jueves, 9 de mayo de 2013

La palabras que se echan a correr al viento...



  Este mes la tengo con las palabras. No lo planifiqué. Salió así. Hay ángeles que me susurran palabras en sueños y las escribo porque algo nuevo se ha derpertado en mí.

  Ahora me enganché con Google+, un montón de gente echando a correr palabras o imágenes que hablan más que mil palabras en una red más de comunicación social.

  Con mi hija menor estuvimos estudiando el circuito de la comunicación, tema que yo estudié cuando comencé a recorrer los vientos que soplaron durante cinco años de estudios en el profesorado de inglés, un tramo intenso de mi vida porque amo la comunicación y los idiomas, pero tenía que elegir uno y fue el inglés por alguna razón que no viene al caso hoy.



  De acuerdo a la teoría de la comunicación que refresqué asistiendo a mi hija en sus estudios, quien la "aprendió" (?) a una edad mucho más tierna que su mamá y que muchos adultos que se comunican a diario ignoran, la comunicación se ha definido como "el intercambio de sentimientos, opiniones, o cualquier otro tipo de información mediante habla, escritura u otro tipo de señales". Todas las formas de comunicación requieren un emisor, un mensaje y un receptor destinado, pero el receptor no necesita estar presente ni consciente del intento comunicativo por parte del emisor para que el acto de comunicación se realice. Esto es clarísimo en las redes sociales de hoy. En el proceso comunicativo, la información es incluida por el emisor en un paquete y canalizada hacia el receptor a través del medio. Una vez recibido, el receptor decodifica el mensaje y proporciona una respuesta, aunque es claro como el agua que el receptor no decodifica el mismo mensaje que el emisor transmite, porque juega un enorme papel en esto la subjetividad, hecho que queda ampliamente demostrado en los comentarios que se reciben luego de haber transmitido un mensaje en un posteo en el blog o en cualquier otra red social. El receptor puede ignorar el mensaje, tomar sólo parte de el, interpretarlo según su cosmovisión, su biografía e historia vital, sus prejuicios o apertura mental, su idiosincrasia, su nivel de cultura, su estado de ánimo, su grado de comprensión y apreciación lectora, su concepto y estima del receptor o del tema abordado, etc.

  Pese a todo, el funcionamiento de las sociedades humanas y, yo agregaría, de un individuo en la vida, es posible gracias a la comunicación. En nuestros tiempos la comunicación se ha complejizado y potenciado exponencialmente, a punto tal que a veces nos satura y eso también afecta la respuesta del receptor. Cuando abrí días pasados mi escritorio Blogger, tenía 67 notificaciones de gente que se ha sumado a mis círculos. Hay personas que envían decenas de mensajes por día y mi umbral de procesamiento de comunicados se ve ampliamente superado y saturado por tamaña cantidad de mensajes, por lo cual he tenido que silenciar o quitar a algunos de estos emisores prolíficos. En este mismo instante, mientras escribo, me están entrando alertas de notificaciones en mi escritorio que debo ignorar para lograr emitir un mensaje más o menos coherente por este medio que adoro.

  Soy también conciente de que la extensión de mis mensajes supera y satura a muchos de sus potenciales receptores: lo bueno, si breve... Pero no está en mi naturaleza esa bondad. En eso, como aportó Víctor en su último comentario, "Soy creyente, pero no practicante", un fabuloso mensaje de Jesús Aguirre. Por otra parte me han entrenado como alumna y aún entreno a mis alumnos hoy para escribir textos que deben observar un determinado número de palabras que no suelen ser pocas. Esto que a mis alumnos les resulta un terrible obstáculo para desplegar su escritura, porque están acostumbrados a la brevedad y hasta a la parquedad, a mí me permite volar como un pájaro en el viento de las palabras para plasmar vivencias y opiniones que muchas veces terminan en disgresiones. Amo las disgresiones, aunque se penalicen en los exámenes que ayudo a aprobar a mis alumnos. Todo esto es lo interesante del uso de la lengua, de cualquier mensaje, en cualquier código o canal que se elija para enviarlo: nada es matemático. Si así fuese, definitivamente me habría dedicado a otra cosa.

  El código en estas nuevas redes sociales se me hace difícil de entender en algunos casos. Por código entendemos un sistema de signos y reglas, que por un lado es arbitrario y por otra parte debe de estar organizado de antemano. El proceso de comunicación que emplea ese código precisa además de un canal para la transmisión de las señales. El canal sería en este circuito el medio físico a través del cual se transmite la comunicación, y eso también me abruma: la cantidad de canales que nos bombardean con mensajes minuto a minuto. Podríamos agregar además el contexto situacional (la situación), en que se transmite el mensaje y que contribuye o va en detrimento de su significado. Todo muy rico y complejo, apasionante.

