miércoles, 24 de octubre de 2012

Con un sólo ojo



Últimamente, resulta que el mejor remedio para las tripas no es el omeprazol ni el pantoprazol. En verdad, el pantoprazol me constipa, por más que agregue fruta con cáscara, fibra y Activia a mi dieta. Tengo que preguntarle al gastroenterólogo, que me va bajando la dosis en cada visita, por qué será. Mientras tanto, estoy un tanto inflada de tanta flatulencia. Y estando en este estado descubrí que la mejor medicina para mi acidez estomacal es mirar la realidad en la que estoy metida como desde cierta distancia. Podría decirse que antes me sentía inmersa, a veces desbordada, a punto como de ahogarme en ese mar revuelto y agitado del día a día. Ahora, el oleaje sigue batiendo contra la ventana pero yo lo observo detrás del vidrio, y hasta parece que hasta ni me salpicara.

Supongo que si además de gastroenterólogo consultara con un psicólogo, como el mismo gastroenterólogo me recomendó sin éxito, me diría que logré tomar distancia psicológica de ciertos hechos en los que antes me enroscaba.

Jugando un poco a ser mi propia terapeuta, trato de que la cosa en sí no sea nada, como cuando uno es espectador de un hecho y se hace conciente de las condiciones de su mirar: veo que algo sucede, algo está pasando, lo percibo y punto. Trato de no ir más allá. Puede parecer digno de un autómata y no siempre resulta tan sencillo,  aunque con la práctica funciona para mi emocionalidad saturada. En cambio, si al observar un hecho cotidiano, sea del ámbito privado o el ámbito social, político y económico que muestra la prensa, le agrego, primero, un juicio de valor propio, especialmente uno negativo; luego, la emoción que ese juicio dispara en mí, y encima de todo me involucro y pretendo hacerlo mejor, cambiarlo o marcarle un rumbo diferente o un ritmo distinto, ahí es cuando viene el reflujo.

Me puse a leer, para ver si esto que es simplemente una hipótesis de un posible camino, que de hecho vengo transitando para reducir la causa de mis males, de las cuales no me interesa la etiqueta de un diagnóstico, tiene algún sustento psicológico comprobado. Y me encontré con que en Estados Unidos, un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan llegó a la conclusión de que la sabiduría se obtiene al ver las cosas desde la distancia. Según estos estudiosos "las personas con una perspectiva universal (de distancia), en realidad procesan la información de forma distinta que las que tienen una perspectiva más egocéntrica." La investigación también ha mostrado que el dialectismo, es decir, el darse cuenta de que el mundo es fluido y que es probable que el futuro cambie, y la humildad intelectual, el reconocimiento del límite del conocimiento propio, son aspectos claves de un razonamiento sabio. En un experimento llevado a cabo en 2011, estos señores les pidieron a 57 estudiantes universitarios a punto de graduarse o recién graduados, que no podían encontrar trabajo, que eligieran tarjetas de un mazo que describía la recesión en el país del norte y los altos niveles de desempleo, y pensaran cómo la economía les afectaría personalmente. Luego, se los instó a razonar en voz alta sobre el tema desde una perspectiva egocéntrica o con distancia. Descubrieron que los participantes que adoptaron una perspectiva de distancia eran significativamente más propensos a reconocer los límites de su conocimiento y a admitir que era muy probable que el futuro cambiase.

