domingo, 15 de abril de 2012

Facebook y la felicidad



Según un informe publicado en el suplemento Ñ del diario Clarín del 5 de marzo, los resultados de un estudio del mes de enero que presentó Cyberpsychology, Behavior and Social Networking determinó que cuanto más tiempo pasa la gente en Facebook, más felices considera que son sus amigos y más triste se siente en consecuencia. Parece que al enterarse de todos los eventos sociales de los que quedan excluidos y que sus amigos hacen públicos en sus muros, surgen en ellos sentimientos de ansiedad, tristeza o desencanto, un cocktail de emociones perturbadoras que los psicólogos norteamericanos han clasificado como FOMO,  "fear of missing out" o "temor de quedar afuera". Esto aparentemente hace que muchas personas opten por dejar de seguir a algunos amigos, lo cual los psicólogos también explican como un proceso clínico natural denominado teoría de la selectividad socioemocional.

Constaté la veracidad de este fenómeno escuchando una conversación en el ómnibus camino al trabajo días pasados entre dos jóvenes veinteañeros. Hablaban de un amigo de Facebook en común que deseaban evitar, pero que indefectiblemente terminaba participando de todas sus reuniones al enterarse de ellas a través de sus muros. Este pobre indeseable no parecía responder al tipo que encaja en el síndrome FOMO, sino más bien se me hace alguien que se resiste a quedar afuera a pesar de no ser formalmente invitado. Cabría preguntarse para qué se tiene de amigo en Facebook a alguien que resulta desagradable, pero eso es harina de otro costal. ¿O tal vez no?

Algo parecido le sucede a veces a mi hijo adolescente que, a través de sus actualizaciones de estado y publicaciones, busca humanamente ser aceptado con el "ME GUSTA" de sus pares, y se siente defraudado cuando esto no sucede. Ser testigo del calibre de los intercambios adolescentes en el muro de mi hijo fue un motivo de infelicidad que me llevó a plantearme salir de allí urgentemente. Pero persistí por un tiempo quitándolo de mi lista de amigos y asumiendo que tenerlo en ella había sido un error.


Al leer este informe, me resultó paradójico que lo que lleva a algunos a abandonar amistades en Facebook sea lo que en principio me impulsó a crear mi propia cuenta allí. Sentía que me estaba quedando fuera de algo nuevo y multitudinario y quise ver de qué se trataba. Confieso que siendo una inmigrante digital nunca lo entendí, no le tuve mucha paciencia ni puse mucho ahínco, aunque me hice de más "amigos" en esta red social de los que puedo contar en toda mi vida real. Lo cierto es que, sin entenderlo desde un principio y de modo experimental, acepté a unas cuantas personas que me ofrecían su amistad sin siquiera conocerlas, por genuina curiosidad acerca de los motivos que los llevaban a querer entablar una amistad conmigo. Terminé interactuando con unos pocos con quienes me vinculo en otros ámbitos que me resultan más enriquecedores y manejables, por lo cual finalmente tomé la decisión de dar de baja a mi cuenta.

Tal vez jugó el factor emocional en esto, debo admitirlo, que entonces sería explicable como un síndrome de NO-FOMA. Estimo que el detonante fue el pasearme por el muro de una persona que colgaba cientos de fotos en las que se le veía feliz, en sitios espléndidos y acompañada, lo cual me hacía sentir algo incómoda, ya que se trata de alguien a quien frecuento en otro ámbito y sospecho que se mostraba en fotos especialmente tomadas para lucir bien en Facebook por despecho. En realidad, la está pasando terrible por mal de amores, para los que resulto ser una oreja paciente y empática. Quizás la idea sea mostrarle a quien le hace sufrir el bocado que se está perdiendo. De algún modo, me sentí cómplice de una mentira. Ante cada cambio de imagen, producción fotográfica mediante, me daban ganas de comentarle "Pero ¿quién te entiende?", mientras otros le daban sus "ME GUSTA".

Además, mi muro se parecía bastante al muro de los lamentos, aunque nunca hice aportaciones del estilo: "Estoy triste porque mi hijo está enfermucho", cosa bastante frecuente. Nunca subí fotos más que la propia, que jamás actualizo (deberé plantearme seriamente cambiar de foto de perfil de una buena vez, porque la chica de esa foto ya no es más la misma), alguna que otra imagen favorita y enviaba los links de mis entradas del blog, amenizando de vez en cuando con algún aporte que me parecía interesante. Mi muro posiblemente fuese sumamente aburrido, sin eventos, sin nada jugoso para husmear.

Otros muros, sin embargo, me resultaban interesantes y nutricios. Pero generalmente eran los que cosechaban cientos o más de mil suscriptores, y entonces sentía que mi conexión original con aquella persona se diluía inevitablemente entre tanta gente, me daba temor quedar fuera de lugar al comentar ante desconocidos, y terminaba paseándome de muro en muro sin hacer mayor contacto. Tenía varias amistades con muros de un perfil más bajo, similar al mío, en las que me encontraba con intercambios más intimistas en los cuales sentía que no encajaba tampoco. Y debo haber hecho algún que otro papelón al irrumpir en muros ajenos...