  A veces se reciben mensajes anónimos, es decir, el emisor no da su nombre. Me pasó el otro día en el blog y sin embargo entendí los motivos del anonimato que la última comentadora de esa entrada elegía y le contesté con gusto ya de madrugada. Otras, en cambio, el anonimato tras el cual se esconde el emisor es dañino y lastima por la naturaleza del mensaje: me ha pasado afortunadamente menos veces, pero duele. Se aprende hasta a leer entre líneas la identidad de un emisor de mensajes anónimos.

  Y finalmente están los rumores, mensajes llenos de significado pero cuyo emisor ha quedado opacado por los ecos del mensaje original a través de cientos o miles de códigos y canales. Esos mensajes suelen tener un fuerte asidero a pesar de su dudosa procedencia y veracidad. Por estos días se ha echado a correr el rumor de que tendremos otro corralito. El mensaje es alarmante a pesar de que no tengo dinero ahorrado en ningún banco.
  Y me sentí tan sacudida por este mensaje en forma de rumor que se ha echado a correr que logré plasmarlo de una forma totalmente novedosa para mí y quisiera compartirla en el blog también, ya que no ha tenido ningún receptor que le diera un +1 en Google+...¿Será por que no está bueno, no es gracioso, les cae gordo, les parece desubicado o qué? Espero receptores que respondan a mi mensaje. Gracias.
Tengo la planta del dólar Messi en casa, por si se viene otro corralito, como escuché por ahí…

La planta del dólar Messi, en venta en todos los viveros de la ciudad de Buenos Aires y alrededores. 
La única forma de conseguir verdes que no sean blue y eludir el cepo cambiario. 
La tengo en mi jardincito urbano, no debajo del colchón, de donde los chorros te la sacan cuando entran a tu casa endrogados y armados hasta los dientes. Ni en el banco, en una caja de seguridad, ya que depósitos en dólares no nos permiten hacer en esta democracia nuestra, y donde te hacen un corralito cualquier día de estos y chau verdes…
¿A cuánto cotiza en el mercado cambiario esta plantita?
A 32 pesos argentinos, es decir, 3,20 dólares Messi.
La alta es el euro y la bajita, nuestra depreciada moneda, pero devaluación no hay, eh...
Por si se viene otro corralito, también colgué claveles del aire de mi arbolito, ese que planté antes de tener un hijo, escribir un libro y donar un órgano, los cuatro mandamientos posmodernos.

Eso es para que, si efectivamente se viene otro corralito, aprenda a vivir del aire como las epífitas...
Después no digan que nadie les avisó...


A boca de jarro

30 comentarios:

  1. Corralito o no corren tiempos difíciles a nivel global. ¡Cuida tus espaldas!
    Ahh por cierto, también yo fuí profa de inglés hace muchos muchos muchos años. Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidaré de mis plantitas, colega.

      Un beso y gracias!

      Fer

      Eliminar
  2. Por aquí ya nos llevan de la mano hacia ese vivir del aire...
    No lo llaman corralito,pero nos tienen cada vez más acorralados,como aquellos pobres indios de las películas norteamericanas, a los que acorralaban hasta morir.
    Salvando las distancias,aquí: Igualito

    Lo de la comunicación es para mí un mundo fascinante, ya sea hablada o escrita, ésta última, cada vez más en boga, ignoro el por qué o tal vez lo sepa pero prefiera omitir esos pensamientos en favor de la humanidad.

    Todo cuanto dices del mensaje y los receptores en este mundo,es absolutamente cierto y por ende, fascinante. Sigue sorprendiéndome el hecho de que yo escriba algo con un contenido específico nacido de mi mente o mi corazón,puede que venido de alguna vivencia en particular, etc, y las diferentes interpretaciones que se hacen de lo gestado en mi interior.
    Lo cierto es que pocas veces atinan con el verdadero significado del mensaje, pero me encanta leer lo recibido desde el interior de cada cual,desde su propia visión,lectura y sentimiento.
    Como digo:
    Fascinante.
    Soy aficionada a la escritura desde que recuerdo, pero también soy de hacer otras cosas que me gustan o apasionan, por lo que me vería incapaz de dedicarle todo mi tiempo a una sola cosa. De ahí el que no me embarque en más de un espacio para la escritura o la interrelación.
    Escribir en Blogger me resulta cómodo, satisfactorio,aleccionador por las visitas que realizo y las que me hacen, pero no podría con Google +, por ejemplo o Facebook y estas redes, sencillamente porque no quiero dedicar todo mi tiempo a la pantalla.
    La vida real con las personas reales, me fascina también, así como el inmenso abanico de posibilidades que se pueden tomar par sentirse viva.
    En fin, me ha gustado mucho tu exposición y ya ves que te comento poco, pero cuando lo hago...ja,ja,ja
    Soy una completa pesadilla, de esos receptores que pueden llegar a agobiar!!!
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marinel: no me agobias en lo más mínimo, ya que para mí también cada comentario que me dejan me abre la puerta a un mundo que busco y encuentro, a un alma que quiero conmover, es decir, hacer mover con el movimiento de la mía: he ahí el milagro de la comunicación.

