sábado, 8 de septiembre de 2012

La corriente de aire

Ravi Shankar en 2006, cuando fue recibido por el entonces jefe de Gobierno porteño, Jorge Telerman, y otras autoridades políticas nacionales.


Este es un cuento de Anthony de Mello que incluye Elisabeth Lukas en su libro Psicología espiritual. Dice así:

  El salón estaba repleto, en su mayor parte de señoras no muy jóvenes. Asistían a una conferencia sobre una especie de religión o secta nueva. Se puso de pie el conferenciante, vestido únicamente con un turbante y un taparrabo. Con efusión habló del poder del espíritu sobre la materia, de la psique sobre el cuerpo.

  Todos pendían de sus labios. Finalmente, el orador regresó a su asiento. Su vecino se dirigió a él y le preguntó: "¿Realmente cree usted lo que acaba de decir: que el cuerpo no siente nada, que todo ocurre en el espíritu y que la voluntad puede influir conscientemente en él?". "¡Por supuesto!" respondió el charlatán con piadosa convicción, a lo que el vecino retrucó: "¿Entonces me haría usted el favor de cambiar su lugar por el mío? Estoy sentado en medio de la corriente de aire".

Este relato viene a cuento del paso de este hindú por la Argentina, gurú fundador de la ONG El arte de vivir, que brinda cursos pagos sobre respiración (pranaiama) con importante difusión en  muchos países del mundo. Según se informa, su principal objetivo en sus viajes es aliviar tanto el estrés de los individuos como los problemas de la sociedad y la violencia.

De acuerdo a las noticias más recientes, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, cuyos aires han dejado de ser buenos hace tiempo, habría solicitado sus servicios en esta oportunidad, aunque fue desmentido por el actual Jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri. No obstante, se informa que ya habían sido contratados por el Gobierno nacional en el 2006: "...se firmó un convenio con el Ministerio de Justicia de la Nación para dictar cursos de relajación y respiración en cárceles del Servicio Penitenciario Federal". (...) Seis años después, el Estado decidió ahora investigar a la Fundación. La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) realizó (...) una denuncia ante la Justicia Penal Tributaria para que se investigue el origen de unos $20 millones que El Arte de Vivir manejó en el país durante 2011, según informaron fuentes oficiales a la agencia DyN. Asimismo, el organismo giró un Reporte de Operación Sospechosa (ROS) a la Unidad de Información Financiera (UIF), lo que derivará en investigaciones por presunta evasión o actividades de lavado de dinero."

Más allá de todo este chanchullo que implica chicanas políticas y enormes cantidades de dinero que de ningún modo se condicen con los nobles objetivos de la espiritualidad que nos enseñaría el arte de vivir y nos ayudaría a crecer y mejorar como personas y como sociedad, creo que el cuento de la corriente de aire es una magnífica ilustración del meollo del asunto por el que sigo cuestionando desde el sentido común el cuento de la espiritualidad masificada e hípercomercializada en Buenos Aires. La verdadera promoción de los valores humanos universales y la mejora del equilibrio físico, mental y espiritual de las personas, tanto en sus casas como en las calles y en las cárceles, sólo se lograría si nos pusiéramos en medio de la corriente de aire en lugar de enseñar técnicas para inhalar y exhalar un aire que intoxica por los altos niveles de miseria y corrupción que contiene. Son precisamente los malos aires de Buenos Aires los que llenan nuestro espíritu y nuestra mente de miedos fundados e impotencia contenida ante la bochornosa miseria que vemos en aquellos que se alimentan de nuestros residuos, duermen debajo de los árboles y frente a nuestras viviendas y roban y matan con saña por lo que sea. ¿Y nuestras autoridades creen que la solución a estos gravísimos problemas se obtiene auspiciando a un charlatán que nos enseñe a relajarnos para que pongamos nuestra mente en blanco, para que el estrés, la agresividad, insatisfacción y violencia letal a la que le vemos la cara a diario decrezcan por inducción mental, mientras nuestros dineros van a parar a los bolsillos de este producto bien formateado que han comprado tantos? No habría mejor pago para los servicios de este maestro que ponerlo a él y a quienes lo han traído en medio de la corriente de aire que vuela a tantos cotidianamente en Buenos Aires.

