domingo, 17 de junio de 2012

La palabra es papá


(Publico la entrada del Día del Padre del año pasado un poco cambiada, como las circunstancias de la vida...)

Hoy es el día que los comerciantes han elegido como el "Día del Padre" para engrosar sus ventas en un momento del año en el que vienen bien. Este es un pensamiento típicamente paterno para mí, porque mi papá me enseñó a pensar así, y yo, como adulta, descubro cada día que a pesar de haberle opuesto tanta resistencia como adolescente y joven, y a veces hasta el día de hoy, a las verdades siempre dichas "a boca de jarro" de mi viejo, soy muy como él, por elección personal, molde y/o falla de fábrica.   

Gracias a las herramientas de las que dispongo como blogger en mi escritorio, puedo rastrear las Palabras de búsqueda que hacen que algunos lectores lleguen aquí. Y una de las razones más frecuentes es la de conocer el significado de la expresión "a boca de jarro". Evidentemente, los diccionarios no resultan tan amigables al usuario como los motores de búsqueda de Internet, y me doy cuenta de que se deben estar decepcionando al no encontrarse con una definición literal, sino con una ejemplo práctico que se expresa en el estilo de lo escrito, en una forma de decir lo que se siente, se piensa y se vivencia, una forma de vivir y de ser que no se elige, o sí, y que tal vez hoy sería tildada de políticamente incorrecta por varios, y que, además, de hecho, nos ha traído, tanto a mi viejo como a mí, algunos problemas en la vida y muchas satisfacciones personales también. Voy a ahorrarles a mis lectores casuales el sufrimiento, y les daré lo que yo descubrí al indagar el significado de la expresión idiomática que elegí como nombre de este espacio de pensamiento sincero e impulsivo, sin tapujos ni remilgos, en mis propias búsquedas:

A boca de jarro
En el uso habitual, este modismo suele emplearse con más frecuencia en la forma apocopada “a bocajarro”, como referencia al nombre del recipiente presente en la frase (jarro), y denota la acción de beber sin tasa y sin medida, aunque también es sinónimo de improvisación, de acción repentina ("disparó a bocajarro"), y en tal sentido se emplea el dicho en sus diversas variantes en el idioma castellano : “a boca de cañón”, “a quemarropa”, lo que es decir, de improviso, inopinadamente, sin preparación ni rodeos.


Bocajarro: 1. Referido a un disparo desde muy cerca. 2. De improviso, bruscamente, sin preparación. (También se dice a boca de jarro).

Hay muchas expresiones idiomáticas alrededor de la palabra "boca". Algunos ejemplos coloridos son:

*a pedir de boca: Muy bien, según se desea: Nuestros planes salieron a pedir de boca.


*como boca de lobo: Muy oscuro: La noche estaba negra como boca de lobo.


*no decir esta boca es mía: Callarse, no decir nada: Cuando yo pregunté si necesitabas algo, no dijiste esta boca es mía.

Esto es sólo una muestra del enorme poder de fascinación que las palabras han ejercido sobre mí desde que tengo memoria. Y mi primer diccionario fue mi papá. Mi papá me enseñó una tonelada de palabras, es un inventor de palabras, frases y giros idiomáticos graciosos que nos divierten mucho a los que lo conocemos y lo queremos, y que también ahora hacen reír a sus nietos, que parecen seguir la tradición familiar del gusto por las palabras. Mi hija menor no deja de sorprenderme con sus preguntas sobre el significado de una lista interminable de palabras que muchas veces me ponen a prueba, sobre todo cuando se levanta de la cama para volver a mi cuarto una vez concluido el ritual de las buenas noches. Se asoma por la puerta, interrumpiendo mi amado rato de lectura en la cama, y me pregunta "a boca de jarro", cosas como:


"Mami, ¿qué sibgnifica"mutar","interactuar","consumir","demandar"
"filosofía", "comunidad","segmento","solidaridad","rústica","intrépido",
"sofocante"?

En cada caso, trato de esbozar una definición coherente, a pesar del apuro que tengo porque vuelva a su cama y ya me deje de una buena vez... leer mi libro, pero se asoma nuevamente, para agregar:

"OK... Ya entendí." O: "Genial, má." O: “Sí, ya sé. Buenas noches."