      Y es posible que yo sea una de esas receptoras tuyas que interpreta tus mensajes con absoluta subjetividad, e igualmente me nutre tu arte. Está muy bien que eso suceda, como bien dices.

      Tú lo logras con un género muy difícil de abordar, para el cual se nace: la poesía. Y en pleno siglo XXI. Es una verdadera hazaña la tuya y te admiro de verdad por eso. Mi admiración quedó plasmada y tu blog nombrado y enlazado en una entrada que escribí el Día del Trabajador, Por amor a la palabra. Pero no tuviste tiempo de verlo porque haces muy bien en dedicarle espacio a la vida real: no hay mejor comunicación que un cafecito con alguien y una buena charla face to face. Lo que me sucede es que no encuentro en el mundo real gente con quien sintonice tan bien como la que he encontrado en este espacio y en los que frecuento. Por eso el intento de seguir echando lazos y palabras a los vientos de las redes, pero ya he salido de Facebook, huyendo despavorida, y puede ser que vaya saliendo de Google+ si siento que no me satisface como el blog, aunque algunos digan que es una especie en extinción. Son puros rumores, como los económicos, y no me fío de ellos, aunque aquí, en mi tierra, nunca se sabe, Marinel: todo es posible.

      Podrán acorralar nuestros dinerillos pero no nuestros sueños de un futuro mejor. Y en mí han despertado y será difícil mandarlos a dormir de nuevo, te aseguro.

      Gracias, señora poetisa, por hacerme el honor de tu visita y verter gotas de sangre de tu vena poética en este jarrito que tanto quiero y cuido tanto o más que a mis plantitas.

      Un beso grande!

      Fer

      Eliminar
  3. Esos rumores que toman vida propia y propios derroteros, pero debajo de los que se esconden muchas veces las verdades. Como en esas plantitas de camuflaje dinerario, y es que la cosa economica esta muy fastidiada por todos lados. Tanto como para que la gente ahora ya no se fie de las monedas ni de los paises ni de los grandes bancos, y hayan comenzado ha comprar, vender e invertir en bitcoin. Moneda virtual aunque no virtuosa donde las hubiere que inventar.
    Un abrazo para mi gran comunicadora de pensamientos, sentimientos y sensaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había escuchado nunca lo del bitcoin: voy a investigar ese fenómeno a ver de qué se trata. ¡Cuántas cosas raras suceden en nuestro mundo, Neuri!

      En fin, yo hago terapia con mis plantitas y las palabras, invierto mi tiempo en crear vínculos con almas afines como la tuya y eso me colma de felicidad, mucho más que una cuenta bancaria abultada o un colchón forrado de billetes.

      Gracias por tus amables y cariñosas palabras: para mí eso no tiene precio ni se cotiza en la Bolsa. Es el único y verdadero tesoro que me llevaré conmigo de este mundo: el amor de los demás hacia mí y el mío hacia ustedes y los míos.

      Un fuerte abrazo, genia (como decimos los porteños a quienes nos llenan de admiración)!!!

      Fer

      Eliminar
  4. Estás con toda la inspiración, amiga.
    Esto del Google+ me da cierto miedito, pero tal vez sea porque no conozco nada de tema. Me parece que esta gente relaciona todo con todo y publica cualquier cosa que tengas dando vueltas por la PC, la tableta, el smart phone o cualquier dispositivo que cuadre. En particular, hasta bien conozca algo más del tema -algo difícil sin la experiencia imprescindible- me voy a abstener de incursionar en esa especie de red social.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy rara, como encendida, como dice el tango, cierto. Resucité. Vos me conociste medio en la lona, esta soy yo, Rick, ex-James, amigazo.

      Yo exploro: probé con Facebook y salí rajando. Ahora veremos. Me pasa que no entiendo los códigos y eso impide la comunicación que busco como agua para hidratarme. Si no me va, salgo, y chau. Hay de todo en todos lados, hay gente muy interesante como este señor, Luis Roche, pero no contesta ni un comentario, y a mí me gusta el intercambio, pero el tipo me hace reír, como me hacés reír vos, y eso es fabuloso: no tiene precio, no le llega ni a los talones al euro ni al dólar Messi, y eso que es Messi, que ya es mucho decir.

