martes, 8 de enero de 2013

Cerrado por vacaciones...






Llamésmoslas así... En cuanto pueda, les cuento. Hasta pronto. Les dejo un abrazo grande y espero sepan disculpar mi ausencia en sus espacios, amigas blogueras y amigos blogueros, hecho que lamento yo más que ustedes, les asuguro.

A boca de jarro

12 comentarios:

  1. OHHHH Fer...te echaremos de menos. Esperamos tu vuelta con energías renovadas para seguir ofreciéndonos las joyas de tu pensamiento.
    hasta pronto Fer.
    bsssosss

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo también para ti,amiga Fer y se te espera...

    ResponderEliminar
  3. Me temo que lo de "vacaciones" es un eufemismo...
    Espero y deseo que regreses con el ánimo renovado. Para tu bien y el nuestro.
    Te queremos, Fer

    ResponderEliminar
  4. Qué todo esté bien! Te esperamos

    ResponderEliminar
  5. Aquí estaremos cuando vuelvas (salvo que medie cuasa mayor) mas sino estamos llegaremos.

    ResponderEliminar
  6. Fer eso no suena muy bien...sea lo que sea que te mantiene alegada, espero que se solucione...y si mi intuición me falla, entonces te deseo que disfrutes de las vacaciones...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. No tienes nada que lamentar.
    Felices vacaciones.

    ResponderEliminar
  8. Tranquila,vuelve cuando puedas que si el tiempo y el espacio lo permiten...aquí andaremos.
    Besos hasta la vuelta.

    ResponderEliminar
  9. Les agradezco a todos enormemente las manifestaciones de cariño y apoyo que me han brindado a través de sus comentarios y vistas silenciosas pero significativas para mí. Como algunos que parecen conocerme bien se dieron cuenta, no me fui de viaje precisamente. Mañana vuelvo con una entrada. Los espero.

    Un beso grande y GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
  10. HOLA QUERIDA FER

    LA CULPA FUE MIA CUANDO PREPARÉ LA ENTRADA SOBRE LA JUVENTUD, AMIGA, CON LA INTENCIÓN SE SEGUIR CON MI ESTILO DE BLOG Y DE IMAGENES DE OLEOS BELLOS NO INTERPRETÉ BIEN LO QUE LAS PALABRAS QUERÍAN DECIR... LO SIENTO PERO QUIZÁ QUIEN SE SIENTE JOVEN, SE VE RADIANTE NO IMPORTA LOS AÑOS QUE TENGA. MI MADRE ERA UNA PERSONA GRANDE Y BELLA, IRRADIABA FRESCURA EN SUS OJOS CLAROS, ALEGRÍA... GANAS DE VIVIR. ERA LINDA. YO, LAMENTABLEMENTE, NO SOY COMO ELLA.

    DISCULPA SI EN ALGO ME EQUIVOQUÉ.
    UN BESO GRANDE Y GRACIAS POR VENIR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Luján: en absoluto deseaba que tomaras mi comentario como una crítica. Adoro el arte y mi observación apunta a lo que el arte refleja. No tenés ninguna culpa de eso. Creo que te habría resultado muy arduo encontrar imágenes bellas en óleo de personas viejas con espíritus jóvenes para acompañar ese texto que elegiste y que encierra mucha sabiduría de vida difícil de poner en práctica para muchos.

      Hace ya un tiempo que el tema del envejecimiento y cómo me pega a mí personalmente me tiene atrapada. Volví a clásicos de la literatura que ahora cobran un nuevo sentido para mí y escribí sobre el tema. Le llaman la crisis de la mitad de la vida. Ojalá así sea y me quede otra mitad para adoptar la actitud que ese texto que posteaste describe.

      En nada te equivocaste: es muy probable que haya sido yo quien se desubicó con su boca de jarro. Mil disculpas y gracias a vos por compartir ésto sobe tu madre conmigo. Tu blog irradia una belleza muy tuya que tenés a bien compartir con quienes te seguimos. Por eso insisto en que no nos quedemos atrapadas en los modelos de belleza que se nos han impuesto desde que tenemos uso de razón y que podríamos ampliar la visión de lo bello por el bien de nuestra autoestima y nuestra juventud espiritual. Te lo digo a vos tanto como me lo digo a mi misma cuando noto los cambios que el paso del tiempo produce en mi imagen.

      Un beso enorme y adelante con tu arte!

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."