martes, 8 de octubre de 2013

Incertidumbre






"Viajar no es tan sólo moverse en el espacio. Es acomodar el 

espíritu, predisponer el alma y aprender de nuevo."

                                                                          José Ortega Y Gasset


 Iba a escribir la historia que desenterré en Asturias, la de mis abuelos maternos, pero en estas últimas madrugadas empezaron a soplar vientos de incertidumbre sobre mi tierra que me mantienen en vela. Me fui de viaje para encontrarme con mis raíces y así lo hice, pero también me sirvió para darme cuenta de dónde vengo, dónde vivo y cómo vivimos los argentinos.

 Todo viaje conlleva un movimiento del alma, parafraseando la cita que abre esta reflexión incierta. Mi alma se salió de su eje al viajar, y al volver ya nada se ve desde el mismo ángulo, aunque hay líneas convergentes que se plasman en mi historia y en la de aquellos que me precedieron en mi árbol genealógico. Mis abuelos asturianos se aporteñaron mucho más que mis abuelos gallegos. Venían del trabajo y se instalaron en una Argentina que les ofreció más trabajo. No dejaron riquezas en sus pueblos. Dejaron parientes que fueron acribillados frente a sus ojos por ser anti y no pro. Y acá les pasó parecido: se encontraron con el paradigma que aún nos gobierna, y que siempre ha planteado la misma antinomia: anti o pro. Lo sigue haciendo hasta hoy.

  Mi viejo siempre dice que el general le permitió hacerse médico en una universidad pública y de excelencia, y sin él al poder sus padres inmigrantes jamás podrían haber estado orgullosos de su hijo, el doctor. Pero también dice que estamos enfermos de un cáncer social que nos divide hace décadas, y que lo que se viene ahora es la metástasis, y ya va por los 76. Mi abuelo asturiano sufrió agravios y ataques por hablar mal del general en su almacén, y se lo dieron vuelta los muchachos bravos de entonces una noche que mi mamá aún recuerda con terror, el mismo que siento yo hoy cada vez que salgo a la calle o cuando se va mi hijo mayor solo y de noche a estudiar, calzado con unas zapatillas de marca, ninguna extravagancia, las que le compramos a fuerza de trabajo, y un celular en la mochila para que esté comunicado con nosotros, ya que todos sabemos que sólo por sacarte cosas como estas en cualquier calle de mi ciudad te matan, y los delincuentes, que entran en la espiral de pobreza, violencia y criminiladidad porque tienen pocas opciones viables y dignas de supervivencia, entran por una puerta y a los pocos días salen por la otra. Cuando se acude a la policía por estos casos que se repiten a diario, ellos mismos admiten que poco pueden hacer al respecto: están peor armados para enfrentar al delito que los propios criminales. Si los identifican y los van a buscar a sus guaridas, por todos bien conocidas, quedan marcados ellos y pierden ellos la vida por el magro sueldo que se les paga cuando, al ser excarcelados estos extraviados, se cobran la revancha. Hoy por hoy, a la nieta de ese noble y digno asturiano de férreos principios, que mandaba unos dineros que no le sobraban a España para ayudar a los que se quedaron allá penando, le pasa algo similar: se la juega cuando se anima a escribir de estas cosas desde un blog porque se lo pueden dar vuelta, un blog que es el equivalente actual al mostrador del almacén de mi abuelo en la década del 50. En términos de libertad de expresión, estamos empatados, él y yo.

 La delicada situación de salud de nuestra mandataria, enfrascada ahora en un hermético silencio, no hace más que generar la misma incertidumbre que sintieron mis abuelos cuando se embarcaron para venir a hacer la América y tuvieron que vivir en un país escindido. La señora se pegó un golpe en la cabeza en agosto, un golpe del cual no estábamos bien informados, como tampoco se nos informa con claridad y veracidad sobre los índices de pobreza e inflación o sobre qué va a pasar si ella no puede seguir al timón de este barco que perdió el rumbo hace rato. El golpe que se pegó es la metáfora más acertada para ilustrar cuán enajenada estaba en su burbuja de ambición, corrupción, impunidad y poder. Se dio de cabeza contra la realidad que ella misma se niega a aceptar. Su mayor mal, estimo, es haberse mentido a sí misma, es el no poder aceptar una posible derrota, aunque la enfermedad, tal como la viudez, ayuda a ablandar corazones. Yo deseo que la enfermedad le sirva como una lección de humildad y que se reponga prontamente, ya que nos hemos quedado acéfalos.