      Un beso y gracias!

      Fer

      Eliminar
  5. Yo, que siempre fui parco en palabras, recuerdo haber tenido ciertos problemas en 1º de FP, en formación humanística, pues aquel profesor exigí un mínimo de tres hojas escritas en el desarrollo de los ejercicios. Yo malamente llegaba a media hoja. Y sin embargo reconocía no poderme suspender porque en esas pocas líneas estaba dicho cuanto había que decir.

    Esto que nos has explicado de la comunicación está muy bien; Pero somos unos seres demasiado torpes, y por tal razón somos incapaces de enviar un mensaje único y puro en cada intento de comunicación; Más aun: Diría que el mensaje que pretendemos hacer llegar es completamente secundario en importancia dentro de todo el conjunto. Del correcto procesamiento de ese conjunto y la oportunidad de nuestra rección, depende nuestro equilibrio.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es cierto eso de que lo bueno si breve, dos veces bueno y a buen entendedor, pocas palabras, aunque a mí no me sale.

      Me dejas sin palabras con tu propia teoría de la comunicación. La voy a meditar en mis sueños, Manuel.

      Un fuerte abrazo para tí también y gracias!

      Fer

      Eliminar
  6. Que post más completito Fer, la palabra, la comunicación, el corralito y tus plantas. Voy a pasar de tu corralito y de la versión española, para que terminar el día como una moto!!! Me parecen mucho más gratificantes los otros temas.
    Mi madre tiene una pllanta a la que siempre le ha llamado "del dinero", es también así un poquito crasa pero hojas más redondeadas y de un verde más intenso. Agradecida si que es porque crece y crece así que por eso pienso que nada tiene a ver con el dinero jejeje.
    Como han cambiado las formas de comunicarnos, antes con una amiga y una prima que vivían fuera nos escribíamos cartas y postales ¿qué fue de las postales? Era emocionante esperar encontrar la respuesta en el buzón, ahora en cambio en cuanto le de al publicar estas líneas irán a parar al otro lado del planeta. Dicho así parece tan fácil.
    Y el teléfono móvil? Cuándo empece a salir ni existían y quedábamos, vaya si quedábamos!!! Y si el domingo me entretenía al salir de la discoteca y perdía el bus para llegar antes de la hora límite ya espabilaba para encontrar una cabina y avisar de que llegaba algo más tarde, porque si además de llegar tarde no avisaba se me caía el pelo ;-)
    Ahora yo soy la primera que voy siempre con el móvil encima y agradezco que mi hija me diga que han llegado bien si van fuera, que el chico me avise de que no viene a cenar, que mi madre me pueda localizar si no esta bien, . . . todo es tan fácil y tan cómodo pero, siempre encuento peros, estamos perdiendo el placer de conversar cara a cara delante de un café o una cerveza según el momento, el quedar sin ningún motivo preciso, sólo por el placer de vernos y charlar un rato. ¿Para qué sí ya nos lo hemos explicado todo por wassap?
    Nosotr@s aún somos de una generación que combinamos bastante ambas cosas, pero veo chaval@s que sólo conversan por Twitter, Facebook, wassap, sms, . . . Aislados cada uno en el mundo de su habitación.
    A veces tanta facilidad de comunicación e inmediatez me agobia, mientras leía un rato y escribo esto he oído como silbaba varias veces el móvil y en el trabajo todo es tan "para ya"!!!, a la que paso media hora del correo ya veo varias líneas en negrita, algunas del mismo remitente porque aún no he respondido!!!!
    Cuando lo comparo con el télex o el fax me maravilla disfrutar de las nuevas tecnologías, pero no me gusta ser esclava de ellas porque estamos arrinconando poco a poco la mejor manera de comunicarnos: la palabra. Pero y el que estemos conversando tu en Buenos Aires y yo en Catalunya!!! Difícil mantener el equilibrio sin dejar que nos enganche.
    Un petó i bona nit Fer,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy completito tu comentario. Me habría gustado reflexionar sobre el móvil y tengo anécdotas jugosísimas de personas que se pierden romances por acoso con SMS y un hijo adolescente adicto a las redes que no queda en nada con sus amigos para hacer realmente, todo es un touch-and- go virtual, con todos los riegos que eso implica y de los que no es aún conciente, así es que queda el tema para otra entrada.

