y no muy lejos de casa, y del hecho de que ellos son niños privilegiados y afortunados. Se preocupan por informaciones que no logran comprender, pero reaccionan con ideas que parecen descabelladas y sin embargo, dan con una solución a veces muy "adulta".

 Me encanta nutrirme de mis niños, y me encanta nutrirlos. Y a eso me dedicaré hoy, como todos los días, sin olvidar que hay millones de niños que están desnutridos, no solamente por la hambruna, sino por falta de mirada y presencia adulta, aunque estos niños tengan sus habitaciones abarrotadas de juguetes caros y tecnología de punta... 


  










  












 Y vuelvo a aquella mujer que un día, cuando mi niña estaba dando sus primeros pasos por la escuela primaria, me sorprendió desde un afiche en el hall de una escuela donde intenté anotarla buscando una realidad mejor para ella. La mujer es Silvia Beatriz Zurdo, y me conmovió con la sencillez profundamente infantil de su poema "Ser niño", que ya tantas veces mencioné. Hoy vuelvo a esa mujer, con quién me comuniqué entonces vía mail para comentarle la resonancia de su poema en mí, y generosamente, como un niño, contestó mi mail y compartió parte de su historia de vida y de sus vivencias como madre, siendo ella maestra de maestros, y me hizo un rato de madre...

Collage en óleo
Cuadro pintado por Silvia Zurdo


COMO SOY UN NIÑO
de Silvia Beatriz Zurdo

Como soy un niño
me gustar jugar bajo el sol
hacer mil preguntas,
explorar cada rincón,
descubrir en primavera
el color de cada flor.

Necesito tiempo, paciencia,
amor , comprensión,
y cantar con el viento
su única canción.
Prefiero sonrisas y mimos
las veinticuatro horas del día.

Deseo contar las estrellas
y pintar el futuro de alegría.
Quisiera que algún mago
los sueños hiciera realidad
y que cada niño del mundo
tuviera una oportunidad.

Cuadro en acrílico
Creación colorida de la autora.

EN EL MUNDO MODERNO
de Silvia Beatriz Zurdo

De un cajero automático
quisiéramos sacar
vales que garanticen
tiempo de felicidad

Cocinaré en microondas
un futuro atractivo
con sabor a libertad
para todos mis amigos

Le pondré a mi PC,
en forma muy urgente,
contra la injusticia
un antivirus potente

(Tomado del blog de Silvia Beatriz Zurdo: Blogueando con Silvia Zurdo)

¡Gracias Silvia, una vez más, y feliz día para todos los niños y para todos los que creemos y velamos por la niñez!

A boca de jarro

viernes, 19 de agosto de 2011

Blog Topao 7: Un juego para bloguer@s

Premio al blog de Gi, albordedelostreinta.blogspot.com/
                                           
  Este es el premio que recibió mi amiga bloguera (vamos a empezar a acuñar la correcta ortografía de esta palabra en español, porque ahora soy una bloguera Latina... ), Gi, desde su blog http://albordedelostreinta.blogspot.com/,  por su divulgación y apoyo a la lactancia materna, que anunció con merecido orgullo y alegría junto a una honda y honesta reflexión sobre la invisibilidad de la tarea de la madre para el mundo del afuera en:



                                
http://albordedelostreinta.blogspot.com/2011/08/sentirse-invisible-pero-no-serloy-un.html. 

   Gi es mamá, y mujer preparada y pensante que disfruta de ser mamá, entonces dice que "se enredó Gi" al final de sus entradas, como todos, y me gusta que lo diga. Y es además autora de un blog amplio y generoso. Y me propone un delicioso jueguito que a su vez le han propuesto Pao y Mica, Lactivistas ellas, como Gi, y me proponen lo siguiente: jugar al Blog Topao 7, que consiste en escribir mis impresiones sobre diversas categorías de entradas que se enumeran a continuación:

La entrada más hermosa. 