Como reflexiona la autora que incluye este relato como ejemplo del poder curativo de los cuentos, "El idealismo es bueno, pero es mejor si no se desliga de un realismo sensato." Me gustaría creer que sólo se trata de idealismo. Y remata: "Todo elemento falso y discordante, como la cháchara del orador del turbante, finalmente se lleva a sí mismo al absurdo." Tengo mis serias dudas de que esta pureza de pensamiento sea respirable en la realidad en la que me ha tocado vivir.

A boca de jarro

21 comentarios:

  1. Todo resulta particular y "misteriosamente" parecido en sendos rincones del planeta:
    El vuestro y el nuestro.
    No hay gurús que puedan salvarnos de ellos,menos si son proclives a la extensión de manos y una vez llenas,a su ocultamiento...
    A rancio huele el aire que viene de la corriente, a pudrimiento corrosivo al que solo nos exponen a nosotros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Lamento que les sucedan cosas parecidas, Marinel.

    Gracias por tu aporte.

    Besos llenos de aire puro ;)

    ResponderEliminar
  3. Creo que la meditación es un arma para mejorar la salud mental y física (de hecho hay estuios bien hechos que lo demuestran). Ahora si este tipo es un charlatán, eso no lo sé. Ayer lo vio mi cuñado en persona y ahora mismo debe estar en el planetario. Él no cree tanto en la parte espiritual, mas bien cree que es un tipo que encontró una buena técnica para despejar la mente y bajar el estrés. Según sus palabras "eso en oriente es super común, pero en occidente es oro en polvo". Después esta todo el tema político, la AFIP, o si lo trajo Cristina o Macri y obviamente creo que todo esto es en parte porque lo trajo Macri. Creo que de todas las cosas hay que sacar la parte buena, si hay algo de su técnica o su mensaje que pueda hacerte bien ¡Pues tomalo! sin dejar de separar lo malo. No hay que comprar todo el combo siempre. Yo creo que hay mucho chanta, y es normal que tengamos miedo, pero el miedo es también desconocimiento y no puedes saber si algo es completamente malo si no lo pruebas.
    besos y buen domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu opinión, Caro. Es importante recibir el testimonio de alguien que vio a este señor y puede estar más al tanto del efecto que produce sobre las personas.

      Yo simplemente me guío por lo que he visto, leído y escuchado en los medios. Es cierto que de todo hay que intentar rescatar lo positivo, pero tampoco me parece que se puede hacer creer a la ciudadanía y a los presidiarios que aprendiendo técnicas hinduistas para relajarnos bajaremos los niveles de violencia, criminalidad y llenaremos el vacío existencial de vidas sin sentido o errantes debido a las variables sociales, económicas y políticas que nuestros representantes no parecen saber enderezar.

      El ritual cumple su función, la espiritualidad es esencial como manifestación y dimensión del arte de vivir, pero no podemos ser tan ilusos de pensar que mañana, luego de que 1oo.ooo personas hayan meditado con este gurú en los bosques de Palermo creyendo que es una actividad gratuita, todos nuestros problemas cotidianos quedarán bajo control con sólo respirar y en Buenos Aires se respirarán otros aires más tranquilos, apacibles y menos agresivos. ¡Ojalá fuese tan fácil, Caro!

      Hay mucho por hacer, mucha seriedad que está faltando a todo nivel, también civil, y creo que va siendo hora de discernir entre un combo de McDonald's y nuestro menú social, que es verdaderamente preocupante. Es esto lo que me da miedo más que el boon de Sri Sri Ravi Shankar, que mañana partirá y todo seguirá como hasta que llegó.

