domingo, 10 de febrero de 2013

Una aventura maravillosa






  
"Una aventura maravillosa" es el título al cual se ha transferido en Latinoamérica a la película denominada "Life of Pi" ("La vida de Pi"), basada en el best-seller homónimo de Yann Martel que ha vendido más de siete millones de copias desde su publicación en 2001. Es una fiesta para los sentidos además de una profunda alegoría de los desafíos que la vida nos presenta, llevados a un extremo que por momentos resulta desgarrador, y de lo que la mente puede hacer ante ellos para enfrentarlos, asimilarlos y superarlos.
 
  Se trata de una historia circular con diversos niveles de lectura y con soberbios efectos de fotografía, sonido, edición y guión, más el sello de la dirección de Ang Lee, pero, por sobre todo, con un uso exquisito de la tecnología y fotografía que no se regodea simplemente en la innovación y el desafío tecnológico, que llevó más de cuatro años de trabajo para plasmar lo que desde el libro parecía una hazaña imposible. Se percibe que la aventura 3D se ha puesto al servicio de la emotividad del cuento y así expandir las reverberaciones del viaje físico y espiritual que realiza el protagonista en su penoso y aleccionador naufragio y sumergirnos en sus implicancias existenciales y místicas. Más allá de lo técnico, imapacta el alcance de la relevancia de este viaje, que, como todo viaje, conduce a un encuentro con lo más valioso y sombrío de nuestra humanidad y a la maduración espiritual del ser que lo emprende, así también como a las múltiples enseñanzas que aporta para quienes lo vemos transcurrir en pantalla.

   Su protagonista es Piscine Martel, nombrado así por un padrino del alma que deseaba para él que nadara en las mejores piscinas del mundo, sin pensar que le esperaba nada menos que el Pacífico como destino. El niño abrevia hábilmente su nombre en sus años escolares a la notación de la letra griega π, Pi, de infinitas lecturas numéricas y filosóficas, bautizándose así mismo como un ser en busca de la trascendencia y evitando la estigmatización de sus compañeros, a quienes supera en avidez de conocimiento del verdadero mundo más allá de los muros de una escuela que lo aburre. A Pi le interesa la naturaleza divina de todo cuanto lo rodea y se zambulle en todas las manifestaciones de la divinidad veneradas por la humanidad que va descubriendo de joven, conectándose y reverenciando cada una sin prejuicios y extrayendo de ellas lo que subyuga a su mente y alimenta a su alma, ávida de sentido existencial, cosa que su padre, un conservador, exitoso y realista hombre de negocios, no comprende ni aprueba, no así como su madre, un alma más receptiva y abierta a la diversidad.

  Lo mismo sucede con su vínculo con los animales del zoológico que su padre regentea en Pondichery, el distrito francés de la India. El muchacho busca conectar con el alma que cree que habita detrás de los ojos de los animales del zoo, aún con la del temible tigre de Bengala, Richard Parker, a quien su padre le enseña brutalmente a temer y que eventualmente se convertirá en su alter ego, ese tigre que llevamos instintivamente en nuestra naturaleza animal, sin que los espectadores sospechemos que no se trata del animal que naufragó también al hundirse el barco japonés que transportaba a toda la familia y al zoo a los Estados Unidos en un intento de salvarse de la bancarrota, interrumpiendo la vida del muchacho en la vivencia de su primer amor.

   El barco de carga se enfrenta con una feroz tormenta y comienza a hundirse mientras Pi está maravillándose por la fuerza de la tempestad en plena cubierta. Al percatarse del peligro, intenta salvar a su familia, ya bajo el agua, pero es arrojado a un bote salvavidas. Desde el mar agitado, Pi observa con impotencia cómo el barco se hunde, matando a su familia y su tripulación. Poco después, vemos que el muchacho se encuentra en el bote con una cebra herida, y se une una orangutana que perdió a su cría en el naufragio. Una hiena se escabulle por debajo de la lona que cubre la mitad de la embarcación y mata a la cebra para alimentarse de ella. Para angustia de Pi, la hiena también hiere mortalmente a la orangutana en una pelea en la que lo defiende a él de su ataque. De repente, el tigre Richard Parker emerge por debajo de la lona, y se come a la hiena.