Lo cierto es que yo no quería ir tan lejos con esta reflexión ni llegar a la conclusión de que he alcanzado la sabiduría ni de que nos espera un futuro mejor, pero creo que di un paso al frente, y en un mundo que parece ir para atrás, me congratulo por ello. Estoy aprendiendo a confiar en el proceso y en el desarrollo de la vida, a soltar los juicios y los temores que se apoderan de mí cuando me meto de cabeza en el hecho, sea algo del ámbito familiar, como la escolaridad de mis hijos, por cuya pobre calidad me dio muchas veces ganas de arrancarme los pelos, y créanme que perdí una considerable cantidad de cabello durante los meses en los que mi malestar fue de índole agudo, o sea el noticiero cotidiano o el diario del domingo. Me doy permiso para dormir más, como una forma de desconectarme, y hasta sueño, dormida, con anhelos que había archivado, como viajar, tan vívida y detalladamente que me da pena despertar. No me fuerzo a hacer lo que no me sale o aquello para lo que llego muy justa con el tiempo: confío en que los míos se las arreglarán sin mi intervención, y me alegra comprobar que así sucede cuando vuelvo a la noche del trabajo. No espero que en el trabajo las personas se vuelvan coherentes y lógicas: me divierto con la incoherencia y pienso que me pagan por tolerarla.  Profundamente y a pesar de todo, siento  que lo que sembré, germinará a su debido tiempo y dará buenos frutos, pero tiempo al tiempo, y el que esté apurado que se embrome. En definitiva, es como haberme disciplinado en el arte de mirar la realidad con un sólo ojo, como parecen hacerlo tantos de quienes nos gobiernan. Tal como hacía  uno que nos dejó hace un par de años. 


A boca de jarro

19 comentarios:

  1. Mi querida Fer, Es de antiguo que no se puede comprender lo absoluto y lo relativo a la vez...creo que Sócrates lo anunciaba ya.
    La distancia nos hace ver las cosas en su conjunto, pero perdemos los detalles. Y desde dentro suele ocurrir que "los árboles no te dejan ver el bosque". Ninguna visión es mejor que otra, ni proporciona más sabiduría.
    Por otra parte te recomiendo huír de "doctorólogos" y psicólogos que esperan clientes para aplicarles lo último que han aprendido, en vez de curarlos. Tampoco creo en los "estudios" tan recurrentes a la comparación de cosas que no tienen nada que ver, por si encuentran algo en común ... tan americanos ... (como comparar el índice de enfermedades mentales con el carácter creativo y cosas por el estilo). Por lo demás, se ve que eres una buena madre, responsable y cuidadosa con sus criaturas.
    bssoss.
    Me gustan las gafas del Cíclope Polifemo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me gustaron también las gafas. Y pensé en el cíclope como también en el personaje de la película "Monsters Inc." ("Monstruos"), Mike.

      Ya he aprendido a desconfiar de todos los "ólogos", por eso es que cuando este último me sugirió terapia con una psicóloga que "él recomendaba para pacientes con condiciones gástricas...", le di las gracias. Y me tomo mi tiempo entre consulta y consulta, porque sé que esto no lo cura ni él, ni yo. Se curará cuando sea el tiempo o no se curará y tendré que aprender a vivir con ello y a ver el bosque a través de los árboles.

      Un beso y gracias!

      Eliminar
    2. Sólo agregar, queridísimo y sensatísimo amigo Spaghetti, que yo tampoco doy demasiado crédito a estos yanquis estudiosos bien pagos en cuestiones psicológicas, especialmente si se trata de explicar cómo abordan el futuro sus jóvenes graduados y desempleados. Pero como digo en la entrada, estaba con flatulencias (aquí decimos que estamos "al pedo", cuando no tenemos demasiado que hacer), me puse a googlear y me encontré con esta fuente que no me parece en absoluto relevante pero me sirvió para darle más cuerpo a una entrada que me divirtió escribir aunque si no quedaba llena de gassss.

      Perdón por la escatología.

      Un beso grande!