      Un beso y gracias: buen domingo para vos también.

      Eliminar
  4. Cuida la interfaz Fer ... porque la faz, no te hace falta, la tienes preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apena muchísimo haber perdido tu valioso comentario por pura torpeza digital mía. Esto de la nueva interfaz me tiene harta...

      Me encantaría, si tienes un rato, que te tomes la molestia de volverlo a escribir. ¡Aunque sea hazlo por mi faz, por favor! Porque se me cayó el alma al piso y la cara de vergüenza al ver que no estaba publicado... Y realmente me sorprendió lo bien informado que estás del tema que es todo un récord de convocatoria masiva hoy mismo en Buenos Aires.

      Gracias totales, como decimos los porteños!

      Eliminar
  5. Considero que los que creen en esas patrañas son unos ingenuos de "tomo y lomo" o unos listillos que eluden las propias responsabilidades...
    Tengo que confesar que soy un incrédulo nato de todo lo que escapa al racicionio y al sentido común (el menos común de los sentidos).
    Espero deseo, estimada Fer, que estés en plena forma para disfrutar de esa estación que ya está dejando al invierno a la zaga...
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido en que hay cierta inmadurez que enmascara una necesidad de eludir responsabilidades adultas y aceptar que la vida conlleva estrés y desazón tanto como sosiego, armonía y dicha en ocasiones. La vida es un todo, complejo y fluctuante, y esta ilusión de pretender que todo transcurra sin sobresaltos responde a un grado de infantilismo que hasta cierto punto está bien visto en lo que se espera del ser adulto en mi sociedad.

      Con respecto a mi gastritis, aún no puedo decir que me encuentro en plena forma, pero estoy mejorando día a día, retomé el ejercicio al aire libre gracias al buen tiempo (cuando no llueve, claro), y me han reducido las dosis de antiácidos, cosa que mi intestino ha agradecido profundamente.... Además, y más importante para mí, he aprendido mucho de todo esto: las cosas no llegan cuando deseamos, a pesar de que hago los deberes prolija y cuidadosamente, lo físico y lo psíquico, o emocional, trabajan en conjunto, y me he dado cuenta de que en los últimos tres años, por los altibajos de toda vida adulta, sobre todo en un país como el mío, estuve sentada en medio de una fuerte corriente de aire tratando de sostenerme y sostener a varios de los míos. Ahora tanto el cuerpo como la mente necesitan un tiempo que nadie puede ni debe cuantificar para reestablecer lo que se pretende como equilibrio, que es ni más ni menos que nuestra percepción de salud.

      Te agradezco tu interés permanente por mi bienestar y todos tus buenos deseos, querido Luis Antonio, que retribuyo.

      Un beso.

      Eliminar
  6. El arte de vivir es algo que uno ha de encontrar personalmente. Hay muchas cosas extrañas y pobres en esta realidad, pero seguro que la respuesta, como decía la canción, está en el aire.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente de acuerdo, Antonio.