Temo que resulta difícil resistirse a la tentación de convertirse en una especie de voyeur en Facebook, lo que en la jerga del mundo virtual se denomina lurker: alguien que anda examinando los muros ajenos sin contribuir activamente. Y es allí cuando realmente me sentía mal, no por andar husmeando, sino por la pérdida de tiempo y lo adictivo que el perderlo de esa forma resulta. Andar de muro en muro simplemente por curiosidad, sin que medie un intercambio, me parecía como espiar por la ventana para ver en qué andan mis vecinos, pero hacer como que no pasó nada cuando salgo a la puerta y apenas los saludo. No obstante, según las estadísticas, la aplastante mayoría de los usuarios de las redes sociales somos lurkers, y me atrevería a decir que como vecinos, lo somos también.


En definitiva, siempre me sentí fuera de Facebook, sea porque no aprendí a darle buen uso, sea porque superó mi inteligencia emocional al procesar los intercambios, o porque entré con expectativas distintas al resto de los 844.999.999 usuarios cuyas vidas tal vez sean más o menos felices gracias a su existencia. Mientras tanto, yo seguiré procurando mi felicidad en otros sitios. Espero que todos aquellos que me tenían de amiga allí sepan comprender, sobre todo, aquellos a quienes considero realmente amigables.

A boca de jarro

42 comentarios:

  1. No tengo Facebook, tengo twitter, es más dinámico, la onda es escribir algún concepto en 140 caracteres, y eso me ayuda a ser sintética en mis conceptos
    y el blog, hace 3 años que lo tengo, a veces lo dejo, pero vuelvo, porque necesito expresarme en cierta forma
    Ahora en fAcebook si uno manda la solicitud de amistad y no lo aceptan, o de cierta forma te de dejan de lado en eventos u otro tipo de reuniones , es mejor borrarse, es traumático, especialmente en los chicos jóvenes. Los grandes tenemos más defensas, y mucho no nos importa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te admiro, Gianna: jamás podría expresarme en 140 caracteres. Lo mío es más expansivo, aunque como ejercicio de síntesis me ayudaría mucho. El tema es sobre qué twittear, eso no se me ocurre.

      Beso y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Mi relación con facebook es buena. Le doy una importancia muy muy relativa; mi vida sigue siendo la real.
    Lo de deprimirse con los eventos de los otros y demás me parece una actitud propia de adolescentes pero no de gente realmente madura.
    Besines y feliz domingo!
    Ah y un gran acierto que no seas amiga de tu propio hijo. Hay cosas que mejor no saber...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudas asumo mi responsabilidad en mi fracaso con Facebook. Lo atribuyo a mi pobre capacidad de adaptarme a las nuevas formas de trato social que se imponen.

      Y sí, definitivamente he aprendido que hay cosas de mi hijo que mejor ni ver ni saber. Eso preserva el vínculo en esta etapa.

      Beso, Carmen, gracias por tu aporte y feliz domingo para tí también: yo tengo pilas para corregir...

      Eliminar
  3. Fer, facebook es un instrumento adictivo al que se le pueden dar muy variados enfoques. Los hay más triviales y tontunos y los hay más inteligentes. Depende de cada uno, pero lo cierto es que predomina lo primero. Hoy es el mecanismo de relación de adolescentes fundamental. En mi juventud, los jóvenes nos juntábamos en clubes parroquiales donde compartíamos amistad, esperanzas y delirios, además de guateques y música. Allí comenzó mi historia personal. Hoy esto no es así. El asociacionismo juvenil (deportivo, político, social, cultural) es prácticamente inexistentes. Todo pasa por estas redes sociales tontas o inteligentes. Y sí, no es buena idea tener agregados a los hijos como contactos. Mi hija mayor me borró en cuanto tuvo oportunidad. Es su derecho a la privacidad. Yo suelo publicar enlaces, fotos. raramente comentarios personales. Y entiendo que es un instrumento útil, aunque hay que enfocarlo con intención personal. Cuando leo lo que muchos publican me siento totalmente desinteresado. Pero tiene su qué. No te tengo agregada, creo. ¿Cuál es tu nick? El mío es olahjl. A ver si nos encontramos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noté que hay quien lo usa para la trivialidad, quien lo tiene de vidriera, quien lo tiene porque todos lo tienen y quienes lo usan sabiamente. No es la herramienta en sí sino el uso que cada quien le da lo que la hace valiosa: por eso admito que quien ha fracasado en esto soy yo. Facebook es todo un éxito.

      Los adolescentes no levantan el teléfono para comunicarse: todo es virtual. Me supera, pero ya aprendí a no cuestionarlo. Esa es la forma en que se comunican y tendrán sus motivos.

      Y lamento ya no estar más ahora que tú me propones tu amistad allí. Lo habría pensado dos veces si te hubiese tenido de amigo. Si me amigo con Facebook, lo encararé de otro modo y te buscaré. Gracias y de todos modos, sabes que te sigo donde más a gusto me encuentro: en tu blog.

      Un beso.

      Eliminar
  4. Esto es saber quien uno es y elegir los lugares donde quiere estar!

    Es comprensible Fer, cada uno de nosotros nos vinculamos con las cosas desde quienes somos y cómo somos!; por lo tanto de manera diferente.

    Yo siempre digo "cada uno tiene (o no) el facebook de su vida", y está muy bien que así sea. Las distintas personalidades se ven y se revelan bastante claramente a través de FB.