 La señora se dio de cabeza con la realidad que todos vivimos y padecemos a diario: la de la destrucción sistemática de la clase media, la de la alarmante inseguridad a la que nadie pone coto, la de la devaluación lastimosa de nuestra moneda, la de la falta de inversión y recursos para hacerle frente a lo que le queda por delante, la realidad del autismo de un gabinete que ni siquiera se reúne, que hace fotos para la campaña basadas en el montaje, ya que ni para la foto se juntan, y la realidad innegable del hartazgo de un pueblo que hasta se cansó de cacerolear porque era ninguneado además de desoído en su justo reclamo.

 El genral murió y nos dejó a Isabel. La señora se somete a una delicada operación y nos deja en manos de un  hombre bajo graves sospechas de corrupción, que está dando claras muestras de ineptitud para ocupar el cargo que ella misma le ha asignado. Como en la época del general, no hay oposición fuerte que proponga una coalición que nos saque de este brete. Por suerte no quedan ya militares que vayan a dar un golpe. Sólo tenemos incertidumbre, ayer como hoy, a caras de una elección a fines octubre.

 Hoy Clarín dice que la cirugía que se le practicará es "de rutina y de bajo riesgo", de acuerdo con la opinión de todos los especialistas que salieron a hablar en los medios. Pero ella nos ha dicho un millón de veces que Clarín miente... ¿A quién le creemos los argentinos hoy? 

 Yo les doy las gracias a mis abuelos asturianos y gallegos que me enseñaron a pensar sobre la política a base de información y opinión, a trabajar decentemente para mantener a mi familia y para aportar mi granito de arena para construir una nación digna, a no robar, a hacer buen uso de mis libertades como ciudadana y a acostumbrarme a vivir con la incertidumbre, apoyándome en la fe en el Dios al que encomiendo mi destino y el del mundo. La incertidumbre es la única certeza con la que parecen contar nuestros pueblos. 





"De pronto recordé que había soñado con eso: Un laberinto asfixiante en el que por más que caminara siempre estaba en el mismo lugar. Algo me atrajo, quizá la incertidumbre o mi propio miedo, y me largué a correr hacia cualquier parte."
           
Osvaldo Soriano, escritor y periodista argentino y marplatense, (1943-1997), autor de notables obras tales como Triste, solitario y final (1973), No habrá más penas ni olvido (1978), Cuarteles de invierno (1980), A sus plantas rendido un león (1986), Una sombra ya pronto serás (1990), El ojo de la Patria (1992) y La hora sin sombra (1995).


A boca de jarro

23 comentarios:

  1. Fer tu análisis de la situación argentina, tan pegado a la realidad, al día a día de la vida familiar y social, que resulta indiscutible. No temas expresarte tan bien como lo haces, nadie puede contra la verdad la lógica de quien opina en su derecho de hacerlo.
    Por lo demás resulta entrañable el enlace con tus raíces españolas y tu heredado coraje.
    Un bsote.

    ResponderEliminar
  2. Despues de las tormentas, siempre sale el sol.Un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Excelente la sabiduría de tus abuelos asturianos, muy parecida al budismo, primer principio no "dañar" y tener bien claro que cada acción tiene su consecuencia. Intentar ser mejor cada día, ver más hacia adentro que hacia afuera, porque allí, habita el ser que merece ser despertado. Cultivar y abonar el criterio, solo nace de la reflexión y la introspección. Me encantó leerte, saludos

    ResponderEliminar
  4. Fer admiro tu valor y tu compromiso con tu pais, para hablar de la cruda realidad...
    espero por el bien de todos los argentinos que se encuentre una solución...
    es difícil hablar desde fuera de una realidad que no vives...la nuestra tampoco es buena...corrupción...paro...destrucción de la clase media...y no si vamos a salir de esto a corto plazo.
    Creo que este mundo está dirigido por ineptos de ambas tendencias...al final va a tener razón Lord Acton cuando dijo:
    "Power tends to corrupt, and absolute power corrupts absolutely" ...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. "Dentro de nuestro vacío sólo queda en pie el orgullo, por eso seguiremos de pie", para mi esta frase, que es de un grupo de aqui, significa mucho, que no nos convirtamos en ellos, que demos nuestro pequeño ejemplo personal de dignidad. Asi se generara una corriente digna y eso no se puede parar. Animo, que todo puede cambiar a mejor...