      Gracias por tu aporte y por recordarme esa bella canción: ¿no es acaso "La respuesta está en el viento" de Bob Dylan? De ser así, sirve aún más como corolario a este breve y aleccionador relato de de Mello.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Espero no molestarte si digo que el asunto me resulta un poco cómico y como muy argentino. En una novela que leí recientemente desarrollada en la época de Perón, el autor decía a través de un personaje que los argentinos eran demasiado orgullosos y por eso les faltaba sentido del humor suficiente como par reírse de si mismos. Si esa teoría fuera cierta, cosa que dudo, podría justificarse por la falta de una supuesta identidad nacional, en España tampoco existe que conste, después de haber recibido remesas de emigrantes de todo el mundo que han convertido a la identidad argentina en algo frágil y posible fuente de malestar a las personas que allí habitan. Esa pulsión psicologista, esa búsqueda de cierta espiritualidad unificadora y la manipulación que conllevan, podrían ser parte del problema. No creo mucho en la psicología colectiva aunque si en la capacidad de expansión de ciertos virus que se trasladan de los individuos a las sociedades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me molesta en lo más mínimo. Es más, me pregunto a menudo por qué no logro identificarme con ese estereotipo argentino del "piola argentino" (=listo), el que se las sabe todas sin haberse interiorizado nunca en nada demasiado y se deja manipular tan dócilmente tendiendo siempre a masificarse en sus pasiones y pulsiones sin cuestionamientos de ninguna índole racional, porque simplemente no piensa. El argentino, como diríamos aquí, "compra cualquier buzón" si viene con etiqueta importada. Sospecho que sería mucho más feliz si respondiera a esas características, si al ver por la tele lo que sucedió ayer en mi ciudad lograra comprenderlo o pudiese haberlo gozado como lo han hecho cientos de personas de todas partes que ya hicieron El arte de vivir 1 y 2, van por más y se contentan con eso a pesar de lo que les espera hoy y todos los días por venir en esto que se ha convertido en tierra de nadie: malos transportes públicos, paupérrimos logros educativos, malas condiciones de trabajo, inflación galopante, inseguridad espeluznante, corrupción en el poder, y paro ahí para no amargarme ya desde el lunes a la mañana y prevenir mi acidez.

      Está el claro ejemplo de los "dioses nacionales" de nuestra historia, de todos los ámbitos, como Perón, Evita, Maradona, etc., que son tan odiados como amados ciegamente. Tal vez sí podría encontrarme identificada con este cambalache que somos en la falta de capacidad de tomarme todo menos en serio, incluída a mí misma, y reírme de todo, hasta de los 4 palos verdes que se lleva esta ONG (más lo que se especula le ha pagado el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires....),cuando Sri Sri habló sólo veinte minutos para la multitud e hizo la gran propuesta revolucionaria que los profesionales médicos donaran al menos una hora de su tiempo de trabajo diario para ayudar a quienes lo necesitan, siendo que trabajan horas interminables en malas condiciones y por magros sueldos en general, y colapsan debido al ya famoso síndrome de burn-out, de acuerdo a los últimos informes, es decir, "se queman" de tanto trabajar a destajo y lidiar con los problemas de las personas a quienes asisten y las carencias de sus lugares de trabajo, amén de que los pacientes y sus familiares los maltratan y les hacen juicio hasta por un grano.

      Habría que hacerles una donación de todo lo recaudado a ellos, pero debo ser una de las pocas locas argentinas que piensa así y no se compra la remera y la bincha con la imagen de Sri Sri para salir a meditar a las plazas llenas de vagabundos alcoholizados fumando porro y aspirando paco por no tener otra opción y con el poco césped que tienen lleno de mierda de perro que nadie limpia... Sí, es para llorar de risa.

      Este Sri Sri es lo que llamamos aquí un maestro... poder levantar tanta guita diciendo dos boludeces y haciendo que la gente levante y sacuda las manos, inhale y exhale inflando la panza para no estresarse por todo eso que a mí me pone loca. El soma de Un mundo feliz, ¿ves?: ¡para mí, Huxley es un "maestro" de verdad, no Sri Sri! ¡Pero si dijera algo así, me acusarían de vendepatria, porque Huxley es inglés, y como argentina de pura cepa debería odiarlo sólo por su nacionalidad: ja!

      Para solucionar toda este embrollo que somos nos han traído a este gurú de la India: debería matarme de risa, Krapp, es verdad, pero no me sale, porque soy porteña y tanguera... O tal vez sea porque yo también estoy un poco quemada de tanto pelearla en esta jungla y reacciono mal, como todo aquel que está harto de su entorno. No me excusa eso, y te aseguro que trabajo mucho sobre mi persona para mejorar mi actitud frente a la realidad que me toca protagonizar y con aquellos que la comparten conmigo.

      Un beso y gracias por tu aporte y tu paciencia.

