lunes, 27 de agosto de 2012

¡Yo creo!

"That's one small step for a man, one giant leap for mankind." Neil Armstrong.

El sábado murió Neil Armstrong,"el primer hombre que dejó su huella en la Luna", como lo titula el periódico. Por entonces corría julio de 1969, y aunque no tengo memoria, todos los adultos significativos en mi vida me han relatado el ser testigos de aquel hecho con pasión y fascinación sentados frente al único televisor de imagen en blanco y negro que había en sus casas, ajustando perillas, botones y antenas para lograr una visión clara de una proeza que vieron del mismo modo seiscientos millones de personas en el mundo.

Armstrong confesó en una de sus últimas apariciones públicas que jamás había soñado llegar a la Luna aunque amaba volar desde muy pequeño. Fue piloto de la NASA y voló desde planeadores hasta jets para tocar el cielo con las manos a los 38 años alunizando a bordo de la Apolo 11. En la Luna no quedó sólo su huella y la bandera de su país, sino además su cámara, aquella con la que tomó la foto histórica de su compañero, inmortalizado hoy para las nuevas generaciones por el personaje de "Toy Story", Buzz Lightyear, Edwin E. Aldrin Jr., apodado Buzz. Y a pesar de todos los cambios y avances que el hecho de llegar a la Luna nos ha dejado, muchos jóvenes y no tan jóvenes en la actualidad creen en la teoría conspirativa que sostiene que todo esto que conmovió a la humanidad y se convirtió en un sueño hecho realidad fue un fraude, una gran mentira que intentan demostrar a través de detalles en los registros fotográficos que quedaron, un show de ciencia ficción montado y grabado en un estudio de televisión.

Yo creo. Creo en Armstrong y en lo que su apellido le marcó como destino. Creo en el hombre, en la nobleza de muchos de sus logros y en la admiración que despierta en los que observamos esas proezas y nos enorgullecemos gracias a ellas de formar parte del género humano, aunque sea de vez en cuando. Creo en que es posible llegar a la cima sin haberlo imaginado jamás y luego volver al llano a disfrutar de los frutos de la tierra y una vida sencilla y familiar como lo hizo Armstrong en su granja de Cincinnati. Creo que es un grande aquel que pasó a ser el olvidado y quien sufrió el mayor miedo de que todo fracasara dentro de la nave sin poder dejar su huella en la Luna, pero aún así, desde lo más humano de su heroísmo, hizo posible que sus compañeros lo lograran, como es el caso de Michael Collins. Creo que Armstrong y sus compañeros tuvieron un atisbo desde la Luna de la majestuosidad de nuestro planeta, del universo y de su Hacedor, y creo que esa experiencia los cambió para siempre. Creo en las experiencias que nos dejan cicatrices que nos recuerdan momentos de enorme intensidad y absoluta plenitud y felicidad, de ser uno con el Todo. Y creo que una de estas noches habrá una enorme luna llena a la que podremos brindarle una sonrisa y hacerle un guiño, tal como lo solicitó su familia, en homenaje al astronauta que partió en su última misión a los 82 años, en nombre de lo bueno que somos capaces de hacer cuando nos lo proponemos.

A boca de jarro

16 comentarios:

  1. Un emotivo homenaje lleno sabias reflexiones y la verdad es que yo también creo en todas nuestras experiencias y en las ajenas a las que tenemos acceso, en todos aquellos recuerdos intensos.

    Te deseo una buena semana. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno comenzar esta semana con tu visita! Realmente, te extrañaba.

      Un abrazo grande y mil gracias por pasar por aquí y dejar tu huella!

      Eliminar
  2. Todos deseamos tener "algo" en que creer :)

    Un saludo (yo también creo que ellos estuvieron ahí)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias: en los tiempos que corren es un muy buen deseo. La verdad es que mis creencias se extienden mucho más allá de esta proeza y de la capacidad humana de lograrla que tantos avances beneficiosos nos ha traído.

      Imagino, como Lennon, que:

      "...no soy la única...
      Tal vez... un día el mundo vivirá en unidad."

      ¡Un saludo cordial!

      Eliminar
  3. Lo cierto es que he pasado en más ocasiones a visitarte pero no se publican los comentarios que dejo. En vez de eso blogguer me los devuelve en forma de correo fallido con una larga jerga de simbolos y números.

    No se si será culpa de mi cuenta, pero en el post de mi perrito Terry también me comento CharoBodega que los comentarios que dejo en los post de otra amiga, Chus; le aparecen en el correo de ella.

    Cosas muy raras las que me estan pasando, espero que no afecten al blog. Así que como tampoco puedo enviarte correos sin que me los devuelvan espero que este comentario si te llegue ya que estaré ausente un tiempo.