      Eliminar
  2. Si te sirve de consuelo o de cierta esperanza te diré que no estás tú sola en ese proceso y que muchos hemos descubierto recientemente la importancia de ver las cosas desde cierta distancia. Suspender el juicio y ver lo que sucede como simple testigo de los acontecimientos es tanto como suspender la emoción que ellos conllevan. Los profesionales que viven el dolor en el día a día -doctores, enfermeras, bomberos, psiquiatras, reporteros de guerra etc...- están obligados a hacerlo como única forma de supervivencia. Muchos pueden pensar que eso nos vuelve fríos o desalmados y nuestra conciencia apela a nuestro acendrado sentido de la culpabilidad para decirnos que si no sufrimos las cosas es que no no las sentimos. Una gran mentira, añadir dolor al dolor, añadir angustia a la angustia y sufrimiento al sufrimiento solo nos vuelve más débiles y frágiles a la hora de intentar encontrar respuestas y salidas a nuestro malestar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sabias palabra de un médico de almas! Pero es muy cierto, y es lo que todos los pensadores orientales indican como posible camino hacia la serenidad. Aunque no me resulta fácil practicarlo porque he sido educada en la idea de tener "entrañas de misericordia", ¿comprendes? Tengo que reaprender lo que significan ciertos conceptos y adaptarlos a mi modo de sentir para no hacerme daño con tanta preocupación ni dañar así a quienes amo.

      Gracias, Doc.!

      Un beso.

      Eliminar
  3. Es muy buen ejercicio "salir" para mirarte. Creo que sacarle importancia a tantos hechos que no la tienen es primordial para resolver ciertas cuestiones.
    Creo que la mirada en ese momento es más aguda, más limpia porque sacas presión. Ir a un psicólogo da igual si no haces nada vos. Podes ir durante años e instalarte en la descarga. Es tan fácil ir a terapia para quejarse! Pero si podes ver desde afuera tu vida, tus inconvenientes, tus falencias, ir a una sesión puede ser maravilloso. Porque vas a usar las herramientas para resolver, no a acomodarte en el reclamo. A veces no es fácil pero la distancia ayuda en todo sentido. Creo.
    Me gustó esta entrada Fer, Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, Dana. A mí me complace haber logrado cierta distancia. De ahí a sentir la necesidad de ir a un psicólogo, todavía hay distancia, qué le voy a hacer. Quiero ver hasta dónde puedo lograr pequeños cambios sola, sin depender de alguien que me indique el camino. Ya probé con terapia y la persona que elegí me marcaba pautas de cambio que no coincidían con mis expectativas ni mi estilo de mi vida, que en verdad no me desagrada. Siento que es del afuera de donde viene la mayor presión, y es ahí donde se entabla la lucha interna entre cómo quiero vivir y cómo me lo permite la coyuntura.

      Y con respecto a la queja, ese es otro capítulo. Admito que soy quejosa y tengo que trabajarlo. Ya le voy a buscar la vuelta si sigo así, con tanta flatulencia :)!

      Un beso, Dana, y gracias.

      Eliminar
  4. Coincido con la idea, totalmente.
    No sé si vas a poder conseguir despegarte. Una cosa es decidir tratar de no enterarse, logro totalmente asequible con algún tipo de disciplina, y otra muy distinta es abstraerse de la realidad dolorosa. Alejarse totalmente de la realidad es lo que llamamos “locura” y claramente no estamos hablando de eso.
    Lograr acallar los juicios propios y convertirse en “testigo”, es haber llegado a la iluminación. No digo que no estés en el camino correcto, sólo digo que no es rápido y mucho menos fácil.
    Alivia mucho aceptar que es poco lo que podemos hacer y a la vez que es importante hacer el esfuerzo. Trabajar sin esperar resultado, otra señal de crecimiento espiritual.
    Te dejo una frase de Churchill “Soy optimista. No parece muy útil ser otra cosa”
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me creo ni cerca de ser una iluminada, mi querido James. Simplemente celebro un pequeño avance que me ayuda a crecer. Hay que seguir trabajando todos y cada día. Algunos, sale mejor, otros se va todo al diablo y se vuelve a empezar. Así es la historia. Lo de convertirse en testigo me suena a Osho, que sé que te gusta. Yo leí poco de él. Me cuesta horrores internalizar todas esas técnicas que conducen a la iluminación, será que por eso que con este cachito de territorio ganado estoy contenta.

      Gracias y un beso grande!