    ResponderEliminar
  6. Tu realidad es la nuestra ahora...
    Y tras tu exhaustivo, digno y valiente análisis, no puedo dejar de darte la razón en lo que a incertidumbre se refiere como única certeza en este caos global, en esta crisis de muchos frente a la crecida en todos los sentidos de unos pocos miserables.
    Besos, mi valiente y querida amiga.

    ResponderEliminar
  7. Te he leído muy atentamente, pues hacerlo me sirve para hacerme una idea de la situación argentina actual. Y. cómo no, he acabado con un disgusto indignado, pues la corrupción se ve que es la tónica actual de todos los dirigentes del planeta. Está claro que el poder corrompe. ¡Mundo!
    Un beso enorme para ti, Fer, y no pierdas nunca tus raíces españolas.

    ResponderEliminar
  8. Se puede decir más alto pero no más claro querida Fer, has plasmado la triste realidad de tu país y sus gentes que día a día pelean para vivir o sobrevivir. Temes que quizás te censuren el blog por lo que dices, pero has decidido arriesgarte y compartir con quien te quiera leer una crónica real de lo que ha pasado y pasa en Argentina, chapó!!!!
    Lo que he leído y explicas de vuestra presidenta son cortinas de humo que recuerdan a las de Venezuela, ojala que en Argentina se produzca un cambio pero positivo.
    Aquí tampoco nos libramos de los robos, cada día más frecuentes, hay más inseguridad incluso en sitios concurridos y de día, tirones de medallas, pendientes, intimidaciones con arma blanca. Hace unas semanas me toco a mi ir por los suelos para quitarme el bolso. Cuando fui a hacer la denuncia la señora que me precedía (había cola) era de la edad de mi madre, iba con un collarín y las dos rodillas vendadas, y lo que tú dices saben quiénes son pero si los detienen igual que entran salen.
    Veo que los porteños también sois de “sangre caliente” y eso no se puede cambiar amiga, si te censuran tendrás la satisfacción de haber sido coherente con lo que piensas y sientes. Un petó y hasta pronto,

    ResponderEliminar
  9. es curioso cómo cada cual percibe las cosas de modos diferentes; mientras tú dibujas un panorama triste, otras tantas miles de personas opinarán lo contrario.
    yo no puedo hablar de Argentina porque no conozco más que lo que dicen los periódicos y la televisión, con sus intereses ocultos por medio. Pero insisto en cómo me asombra lo que dicen, por ejemplo, Telesur acerca del país: cuando veo a vuestra presi, se la ve como una profeta con las gentes vitoreándola.
    yo, que soy muy suspicaz pero no conozco la política en profundidad, me quedo prendado ante las cosas que dijo, por ejemplo, hace poco en la inauguración de un polideportivo. Claro, es propaganda.

    Es triste leer cosas así de argentina, como es triste leer cosas allí, supongo, se España. Los españoles no somos así, no sé por qué mantenemos (mantienen...) a esos mediocres al poder. Da rabia, es una decadencia en picado.
    Mucho ánimo y cuánto me alegro de que hayas conocido Asturias. Yo, que soy de Cantabria, opino que el norte de España es de lo más bello y acogedor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Aquí, en la llamada piel de toro, estamos padeciendo una larga crisis laboral y económica. Se palpa pesimismo y desamparo por doquier. Las noticias sobre corrupciones nos salpican con harta frecuencia. La ineptidud de nuestros gobernantes la cuestionan pocos. No sé si en tu reciente viaje al noroeste de la península lo has notado... Sin embargo, que yo sepa, la libertad de expresión se mantiene. En las redes sociales se palpa más que en ningún otro medio. Los medios de comunicación, tanto privados como públicos, están condicionados por intereses partidistas o económicos...

    Pocos, salvo los partidarios, se cortan a la hora de censurar a la monarquía, al gobierno de turno y a la Conferencia Episcopal que parece hacer caso omiso a los principios del nuevo Papa y que a muchos nos está sorprendiendo gratamente.

    Lo que dices de tu país, estimada Fer, lo palpé cuando lo visité, aunque no puedo dar testimonio de ningún incidente lamentable.