    Me llama la atención de facebook es que la gente es..."demasiado" feliz ahí", jajaja y uno sabe que esto no es así, para nadie. A veces pensás... "aflojale al rivotrill porque vos y yo sabemos como son las cosas"; pero también reflexiono que no está mal que uno se conecte - muestre y se muestre - con las cosas buenas de su vida de esa manera. Cada uno sabe si se engaña a sí mismo, si es negación o un conectar a conciencia con lo positivo que muchas veces (o siempre) convive con la tristeza.

    Cada uno es como es y el otro también siente esa "mostración" de FB desde donde es.

    Te mando un beso! valoro tu aporte y la honestidad que te caracteriza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso igual que vos: es todo comprensible. En el caso puntual que relato hay negación, desde ya, me doy cuenta en la escucha cara a cara, y admito que es posible que mi manera de relacionarme socialmente no sea la mejor para estar en Facebook ni para la vida: ahí va mi grado de intolerancia con ciertas cosas humanamente atendibles que debería sostener con más empatía y paciencia.

      Vos sos una de esas amistades de Facebook que lamenté perder al cerrar la cuenta, pero me hace mucho más feliz este tipo de intercambio entre nosotras y te lo agradezco.

      Un beso grande, Lore!

      Eliminar
  5. Yo, realmente no entiendo el por qué de mi desidia o indiferencia frente a Facebook,mi resistencia tal vez.
    Lo cierto es que no me llama para nada la atención se voyeur de nadie en particular ni me gustan los muros selectivos,que bien pudiera ser que de hacerlos acabasen gustándome,pero me reconozco adicta a la escritura por devoción y con pasión.
    Así que opté por los blogs donde doy rienda suelta a esta afición en la que también "conozco" gente estupenda,temas interesantes y aleccionadores.
    Sigo sin Facebook a pesar de que no creo que haya mucha gente de mi entorno sin él.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al igual que tú, opto por los blogs. Especialmente si se trata de blogs de tan alto vuelo como el tuyo. Realmente, tu adicción a la escritura produce adcción a la lectura de tus escritos.

      Seguramente somos minoría aún en nuestro entorno. No siento que haya mucho de qué preocuparse al respecto. Lo importante y lo que celebro de tu aporte es hacer lo que se hace con devoción y pasión, por esa singularidad que nos da identidad propia, que nos hace peces únicos, dentro y fuera de cualquier red.

      Muchas gracias y besos.

      Eliminar
  6. es flipante Fer, es increíble, estaba comenzando a leer tu entrada y estaba flipando. esto tiene que ser así cien por ciento. Sabes por qué no estoy en facebook por eso, porque la gente allí se suele mostrar super feliz de la muerte, la vida de todos se muestra como un escaparate y lo detesto, es mas. en mi blog no pongo ni mi foto (soy un poquito radical, lo se) pero es que me revienta esa manía que estamos cogiendo de escaparate, de poner nuestra vida a los ojos de todos para que veamos qué felices somos. Me da un asco de novela. Si yo te muestro mi vida en fotos te deprimo, sin embargo si te cuento mis sentimientos reales te das cuenta de que soy normalita y como cualquiera con momentos buenos, malos... que se yo. Normal supongo.

    Muy buena entrada Fer, como siempre, no dejas indiferente. Me ha encantado.

    Un abrazo grande guapa,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Facebook: el libro de las caras. He estado considerando quitar la foto de mi perfil bloguer inclusive, como haces tú y tanta gente sabia. No creo que una imagen diga más que mil palabras, auqnue nos pasamos la vida sacando fotos. Nuestra biografía se escribe de maneras sutiles que a veces ni toamos en cuenta...

      Un beso grande, gracias y buena semana.

      Eliminar
  7. Cualquier día te imito y elimino mi cuenta de Facebook. La verdad es que no me gusta el estilo que predomina, aunque hay algunas excepciones que, curiosamente, suelen coincidir con conocidos de blogs...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi mayor reparo a la hora de eliminar mi cuenta fueron esos bloguers entrañables que tenía de amig@s y algunos lectores del blog que quizás no se animan a hacerse seguidores y entraban directamente por Facebook. Pero prefiero que se lleguen hasta aquí y dejen comentario. Es lo que más disfruto de esto: leer los comentarios de los contribuidores y poder entablar estos maravillosos intercambios. Un comentario, inclusive un mail, no me deja dudas acerca de lo que la persona siente o piensa; un "ME GUSTA", en cambio, no me aclara demasiado. No sé muy bien qué es lo que le gusta al receptor.

      Y en cuanto al estilo, te diré que es bien diverso, y creo que eso me desorientó más que ninguna otra cosa. Me daba cuenta de que la mayoría acataba cieros códigos que desconocía por completo y no tuve interés en aprenderlos.

      Un abrazo, gracias y buena semana, Luis Antonio.

      Eliminar
  8. Me encantó tu reflexión! Nunca tuve Facebook pero las veces que me mostraron de qué se trata sentí un poco de todo eso que tan bien describís. Mucha foto, mucho muestrario personal (¿Y eso llamado intimidad?) muchos comentarios y dedos en alto... y, al mimsmo tiempo, esa duda nefasta que revolotea alrededor de quienes "nos estamos quedando afuera"..
    Es un gran tema. Las "redes" sociales en las que podemos atrapar y quedar atrapados. Los "Muros" que impiden el acceso a quienes no transan con la muchedumbre. El dedo acusador: me gusta, no me gusta.
    Muy bueno tu post Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa que entiendo perfecto cuando alguien me escribe "Me encantó tu reflexión", y no entiendo qué le pasa cuando me da un "ME GUSTA".

