jueves, 1 de agosto de 2013

El libro que me da luz


Representación de la parábola del hijo pródigo, Bosch Verloren 



 "Donde está tu tesoro, ahí está tu corazón." 
Mateo 6, 19-23. 

  Hace meses, días y horas que me la paso pensando en qué hacer con mi vida. He pasado días enteros durmiendo como máximo cinco horas. Me encuentro en una disyuntiva vital y siento que tengo que tomar una decisión urgente, pero me da miedo. Esta encrucijada me pasa, como a tantos, entre el deber y el querer ser, un tema recurrente en este espacio y en la vida de millones de seres sensibles y pensantes de este mundo que nos ha tocado vivir y protagonizar a todos.

  No voy a entrar en detalles porque los detalles no vienen al caso. De hecho, muchos de Ustedes saben ya leerme entre líneas porque me conocen bien, aunque sólo virtualmente. Creo que no es necesario aclarar que el meollo de la cuestión pasa por el hecho de que mi corazón no está donde debe estar, y entonces siento que despilfarro mi tesoro.

  Y como siempre viene a dar luz a mi oscuridad de noches de desvelos, en las que se me hace claro el sentir y el pensar bajo la luna, el libro de la palabra de Jesús. Más allá de la creencia que cada quien tenga sobre su identidad y su significación personal, Jesús es, en mi humilde entender, el pensador más agudo y subversivo de la historia de todos los tiempos: por algo lo crucificaron. Pero más que pensador, Jesús de Nazaret, judío de Galilea, hijo del carpintero José y de María, apenas una joven y pueblerina mujer, demasiado joven tal vez para enfrentar la misión que le fue encomendada, que enfrentó, de todos modos, de manera radical y no sin temor y dudas, Jesucristo, un profeta o el Mesías para muchos, fue un ejemplo de esa palabra  que predicó y practicó a través del ejemplo de una breve pero intensa vida pública. Por ahí pasa la cuestión: por practicar lo que se siente como verdad radical en la vida de todos los días. Cuando no hacemos eso, estamos desconfigurados, como le pasó al jarro, desencajados, fuera de foco y, como decimos los porteños vulgarmente, meamos fuera del tarro, y bien podría cambiarse "tarro" por "jarro", en mi caso por lo menos.

  Por estos días de dudas y necesidad de toma de decisiones, he recurrido mucho a la palabra de Jesús, que me habla con parábolas. Según Wikipedia: "La voz parábola designa una forma literaria que consiste en un relato figurado del cual, por analogía o semejanza, se deriva una enseñanza relativa a un tema que no es el explícito. Es en esencia, un relato simbólico o una comparación basada en una observación verosímil. La parábola tiene un fin didáctico y podemos encontrar un ejemplo de ella en los evangelios cristianos, donde Jesús narra muchas parábolas como enseñanzas al pueblo. (...) Una parábola es una de las formas más simples de la narrativa. Evoca a un ambiente, y describe una acción y sus resultados. A menudo involucra a un personaje que se enfrenta a un dilema moral, o realiza una acción cuestionable, para luego sufrir las consecuencias de esa elección. Muchos folclores pueden ser vistos como parábolas. La parábola prototípica difiere del apólogo, en cuanto es una historia probable y realista -una que tiene lugar en algún ambiente familiar de la vida. Muchos cuentos de hadas pueden ser considerados como parábolas extendidas, excepto por su entorno mágico. Al igual que la fábula, la parábola suele narrar una acción simple, singular y consistente, sin detalles extraños ni circunstancias que conlleven a la distracción. En La República de Platón, las parábolas, como las que aluden a las sombras en la caverna, engloban un argumento abstracto en una narrativa más concreta y fácilmente asequible."