  Es con el enorme y feroz tigre al que ha sido educado a temer con quien deberá compartir su aventura en un bote para treinta personas, atravesando el océano para sobrevivir al naufragio. El espectador no se percatará de que el tigre no es el soberbio y temible animal del zoo, sino el lado salvaje de la naturaleza del muchacho que le permitirá emerger de los mares de la inmersión en la adultez y el encuentro con las sombras que nos hacen devenir adultos y encarnar nuestras figuras paternantes ante su irremediable ausencia, no sin lamentarse de no poder haberse despedido de esos seres que, con sus virtudes y defectos, le han transmitido todo lo que necesitaba aprender para atravesar los bravíos mares de la existencia y salir a flote. El tigre no es sino una proyección de la personalidad, en pleno desarrollo, del propio muchacho, y ésto no se nos revela hasta el desenlace, narrado por Pi adulto, al volcar su versión alternativa y literal de la historia, tranquila y emotivamente, en los oídos de un ávido escritor en busca de un cuento inspirador y fantástico para recrear.

 Lo más jugoso y temible de este rito de iniciación oceánico es el proceso de aprendizaje por el cual animalidad y humanidad deberán convivir en un mismo ámbito, rodeados por el abismo de las maravillas y los peligros de las profundas aguas en las que se encuentran perdidos y de las cuales no emergerán hasta desaprender lo aprendido acerca de lo que es humano y lo que es animal en nosotros e integrarlo para lograr el equilibrio que hace posible la supervivencia en la liquidez de la existencia humana. El esplendor y la furia de la naturaleza en la inmensidad del mar harán que Pi por fin se enfrente cara a cara con ese Dios al que busca con avidez para cuestionarlo. Es recién entonces cuando se entrega, habiendo luchado hasta extenuarse y habiéndose contentado con los recursos que la naturaleza le provee y que su inteligencia emplea para sobrevivir, domando también a ese tigre a quien en principio teme. Y al doblegarlo, llega a su fin el viaje, se encuentra con la civilización que lo rescata y pierde de vista a Richard Parker, que se ha convertido en un compañero que ahora retorna debilitado pero firme y sin mirar atrás a la selva donde pertenece. El muchacho, ya un hombre, llora amargamente su ausencia sabiendo que es abandonado por esa parte de su naturaleza que lo ha salvado de manera mucho más fehaciente que los hombres que lo encuentran finalmente en la orillas de una playa mejicana y lo hospitalizan.
  Allí entendemos, gracias al relato literal de los hechos que los hombres de la aseguradora de la nave hundida esperan escuchar, que a bordo del bote estaban en verdad los animales que también  habitan a los demás náufragos: la pobre cebra, usada como fuente de alimento por la hiena cuando comienza a apretar el hambre animal, representa a un marinero que cae al bote herido, la repugnante hiena es la figura que encarna al desalmado cocinero "comeratas" del barco, protagonizado por un fugaz y genial Gérard Depardieu, que acabará también con la orangutana, la madre de Pi, para finalmente hacer salir al tigre de Bengala de las entrañas del muchacho mismo que, con un cuchillo, da muerte a la traicionera criatura de risa burlona y a todos los preceptos alimenticios que ha observado durante sus breves años de vida hasta entonces. La historia contada como la vemos en principio no resulta creíble ni útil para los humanos civilizados y alejados de la fantasía de los cuentos humanos que alimentan el alma de Pi desde pequeño. Finalmente, Pi les dará el relato que cuaja para sus mentes terrenas y ajenas a la naturaleza animal en nosotros y pagarán el seguro que salvará al joven materialmente una vez en tierra.

  Es recién entonces cuando obtenemos las dos lecturas de lo sucedido y de quiénes somos en espíritu y en verdad. En su encuentro con el escritor que da comienzo y cierre a la narración,  Pi le pregunta, como el autor a nosotros, qué historia prefiere. Éste elige el cuento con el tigre, a lo que Pi responde: 

-Y así es con Dios

 Echando un vistazo a una copia del informe de los agentes de seguro, el escritor se percata de un comentario final acerca de "la notable hazaña de sobrevivir 227 días en el mar, sobre todo con un tigre", lo cual significa que los agentes eligieron esa versión de la historia también. Todo refuerza la teoría de que la vida misma es el cuento que cada uno de nosotros recrea de la aventura que le toca protagonizar, con la fe, la esperanza y el coraje con los que venimos a ella o que las circunstancias hacen que emerjan o no. Ésta es una historia de fe, esperanza y coraje. No obstante, me volvió la tragedia Shakesperiana al salir del cine, dado que presiento posible que gocemos de cierta libertad para optar por qué lectura hacemos de nuestro paso por el mar de la existencia humana:

 “La vida no es más que una sombra en marcha; 
un mal actor que se pavonea
 y se agita una hora en el escenario 
y después no vuelve a saberse de él: 
es un cuento contado por un idiota, 
lleno de ruido y de furia, 
que no significa nada.” 