    Hasta mi regreso un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay misterios insondables en blogger que sí se prestan a toda clase de teoría conspirativa. Te entiendo más que nunca porque hace unas semanas una seguidora me decía que al querer entrar al blog, le aparecía un cartel en la pantalla con la advertencia de que este sitio repartía virus o malware o no sé que cosa que supera mi entendimiento y que nada tiene que ver con lo que se hace aquí.


      Espero que se solucione este tema, que tu blog siga dando bellos frutos como hasta ahora y te mando un abrazo muy fuerte que dure hasta tu vuelta. Últimamente muchos españoles se han estado tomando unos días y verdaderamente extraño mucho a cada uno de mis compañeros de ruta, entrañables para mí, como lo eres tú, los de tanto tiempo, fidelidad y cariño: tú eres una de las personas de quienes más aprendí sobre lo más noble del noble arte de bloguear.

      ¡Un beso y mil gracias!

      Eliminar
  4. Yo también creo. No tenía ni idea de esto hubiera sido cuestionado. Creo que el hombre es capaz de eso y de mucho más como ha demostrado a lo largo de la historia.

    Admiro a la personas que se empeñan en el objetivo que se han marcado, admiro su decisión, su determinación y agradezco el beneficio que aportan a todos los demás. El planteamiento de vida de estas personas va más allá del que podamos tener cualquiera. No sé si saben lo que buscan, posiblemente no, pero creo que la vida para ellos tiene sentido más allá de la "normalidad" con la que en general nos conformamos.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Angie. Yo me enteré por mis propios alumnos, que están convencidos luego de ver no sé cuántos documentales y videos en Youtube de que todo ha sido un fraude. Hablan de las sombras en el casco de Buzz como sospechosas, de un reflejo que emite la cámara que sería imposible en la luna, de un transfondo poco definido, de una bandera que parece moverse donde no hay "viento", y no se dan cuenta de que analizan imágenes desde un siglo en el que se emplea la tecnología digital HD...

      Te dejo un link para que veas algo de lo que te hablo: Documental ¿el hombre llego a la luna?. Hay muchos subidos así que tienes para entretenerte. Es posible que la suspicacia argentina y la sospecha de todo logro que provenga de "Yanquilandia" haga que estén más difundidos aquí que en otras partes del mundo.Es también la vieja cuestión de banderías, que nada tiene que ver con este enorme logro para la humanidad toda.

      Tienes mucha razón sobre lo que posiblemente personas com Armstrong busquen en la vida. Sin obsesionarse con grandes ideales, los hacen una realidad con toda la humildad y sin perder de vista el verdadero sentido de nuestro paso por el mundo, y en su caso, ¡por la Luna! Ayer tuve la oportunidad de saludarla con un guiño y una sonrisa bajo un límpido cielo porteño y me dio mucho gusto cumplir con lo que su familia pidió como sencillo homenaje a un grande de todos los tiempos.

      ¡Muchos besos para tí y gracias por tus generosas y ricas contribuciones!

      Eliminar
  5. Mi padre era un absoluto convencido de que todo era un montaje y que nos estaban tomando el pelo con los Apollos. Si le preguntabas la razón se tronchaba de risa. Era uno de los temas que más gracia le hacía. Pero luego daba una explicación quie conecta con tu excelente texto. En ocasiones damos respuestas desde la fe a cuestiones que en su origen nacen como experimentos puramente científicos. Es una paradoja muy curiosa que no tengo resuelta.
    Heestado unos días de descanso,pero regresar y escuchar esa canción de Aznavour es volver por la puerta grande. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Precisamente por personas que merecen todo mi respeto, como tu padre, apelo a la fe para expresar mi convencimiento de que este hecho fue real y transformador para nuestra forma de vivir en la Tierra en múltiples maneras de las que ni siquiera nos percatamos. Desde el freezer, el microondas, el packaging de los alimentos, hasta las prendas que usamos para hacer deportes o estar más cómodos en casa, infinidad de cosas han avanzado gracias a esa huella de Armstrong en la superficie de la Luna, que por esas cosas que parecen milagrosas, estos últimos días ha estado encendida y nítida sobre Buenos Aires y he podido saludarla, haciéndole un guiño como seguramente lo quería este grande, que, como todos los grandes, era simple, humilde y no pidió más que eso para que se lo recordara con una sonrisa.

    Él estaba bien al tanto de las dudas que comparte medio planeta, y en una entrevista que se le hizo en mayo de este año, una de las pocas que concedió en verdad, creo que la última, declaró: "A la gente le encantan las teorías conspirativas, son muy atractivas. Pero nunca les di importancia, porque sé que algún día una misión volverá a la Luna y hallará la cámara que dejé allí". Será cuestión de esperar. Aunque también se podrá dudar de esa posibilidad.