                                 
Platón según Rafael

 Siento y pienso que en estos tiempos estamos sedientos y hambrientos de literatura simbólica, verosímil, didáctica, simple, singular y consistente, tanto sea como individuos como los pueblos que conformamos. Eso explica en gran parte el fenómeno de ventas de tanto libro de espiritualidad ecléctica que transmite la palabra de pensadores de corrientes tan diversas que confluyen en su esencia, tales como Krishnamurti, Osho, Sri Sri Ravi Shankar y tantos otros, cuyas palabras escritas, publicadas y reeditadas se venden como pan caliente. Pero el pan que me alimenta viene simplemente de los evangelios cristianos, más concretamente del Capítulo 13 del Evangelio de Mateo,  prolijito en el relato, que por esto días me dice cosas como las que les comparto:

"El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo. En realidad, esta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse es sus ramas."

"El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en un campo; un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y lleno de alegría, vende todo lo que posee y compra el campo. El Reino de los Cielos se parece también a un negociante que se dedica a buscar perlas finas; y al encontrar una de gran valor, fue a vender todo lo que tenía y la compró."

"Todo escriba que se convierte se parece a un dueño de casa que saca de sus reservas lo nuevo y lo viejo."

  El Reino de los Cielos, según la interpretación judeo-cristiana en la cual fui educada y en la cual creo de alma, comienza aquí, en la tierra.

"El que tenga oídos, que oiga."

 Se intenta oír y se intenta poner en práctica la palabra que tanto cuesta sacar de la boca, aunque sea boca de jarro, pero es menester sacarla, porque si no, me seca o me ahoga.



A boca de jarro

22 comentarios:

  1. Fer, aquí me superas del todo, y no tengo comentarios, creo en Dios, en Jesucristo, pero no creo en el vaticano y etc.
    Este Papa ( y lo pongo con mayusculas por respeto a tí) esta ofreciendo la imagen que se espera de un representate de tanto honor, deseo de corazón que él nos ayude.
    Comparto contigo cuanto dices de Jesuscristo...una mañana que salía de casa con verdaderos problemas y graves, le dije Jesús es tus manos estoy...y seguí caminando mucho más tranquila de esto hace ya unos añitos y sigo caminando más tranquila...

    Besos Fer, por ser como eres ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Tramos: no te sientas superada por lo que está escrito como palabra viva para toda la humanidad. La gente a quien iban destinadas las bellas parábolas con las que Jesús explicaba actitudes y experiencias comunes eran personas muy simples: pescadores, marginados, enfermos y extraviados. Tanto es así que aquellos que se consideraban iniciados y autoridades en materia religiosa, los líderes de la iglesia judía de la cual Jesús formaba parte y cuestionaba sin pelos en la lengua, no comprendieron al rabí, como algunos lo llamaban, bella palabra que significa "maestro" en hebreo, y por eso lo consideraban altamente peligroso, le temían y reprobaban sus inexistentes ambiciones de un poder terrenal que no buscaba, a pesar de que su incondicional amor por los que no eran amados por casi nadie, su carisma y su transparencia lo suscitaban. Y finalmente hubo muchos entre esos "iniciados" que apoyaron la moción pública de crucificarlo, junto al poder político de turno.

      Nada tiene que ver la jerarquía eclesiástica de hoy, pura humanidad de barro, ni más ni menos que la de antaño y que la propia, a la cual quienes nos llamamos "fieles" también cuestionamos en muchas de sus actitudes, con justa razón en muchos casos. El Vaticano es una institución humana con un perfil muy alto, Tramos: no escapa a la imperfección, al error, y a todos los males que habitan a todo ser humano.

      La diferencia que hoy noto es que a la cabeza del Vaticano ahora tenemos a un hombre que, aunque tampoco perfecto, por hombre, asume su compromiso con esa palabra que emana de las parábolas, pero, sobre todo, un hombre que da testimonio de la palabra de Jesús en sus gestos y en sus actos, que encarna para millones de seres hambrientos y sedientos a ese Jesús que vivimos buscando tantas veces en los lugares equivocados, me temo. Alguien con los cojones de decirle a los del Vaticano: -"Así, no muchachos, así no." A riesgo de también se crucificado por eso...

      Si uno se quiere encontrar con Jesús, no se lo debe buscar en el Vaticano, me parece, aunque allí de alguna manera más fastuosa y grandilocuente, más erudita y pomposa, tal vez, también está presente. Me dio mucha gracia y mucha felicidad ver en Río como todos bailaban el otro día: pueblo brasileño y hombres enfundados en sotanas: ¡muy elocuente, Tramos! Esa es la danza y el lío al que Francisco nos incita.