Este amor por las palabras que corre por las venas de la familia se lo debemos a mi papá. Mi papá no es ningún improvisado. Estudió y leyó bastante. Tampoco es un tipo sin opinión, muy por el contrario. Opina mucho, fundamentada y vehementemente, sobre muchos temas de su interés, así como también descarta de plano otros que no lo son. Fue la primera persona en regalarme un diccionario LAROUSSE DE LENGUA CASTELLANA, libraco que quedó reventado del uso y abuso que de él hicimos mi hermana y yo. Fue quien me regaló mi primer diccionario bilingüe, COLLINS, ESPAÑOL-INGLÉS, INGLÉS-ESPAÑOL, tapa dura los dos libros, y que me dio los mangos para comprarme otros que aún están en mi biblioteca como los pilares de mi tarea cotidiana cuando costaban una buena ponchada de pesos, o australes, o vaya a saber qué moneda. Hasta fue quien me compró en un viaje, con su entonces rudimentario pero luego mejorado inglés, el único diccionario electrónico bilingüe que tuve, una joyita que adoré, y que inclusive hablaba hasta que dejó de funcionar.

Se podría decir, desde mi comprensión más humana de su humanidad, que mi papá es el verbo y yo me hice carne, parafraseando, con todo respeto por la hondura de las implicancias místicas de la referencia, a esta soberbia cita Bíblica de Juan, el discípulo tal vez más dotado para la lengua y el de mayor vuelo literario.

Mi viejo es médico, y trabajó mucho curando personas. Lo hacía muy bien: la gente lo buscaba, pacientes y colegas por igual, para pedirle su visión de las cosas, y él no se andaba con rodeos, aunque no daba malas noticias "a bocajarro", es decir, sin fundamento o sin tacto cuando esto se imponía por la magnitud de la situación. Se especializó en corazón, es cardiólogo, y se quemó las pestañas estudiando hasta cuando yo era grande, para completar un posgrado de noche y poder acceder a un cargo jerárquico en el hospital donde ejerció toda su vida, y así lograr dejar de hacer guardias "a bocajarro", a destajo, que ya le pesaban, naturalmente. 

Sobre el final de su carrera, mi papá le puso el pecho a una operación de corazón, un triple bypass, "a bocajarro": lo abrieron como un pollo, y anduvo como pollo mojado por un largo tiempo. Ahí el jarro cambió, sobre todo en el tamaño de la boca, y estábamos todos un poco desconcertados... Se hizo más sensible, se dió cuenta de la magnitud de lo que esta vez le había tocado a él "del otro lado del mostrador", como él mismo dice, y tuvo la valentía y la férrea disciplina de hacer lo que todo buen paciente tiene que hacer para sobrellevar una enfermedad incurable que lo acompaña hace muchos años y por la cual el año pasado fue intervenido una vez más: nacer de nuevo, cambiar radicalmente su estilo de vida, cerrar su amado consultorio y cuidar ante todo su salud, para seguir cuidando de todos nosotros. Y en esa lucha sigue.

Hoy papá es corazón, cabeza, risa y palabra, y también olor, caricia, besos, abrazos, voz y rostro conocidos y adorados por la niña que fui, aunque a papá le costó salirse del estereotipo de varón mal entendido que predominaba en sus tiempos. Quizá por eso tengo una relación algo tirante con mi viejo. Y además tengo muchos rasgos de él: mi frente, mis cejas, mis lunares, la delineación de mis arrugas insipientes, mi constitución física, mi carácter, mi gusto por la actividad física, por las palabras, y mi vocación por vivir a boca de jarro.

Cuando mi papá estuvo internado el año pasado para destaparse las arterias otra vez, leí un libro maravilloso y arduo titulado La enfermedad como camino. Y creo haber aprendido algo, aunque siempre queda mucho por aprender. El libro se asienta sobre la idea de la polaridad Jungiana, que es Taoísta en origen, y sus germánicos autores, Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke, denominan "ley de principio complementario", de acuerdo a la cual:

"(...) cada parte contiene el todo (Pars pro toto). Teóricamente, la idea es simple, pero su puesta en práctica es ardua, por lo que el ser humano se resiste a aceptarla. (...) el ser humano no puede estar completo, es decir, sano, mientras se inhiba, mientras se resista a admitir algo en su conciencia.