      Me encanta cómo abordás el análisis, que da para ir mucho más lejos: las redes que nos atrapan, en las que somos todos pescados, los muros que parecen servir a la comunicación y sin embargo tantas veces la banalizan, el compartir lo íntimo en un lugar virtual y público, la masificación, y el dedo, el bendito dedo con todos buscando su aprobación.

      Es un fenómeno sumamente interesante, que da para pensar mucho.

      Gracias por tu mirada enriquecedora que siempre me lleva más profundo, Victoria.

      Eliminar
  9. Fer yo tengo cuenta en face porque me animaron los chicos...no la usa para nada mas que poner mis actualizaciones del blog...la verdad es que lo encuentro aburrido...muy simple...y demasiado multitudinario...
    en cambio el blog me resulta más ameno...aunque al principio te pasa algo parecido...no te sigue apenas nadie...pero el contador de visitas aumenta...lo que quiere decir que tambien hay mucho miron...ahora ya me dejo de preocupar...
    las amistades virtuales tienen una ventaja...puedes dejarlas sin tener que dar muchas explicaciones...y por los blog o los muros puedes pasar en silencio y si no te gusta pues no comentas y listo...
    En cuanto a lo de aparentar...es algo muy habitual en las personas...y si tienes muchos seguidores mejor que mejor...aunque yo se de gente que se ha visto sorprendida con una imagen de si misma que no quería que se publicara...es lo que tiene la libertad de datos...que sin querer se te puede ir de las manos...
    Espero que tengas una feliz semana...un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi primera intención fue usar Facebook como herramienta de promoción del blog, te soy sincera. Luego me di cuenta que el mundo de los blogs y el mundo de Facebook no van usualmente de la mano. Hay much@s bloguers que ni siquiera hacen links a sus entradas, por lo cual mi muro lucía aún más híbrido, porque estaba lleno de eso y casi nada más. Además sentía que estaba un poco yo también presumiendo cmo quienes lo hacen con sus fotos, mostrando allí todas las entradas interesantes que mis amistades debían venir a leer...

      Esto que comentas acerca de las imágenes que sorprenden es otra gran verdad. A mí me pasó encontrarme sorprendida con el aviso de que había sido etiquetada en fotos con las que no tenía nada que ver, y la última vez se trataba de alguien que me etiquetaba para promocionar un producto que vende. ¡Es decir que yo le hacía propaganda sin mi consentimiento previo y gratis!

      En fin, suficiente para mí. Me quedo en el mundo cálido y acogedor de los blogs que quiero y sigo.

      Gracias, Julia. Te mando un abrazo y un deseo de una buena semana para tí también.

      Eliminar
  10. Soy un viejo internauta, empecé en septiembre de 1997. Imagínate, fue descubrir un mundo nuevo. De repente estabas en contacto al mismo tiempo una persona que vivía en Patagonia, un emigrante chileno que vivía en el Círculo Polar o un chico de Arabia Saudí con el que mal te escribías en inglés. Entonces la moda eran los chats, se hacían quedadas para conocerse la gente y todo eso. Luego llego la época del Messenger y los blogs que fue un mundo nuevo. Todos teníamos alguna web gratuita tipo Geocities y acabamos en un blog donde nuestro nivel de autonomía disminuyó ante la imposibilidad de crear tus propios diseños de página y tener que someterte a los moldes impuestos desde los servidores. Creo que las redes sociales fue el siguiente paso en la pérdida de la autonomía individual en Internet. El uso del nombre propio -quien lo hace-, poner tu foto, el decir donde has estudiado, donde trabajas, que estás haciendo, quienes son tus amigos, que cuentas de correos tienes, es una entrega voluntaria de tu intimidad que ya ha acarreado problemas realmente pavorosos a muchas personas y que a la larga solo nos convertirá en meros instrumentos del comercio y la manipulación policial y política. Estoy en Facebook y bien sé que a pesar de usar este nombre virtual no estoy libre de mmi hipotética instrumentación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí introduces, mi estimado doctor, otro punto que se menciona en este breve artículo que cito y que me dio el puntapié para reflexionar sobre mi propia experiencia con Facebook.

      Hay quienes se resienten porque compañías como Facebook y Twitter no les paguen a sus usuarios mientras sus empleados se enriquecen con el contenido gratuito que generan los usuarios.Dice el New York Times que ese proceso dividirá y distorsionará a la sociedad. Yo opino que ya está dividida y distorsionada lo suficiente. Pero todos podemos ser más manipulados todavía sin siquiera percibirlo.

      Mi padre, de 75, se quedó sorprendido días pasados al googlear su nombre y encontrarse con registros en internet donde aparece sin su consetimiento: artículos que lo mencionan por cuestiones laborales que se publicaron en papel hace años y demás. Todos tenemos un record que puede ser usado en nuestra contra. Hay casos resonados de jóvenes que fueron rechazados en su acceso a estudios superiores por fotos festivas y jocosas que habían sido publicadas en sus muros de Facebook cuando adolescentes...

      Gracias por tu aporte, que abarca otro aspecto de esta red que da mucho para pensar.

      Un saludo.