      El Jesús que se encuentra siempre es el que has encontrado tú: ese al que le hablas de corazón y sientes que te escucha porque lo llevas contigo, en tu corazón, ese que sabes que te ama, ese que camina contigo por la calle y sientes que te protege y te hace caminar más tranquila porque dejas que él te cuide y guíe tus pasos. A mí me sucede igual.

      Sigue caminando así que vas bien, Tramos, más que bien ;)!!!

      Gracias a ti, Tramos Romero, por ser un ser de pura luz en mi vida. Si supiera poner corazones, te juro que lo haría, pero todavía no aprendí a hacerlo. Tal vez puedas enseñarme porque me encanta el gesto: habla mucho y muy bien de tu esencia.

      Un beso con un abrazo enorme y gracias, gracias y gracias por caminar conmigo en este tramo del camino, Tramos, tan intenso y trascendental en mi vida!!!

      Fer

      Eliminar
  2. Tomar decisiones que conllevan cambios radicales en nuestra vida no es fácil. Sólo tu tienes la respuesta, las lecturas y los seres queridos te van a ayudar a encontrarla, pero esta en ti, en tu interior. Eres inteligente y tienes una inmensa capacidad para expresarte. Piensa en esos dones que dios te dio y bueno......Con cariño deseo que sea la decisión acertada, la que llene tu corazón. Un beso Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer: me lees como a un libro abierto y apenas acabas de conocerme a través de algunos textos. Me sorprendes gratamente, pero te confieso que no me extraña. Eres una mujer sensible e inteligente, María Gabriela, llena de bella poesía para regalar y hacernos vibrar con ella porque emana de tus vivencias como mujer auténtica.

      No sólo me ayudan mis seres queridos, mis lecturas y mi fe: también y afortunadamente me iluminan en estas encrucijadas vitales personas llenas de luz como tú, María Gabriela, que tienes a bien acompañarme y tomarte el trabajo de conocerme y de comentarme desde la bondad y la empatía que me brindas a través de tus palabras.

      Tus dones me enriquecen, me potencian y me inspiran: ¡gracias, María Gabriela, por acompañarme en este bello desafío en el que la vida me pone, y que asumo con cierta zozobra y con profunda alegría, confianza y esperanza también!

      ¡Gracias, Gaby! Disculpa: así me sale llamarte, espero no molestarte. Verás, alguna vez tuve una gran amiga llamada María Gabriela, y para mí siempre fue "Gaby"...

      Un beso!

      Eliminar
  3. La vida es una continua encrucijada de caminos. Tras esa disyuntiva vendrá otra, y tras esa otra. Y malo es que no sea así. En ocasiones lamento justo lo contrario. la flacidez de espíritu, el no cuestionarse las cosas, el vivir la vida sin interrogantes de ningún tipo.
    Nos agarramos y buscamos respuestas en todas partes. La Biblia es perfectamente válida, máxime cuando la fe está por medio. Es un contínuo fluir. ERse tránsito que vives como perpetua metamorfosis no lo veo malo. Al contrario, es el síntoma de que estas viva con mayúsculas.
    Sobre la literatura y la pseudo literatura otro día. Daría para mucho lo que ha bajado el nivel de exigencia, tanto del escritor como del editor. Me niego a creer que del lector también, aunque tengo mis dudas.
    Un abrazo y a seguir indagando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Víctor, gracias!!!

      Tengo un poco abandonado al cine y a tu precioso espacio también, porque estoy embarcada en tanta metamorfosis, es cierto, y porque además es verdad que he tenido desconfigurado al jarro por más de un mes, y mis comentarios no salían publicados correctamente en muchos casos en los blogs que siempre he seguido, entonces opté por tratar de enmendar primero, con la asistencia de técnicos, lo que yo misma, por torpeza y por temor, había desconfigurado, para entonces sí poder seguir navegando estas aguas que tú sabes que adoro navegar contigo también como compañero de ruta.