      Eliminar
  5. copiar y pegar

    Este momento, vivido totalmente, es iluminación
    "Simplemente vive el momento con totalidad e intensidad. Vívelo con toda la alegría que puedas, con todo el amor que puedas, sin miedo, sin culpa. Esta existencia es tuya y este momento es un regalo: no lo eches a perder. Y no te preocupes de la iluminación, de la luna.
    Este momento, vivido totalmente, es iluminación...
    Simplemente intenta vivir este momento tan sinceramente, tan totalmente como puedas, sin dejarte molestar por el pasado o el futuro. Sin distracción, entra en él profundamente y eso es suficiente. Eso es iluminación...
    Es muy misterioso que te lo sigas perdiendo; es lo único que uno no debería perderse. Pero una educación equivocada durante siglos está destruyendo ese precioso pequeño momento.
    Ahora depende de ti deshacerte de toda tu educación y dejar que este pequeño momento lo sea todo; y lo habrás conseguido todo. No tienes por qué preocuparte. La existencia se encarga. La existencia es muy compasiva".

    Osho, Más allá de la psicología
    http://osho-maestro.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que era de Osho!

      Otro enorme GRACIAS y abrazo!

      Eliminar
  6. Es dificil mirar las cosas sin juzgarlas, hacer las cosas sin juzgarnos, los juicios nos alejan más de la realidad y es dificil cambiar nuestra mirada, sin embargo, puede resultar más beneficioso para nuestra salud emocional y para vivir más tranquilos.
    Un beso Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya lo creo que es difícil, sofya!

      A mí me ha costado la salud... Así es que esto es como una medicina: no nos resulta fácil de tragar, pero hay que hacer el esfuerzo para que surta efecto. Yo creo que no se cambia totalmente lo que traemos de fábrica, especialmente a mi edad, a los 44, pero sí siento que tengo que esforzarme por estar mejor emocionalmente, y me estaba involucrando demasiado, estaba demasiado metida en todo lo que me rodea. Eso tampoco es sano: la humildad intelectual de asumir que no puedo controlar todo y que las cosas pueden cambiar más fácilmente que las personas se ha instalado y me dado un alivio.

      Un beso y gracias!

      Eliminar
  7. De ojo a ojo. Puesto que este mensaje no telo escribe el habitual, sino el avatar situado a la izquierda.Vamos, el ojo. Supuestamente no descanso,pero es muy sabia esa decisión de pèrmitirte a ti misma dormir, conciliar el sueño. Es fundamental.
    Y lo es debido a que uno de los fenómenos naturales que nuestra propia naturaleza puede experimentar con másplacer es el despertar. Tanto el físico como el puramente anímico.
    Por tanto, enhorabuena. A partir de cada nuevo despertar surgen nuevas perspectivas, visiones nuevas.Renovación constante. Sensacional tu texto y tus conclusiones. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, buscando imágenes para la entrada me encontré con tu avatar. Fue una desilusión darme cuenta de que tal vez no era tu propio tu ojo. Me gusta hacerme una imagen mental de las personas con quienes entablo un vínculo tan entrañable como lo he hecho contigo.

      Ojalá resulte que todo conduce a un despertar anímico. Noto que a muchos les está haciendo falta lo mismo. Tal vez entonces sea cuestión de dormir más. Ayer, una compañera de trabajo que la está pasando mal por esto de los amores líquidos en tiempos líquidos, tú sabes, sin compromiso, llenos de mentiras que lastiman y demás, me decía que desearía dormir y despertar en un tiempo para encontrar que ya se siente mejor, que es la misma de antes. Yo no creo que luego de una crisis, sea de la índole que sea, se pueda volver a ser el mismo, pero al menos reconectar con las ganas de ser sería fabuloso. Hay mucha gente sin ganas: lo noto muy claramente entre ustedes, mis queridos hermanos españoles. Nosotros aquí estamos más curtidos, habituados a los cimbronazos de la política y la economía. Pero hay como un abatimiento general que se percibe en el ambiente. Deseo de corazón que todo sea en pos de una renovación positiva.