      Yo también salía de parranda sin móvil y hoy me aseguro de que mi hijo lo lleve a todas partes y mi padre tenga el suyo, así que todo tiene sus pros y sus contras. Pero es verdad que por esa inmediatez que nos carcome se pierde tiempo para el intercambio real con cerveza de por medio.

      En casa de mis padres estaba esa planta de la moneda a la que refieres. La que compré es una versión genéticamente mejorada para que de más guita (=dinero, en porteño) ;)

      No agrego nada más, señora mía, lo ha dicho usted todo muy bien.

      Un petó desde Baires i bona nit, Rosa!

      Eliminar
  7. Cuando quieras comunicarte, debes de pensar en el receptor antes de emitir tu mensaje. A quien va dirigido y si tendrá ese receptor la empatía contigo para entender el mensaje sin desfigurarlo. Pero en las publicaciones y en las redes sociales, cuando el receptor es desconocido o anónimo, el que se entienda o no tu mensaje es algo que no debe preocuparte. Cómo das a entender, no existe la misma comunicación con todos, sino solo con aquellos que disfrutan de la empatía contigo.
    un bsazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empatía es un concepto que los semiólogos no incluyeron en la teoría de la comunicación, aunque es la base fundamental para que el acto comunicativo se lleve a cabo exitosamente.

      Excelente ingrediente le has agregado a este guiso, amigo empático y lúcido, Spaghetti the clown!

      Bsos muchos y gracias muchas!

      Fer

      Eliminar
  8. Fer aca estoy como receptora de tu mensaje...emitiendo otro...que a eso le llamó yo comunicarse...y soy de las que no ahorro palabras ni cuando hablo, ni cuando escribo...para mensajes cortos...los telegramas del siglo pasado, o los mensajes en facebook de este siglo...mensajes tan delgaditos que pecan de hambre...al menos a mi me lo parece...
    Y no hagas caso a los rumores...aqui nos llevan rescatando más de un año...y tenemos no se que problemas con una prima...pero no pienso dejar que eso me amargue la vida...de momento este año ahorraré menos, y para evitar que me hagan un corralito, me iré a Rusia una semana...a lo mejor a la vuelta me encuentro sin paga extra como nos paso en Navidad, pero que "me quiten lo bailao"...
    asi que si tienes oportunidad vete a Nueva York, es una ciudad impresionante...antes de que los bancos se queden con tu dinero, o alguien te atraque de nuevo en casa o por la calle...
    y lo de las plantas está muy bien, no podrás cambiar sus hojitas verdes por billetes de dolar pero le dan color esperanza a tu casa...que en estos tiempos que corren no es poco...
    un abrazo...y dos besos a la española...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julia, increíble, sutil y perspicaz receptora y emisora de mensajes.

      Pienso igual que tú sobre la comuncicación actual, tan escueta y pobre que da pena.

      Y sí, aquí estamos haciendo igual que ustedes allá, gastando los ahorros antes de que se los coma la inflación, la devaluación u otro corralito más: salió en el diario del domingo. "New York, New York" me ronda en la cabeza. Es una posibilidad.

      Fui al vivero el domingo para traer color a la casa que se viste de otoño, precisamente.

      Un abrazo y beso en una, y en la otra mejilla.

      Gracias!!!

      Fer

      Eliminar
  9. No puedo más, estoy saturado de comunicación. Quiero, expreso y manifiesto mi particular deseo de incomunicarme un poco. La culpa de todo la tiene esa idea bíblica de que al principio fue el verbo. De ahí se derivan todos los problemas: es más importante el verbo que lo verbalizado.
    Quiero ser algo más que un nódulo de codificación y descodificación en una red global.
    No tengo vocación de modem. Lo siento. Cada vez es más fácil comunicarse pero cada vez hay menos que comunicar. Es como esa manía de construir autopistas para llegar a lugares donde nunca habitará nadie; pero hay que hacerlas porque al parecer sin comunicación no hay progreso.
    Reniego de ese axioma y creo que que al final quedará únicamente el verbo flotando en un mundo estéril donde el ser humano solo será un recuerdo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una reflexión Krappuliana al mejor estilo: sociología, filosofía y humor del bueno. Tienes toda la razón. Y la culpa la tiene La Biblia, ¡joder!

      Mil gracias por tu empatía, tu claridad, hondura y tu perenne sentido del humor, querido amigo Krapp! Es todo eso que das de tí lo que me permite seguir creyendo en que la comunicación significativa es aún posible para esta especie en mutación y, tal vez, como dices, en franca extinción.

      Besos y buen finde!