      Eliminar
  11. Amo el facebook Amo compartir con la gente lo que la gente quiera mostrar (sea o no verdad, respeto lo qe me quieran mostrar), no veo solo felicidad, veo de todo!, es una herramienta brillante y como todo medio de comunicación habrá quien se adapte y le guste y quien no Y eso tambien es respetable
    Nunca me siento fuera ni dentro de nada solo respeto y doy gracias por lo que cada uno desea trasmitirme y soy muy selectiva en seleccionar mis amistades y mas aun en compartir mis archivos
    Comparto muchas fotos que son mi debilidad y adoro leer los comentarios Hoy estoy participando en un intercambio de arte riquisimo donde cada "artista" comparte desde ilustraciones hasta rimas y cada uno puede unirse a ellas Por ejemplo ves una ilustración que te genera cosas lindas y le escribis un buen poema , o lees un poema que te conmueve y podes ilustrarlo o ponerle musica!
    El facebook es casi como la vida misma, hay muy pocos seres autenticos que demuestran ante la masa su tristeza o sus miserias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale.Todo aquello que te permita sentirte feliz y expresarte vale. Por eso en mi reflexión admito que soy yo quien no lo entiende, no puse la paciencia ni le di el tiempo suficiente para aprender a usarlo porque no me conquistó.

      Lo de sentirse afuera o adentro es algo que los psicólogos han clasificado como un tipo de sentimiento social frente al fenómeno. Yo tampoco, sinceramente, siento que me quedo fuera de nada por no estar en Facebook, por eso me fui.

      Un beso y gracias, Ana.

      Eliminar
  12. Si te sirve de consuelo mi querida FER, yo... como tú, paso de Face, me parece un rollo tan infantil y superficial que nunca le he prestado la más mínima atención, aunque es probable que no entienda su dinámica, pero me temo que no voy a aprender. Vale que algunas personas cuelgan cosas interesantes, es cierto, pero leer en un muro que uno va a tomarse una cerveza, ha ido a la boda de no se quien o celebra el aniversario de su gato, la verdad es que no me interesa lo más mínimo.

    Para empezar me pone nerviosísima que en cuanto entro empiecen a sonar las campanitas de un chat que no puedo atender y me hace sentir fatal porque me parece una falta de educación terrible no saludar a quienes pretenden hacerlo conmigo, pero me es imposible, no tengo tiempo. Por otro lado, a mi me gusta elegir a mis amigos ¿por qué tengo que aceptar como amigos a gente que no conozco de nada? ¿qué sentido tiene eso?

    Verás recién abierto mi muro, más que nada para acceder a gente que me entraba en el blog y no lo tenían, por corresponderles si a caso, me llegó una manada de personas preguntándome si les aceptaba como amigos, yo... que no conocía como funcionaba este asunto, no los acepté porque ni sabía quienes eran y resultó que me los mandaba una amiga que con toda su buena intención vio que tenía pocos amigos suscritos y pretendía incrementar mi lista , para remate de males, pregunté a esta amiga en mi muro si era ella la que me había mandado a esa manada, sintiéndose todos ofendidísimos de mi indiscreta y poco diplomática manifestación... que por otro lado en mi ignorancia suponía que escribía sólo a esta amiga y sin querer, publiqué a bombo y platillo :-)

    Total, que ahí está mi muro muerto de asco, recibiendo lo que otros amablemente me hacen llegar, ni sé como, me etiquetan fotos, a veces muy de año en año subo un video o alguna entrada por hacer que hago y casi reduzco el su uso para comentar muy de tarde en tarde a quienes no tiene blog por cortesía y poco más.Mi hija tiene Face y nisiquiera la tengo como amiga (creo:-) ella se maneja sobre todo en Twenty que me enseña para conocer a algunos de sus amigos, casi todos de su entorno inmediato. A Twitter, ni he llegado a entrar jamás, demasiado escueto para el rollo que tengo así que Así que te aseguro que mi felicidad o infelicidad en nada se ve afectada por este asunto... a Dios gracias:-)


    Un beso grande bonita, creo que lo nuestro va más de desahogos, charlas y divagaciones entre amigos que compartimos pensamientos interiores, al menos para mi es esto el blog. Es más, cuanto menos cercanos a mi entorno habitual sean mejor y más cómoda me siento, esto es problema de mi timidez, a veces me pregunto que pensarían algunas personas de mi entorno de leerme jajaja alguno hay pero pocos y contados. Hasta te diría que para mi es una forma de expresión artística y por eso lo disfruto doblemente. Hago las entradas como un dibujo, eligiendo imágenes, letras, colores y música como quien compone una pintura, en la que luego si hay suerte además cada amigo da su personal pincelada y yo guardo con el mismo cariño que me la dejan. Lo demás, no me interesa y además mi tiempo no me lo permite... fíjate, lo poquito que vengo a verte y no es por falta de ganas sólo del maldito tiempo que no me da... perdóname FER, sé que lo comprendes.


    Muaaaaaaakss cielo, feliz semana


    PD
    Mil perdones a quienes hayan encontrado en Face, lo que yo no he sabido encontrar y les vale, por su puesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que disculpar: todo lo entiendo porque me sucede igual. Poco tiempo y muchas cosas y blogs interesantes para disfrutar.

      Espero que nadie se sienta ofendido porque una relate su experiencia y asuma que algo no le funciona aunque a la mayoría sí. Y coincido contigo en que el blog es un medio maravillosamente artístico y personalísimo, donde se comparte de una manera plena y enriquecedora. Es algo bien distinto a Facebook, creo que no hay comparación, sin desmerecer las bondades de esa red que no supe encontrar.