      De la pseudo-literatura hemos hablado ya ambos: tú debes tener presentes textos críticos del jarro sobre, por ejemplo, personajes tales como Sri Sri Ravi Shankar, y sabes bien lo que opino sobre ellos. Sin ir más lejos, días pasados, en el blog de Mirella, el cual te recomiendo especialmente, quien comenta más abajo, hemos compartido la misma incredulidad respecto de su valor como expresión auténtica de espiritualidad.

      No obstante, es un hecho consumado que mucha gente compra y se alimenta de ese pan, como muchos comen chatarra creyendo que es nutricia, más que el pan, carne, pescado y vino de la dieta que propone este amigo mío que me llena mucho más que la panza con su palabra ;)!

      Dudar también es sinónimo de estar Vivo: tú eres ejemplo vivo de esa duda crítica y constructiva que te hace tan valioso para mí, amigo querido Víctor.

      Un abrazo y gracias mil!

      Fer

      Eliminar
  4. Seguro que encontraras tu camino...y que sabras vivir una vida plena...las crisis de identidad...de lugar...de sentir es lago inherente al ser humano...y sirven para fortalecer tus creencias sean cual sean...me alegro que la Biblia sea tu refugio...
    no soy nada religiosa...no siquiera me considero creyente, pero si me gusta conectarme con lo espiritual porque eso me hace sentir mejor conmigo misma y con los demás...
    Un abrazo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por fortalecer mi confianza, mi esperanza y mi alegría, Julia querida, siempre presente en los altos y en los bajos, en las certezas y en las dudas, en las luces y en las sombras de mis coyunturas vitales compartidas, siempre firme ahí:¡gracias!

      Valoro enormemente tu respeto por las creencias que no compartes, así como yo respeto tu forma de vivir una espiritualidad valiosa y auténtica, aunque no pase ni por la Iglesia ni por la Biblia: ¡vale, Julia, vale!

      Humildemente, te digo que tú, Julia querida, sin saberlo o sin asumirlo, eres mucho más creyente y religiosa en el sentido más cabal de la significación profunda y no formal de esos términos que muchos que nos autoproclamamos creyentes y religiosos. Por eso, para mí, Julia, tu palabra es testimonio de tu creencia en el ser humano que soy: eso es fe. Tu religiosidad, Julia, hermana de alma y socia en la travesía existencial en la que estamos embarcadas, se expresa a través de ese amor que sólo alguien que de verdad sabe amar a los demás, desde las diferencias que nos unen mucho más de lo que nos separan, es capaz de ofrendar desinteresadamente. Eso es religión, Julia: la tuya y la mía, igual, con cruz, rosario, velas y Misa o con preciosas artesanías, citas inspiradoras, fotos de seres amados, ilusión compartida y contagiosa por lo que se te viene como abuela, amor, ocupación y preocupación por tu hermosa familia, y tanto más.

      Tú eres un ser lleno de espiritualidad, profundamente creyente en el valor del ser humano con quien conectas y religiosa en el buen amor que sabes prodigar sin ningún egoísmo ni vanidad.

      Un abrazo y buen finde para tí y los tuyos también!

      Gracias de corazón: hoy y siempre!

      Fer

      Eliminar
  5. La disyuntiva entre lo que quiero y los que debo es constante, Fer. Todos los días nos encontramos en que tenemos que elegir, tanto en pequeñas como en grandes cosas.
    No sé cuál es tu encrucijada, pero cíclicamente se nos presentan esas oportunidades para acercarnos más a lo que queremos ser y menos a tener que cumplir con algo que ya no nos calza.
    Dar el paso cuesta, es doloroso, da miedo, pero cuando una forma de vida no nos produce satisfacción, hay que pegar el salto.
    Fer, en lo que te pueda ayudar, contá conmigo.
    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Mirella: doy gracias a la vida, sinceramente, por haber puesto en mi camino a personas como vos. Sin explicitar de qué se trata, yo siento que vos me leés entre líneas, Mire, y sabés por dónde me pasa la cuestión.

      Además saber ir más allá de lo que pobremente expreso en mis escritos: leés las emociones que me despierta este salto que estoy dando, que no sé bien a dónde me llevará, pero que siento que no puedo ya dejar de darlo.