En este universo no hay nada que no tenga razón de ser, pero hay muchas cosas cuya justificación escapa al individuo. En realidad, todos los esfuerzos del ser humano sirven a este fin: descubrir la razón de ser de las cosas - a esto llamamos tomar conciencia- pero no cambiar las cosas. No hay nada que cambiar ni que mejorar, como no sea la propia visión.

Sabiduría, plenitud y toma de conciencia significan: poder reconocer y contemplar todo lo que es en su forma verdadera."


                                         ¡Feliz día a todos los padres!

A boca de jarro

28 comentarios:

  1. ¡¡Felicidades!! a todos los padres. Hay que ver la de significados que tiene una misma palabra y la de diferentes palabras que pueden llegar a tener un mismo significado.

    Un caluroso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias.

      Muy cierta tu observación, sobre todo si se trata de paternidad.

      ¡Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Qué generosidad esa de cuidarse mucho para poder cuidar a los demás!

    Aunque él se cuide mucho, cuídale tú también para que pueda seguir inventando palabras y giros, para que pueda seguir jugando con todos posotros.

    Me ha hecho mucha gracia lo de tu hija. Complicado lo de "interactuar" :(

    Un abrazo fuerte desde este lado del charco!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que también se cuida por amor a la vida, Daltvila. Y sí, lo de mi hija es muy cómico, todo un desafío, pero me encanta que sea así.

      Gracias por tu generosidad: sé que de ese lado del charco hoy no se celebra el día del padre. Aquí ha sido un día helado y gris, asi que ha resultado ideal para pasarlo en familia, comiendo desde luego, como solemos celebrar.

      Un fuerte abrazo y buena semana!!!

      Eliminar
  3. Linda entrada, Feliz día a todos los padres y especialmente al mío!!!( que también me trasnmitió su amor por las palabras y los libros)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nata: y felicidades para tu padre entonces también.

      ¡Un cordial saludo!

      Eliminar
  4. Interesante clase de lexicografía. Gracias.
    En España se celebra poco el Día del Padre. Afortunadamente no ocurre lo mismo con el Día de la Madre...
    Besos, Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Clase de lexicografía? Más bien me pareció cunado la escribí hace un año, y ahora que la edité para publicarla de nuevo, una entrada bastante intimista que habla un poco sobre el por qué de mi identificación con el dicho que da nombre a este espacio. Lexicografía me suena a algo un tanto más frío que los detalles de mi vida familiar que comparto a boca de jarro, pero tú eres el que más sabe de esto, por lo cual lo tomo como un cumplido.

      Tanto un día como otro, Luis Antonio, son días estipulados por el comercio para que, pese a la inflación y la crisis económica imperante, la gente salga como siempre lo hace a comprar cosas que por lo general resultan por demás innecesarias. Pero todos sentimos la necesidad de hacerlo para "no quedar afuera".

      Creo que tanto a un padre como a una madre los homenajeamos de formas mucho menos puntuales pero más significativas: siendo quienes somos gracias a lo que nos han dado y negado, estando presentes en sus vidas en las buenas y en las malas y viviendo la vida de acuerdo a los principios que aprendimos de su ejemplo u optando por vivirla de otro modo cuando al crecer nos damos cuenta de que su modo no funciona para nosotros.

      Alguna vez en el curso del año pasado, que fue muy especial ya que mi padre enfermó y tuvieron que intervenirlo en dos oportunidades, sentí que a esta altura de mi vida adulta, padre y madre se me hacen casi lo mismo: son como dos mitades que ya habitan dentro de mí. Inclusive, aunque están vivos y presentes, muchas veces me pasa que siento que ya son figuras que construyen la madre interna que me materna a mí misma y que me da fuerza para maternar a mis hijos y a mis propios padres cuando así lo necesitan de mí. Pero esta es una visión muy personal que tengo acerca del rol maternante y paternante que creo que todos ejercemos, más allá de que seamos padres, hijos, huérfanos o sin hijos.