      Eliminar
  10. A mi sobre la comunicación actual lo que más me sorprende es que hay gente que se comunica con otra a miles de kms y no conoce a sus vecinos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, es otro fenómeno posmoderno. Yo todavía los conozco a casi todos y les doy los buenos días y las buenas noches, pero de ahí no suele pasar, a menos que acontezca alguna tragedia o cosa por el estilo. Pero en general en las grades urbes el trato con las personas es impersonal y robótico.

      Me enferma por ejemplo llamar a un bendito banco o la empresa de tele por cable o telefonía móvil y que me atienda un contestador con una voz muy amable, bonita pero grabada, que me ofrece un menú interminable de opciones que no me conduce a ninguna oreja que escuche y a una voz que me oriente en mi duda o reclamo y que además me hace perder lastimosamente mi valioso tiempo. Es terrible, pero es la posmodernidad. Además, así se ha quedado mucha gente útil y valiosa sin empleo, que solía saber atender un teléfono y hablar con las personas como Dios manda, quiero decir, como corresponde, que el tema de Dios es urticante y mejor lo voy dejando ya... ;)

      Gracias, Temu: ¡si te veo por tu calle algún día, te saludo y nos vamos de copas a charlar de Dios, La Biblia y el calefón! ¿Vale? Pero invitas tú, porque al precio que pago cada euro no me alcanzaría más que para un vaso de agua...

      Besos!

      Fer

      Eliminar
  11. Jajaja FER, ya sabes que soy otra ferviente creyente pero naada practicante de la concreción en el lenguaje y no es que no pueda ( me cuesta horrores, pero todo se puede) sencillamente, a mi no me sirve. Usamos la comunicación para expresar y compartir pensamientos o sentimientos con los demás, en mi caso lo supedito todo, corrección, escrupulosidad y elegancia en el lenguaje absolutamente todo... a eso, la expresividad. Sobre todo aquí, es uno de mis mayores lujos y satisfacción porque sobre todo busco, poder explayarme tal cual soy en letras, necesito hacerlo aun cuando sé que no siempre es entendido, ni perdonado por los ortodoxos del lenguaje. Todo tiene su por qué, habitualmente me muevo en el mundo del derecho, tan rígido y formal, como asfixiante, rayando la pedantería siempre, así que escribir como lo hago aquí, es mi forma de rebelarme contra todo eso. No sé si servirá de disculpa, pero es lo que hay.

    Fuera puedo usar gestos, tono, sonrisas, todo ese color que no puedo usar en letras lo suplo aquí con con mis excesos repitiendo vocales o salpicándolo todo de sonrisas en punto y coma con paréntesis. Necesito que se vea que sonrío, incluso cuando escribo lo hago, ahora lo estoy haciendo ¿te das cuenta? Es como cuando dibujo o escribo, aprieto una barbaridad lo que sea que use contra el papel. No deslizo el bolígrafo, lo calvo en el folio, lo traspaso de lado a lado, un ciego leería palpando mis cuartillas por el reverso:))

    Pienso que el lenguaje antes que nada, es para permitirnos sacar lo que llevamos dentro en la forma que cada uno necesite. Al contrario que tú a penas uso Google+, aun menos Face, una, por falta de tiempo ( casi no puedo con el blog) otra, justo por la concreción que requiere, pero sobre todo y más que nada porque cuando escribo prefiero no tener ninguna cara concreta delante, si pensara en personas concretas, me costaría horrores colgar muchas cosas que cuelgo en el blog, es algo absurdo, pero es así. El blog es como lanzar una botella al mar, nunca sabes a quien llegará y curiosamente me parece mucho más íntimo que Face por ejemplo, que al final es como un patio de vecinas en el que todos son medio conocidos que se miran por el rabillo del ojo y suben y bajan manitas, además, a veces no lo entiendo, veo cosas como ...me voy a tomar una cervecita, me ha nacido un tomate en mi tomatera ¿la gente necesita contar cosas así? ¿..?

    Respecto al resto mi querida FER, detesto a los anónimos dañinos, me parece la cosa más cobarde que existe. Preciosas tus plantas, atraigan o no al dinero, preciosas. Las aéreas parecen plantas extraterretres y respecto al abuso constante de la banca que puedo decirte...jamás he odiado a nadie en mi vida, a ella, cada día la odio más, pero así...desde lo profundo:)

    Tú eres una grandísima comunicadora, mucho más en esta fase efervescente que tienes, da gusto verte flortar como una burbuja irisada en palabras... un verdadero placer.

    Muuchos mucuuhso besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es clarísimo que sonríes, vuelas, flotas, levitas cuando echas al viento tus palabras del saco de tus pensamientos, como quien arroja un mensaje en una botella al mar. De paso te cuento que soy una enamorada de las letras de Sting, creador de "Message in a bottle" y muchas canciones mucho mejores que esa de su época New Romantic con The Police.