      Y sé también que hasta en el salto me vas a acompañar: cuento con vos, claro que sí, Mire querida, como vos sabés que contás conmigo.

      Un enorme abrazo y un "bsazo"!!!

      (¿Qué le pasará al de los "bsazos" que no pinta más por acá? Lo extraño horrores... ¿Vos también?)

      Gracias mil, Mire, por ser!

      Fer

      Eliminar
    2. Gracias también a vos, Fer y en cuanto a "bsazo" está totalmente borrado, me parece que dedicado a ocupaciones menos intelectuales... jajaja... sí, se lo extraña.
      Besos

      Eliminar
  6. El gran error de todo pensamiento trascendente y totalizador es que sostiene en base a una idea intangible llamada esperanza.
    "Llegará un día en que los humildes heredarán la tierra, en que habrá justicia para todos, en que se acabará la historia y todos seremos felices y comeremos perdices."
    Cristianismo, marxismo, judaísmo, islamismo siempre están a la espera del feliz advenimiento de la felicidad futura. Si esperamos podemos seguir siendo unos cabrones, seguir siendo víctimas o practicar la yihad que nos conduzca al paraíso sin demora.
    El pensamiento oriental no cree en un futuro o al menos piensa que el presente es más relevante que esa espera indeterminada y consoladora, por eso su filosofía ha marcado y marcará nuestra contemporaneidad.
    Querida Fer, el ser humano ya no se conforma con esperar a ver como crece el fruto, quiere verlo y comerlo ahora porque sabe que su tiempo es limitado, que su vida es breve y su angustia muy grande.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué difícil me la ponés, hermano! Voy a intentar responder a la altura de tu comentario, aunque recordemos que no me elevo a más de 1,56cm. del suelo, ¿estamos?

      Será porque me siento instumento de una gracia que recibí como regalo en absoluta gratuidad, será porque encarno al sexo que fue testigo primero de la resurrección del Jesús en quien creo, un Jesús resucitado y vivo entre nosotros, y es porque siento y creo -y acá el pensamiento no alcanza- que el Cristo resucitado es esperanza que no defrauda, no en el más allá, sino acá, que mi fe no se me hace totalitaria, sino simplemente total.

      Nadie que se considere realmente Cristiano es totalitario: de serlo, está meando fuera del tarro y no tiene nada de Cristiano. El Cristiano es amplio y abierto, come con chorros y putas, cuida de los enfermos, da de lo suyo con alegría a los demás, no juzga y es capaz hasta de dar la vida por quienes ama. Es muy arduo encarnar eso, pero muchos lo logran aún hoy: doy fe, yo conozco a unos cuantos así, por suerte.

      El Cristiano de verdad siente la presencia reconfortante y viva de Jesús Vivo y la encuentra en el amor que se profesa a sí mismo y en el que siente y lo mueve hacia los demás. Para mí, por ejemplo, que estoy lejos de ser ejemplo de una buena Cristiana, el Jesús de la esperanza hoy lo encuentro en personas como todas las que me vinieron a comentar, y en vos. Esa para mí es la esperanza viva hoy. Y no encuentro en esto ningún error: muy por el contrario, me parece un gran acierto. Pero, como siempre, esta cuestión pasa por la subjetividad pura, y no intento imponérsela a nadie.

      El día en que los humildes heredan la tierra es hoy, el día en que hay justicia para todos es hoy, el día en que se acaba la historia que conocemos y empieza una mejor es hoy, si, y sólo si, nosotros lo hacemos posible. No tenemos que esperar que venga un señor barbudo del cielo para que eso suceda; no debemos esperar que nuestros gobernantes, nuestros padres, nuestros pastores, nuestros líderes, nuestros superiores, nuestros vecinos, etc., lo hagan por nosotros. Tenemos que hacerlo nosotros en la pequeñez de cada gesto hoy. En eso estoy, Krapp, a eso voy.