      Besos y gracias por tu aporte.

      Eliminar
  5. Casi siempre lo consigues FER, pero esta vez más. Me han sorprendido los derroteros de tu entrada, pensé que iba a ser la típica del día del padre ( aquí se celebra el 19 de marzo) aunque como a ti, me parece un día más comercial que otra cosa. Está claro que tú de típica, tópica tienes poco, más bien nada... por eso me gustas:-)

    Gracias por la explicación sobre el nombre de tu blog, aunque a decir verdad, al menos aquí, no te veo en absoluto “abocajarro”:-) no conozco nadie más racional y medida que tú en este mundo. Yo sí que debiera aprender de una vez a “beber por el asa” jajaja aunque intento reprimirme lo que puedo ¡¡lo juro!! pero cuando me sale el ímpetu, me pierdo... no soy de brusquedades, eso nunca, pero a veces, soy incapaz de callarme por más que luego me arrepienta cien veces. Es uno de mis muchos defectos. Así que si me permites, tu blog debiera llamarse “a boca vaso”, tú bebes suave siempre;-)

    Lo de las tiranteces con tu padre, será porque los dos tenéis carácter fuerte, eso suele pasar, pero se desparrama la admiración y el cariño que sientes por él en cada letra que le has dedicado. Ha sido muy bonito FER, “tu viejo” estará más que orgulloso de su niña:-)

    No es nada habitual que un médico sea buen paciente, pero sí que la enfermedad haga surgir la parte más tierna y sensible de la gente. Supongo que cuando ves cerca el fin, cuando sientes el dolor en carne propia, hasta los más duros y fuertes se vuelven vulnerables, aflorando los sentimientos y emociones que en otras circunstancias se reprimen e incluso ocultan. En las situaciones de debilidad, más que nunca se necesita del afecto y el calor de los que te rodean y quieres.

    Siento haber llegado tarde, felicidades para tu padre y todos los padres que tengas cerca. Que se mejore y siga siendo tan disciplinado como cuentas con su recuperación y tú FER, disfrútalo cuanto puedas, mucho muchísimo... yo al mío, le echo de menos cada día.


    Un beso enoorme bonita y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario como siempre, María, me llena de admiración porque no se te pasa ni un detalle. Tú también analizas y desmenuzas absolutamente todo y llegas a la médula de lo que una escribe con el corazón. Y al final siempre llegamos a la conclusión de que tenemos en común mucho más de lo que parece.

      Me gusta la idea de que sea "a boca de vaso". Tal vez elegí la expresión pensando en lo quejosa que suelo ser, pero es cierto que observo las formas en las que expreso las quejas. No así tanto mi viejo y creo que lo ha pagado en salud.

      Desde luego que la enfermedad es un camino de aprendizaje sobre quienes somos en esencia y qué tipo de armadura llevamos puesta para hacernos los fuertes. Ella se encarga de desarmarnos para que nosotros nos encontremos cara a cara con la fragilidad de nuestra hunanidad. Y a quienes nos rodean nos hace ver muchas cosas porque también nos ablanda, desde luego, y hace que miremos con la mirada del alma, una mirada más compasiva y comprensiva.

      Nunca es tarde cuando la dicha es buena: mi padre está bien y sigue "tirando por no aflojar", como suele decir en uno de sus giros idiomáticos favoritos.

      Gracias, un beso grande con abrazo y feliz semana!!!

      Eliminar
  6. Pues me parece una idea extraordinaria esa de recuperar un texto de hace un año y ver si aun se conserva vivo, si mantiene su vigencia. En el tema que tratas con tanta delicadeza en ambos sentidos me quedo con esa faceta que no esperaba y por eso me ha sorprendido más. Nuestra condición de hijos que caminamos junto a nuestros padres. Es un proceso vital al que se presta menos atención. Resulta aleccionadora esa visión observadora que no dejas de prestar atención como hija de un padre. Y ahí también existe un sistema de vasos comunicantes incesante. Me gustó una vez más. Y una vez más me dió que pensar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuperé este texto porque hace un año las circunstancias eran bien diferentes y sin embargo el sentir sigue siendo el mismo. Estoy convencida de que caminamos junto a nuestros padres aún cuando ya nos creemos independientes, y muchas veces me pasa ahora que me siento adulta que al caminar miro mi sombra proyectada en la acera o sobre una pared y la encuentro muy parecida a la de mi madre o la de mi padre: hasta ese punto llega el vínculo entre padres e hijos.