      Gracias, un beso enorme y buena semana, María querida.

      Eliminar
  13. No tengo facebook ni twitter.Ni pienso tenerlos. Incluso me costó mucho poner en marcha el blog. Lo hice tras la insistencia de algunos amigos y mi pareja que me decían que era una pena que mis escritos no fuesen leidos por absolutamente nadie.
    El blog me lo diseñó mi pareja de arriba a abajo. Básicamente por que yo no se.Así de sencillo. Al principio no sabía ni colocar una triste foto de acompañamiento. Y no me parece una carencia.
    Tu no conociste mi blog al principio. Era absolutamente espartano y austero. Sin fotos, sin archivo,sin etiquetas, sin seguidores, sin practicamente nada. Poco a poco fue tomando el look que ves hoy.Incluso el tema de los comentarios se fue introduciendo muy despacio.Sinceramente, siempre pensé que salvo cuatro conocidos nadie me leería, y con esos ya comentaba en persona.
    Luego me he llevado sorpresas muy agradables en el apartado comentarios. Gente que como es tu caso no se limita a decir "muy bonito" (que también se agradece)sino que aporta ideas y nuevas perspectivas.Y eso enriquece.
    Lo de Facebook y twitter nunca me lo he planteado y así sigo. Me parece una lata. Y poco me importaría si tal o cual persona no desea ser "mi amigo" en facebook.En mi caso eso no llegará a darse.
    Pero lo más curioso,lo más sorprendente para mi es que facebook pueda convertirse en tema de debate y conversación.Alucino en ese aspecto y admito que poco puedo aportar al respecto.
    Luego se dan paradojas curiosas y que no me gustan. Voy a confesarte una. En mi caso, se produce el hecho de que la entrada de mi blog más visitada con mucha diferencia sobre el resto (tiene más de 6000 visitas) es la que dediqué a la actriz Mimi Rogers. Si pulsas su nombre en la barra lateral del blog y entras sabrás inmediatamente por que. Estoy seguro de que el 90% de esas visitas no han leido el texto. Y eso me da rabia. Pero en fin, así son las cosas de este mundo virtual...Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente. Lo que haces lo haces por puro placer y gozo de hacer, y eso es lo que se recibe y enriquece de los dos lados. Por eso me dan ganas de aportar desde donde puedo, porque no sé tanto de cine.

      El tema de la popularidad de las entradas y los números lo analicé en una entrada que tiene que ver con los códigos de etiqueta bloguer o blogger, como más te guste. Si te fías por las estadísticas y crees que tus entradas más populares son las más leídas por la calidad de tus escritos, te autoengañas lastimosamente. Es preferible darse cuenta de la realidad antes, como te pasó a tí y me pasó a mí.

      Mis entradas más populares resultan ser las que reciben más números de visitas (o hits) por las imágenes que les colgué. No creo que toda esa cantidad de gente se detenga a leer ni a mirar el blog. Es el mundo de la imagen, de las caras y los cuerpos. Pero como ya comenté, yo no me dejo llevar por la creencia de que una imagen vale más que mil palabras.

      No me importan demasiado los números sino la calidad de estos intercambios que verdaderamente me nutren. Por eso se podría prescindir de todo en un blog, menos de los comentarios: personalmente, son lo más gratificante, tanto el recibirlos, como el contestarlos y el ir a otros blogs a dejarlos y luego ver si me respondió el autor o no. Esa es la comunicación que disfruto y me hace feliz.

      Un abrazo, Víctor, y muchas gracias por tu honesto y valioso aporte.

      Eliminar
  14. Facebook?... Facebook?.... estoy pensando y esa palabra me suena,,, donde la oí yo?... una peli? …Una zapatilla deportiva? No se ,,no caigo…….
    Saludos Fer.. y estoy contigo,…bloguera sigue deleitándonos con estos buenos post….

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Siempre me haces reir con tu característico buen humor! Te lo agradezco hoy especialmente, en medio de tantas noticias inquietantes en la Argentina.

      Gracias por tus afectuosos conceptos y saludos, amigo verde.

      Eliminar
  15. Mi historia con Facebook es al revés, abrí mi perfil en 2007, impulsada por una amiga colmbiana, pero aqui en Argentina nadie tenía idea de lo que era una red social. Estuve muchos meses con unos 10 amigos por la simple razón que nadie sabía de que se trataba.En esa época el unico idioma disponible era el ingles y tenía muchas aplicaciones lúdicas que no eran juegos pero sí muy divertidas. Puedo decir que vi y me sorprendí con el crecimiento de Face, en lo que se convirtió, aunque no sé si me divierte tanto ahora que es tan masivo. Estoy en twiter pero lo uso como un chat grupal con mis amigas más que otra cosa, creo que la mayoría solo lo usa como queja y canalizador de odios y resentimientos. Mi nueva favorita es Pinterest, lo que yo llamo la red social del las cosas lindas y la buena onda.
    Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es clarísimo, Maru, que sos una nativa digital. Yo me quedo con el blog, qué se le va a hacer...

      Beso grande y gracias!