      Del pensamiento oriental me nutro también, me parece interesante y rico, humanizante y hondo, pero soy occidental, y así y todo te digo que se puede desterrar la angustia y cambiarla por esperanza y alegría hoy: es un poder que tenemos todos, y sólo nosotros lo podemos hacer posible, porque tenemos la libertad de ejercerlo a cada momento, ya, hoy, como yo lo estoy haciendo con vos ahora mismo.

      Muchos besos y muchas gracias!!!

      Fer

      Eliminar
    2. Una aclaración a mi concepto de totalitario. No pretendía usar esa expresión en su definición política asimilable a la palabra dictadura. Me refiero a que son pensamientos unívocos, que se muestran como única verdad y exigen una creencia absoluta y sin matices. No es casualidad que todas las ideologías sean especialmente virulentas contra el relativismo.
      La vida es un proceso de perfeccionamiento continuo pero todas estas creencias están empeñadas en la idea en que llegará un momento en que se alcanzará la suprema perfección y por lo tanto, la historia dejará de existir. Personalmente estoy convencido de que si el mundo dejase de latir con el dinamismo de lo incompleto que busca su perfeccionamiento dejaría de existir, al igual que un cuerpo sin los latidos del corazón.
      Nunca comprenderé del cristianismo porque tuvo que sacrificar a un hombre que representaba lo mejor de nosotros mismos para crear a un Dios.
      Muchos besos

      Eliminar
    3. Me quedé corta, Krapp, y amplío, porque ayer mi familia, que sabe más de historia que quien escribe, me ha hecho entender un par de cosas que creo que ayudan a que te entienda mejor a ti y que pueden también lograr que me entiendas tú mejor a mí.

      En España hay un repudio clerical amplio y hasta justificado, por lo que noto, debido a la participación clerical previa y durante la dictadura de Franco y el nacimiento de vertientes eclesiásticas extremas y elitistas que aquí también tenemos como el Opus Dei. Comprendo.

      La Iglesia con la que me identifico y a la cual siento que pertenezco nada tiene que ver con esa. Es la Iglesia que responde a la vertiente social y pastoral actual en mi país, que encarnan figuras como Bergoglio. Bergoglio en Flores, su barrio natal, un barrio plagado de prostitutas, se escapaba del convento de noche y les iba a dar de comer guiso caliente en invierno para sacarlas de la prostitución y avivarlas de que había otro camino mejor y posible para ellas hoy. Bergoglio y tantos otros de perfil mucho más bajo que conozco van a las villas, a los asilos de ancianos abandonados y solos, a los hospitales más calamitosos, a las cárceles y a los centros de rehabilitación de drogadictos a llevarles la esperanza posible de que se conviertan, es decir, que logren recuperar su dignidad humana a través del amor que les brindan y que ellos les hacen saber que Dios siente por todos, y así empezar a transitar una vida que los haga más felices, no una vida perfecta o libre de sufrimiento, porque eso no existe, pero sí una vida mejor y posible, no en el más allá: acá, Krapp, acá.

      El viernes fui con dos señoras de mi parroquia al hospital más próximo a mi casa a visitar ancianos internados. Muchos no tienen a nadie que los visite siquiera. No te puedo explicar lo que no les da el estado, que les chupa la sangre toda la vida mientras están activos, y, cuando se jubilan y enferman, van a parar ahí y la cosa es lamentable, espantosa, Krapp. Nosotras no podemos subsanar eso, aunque te aseguro que te dan ganas de lavarles las sábanas, de arroparlos dignamente hasta dándoles tu tapado, de cambiarles los pañales sucios, de darles de comer en la boca, de bañarlos, afeitarlos, cortarles la uñas largas y sucias y tanto más que no podemos hacer, porque para eso hace falta un profesional: el anciano se te puede atragantar si le das de comer, se te puede caer si lo querés bañar, le podés hacer daño si lo desatás cuando está con demencia senil para asearlo, o te puede lastimar sin querer a vos. Entonces hay un límite a lo que se puede hacer, es cierto. Pero el bien que sí les hacemos en la visita, en el hoy, es la caricia espiritual. Es el hecho de que sientan que no están solos, que hay tres mujeres que los van a visitar aunque sea una vez a la semana y les preguntan cómo están, les hagan cantar ese tango que aún recuerdan, los escuchen, los acarician un poco y punto. No les rezamos un rosario ni les damos más que una bendición en la frente con agua bendita si la quieren, y te aseguro que lo agradecen. Estoy tentada de volver hoy a hacerles una visita a un par que sé que no los visita nadie: total, no cuesta nada, están a cinco cuadras de mi casa y me llena el alma a mí más que a ellos hacerlo, porque me hace valorar lo mucho que tengo y agradecerlo en lugar de vivir quejándome como he hecho tanto tiempo.