      A mí me está sucediendo que, luego de la gran tormenta del 2 de abril que me inundó el living comedor en casa, me llueven palabras, María, es increíble. Debería andar con un anotador todo el día por ahí tomando apuntes porque florecen palabras como estas bellas plantas que he traído a casa en pleno otoño...

      Este asunto de los ortodoxos del lenguaje, los puristas, los pacatos, los remilgados y los elegantes me interesa mucho también. Me estoy empezando a dar el gusto de pasármelos por el culo. Esa es una faceta que nunca me he animado a mostrar y me estoy animando: soy boca sucia, digo malas palabras, pero no porque sí, sino, como haces tú con tus gestos y emoticones, por puro exceso de expresividad, por énfasis bien puesto, así es que me la dejas servida en bandeja como la cabeza del Bautista para una entrada próxima ;)!

      De Facebook salí de raje y aquí en Google+ voy viendo: hay que saber elegir y aprender a manejarse. Yo no recibo tantos comentarios como tú para responder en el blog, así es que aún puedo navegar otras aguas sin caer en excesos ni descuidar el jarrito, porque es aquí donde me siento como un pez en el agua y en espacios marítimos y azules como el tuyo, aunque has cambiado los delfines por flores, que igual son muy bonitas.

      Nada que agregar: coincidimos sobre los bancos, parásitos mal nacidos, un mal necesario (???) de nuestros tiempos.

      Gracias por tus amorosas palabras, querida María. Tú también eres una espléndida comunicadora y usas múltiples códigos para expresarte: imágenes bellísimas, música inspiradora, frases y citas, juegas con los colores, en fin, todo muy, muy expresivo, como tú. La forma en que nos comunicamos es en definitiva un fiel reflejo de quiénes y cómo somos en esencia.

      Besos mil y buen finde!!!

      Fer

      Eliminar
    2. Fer, muy bueno el post y concuerdo con lo que decís.
      Hoy se cumplen seis meses desde mi primer post y sigo asombrada por este medio de comunicación, que en casos puede ser muy light o muy profunda en otras, con ese receptor desconocido, que después pasa a ser emisor, cuando uno es receptor en su blog.
      También tuve experiencias con Anónimos y con mensajes totalmente descabellados algunos, agresivos otros. Hay de todo como en botica. Por un lado me fascina, por todos los canales comunicacionales que te abre con el mundo (estando en tu casa); pero también me abruma tener que contestar y leer tantos mensajes de una red, que si uno se deja llevar, se amplía hasta posibilidades infinitas.
      Así que he decidido no expandirme tanto y tampoco postear tres veces por semana como hacía al principio.
      Me parecieron muy agudas tus entradas sobre el "presunto" corralito.
      En tu blog hay que venir con tiempo, pero nunca se sale con la mente vacía.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
    3. ¡Felices seis fecundos meses, Mirella! Yo a los seis meses tendría ... ¡una docena de seguidores! Lo cierto es que eso no hizo nunca al meollo de la cuestión, afortunadamente. Esa sed de captar audiencia sólo para estar en la hoguera de las vanidades es muy notoria en ciertos espacios y es una pena, porque pierden en calidad de intercambios y seguidores. Yo elijo calidad antes que cantidad, no sólo acá, sino en casi todos los aspectos de la vida te diría. Aunque desde el principio tuve un buen número de visitas silentes que siempre me intrigan.

      Yo me apunto a cuanto blog encuentro interesante y es difícil leer cuidadosamente, como cada autor se merece y a mí me gusta hacer, ser activo comentarista, como me encanta ser, y además escribir y publicar asiduamente. Así es que también reduje la cantidad de entradas que publico por semana, a pesar de que este mes, por alguna razón que me supera, estoy inspirada.

      Ojalá no tengamos otro corralito porque ya lo pasé en el 2001, nuestros ahorros quedaron en el banco y nunca más los recuperamos, mi esposo se amargó mucho, yo intenté apuntalarlo, pero no fue fácil. Por eso intento ponerle un poco de humor a los rumores, pero en verdad no es para tomarlo a risa.

      Te agradezco tus amables conceptos y el tiempo que le dedicás a la lectura de lo extenso que escribo con pasión, honestidad y mucha felicidad, Mirella!!!

      Un beso grande y buen comienzo de semana.