La entrada más popular. 

La entrada más controvertida. 

La entrada más útil. 

La entrada cuyo éxito te sorprendió.

La entrada que no recibió la atención que esperabas. 

La entrada de la que estás más orgullosa. 

  Me encanta la idea de los blogs unidos, hermanados, enlazados. Ya escribí bastante al respecto y enlacé mucho, y cada día creo más en la necesidad que tenemos de ésto: UNIRNOS, SUMAR, EXPANDIR, CRECER Y COMPARTIR. Es en ésto donde yo veo la verdadera esencia del concepto de "aldea global", que de aldea tiene poco, al menos si pensamos en lo que aprendimos que era una aldea en el escuela o en lo que dice el diccionario sobre el significado de esta palabra. Es una aldea en la que prima la urbe de la mano de la tecnología, la deshumanización y despersonalización, el aislamiento y la indiferencia por el otro, y donde urge la necesidad de crear lazos, de vincularse, como en las aldea reales. Sin vínculos, un blog es como Narciso mirándose en el reflejo de las aguas espejadas del estanque: un regodeo algo ególatra de nuestras cavilaciones, hallazgos, reflexiones y vivencias. Sigo pensando que la mayor riqueza del blog está en el abrir las ventanas, en el compartir desde el acuerdo o el desacuerdo, en el dar otra mirada fresca y tal vez distinta a lo que plasmó el autor. Quien escribe lo hace para ser leído y recibir eco: quien diga otra cosa posiblemente falte a la verdad, aunque no se dé cuenta. Escribir es comunicar, y la comunicación, ya sabemos, consta de un emisor y un receptor. Y si los receptores son simplemente espectadores, se pierde una gran riqueza. Por eso muchos bloguer@s suplicamos comentarios, no para pagar nuestro ego, sino para sentir que no estamos solos, y para que esos comentarios nos nutran y ennoblezcan nuestro blog, que termina siendo, o al menos, yo lo siento así, como una casita que tenemos en el ciberespacio, donde damos de nuestras realidades con las puertas abiertas de par en par.



   Además, es un juego muy positivo para el autor de un blog, ya que implica parar la pelota, mirar su creación, y analizarla desde diferentes ángulos. Es como una autoevaluación compartida en la fraternidad bloguera, más allá de los números y estadísticas de visitas que manejamos, o de la cantidad de comentarios que reciben nuestras entradas.
                        

   Así es que, sin más, aquí me pongo a jugar, para celebrar por anticipado con la niña que vive en mí, que con esto se divierte como loca, el Día del Niño.

*La entrada más hermosa: Es difícil elegir una, y, como ya dije, papá y mamá son para mí la misma cosa por estos días; por ende, las dos entradas más hermosas por sus profundas implicancias para mí y para mis padres, que las leyeron y se conmovieron con ellas, son: 
La palabra es papá y Ser madre.

*La entrada más popular: De acuerdo a lo que arrojan las estadísticas, la más popular es Masacre en Río de Janeiro, con 582 visitas hasta ahora. Tal vez no todos leyeron esa entrada, y soy consciente de que las masacres convocan mucha atención, sobre todo ésta. Y otra entrada enormemente popular es Linda letra, que todavía hoy, a cinco meses de haberla escrito, va número uno en las más populares, con 467 vistas, y probablemente la más leída. Me imagino que mucha gente tiene un tema con su letra, gracias a su paso por la escuela que conocemos y que quisiera cambiar para mejor, por eso leo y escribo mucho sobre escolaridad.

*La entrada más controvertida: No sé si generó controversia, pero yo no me sentí muy segura de lo que había escrito poco tiempo después de publicar "Child-less": El no tener hijos... Más enlaces, primero porque la escribí como reacción a algo que leí en un importante medio de comunicación digital por alguien bastante conocido que yo hacía poco había tenido el gusto de conocer personalmente en uno de sus talleres, y a pesar de eso, algo de lo que dice de los hijos no cuaja para mí; y segundo, porque al poco tiempo de haberla escrito, vi la película "Mis tardes con Margueritte", y me sentí interpelada por el mensaje de esta bello film francés frente a lo que había dicho con respecto al no tener hijos. De otra controversia que algunos que me siguen desde antes que sucediera conocen, y saben cuáles fueron las consecuencias, no voy a hablar más.