      Así que me quedé corta: el verdadero cristiano no es solamente el que come con las putas, con los chorros, con los ancianos, con los adictos, con los extraviados, con los enfermos, sino el que intenta mostrarles que su sufrimiento es humano y producto de la falta de amor de la cual padecen, ante todo, por sí mismos. Cuando empezás a descubrir ese amor por vos mismo y tu valor ante los ojos de ese Dios en el que creo es cuando el sufrimiento se relativiza. Puede persistir el dolor físico, pero estás ya en las manos de un sentimiento que lo supera y te eleva, y le da sentido al dolor, ya que reivindica su valor en el buen combate de la vida, que es esperanza hoy.

      Muchos besos más, Krapp.

      Fer

      Eliminar
    4. Te entendí, Krapp, te entendí hoy mejor que ayer, pasa ¿viste?

      Y con respecto a tu duda sobre el por qué de sacrificar a un hombre para crear (creer en) un Dios, la respuesta es, en mi modesto entender, porque había que demostrar que los hombres tenemos el poder de vencer hasta a la muerte. Pero dejamos acá, porque si no vas a pensar que te quiero convertir, y no es así: te quiero mucho así, Krapp, y Dios también te quiere así ;)!

      Besos y feliz domingo!

      Muchas gracias, amigo!!!

      Fer

      Eliminar
  7. La vida es un sinfín de tomar decisiones, unas cotidianas y a medida que vamos poniendo años de cada vez más trascendentes, pero todas ellas influyen en nuestra vida y por tanto en la de los que tenemos alrededor, esa es nuestra mayor responsabilidad.
    A veces incluso te ves en el brete de tener poco (o nada de) tiempo para meditar, hay que decidir ya!!! Por desgracia esas acaban siendo las más importantes y las que casi siempre marcan un antes y un después.
    Tu encuentras ese apoyo en la Palabra de Jesús, yo busco mi respuesta en la conciencia y el corazón, a partir de ahí decido. No siempre acierto pero eso solo lo se después, sino decido tampoco sabré si he acertado.
    Fer tú tienes un gran corazón, déjate guiar por él.
    Una abraçada,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es y así lo haré. ¡Tu corazón me guía también, créeme, créeme!

      Una abraçada y gracias por todo tu apoyo y cariño, Rosa!!!

      Fer

      Eliminar
  8. Me parece que este enlace tiene muchos elementos para conversar, discutir o leer. Igual quería referirme a la calidad de los comentarios que te formulan tus lectores y las generosas respuestas que brindas. Lo comparto en Twitter y Facebook. Nuestros variados respetos desde los Llanos de Cojedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre digo, Isaías, y no me canso de repetirlo y remarcarlo hasta en el cuadro que recibe a quien aquí llega a comentar, que es en este nutricio intercambio donde más puras resultan las aguas de este jarro de barro. A la primera que sacian es a mí misma, por eso lucho por mantenerlo en pie, a pesar de tantos errores y desaciertos cometidos. Todos los días empiezo de nuevo, comparto, busco maneras de llegar más lejos, no por un afán de figurar, sino porque creo de verdad que en el comunicar y en el compartir desde el mayor de los respetos por la maravillosa diversidad de este mundo está ese cielo en la tierra que andamos buscando todos, generalmente en los lugares donde no se encuentra nada más que oro.

      ¡Nuestros más cálidos, agradecidos y respetuosos saludos desde Buenos Aires, Argentina y al mundo!

      Fer

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Isaías: ¡ojalá ilumine a muchos más, tanto como lo hace conmigo!

      Un abrazo y saludos.

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."