    Espero que tu descanso te haya resultado placentero y vuelvas al ruedo cargado de energía. Me alegro de que te gustara el detalle de Aznavour.

    ¡Un abrazo y muchas gracias, querido Víctor!

    ResponderEliminar
  7. Si fuera una mentira no entiendo como se sigue sosteniendo como un logro de la humanidad, aunque tampoco es que me preocupe mucho este tema habiendo tantas cosas preocupantes en el planeta Tierra.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco imagino cómo se sostiene semejante mentira, aún si viene del país del norte... En fin.

      Es cierto que hay mucho por hacer por la Tierra, pero la exploración y el conocimiento del universo nos podrían ayudar. Justamente ayer, leí con un grupo de alumnos una de esas historias de ciencia ficción aleccionadoras de Ray Bradbury, "El otro pie", ("The Other Foot").

      Me sigue pareciendo que la gente que se sale de los límites del planeta, ya sea física o imaginariamente, desarrolla cierta capacidad para encontrar respuestas innovadores a viejos problemas que aquí parecen no tener solución. Tal vez sea que a la distancia todo se ve más claro.

      ¡Gracias, Ohma, bienvenida y saludos!

      Eliminar
  8. Verdad o mentira, prefiero creer.
    Yo,al igual que tú, solo sé de eso por los adultos y filmaciones que vi después. Y prefiero pensar que fue verídico por la emoción que ellos tenían al contármelo.
    Cariños....

    P.D: llego tarde a tu entrada porque tuve una semana complicada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Oriana! Nunca es tarde cuando la Luna es nueva.

      Cariños.

      Eliminar
  9. Recibí tu mensaje de junio que te agradezco profundamente. Quería venir para decirte que lo más seguro es que no vuelva al blog. Llevo siete años publicando y creo que es el momento de iniciar otros proyectos más ágiles en internet. Te dejo uno de ellos LECTURAS. Me sumergiré en la lectura y en proyectos pedagógicos de cara al curso que va a comenzar. Ha sido un placer debatir contigo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te imaginas cuánto te he echado de menos y cuánto lo haré, querido PROFESOR DE SECUNDARIA. Para serte totalmente honesta, mi ritmo de publicación y mi inspiración han decaído y creo que, entre otras cosas que me han sucedido en estos meses, se debe a que encuentro el mundo de los blogs más aburrido debido a tu ausencia.

      Entiendo que busques nuevos horizontes. Me han estado hablando de Edmodo y ví a través de twitter en tu espacio, penosamente inactivo, que estás enganchándote en eso, y que te atrapó la fotografía, que por cierto es un arte que también plasmas muy bien. Pero me cuesta resignarme a no poder disfrutar más de tus escritos, Joselu, y del ser que tanto da de sí a través de ellos. Tu blog es sin dudas el mejor blog que seguí y en el que tuve el enorme privilegio de participar y de que me dispensaras atención, respeto e inolvidables enseñanzas.

      Yo seguiré pensando que tú has nacido para escribir. Posiblemente nacemos con varios talentos y no dudo que los tuyos son múltiples. Yo admiro y quiero al Joselu escritor que tiene la humildad de no animarse a autodenominarse de ese modo y al ser humano que tiene a bien dejarme un comentario como este que contesto con un nudo en la garganta, aunque ya me lo temía. Siempre pensé que al tener tanto talento para escribir y tantos conocimientos y sabiduría de vida para respaldar tus artículos y reflexiones, los otros blogs te podían resultar un tanto chatos, en especial este jarro de barro que se ha quebrado varias veces.

      Jamás me olvidaré del enorme entusiasmo y desafío que sentí el día que me encontré con el primer comentario tuyo en mi escritorio y de cómo me temblaban las manos sobre el teclado de mi notebook (el único chiche electrónico que tengo y que he aprendido a usar inclusive con tu ayuda para entretenerme), al contestarte: ese día llegué tarde al instituto por pensar, repensar y editar tu respuesta, pero sentí que había dado un paso al frente importante como bloguera. Siempre me sentí honrada de tenerte como contribuidor.

      Ya sabes dónde encontrarme. Voy a explorar este proyecto que tienes la gentileza de compartir conmigo. Me despido no sin tristeza, porque por esas paradojas del mundo virtual y del mundo real que habitamos, te siento un amigo, y la verdad es que tengo muy pocos. No me hace feliz perder a uno.

      ¡Gracias por todo!

      Un fuerte abrazo y hasta siempre.

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."