    Sigue siendo como eres. La sociedad necesita de personas íntegras. Tú eres un ejemplo.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Vuelvo Fer, sin falta, falta de tiempo en este momento...pero promete tanto¡¡ como todo cuanto escribes¡

    Besos muchos ♥♥♥

    ResponderEliminar
  12. ¡Ah! la incertidumbre. La incertidunbre, Fernanda, no es más que el estado natural de la vida. Fue Voltaire el que dijo: La duda es un estado bastante desagradable, pero la certeza es un estado ridículo. El problema no reside en la incertidumbre misma, sino en como hemos de afrontarla. En este sentido tengo un protocolo muy marcado y muy sencillo: No angustiarme por aquello sobre lo que no tengo ninguna posibilidad de acción. Este mundo escesivamente cruel en el que vivimos nos bombardea con infinidad de problemas y preocupaciones a diario que, si no se pone remedio acaban ocupando por completo nuestra vida y nuestro tiempo; pues bien: guardo al menos una mañana o una tarde al la semana para disfrutar de las cosas que de veerdad megustan en esta vida y no permito que nada interfiera en este tiempo tan pribado.

    Aceptar que las cosas suceden es el primer paso para una vida feliz, percatarse de la inutilidad del lamento es conseguirlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Fer, realmente no puedo agregar nada más a la claridad de tus palabras: lo dijiste todo y pienso lo mismo.
    Un día tengo bronca, otro tristeza; y la incertidumbre, como ave carroñera, siempre sobrevolando sobre el pueblo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. A todos y cada uno de quienes han tenido a bien comentar esta jugada reflexión les agradezco profundamente. Como predije en el texto, por publicar esto me han dado vuelta el jarro: se me han bloqueado imágenes de no sé ni cuántas entradas, y esta vez les aseguro que no fui yo quien apretó ningún botón erróneamente. Está dura la cosa en esta tierra en términos de libertad de expresión, es más que evidente.

    En estas dos entradas que quedaron a la vista, volví a subir las fotos, pero tengo una pila de publicaciones donde sólo quedó texto. Iré reponiendo todo y lo que faltaba de antes, que aún está en borrador, e intentaré evitar estos temas, aunque ya saben todos que soy " a boca de jarro". A veces la indignación y la pena que me genera la situación es más fuerte que yo, y son esas emociones las que me impulsan a escribir sobre la realidad tal como la vivo y la siento, pero queda claro que se paga un precio alto, porque estas cosas se sienten como una violación y cada vez me infunden más temor.

    Es por este motivo precisamente que quité de la vista de todos a los blogs que sigo y que admiro, porque no deseo comprometer a nadie: en esto me la juego sola. Ya soplarán vientos de cambio y volveré a tenerlos aquí donde me gusta. También bloquearon todas las imágenes de las páginas que había agregado de Agradecimientos y Citas y de la de los Premios Blogger. Esas directamente las eliminé. Les pido disculpas, pero también los enlazaba a Ustedes.

    No hago más alharaca. No hay que dar por el mango más de lo que el mango vale, decimos los argentinos, y yo les digo lo mismo. No hay mal que dure cien años, por lo tanto, sigo adelante ;)!

    No me canso de darles las gracias a todos Ustedes, que siempre me apoyan y me acompañan.

    Les mando un beso grande y seguiré trabajando, a todo pulmón, como siempre, para terminar de poner este jarro agrietado en pie ;)!


    Fer

    ResponderEliminar
  15. Tranquila, Fer, que vengo yo con el botiquín y y he dejado fuera una ambulancia de urgencias por si es menester. Fíjate ahora tu blog ya luces primoroso y pimpollo como esas glicinas que anuncian la primavera.
    Ha dicho bien mi gran amigo y paisano "Desastre" al comentarte que la incertidumbre es nuestro estado natural y que lo que urge, aunque sin ansiedad, es intentar adaptarnos a ella. En ese territorio tu ya tienes medio camino andado ya que perteneces a la vieja saga de los indefinibles, que es como define todo el mundo a la estirpe galaica solo porque mientras unos insisten en el "Sí " y otros porfían en el "No", nosotros nos conformamos con un modesto y volteriano "Puede". Vieja sabiduría que siempre desconcierta a los totalitarios de la verdad, esos sicarios de los dogmas que quieren reducir el mundo a un miserable blanco y negro ignorando, una vez más, que el arco iris de la libertad siempre acaba echando abajo su tinglado de cartón y mugre.
    Mucha suerte y muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querido amigo Krapp!!!