      Fer

      Eliminar
    4. Antes de leer tu nuevo post, que ya me interesó por el título, te quiero decir que los que me leen son siempre los mismos.
      Se ponen de seguidores gente de otros idiomas (portugués, inglés) o de otros palos, que nada tienen que ver con la literatura o con lo que escribo.
      ¿Eso te ha pasado? Yo no lo entiendo, porque a mí también me interesa la calidad por sobre la cantidad y hago lo mismo que vos, visito muchos blogs, pero la verdad, pocos me parecen interesantes.
      Gracias por las felicidades por el medio año y veremos que ocurre en este otro medio. Si tenés algún blog para recomendarme, te lo agradezco
      Un abrazo.

      Eliminar
    5. Y yo me tengo que hacer tiempo para leer el tuyo, porque me interesa, pero estuve escribiendo y haciéndome mala sangre con el programa de Lanata anoche: así es la vida y la vida blogueril, querida Mirella.

      Me pasa igual que a vos y entiendo que es gente que busca captar audiencia apuntándose a todo blog que encuentra. No los juzgo, cada uno hace de su... Bueno, mejor primero te doy tiempo a leer la última entrada y no digo otra guarangada más, y mucho menos con vos.

      Yo estoy encontrando bastantes buenos blogs a través de Google+, incluso argentinos, que no abundan en mi lista. Casi todos los que tengo como "Mis blogs" son recomendables, aunque todo depende del vínculo que entables con el autor y el interés que te despierte la temática que aborda, creo.

      A los que les doy +1, como ayer a Spaghetti y a su blog Alma azul, es porque me parecen extraordinarios. Te recomiendo su último post, bellísimo, lleno de poesía. Creo que lo leíste, ¿no? Escribe ficción también y por cierto lo hace muy bien. Se ligó como nueve +1, pero sé que a él eso no le importa en lo más mínimo. Esos blogueros me gustan: los que no buscan el aplauso sino que escriben por puro deleite. Como vos, Mirella. Me encanta Profesor en la secundaria, porque Joselu es un excelente y publicable escritor aunque él no lo crea, y porque es un colega que también se abre a otros temas. Pero no nombro a más, porque se me van a ofender los demás, a quienes valoro mucho y sigo por interés y cariño.

      Abrazo y gracias por volver!!!

      Fer

      Eliminar
  12. Pero la frase es al revés amiga Fer. Jesus Aguirre fue un jesuita que predicó una forma de hermanamiento cercano a la teoría de la liberación en la España que pasaba de la dictadura a la democracia. Curiosamente, su parroquia se abarrotaba para escuchar sus encendidos y muy vivos sermones, que en ocasiones mezclaban lo religioso,lo social, lo ético y lo político. Fue una de las personas más influyentes en el campo del pensamiento en los primeros ochenta por aquí.
    Curiosamente, su evolución le llevó a banmdonar la sotana primero, y en un salto mortal sin red, contraer matrimonio nada menos que con la duquesa de Alba.
    La frase, muy irónica y cargada de segundas intenciones "soy practicante, no creyente" reafirma el hecho de que pese a abandonar los hábitos y la sotana e incluso dudar de su fe, siempre estuvo al pie del cañon practicando y siendo a la vez un bon vivant, un dandy ilustrado.
    La lástima es que pertence a una generación, la que surgió con la llegada de la democracia que poensó que podía cambiar las cosas y terminó acomodandose un tanto.
    Hay un libro delicioso que retrata al personaje y su época "Aguirre el magnífico" escrito por Manuel Vicent, que es un auténtico placer como lectura y como espejo de todas las contradicciones de una época irrepetible. Una de las lecturas más gozosas y placenteras del pasado año.
    No se lo que es google +. En realidad no me manejop muy bien con la tecnología de internet. Pero me alegro que sigas dandole vueltas a la palabra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la malinterpreté, te pido disculpas, a tí y a Aguirre, aunque me vino de perlas: "Errare humanum est". Siempre se aprende del error, ya ves.

      Me apunto el libro para seguir enriqueciendo mi vida con sabias palabras.

      Abrazo y gracias por desasnarme!

      Fer

      Eliminar
  13. Bueno aguirre ya falleció. Y ami no me debes disculpa alguna, faltaría más. Es uno el que se enriquece con este espacio y da las gracias por poder visitarlo y compartir. Pero eso ya lo sabes. El abrazo que te mando ya va cruzando el oceano camino del río de la plata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre llegan tus abrazos transoceánicos, querido Víctor, y ya tengo anotado en mi agenda el título de ese libro que sólo podré leer en lo inmediato si logro que cada día dure unas 4 o 5 horas más en lugar de 24.

      Aprendo yo mucho de tí y estoy queriendo hace días hacerme tiempo para leer tu última entrada por una fuerte identificación con el título, ya que soy bastante fregona, muy a mi pesar, y eso también quita tiempo...

      Abrazo que va de vuelta!

      Gracias!!!

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."