      Eliminar
    2. Gracias a ti por tan esclarecedora y brillante descripción. Besos

      Eliminar
  8. Fer lo verdaderamente triste es que haya gente que necesite de gurus...curanderos y demás farsantes para encontrarle sentido a las cosas...
    creo que si cada uno de nosotros nos esforzáramos por conseguir la paz en nuestro entorno...todo seria mucho más fácil... iríamos haciendo pequeños círculos de paz...que se irían intercalando entre si hasta forma un circulo perfecto que abarcara todo el planeta...
    ya que sueño...pero al menos es un sueño hermoso que me aparta de la pesadillas del devenir cotidiano...
    un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino igual que tú, Julia: la paz no se conquista a través de técnicas que se toman del afuera, sino que proviene y emana de nuestro interior.

      No te imaginas cuánta gente ha reunido este hombre al que le creo muy poco, sobre todo por todo el dinero que está en juego. Ya sabemos que el dinero y la paz interior raramente van de la mano. En paz sólo puede estar quien no dependa de lo material para sentirse pleno, y de esos hay muy pocos.

      Un beso, gracias y buena semana para tí también.

      Eliminar
  9. En mi opinión la espiritualidad, la paz, la humildad, el amor y todos los valores buenos con que podamos nutrirnos, mas alla de gurues o chantas, la debemos practicar en nuestros actos mas intimos y privados, en la soledad absoluta, o en la comunión con un pequeño grupo que se puede llenar d eenergia en una clase de yoga por ejemplo, en lo que trasmitimos en nuestras casas de hecho y palabra a nuestros hijos, en nuestro trato con el que tenemos al lado. No creo en esta espiritualidad "amarillista", multitudinaria, no creo en alguien qu ede verdad descubra la maravilla d el ameditación, o el descanso de momentos en paz y haga de ello un negocio
    Siempre te leo Fer, eso trato Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo entonces. Y tengo entendido que pasó por tu tierra también.

      Gracias, Ana: ¡un beso enorme!

      Eliminar
  10. Nuca he sabido meditar, no logro relajarme ni con Cd,s ni con ningun gurú que lo ha intentado.
    ¿Sabes que me pasa Fer? que me fío tan poco de todo eso, que me paso el tiempo observando para cogerlos in fraganti. Yo creo que mi espiritualidad viene de dentro de mi misma y me nutro de mi propia energía. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer por la noche me reí mucho con un programa de televisión que lo pescó in fraganti al gurú y quedó demostrado que de iluminado tiene especialmente para haberse embolsado unos cuatro millones de dólares en su paso por los aires de Buenos Aires: con esa suma de dinero y todo lo que gana como autor de libros, CDs y demás yerbas, yo también me sentiría muy relajada, querida Lola.

      Pero es cierto. La espiritualidad es una vivencia personal que se alimenta de nuestro ser interior. A veces pasa que ese ser no tiene todas las energías y sentimos que necesitamos de técnicas que vivifiquen nuestro sentir. Aunque eso no sucede así, al menos no en mi caso.

      Hoy, por ejemplo, mi sobrina me abrazó fuerte y me dijo "Te quiero", así como así, porque sí, porque así son los niños: son esas pequeñas cosas las que catapultan mi espiritualidad hasta el infinito y más allá, aunque no sea la tía más relajada del mundo.

      Te mando un beso grande.

      Eliminar
  11. INFINITAS GRACIAS POR ACOMPAÑARME EN EL DIA DE MI CUMPLEAÑOS, LO VALORO MUCHO, LO LLEVO EN EL CORAZÓN. FUE UN DIA IMBORRABLE, DE ESOS QUE NO SE OLVIDAN JAMAS.
    BESOS Y ABRAZOS.

    PD. NO LE CREO ABSOLUTAMENTE NADA A ESTA PERSONA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que hayas pasado un día tan especial, querida Luján, y de haber aportado mi granito de arena para que así lo vivenciaras.

      Un beso grande y gracias por tu sincera opinión.

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."