      Un beso grande, Víctor y gracias por pensar conmigo en voz alta.

      Eliminar
  7. Ay, qué abandonadico tengo el blog... cuánto tiempo sin pasar por aquí y cómo añoraba leer cosas como estas. Haces que perciba, que vea, que sienta a tu padre, que sienta su sabiduría, su cariño y cuidado. Enhorabuena a ambos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, niña, por pasar por aquí y dejar palabras tan amorosas.

      Un beso.

      Eliminar
  8. Denso escrito en el que te abres y dices muchas cosas. Me ha gustado mucho leerlo y saber más de tí.
    Yo también tengo, aparte de google, muchos diccionarios, la nueva gramática, el de dudas...... Me apasionan las palabras y leer algunos blogs, hace que aprenda y que use palabras nuevas. Un beso Lola

    ResponderEliminar
  9. Toda biografía es densa. Esta es sólo parte de la mía. A mí también me gusta leer sobre la vida misma, me resulta especial cuando alguien se anima a abrirse y revelar esas cosas que nos hacen semejantes después de todo.

    Te mando un beso grande desde un día frío y gris, Lola querida.

    ResponderEliminar
  10. ¡a boca de jarro! te digo que me conmovido tu reflexión y ese homenaje, a lo mejor sinquerer queriendo que le haces a tu "viejo". Dale las gracias por haberte hecho carne y dejarte esa falla familiar de buena persona. Desgraciadamente cada vez hay menos de esa categoria.
    Saludos y al papi que se cuide, por lo que has contado ha cumplido con creces en esta vida, ahora toca disfrutar, que no es poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lindo saber que alguien se con-mueve (se mueve con uno) a través de una emoción y una parte de la vida que se plasmó en palabras!

      Te lo agradezco mucho, Gloria. Debés ser vos también muy sensible y auténtica para sentirte movida conmigo.

      Gracias por todos los buenos augurios!!!

      Un beso.

      Eliminar
  11. Llego tarde pero siempre es grato cuando se trata de leer un texto tuyo. A mi como a María me llama la atención esa forma que tienes de entrar en unas cosas en las que aparentemente te vas a centrar y luego pasar a otras sin perder de vista a las primeras para al final rematar la jugada con ese hermoso homenaje a tu padre. Todo el texto revestido con esa peculiar elegancia que te caracteriza. Yo no te veo tan racional, en cada frase siempre hay emoción y orgullo por las cosas buenas que la vida te ha dado y te sigue dando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde para recibir una devolución tan amable, Doc. Te la agradezco desde el mismo lugar donde escribí este texto, que además le regalé a mi padre el año pasado: desde el alma.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Deseo lo hayas celebrado de maravilla.
    Salud y éxito siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias. Retribuyo los buenos augurios.

      Un cálido saludo.

      Eliminar
  13. Más de una vez me pregunté el porqué de "a boca de jarro" ya que no me parecés nada precipitada, sino todo lo contrario. Tuve una explicación coherente y me gustó esta entrada distinta en alusión al día del padre.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido coherente, disinta y que te haya gustado.

      Te agradezco mucho.

      Un cálido saludo.

      Eliminar
  14. Hola Fer, un bonito homenaje a tu padre, se nota a que ha hecho bien su labor, cultivando en ti principios y costumbres saludables. Me gustó mucho a cita de Juan. Que tengas una buena noche

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado, Alejandra. Muchas gracias.

      Un fuerte abrazo.

      Fer

      Eliminar
  15. Hola Mari Paz, paseando por los blogs acabo de descubrir el tuyo y me ha gustado tu publicación para el día del padre. Si no te importa me quedo por aquí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gusto que aquí te quedes y que me digas que ha te gustado, Conchi. Muchas gracias.

      Un abrazo.

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."