      Gracias, ojo amigo: ¡un abrazo!

      Eliminar
  8. Sí, otra opción a considerar es reducir el tiempo de exposición, aunque no le estoy viendo gran resultado. La idea original fue aumentar la dosis de series de Sony y AXN para reducir noticieros y programas de actualidad. Pero no. Porque la intensidad parece que es lo que produce el daño vio?
    Ay Fer! habrá que seguir por un tiempo dándole al Factor AG!!!
    Te mando un beso grande, y no me pierdo de pasar por acá cada vez que puedo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eli: ¡qué bueno tenerte de visita!

      Yo te digo que probé muchas opciones, porque además los noticieros hacen una selección tan extraña de noticias: empiezan por lo político, que ya te hace pedazos, por la intensidad, como bien decís, pero después despiolan con los policiales, todo muy amarillo y apocalíptico como para salir a laburar medianamente tranquilo al día siguiente, el fútbol y el pronóstico "mintiorológico", como sabiamente le llama mi hija, así que de noticias importantes, realmente poco y nada. Ni hablar del prende y apaga la luz...

      Las series podrían ser una opción, pero me resultan adictivas. Y está la cena familiar y el recuerdo del despertador que implacablemente suena 6 y 20 de lunes a viernes... Será por eso que cuando puedo, duermo.

      Seguiré dándole al Factor AG.

      Un beso enorme y espero que lo nuevo te tenga contenta: tu presencia se extraña, pero todo sea por tu felicidad, Eli!

      Gracias!

      Eliminar
  9. Mira, Fer, la solución está en las gárgaras, mandar todo a hacer gárgaras, al menos de vez en cuando. Yo de vez en cuando lo mando a todo a hacer gárgaras y me voy de curso. Ya este año me toca, si no pasa nada. Espero que el ministro haya dejado algo de dinero y que me toque en el sorteo, porque es a sorteo. Soy una mujer con suerte, seguro que este año hay gárgaras.

    El problema es que nos creemos imprescindibles y lo queremos controlar todo y no puede ser, además los demás se vuelven unos holgazanes de tomo y lomo y entonces hay que tirar de gárgaras, soltar la plancha y hacer sopas de sobre.

    Mi última conversación con el médico fue un poco surrealista, no te la cuento, pero en aquel momento decidí convertirme en sujeto experimental yo misma y probar una alternativa. Así que este tema ahí lo dejo, si me sale bien ya lo contaré tranquilamente.

    Es de sabios ver las cosas con distancia, pero es tanto más difícil cuanto más cercana es la gente que sufre a tu alrededor. Hay que tirar de los momentos buenos y sacar de ellos fuerzas para los malos. Teorizando somos...estupendas.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Gárgaras para el estreñimiento? Nunca se me habría ocurrido, pero todo puede funcionar. Ojalá te toque el sorteo. Pero dudo que algún ministro deje algo de dinero para otro bolsillo que no sea el propio. Ay... ahí me salió el juicio negativo otra vez, , ¿ves? No lo pude evitar. Me voy a poner la gafa para un sólo ojo para seguir este intercambio contigo porque si no me voy a salir de foco. Ahí va.

      Ahora sí, claro, lo veo mucho más distante. Tal vez el Ministerio de Educación en España sea más eficiente con los números que el propio.

      Pagaría porque me contaras acerca de esa conversación con tu médico, Angie. Cuanto más surrealista, más creíble se me hará.

      Y con respecto a lo último, has dado en el clavo, amiga: cuanto más cercanos y amados son los que tenemos alrededor, tanto más arduo tomar una saludable distancia de sus cuestiones.

      Teorizar es fácil y hasta divertido. Yo me divierto mucho haciéndolo. Y sobre todo, Angie, es gratis. Aunque algunos llegan a hacer fortunas creando teorías de vida a base de pura especulación psicológica sobre el arte de vivir.

      Gracias por tan detallado y jugoso aporte!

      Un gran abrazo.

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."