      Eliminar
  16. Fer, qué tema! Hace poco mi mamá y yo tuvimos inconvenientes y conflictos con mi hermano y mi cuñada, y una amiga de mi cuñada, a causa de publicaciones y comentarios en el Facebook. Ellos se enojaron por algo que comentamos nosotras a una amiga de mi cuñada (que en realidad fue la primera que se desubicó en su comentario), no dijeron nada, pero después empezó un ida y vueltas con mi cuñada entre indirectas, frases en alusión, etc... hasta que un día me cansé y hablé con ellos. Y solucionamos el tema. Ahora opto por no comentar casi nada de mi cuñada. Excepto cosas de mi sobrino.
    Qué sé yo, tiene sus ventajas y desventajas. A mí lo que más me gusta son los grupos: el de Mamás blogueras y el de la Escuela de Puericultura. Compartimos cosas que de otra manera no podríamos. Y otras de las ventajas es poder mantener contacto y compartir ciertas cosas con amigos que viven lejos, como algunos que hice en mi época de residencia en Bs. As, amigas de la infancia que se fueron lejos, etc.. Pero como desventaja, además de esos conflictos innecesarios y feos, cuento el hecho de que es adictivo, de que se pierde tiempo (a veces saltando de muro en muro y de foto en foto y de amigo de amigo a amigo y así, simplemente por chusma, pierdo mucho tiempo y es lo que estoy tratando de reducir).
    Con respecto a lo que decís, es cierto, a veces la gente se muestra más feliz de lo que es. En realidad, muestra lo que tiene ganas de mostrar, el personaje que le conviene vender.
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que con la familia, lo veo como una buena herramienta sólo si uno vive lejos. Skype me parece mucho mejor para charlar con parientes remotos, pero para compartir fotos y cosas cotidianas al paso, puede servir. De otra forma, creo que el intercambio familiar anda mejor por otros canales menos modernos pero más personales.

      Y para amistades que están lejos puede llegar a funcionar para no perder el contacto. El tema es la cantidad de gente que se mezcla con la familia que uno tiene en el paquete de los amigos ahí.

      Vos sos otra de las personas que disfrutaba tener de amiga en Facebook, pero ya ves: siempre hay canales de comunicación abiertos si uno los busca.

      Gracias y un beso, Gi.

      Eliminar
  17. Muy interesante tu nota.
    Todo es muy efímero en Internet, facebook lo será.

    Temo que lo sean estos blogs donde he publicado mucho material y he invertido muchas horas... ¿Antes en qué empleábamos nuestro tiempo?

    Cariños.

    ResponderEliminar
  18. Hola, Marta. Bienvenida. No estoy segura de que todo esto sea tan efímero: creo que evolucionará, mutará, pero no se extinguirá, o al menos llevará siglos, como pasó con los dinosaurios.

    Las horas invertidas en un blog son horas que se disfrutan, que nutren, horas de creatividad y pura interactividad en general fructífera y respetuosa. No me sucedió lo mismo en Facebook. No creo que sean fenómenos comparables más allá de su condición virtual.

    Te agradezco el aporte y te mando un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Hola Fer, te sigo. Me impactó darme cuenta de que mi relación con facebook es la de lurker nomás, y creo que lo venía intuyendo pero necesitaba la reafirmación :)
    Encima tengo dos cuentas, una con familia, familiares y ex-compañeros de trabajo y colegio, y otra que surgió a la par del blog, y en la que obtengo un intercambio mucho más divertido, interesante e incluso afín a mis intereses personales. En la primera ya casi me limito a orejear recatadamente los muros de mis hijos y a dar saluditos varios de cumpleaños, y luzco un muro también aburrido. En la del blog, en cambio, surgen conversaciones de temas afines, divertidas, interesantes, y ricas. Mi muro no está lleno, pero cuando subo algo siempre siempre hay feed-back. Pero esa cuenta y lo que pasa en ella, sin duda es producto del blog y de toda la corriente de buena onda que se originó allí.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Eli! Te tengo de otros blogs: ¡te doy la bienvenida!
      Facebook y familia... no sé. Facebook y bloggers afines, sí, gracias, como vos decís, a la química que generan los blogs, creo. Las personas que comparten en un ámbito como los blogs son generalmente expansivas, bien intencionadas e interactivas. Lo de "lurker" tiene una fea connotación en inglés, y la verdad es que uno se siente un poco un fijón, ¿no? Pero si lo hacen millones, no tenemos por qué sentirnos tan mal después de todo. Algo hay en ese mirar que nos engancha. A mí me superó.

      Gracias por tu seguimiento y tu comentario.

      Un beso!

      Eliminar
  20. Facebook se puede usar de muchas maneras, menos la emocional. Así me lo prometí desde que creé mi cuenta y así me he mantenido. A veces me entretiene, y me informo de otras cosas. Como periodista además me permite brindar tráfico a los sitios donde laboro. Pero mi vida se mantiene en el plano real, que siempre será insustituible. Me encantó el post, genial. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy inteligente tu postura, Yurisander: ¡qué gusto que te hayas llegado hasta aquí a comentar como periodista y ser humano ante todo!

      Será que para las mujeres esto de separar emocionalidad de lo demás es tarea complicada. O seré yo que, como digo en el post, le he puesto demasiadas expectativas. Todo puede ser. Y quién sabe algún día tenga que volver a usar esa red, pero será con fines profesionales, tal como la usas tú.

      Te agradezco tus palabras y conceptos: eres realmente muy amable.

      Un saludo cordial desde Buenos Aires, Argentina.