(Macbeth, Acto V, Escena V, William Shakespeare).
   

A boca de jarro

16 comentarios:

  1. Me alegra mucho toda tu forma de expresar el contenido de esta obra. Considero que el cine debe respetar el arte de la creación y se debe de admirar como tal y no como mero entretenimiento, no me conformo con buenas imágenes vacías.
    Tu has sabido descifrar, lo que para muchos es un misterio, los contenidos de la obra. Me quedo con ganas de verla.
    Gracias Fer.
    bssoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero no haber dado demasiados detalles como para no permitir que la encuentres una aventura maravillosa e intensa, llena de sentido, como lo fue para mí. Ahora debería verla de nuevo porque fui ingenuamente al cine sin leer nada acerca de esta interpretación que en verdad se revela al final del film y que me sorprendió genuinamente como a mis hijos, que la vieron conmigo. Es maravilloso que a mi edad un cuento me sorprenda como a un niño, aunque hubo momentos de cierta duda en medio de esa intensidad que por momentos resulta angustiante. En una segunda vista, prestaría atención a otros detalles y le sacaría aún más jugo. Tal vez, visto así, sea ventajoso estar avisado del simbolismo y de al menos dos posibles lecturas de la historia.

      No tienes nada que agradecer. El agradecimiento es todo mío porque te alegras con mis alegrías y te contagias de mi entusiasmo.

      Bssoss.

      Eliminar
  2. Confieso que no he leído el post entero porque solo con el principio y tu manera de contar me han dado muchas ganas de ir a verla y ahora me voy a asomar a la cartelera a ver si llego a tiempo de verla en el cine... Después regresaré a leerla entera.

    Gracias

    Un abrazo

    *Yo fui a ver hace un par de semanas "El lado bueno de las cosas" y me entusiasmó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno, Daltvi, que no la hayas terminado de leer y te hayas ido a verla! Espero que compartas tu impresión de la aventura conmigo cuando regreses. No he visto esa peli que mencionas, pero me pondré al tanto o me cuentas tú luego, como gustes.

      Gracias a tí!!!

      Un abrazo y que la disfrutes, aunque se pena un tanto!

      Eliminar
  3. Había visto los avances de la película hace un tiempo. Ultimamente no estoy yendo mucho al cine, será porque no me entusiasma demasiado lo que hay en cartel. Pero después de haber leído el análisis claro, preciso y simbólico que hiciste de esta, la voy a tener muy en cuenta.
    Excelentemente escrito, Fer. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que me decís que te quedó claro, porque no resulta fácil de explicar sin extenderse y confundirse por escrito. O al menos no lo encontré fácil, pero me gustó la peli.

      Yo tampoco voy muy seguido al cine pero los chiquis están de vacaciones con todos estos días de carnaval en los que hace calor, llueve y no pueden ir a la colonia ni al club porque está todo cerrado, así que me pareció un buen programa para toda la flia. La chiquita se asustó y no llegó a captar nada de todo lo simbólico, por eso no es una película infantil y hay restricción para menores de trece con buen criterio. Además el naufragio lo vivís con Pi, se sufre un poco, pero tiene un buen final, en el que hay crecimiento y superación. La fotografía y animación computarizada es alucinante: hasta vez el salto de una ballena jorobada inmensa en pleno mar nocturno iluminado de medusas.

      Ayer ví en casa una durísima, con De Niro y Julian Moore, y un chico al que había visto hace años en "Little Miss Sunshine", que se llama Paul Dano. La peli se titula "Cartas de mi padre" y trata el tema de los sin techo y las heridas de la infancia causadas por padres ausentes y muertes trágicas y tempranas. Es dura pero aleccionadora, hay también un crecimiento gracias al sufrimiento y una aceptación de las heridas en el hijo que le permite avanzar y hacer su vida y hasta una misma historia que corre el riesgo de ser escrita por el autor que no la protagoniza. Las actuaciones son impecables. Y ví también la de Timothy Green, que es, como todo lo de Disney, simpática, pero ahí queda. Te digo por si encontrás algo por ahí en estos días de corso y querés despuntar el vicio.