*La entrada más útil: Sin dudas, la más útil para las madres en sus puerperios y para mí, como oportunidad para hablar "a boca de jarro" sobre un tema que me apasiona fue La verdadera maternidad: el bebé aullador de la madrugada. Al menos sé que fue útil para calmar la locura puerperal que ya se ha transformado en chochera materna de mi hermana "de y en ley", madre de Simón, mi sobrino más pequeñito nacido en Bariloche.


*La entrada cuyo éxito te sorprendió: Me sorprendió el éxito de mis entradas sobre Sting, a quien admiro hace mucho, en especial  El libro de mi vida: repasando a Sting. Me sentí como si estuviera escribiendo para la revista Rolling Stones pero "a boca de jarro" y de madrugada. Ya sé que Rolling Stones y "A boca de jarro" nada que ver...

*La entrada que no recibió la atención que esperabas: Tironeados es una entrada en la que revelo mucho sobre el nacimiento de mi primogénito y mi primer puerperio, y lo que me costó volver al mundo del trabajo al devenir madre, y que fue inspirada por el maravilloso Sergio Sinay, que de paternidad sabe un rato. No sé por qué nadie le dio bola a esa entrada, pero a mí me encantó escribirla y sentirme enlazada y conectada a Sinay, a quien realmente admiro.

*La entrada de la que estás más orgullosa: Ser o no ser es una entrada que me enorgullece por varios motivos. Primero porque no la escribí para "A boca de jarro", sino para "Be bloggera", y participar de ese proyecto de mujeres unidas en un blog es un desafío que me no me resulta sencillo y me motiva muchísimo. Segundo, porque escribí "a boca de jarro" sobre cuánto daño nos hacemos como sociedad y como individuos al etiquetar y rotular como "normal" y "anormal" a seres que son únicos y en su unicidad sagrada, causando estragos muchas veces y perdiendo de vista lo "extarordinario" del ser - cosa que ya había hecho en Psicología pura y sentido común..., entrada que me sirvió como trampolín para llegar a Ser o no ser, con la ayuda de Lorena. Tercero, porque gracias a esa entrada, descubrí a Michel Foucault, un gran filósofo, psicólogo, sociólogo, historiador, politólogo y sexólogo francés (1926-1984), cuyo pensamiento ha influido fuertemente el mundo occidental. Foucault fue el primero en sostener que las ideas básicas que la gente considera verdades permanentes sobre la naturaleza humana y la sociedad cambian a lo largo de la historia. Y ahora lo estoy leyendo de la mano de una brasileña, Leni Vieria Dornelles, que se basa en su pensamiento para escribir "Infancias que se nos escapan, Del niño de la calle al cyber-niño", Palabra Ediciones, 2009. Y por último, porque me dí cuenta ante la repercusión que tuvo esa reflexión de que todos, por alguna "rara" razón, nos sentimos "anormales" en nuestras peculiaridades que no se ajustan a la norma, que ha sido creada por seres a los que los "patrones esperables" les convienen mucho más que a nosotros. Me abrió la cabeza escribir sobre eso y ver esta realidad tan claramente de la mano de la brillante lucidez y valentía de Foucault.

¡Gracias por este juego: y sigamos en la danza del juego y la retroalimentación que permite el jugar juntos!

    Ahora invito a participar de este juego a:

María Guadalupe Buttera.
Moni.
Maxi Galin.
Lorena.
La Mujer Mutante. 
Tatuagem.
Rocío (rociosalazarp)  de Be bloggera.


A boca de jarro

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."