      Fer

      Eliminar
  21. Si practico "el facebook", aunque de manera muy mia, casi no tengo amistades, me gusta apuntarme a páginas que me aporten algo, y publico fotos de citas, y canciones y a mafalda por eje., fotos tiernas, impactantes, y mucha politica jejejje es inevitable en mi ideología pero me temo que todo lo publico para mi y pongamos que 2 o 5 amigos, en total.
    Si me gusta de él, lo mucho que me puedo informar en esas páginas sociales, o epecializadas.
    Creo que aporto mi granito de arena cada vez que le doy a compartir a cualquier indignación con la injusticia, el gobierno y todos sus tejemanejes...por el facebook me entero mucho antes de noticias que saldrán o serán manipuladas en los medios de información, las manifestaciones o huelgas previstas.... etc., participo en movimientos desde la lectura y luego el compartir, no doy opiniones, y si acaso comento es para esos pocos amigos con los que si mantengo relación, y que nos evitamos pagar el teléfono.

    Caso omiso a los que cuentan su vida, o como bien dices nos enseñan lo que en realidad no me importa, pido disculpas pero me es totalmente indiferente.

    En cuanto a hacer publicidad de mi blog, jajajajjaja me parto, ni una sola entrada, ni un me gusta, ni un compartir. Tengo lo que merezco supongo, yo no les presto atención porque me la van a prestar a mi?? y encima TENER QUE LEER, puff que esfuerzo y además algo que no se puede cotillear, "desperdicio de tiempo" y no tiene morbo, objetivo perdido.

    No entiendo que más uso le puedo dar, además de poder chatear con mi hermana sin hacer ruido o con un par de amigos y sin gastar dinero.

    Me gustó saber cuanto leí, pero sabes Fer, no me sorprende nada, incluido que tú te hayas borrado.

    Besos fuertes, muy fuertes ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy bien, Tramos. Admito que es muy posible que sea yo quien no lo entienda y quien no supo manejarse con inteligencia en esa red, que desde su nombre y la historia de sus orígenes, me repele un poco. "Facebook" se traduce como "el libro de las caras". En porteño tenemos una expresión para algo parecido: "hacer rostro", que conlleva una connotación negativa. Es como figurar, estar sólo para ser visto, algo como un exhibicionismo carente de contenido.

      Dicho esto, no dudo de que haya personas y comunidades valiosas, pero colmó mi paciencia y saturó mi umbral de frivolidad antes de que llegara a descubrirlas. Por supuesto que como toda red social, bien usada es una buena herramienta. Y ni que hablar si es para ahorrar en teléfono y comunicarte con tu hermana. Yo la tengo a unas cuadras, así que con Facebook, por ahora nada. En el futuro, todo se puede revaluar y volver a empezar.

      Y sí tienes lo que mereces: un blog precioso, que se te ha llenado de seguidores y comentadores valiosos, y en el cual vuelcas tu alma de poeta sensible y auténtica. Facebook no puede superar a los blogs, Tramos querida, por suerte, no.

      Besos, mucho besos y corazones, y gracias por venirte hasta aquí a comentar con total honestidad y con el corazón abierto siempre de par en par: se valora infinitamente!!!

      Fer

      Eliminar
  22. Tienes una evaluación de facebook que analiza ésta red más a fondo de lo que merece tu valioso tiempo.Claro, tienes incluído las sensibilidades de tu hijo, entendible.
    En concreto facebook es un directorio y un acto de inmadurez para quienes se exponen a ser hackeados en múltiples formas, aunque como en todo hay habilidosos que saben exponer su luz estelar.
    Quizás resulte herramienta útil a quienes viven encajados en el pragmatismo de la realidad.Prefiero la fantasía y la ficción.
    El mundo social grande donde todos conviven juntos y hechos bola me parece problemático y pleno de cargas de ansiedad, competencia, adversarialidad y muchas complicaciones más.
    En la ficción quedas en libertad de mostrar un universo sin más límites que los que tú les quieras dar. Y es una atracción ineludible ya entrado en ésa materia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos en un todo de acuerdo, estimado y respetado Carlos de la Parra. Es un fenómeno de nuestros tiempos que supera mi entendimiento y rebalsa mi paciencia. A mi hijo adolescente no hago más que advertirle de los peligros de la red de las caras, que en tantos casos son máscaras, peligrosas y fraudulentas, que esconden a seres ruines que pueden hacer mucho daño, sobre todo a adolescentes y jóvenes ingenuos en busca genuina de nuevas amistades o incluso hasta de citas: lo hemos visto en las noticias y causa espanto.
      Por supuesto que prefiero al mundo de la ficción, que es el que nos abren los blogs. No está libre este mundo tampoco, desafortunadamente, de ansiedad, competitividad, fraude, adversarialidad (gracias por enseñarme tan bella palabra),y tantas otras complicaciones que proceden de egos inflados y divismos absurdos, pero me resulta mucho más genuino, noble y manejable hasta en sus humanas miserias, de las cuales nadie está libre, yo, la primera, claro está. Se intenta construir una especie de hermandad quitando todo eso del medio, aunque la sombra nos habite a todos, y pienso que el resultado está a la vista: los frutos son extraordinarios y merece la pena tan sólo para ligar con almas que se sienten afines como la tuya.
      Te agradezco enormemente la visita y el jugoso comentario, tu presencia y tu sabiduría además de tu compañía, y te acompaño desde ahora, gustosa y feliz de hacerlo, en tu universo sin límites en todo cuanto tú me quieras dar.

      Un abrazo.

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."