      Gracias y un beso grande, Mirella!

      Eliminar
  4. Querida Fer, me perdí un poco; es que las neuronas están lentas, no obstante creo haber entendido la idea central. Parece el tipo de película para grandes y para chicos, casi más para grandes.
    Besos



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es realmente difícil de explicar con claridad y sin ser latosa. Y yo soy un tanto latosa, lo sé. Habrá que verla, o no: depende de los gustos de cada uno. A mí me encantó. Es para grandes que se han hecho adultos, porque bien sabemos que la edad cronológica poco tiene que ver con la adultez. La noche que te comenté volvimos del cine y quedé insomne porque mi hija, de nueve, tuvo pesadillas con el tigre y me desvelé ayudándola a que se volviera a dormir... Hice mal en llevarla, porque hay restricción para menores de trece y es correcta. Pero no me imaginé el efecto que iba a tener sobre ella ese tigre tan bien plasmado: para mí fue algo fascinante.

      Gracias, amigo. Seguí con Lao TSE que me gusta, en serio. Justo nos cruzamos porque venía de leer tu post de hoy.

      Besos.

      Eliminar
  5. He visto la película hace cosa de mes y medio y me gusta tu interpretación que has hecho de ella aunque al fin de cuentas es un cuento. Un cuento bellísimo realizado de forma magistral por Ang Lee, un director inconmensurable y de espíritu camaleónico capaz de hacer películas más británicas que la de los mismos británicos como demuestra en Sentido y Sensibilidad basado en la novela de Jane Austen o entender las turbulencias de la mentalidad norteamericana como nadie en La Tormenta de Hielo y hacer la más china de las fábulas chinas en Tigre y Dragón. Una vez más el director se mete en la historia y la recrea con esa magia de la que están dotados solo los grandes directores. El mensaje es deliberadamente ambiguo y siempre te quedará la duda de saber lo que realmente pasó a bordo de aquella lancha. Tampoco importa demasiado ¿no? Nos llega con saber que la vida es mucho más que lo que abarcan nuestros limitados ojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco el repaso por los logros cinematográficos del director, que habrían hecho de la entrada algo aún más extenso pero que vale la pena tomar en cuenta.

      Me encantan las historias que ofrecen múltiples lecturas, porque así es el cuento que nos hacemos de nuestra propia vida. Fíjate que hay tantas versiones de los padres, la escolaridad, la crianza, las tristezas y alegrías, etc., que hemos vivido de niños, por ejemplo, como hermanos o hermanas en una misma familia. Cada quien elige, marcado por ciertas tendencias a ver la vida de un modo u otro, en mi parecer, qué historia creer con respecto a los hechos, que terminan siendo pura subjetividad. En ello va nuestra limitación pero también nuestro enorme poder de autosuperación y supervivencia.

      Un saludo, Doc. y gracias por tu aportación.

      Eliminar
  6. Yo, que no he visto la película, prometo no verla y sí leer el libro, que seguró, aprovecharé mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena idea. Jamás vi el libro en librerías por mi ciudad ni sabía de su éxito ni existencia hasta que averigué de dónde venía tan fantástica película. Pero debe ser un buen libro. ¡Ojalá te guste y te aproveche!

      Gracias y un saludo, Manuel!

      Eliminar
  7. Por fin vi la película y me encantó todo, el fondo y la forma. Preciosas las imágenes iniciales del zoo y la música, pura magia ...con tanta sensibilidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Daltvi. Gracias por volver a contármelo. Veremos cómo le va con los premios Oscar esta noche, aunque es un premio para los sentidos el sólo verla.

      Un abrazo!

      Eliminar
  8. Después de ver la peli, empece a buscar el libro por la red pero hasta el momento no lo he encontrado, quisiera deleitarme con las letras de Martel. Un estupendo post.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Es una novela maravillosa, Alejandra. Entretenida, profunda y con varios niveles de lectura. He tenido la fortuna de leerla en su versión original en inglés. No sé si lograrás encontrarla en la red. Pero si puedes, no la dejes pasar. Estoy segura de que la disfrutarás mucho más que la película basada en ella.
    Muchas gracias ;)!

    Abrazos.

    Fer

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."