      Estoy tranquila, aunque algo dolida, no voy a negarlo; más dolida por la realidad imperante que por lo que ha pasado aquí, que es tan sólo un botón de muestra, como decimos los argentinos, y como tal, sobra y desborda de elocuencia.

      Muchos besos: la suerte me la trae la buena gente que me apoya y me acompaña siempre, gente como vos, Max ;)!

      Fer

      Eliminar
    2. No sé cómo pude haber obviado darte las gracias por seguir ejerciendo como mi médico de alma, Doctor Krapp.

      Gracias por las medicinas y por la ambulancia, que aquí eso cuesta caro y tarda bastante en llegar. Tu ambulancia desde España llega más presurosa que la del SAME cuando la llamamos...

      Muchos besos más!

      Fer

      P.D.: ¿Has notado que ahora el señor Google me ha cambiado el nombre? No me gusta mucho tampoco que esas cosas se decidan por mí, pero convengamos en que lo de María Paz me favorece. Me obliga a encarnarlo, por mi propio bien y el de los demás... Aunque ni falta hace decirte que para quienes me conocen y me quieren bien siempre seré "Fer".

      Eliminar
  16. Cuando escribí el comentario no veía las fotos de tu padre ni la tuya y ahora si :-)) Me alegro de verte tan relajada sentada junto al botijo y las macetas de cerámica toledana, sigue así relajate para ordenar emociones y coger impulso.
    Mucho ánimo!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estoy, Rosa, te lo aseguro. Lo demás se irá poniendo en su lugar poco a poco, no hay ningún apuro. Como dice un periodista argentino a quien admiro, Mario Mactas, "Pongamos el carro en movimiento que los melones se acomodan solos." ¿No es genial?

      A moverse!!!

      Besos y mil gracias por volver!!!

      Siempre tuya ;)!

      Fer

      Eliminar
  17. Hay que tener "un par" para decir lo que se piensa cuando te puede costar muy caro. En adelante ser prudente es buena idea. Pero no esperes a mejores tiempos para, si te apetece, poner enlace a mi blog. No estés sola en esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo un par de ovarios bastante gruesos, Riki, sí, en efecto. Gracias por el consejo: mi familia me ha aconsejado de igual manera. Hago buena letra durante un tiempo y luego me entra una indignación y una rebeldía tal que no puedo con mi incontinencia verbal. Es una falla de fábrica que tengo que trabajar...

      Te agradezco el apoyo y la propuesta, pero por el momento mantendré todo tal cual está, por si las moscas. Ya soplarán vientos de cambio que se llevarán esta molestas moscas verdes, no lo dudo.

      No es casual, amigo mío, que en este jarro la mayoría de los que apoyan y comentan no sean precisamente argentinos. Aquí la idiosincrasia manda el "Mejor no te metás". A mí eso se me hace tibio y lo tibio me da ganas de vomitar.

      Un fuerte abrazo!!!

      Fer

      Eliminar
  18. Son tiempos esquivos, querida Fer. Estamos un poco más allá de la frontera de un sistema injusto y cruel donde los haya... y sobre todo -agotado- le pese a quien le pese a nivel planetario, aunque aún no se vislumbre donde está ese agua de mayo, que ha de salvarnos de este agonía de 'peces fuera del agua'...

    Pero yo he venido principalmente a preguntarte, como estás tú y como está tu árbol? En cuanto al blog, no me cabe la menor duda de que llegarás a ponerlo en solfa, tal como quieres y a no tardar.

    Y a dejarte un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Cristal, ¡qué bello gesto! Me conmueves como nadie. Mi árbol ha muerto, amiga. He hecho lo que debía hacer con él. Una parte frondosa mía ha muerto con ese árbol, pero he nacido a una nueva vida. Poco a poco voy a ir escribiendo sobre todo esto que ha cambiado para bien, pero aún estoy sacudida por tanto cimbronazo que viene con el cambio.

      Un fuerte abrazo y un GRACIAS desde lo más profundo de mi ser, desde lo más profundo de la raíz de mi árbol ;)!

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."