jueves, 3 de abril de 2014

Efemérides personal

"Under One Umbrella", Leonid Fremov.
Hay días que quedan marcados a fuego en la memoria y el corazón aunque hayan sido bautizados con agua. Un día como hoy, pero hace ya veinte y un años, conocí a mi compañero de vida, al padre de mis dos hijos, al hombre que elegí para amar y fundar esta hermosa familia que formamos juntos. Mucho se habla y se escribe acerca del amor, y, aunque suene a lugar común, el amor es un trabajo cotidiano. Así lo hemos ido llevando a lo largo de dos décadas y un año más ya.

Era una sábado gris y lluvioso en Buenos Aires, tal como suelen presentarse estos primeros días del otoño porteño. Me habían invitado al cumpleaños del novio de una compañera de trabajo, y casi no tenía ganas de salir de casa, dada la fuerte tormenta que se presentó aquella noche. Me vestí con un saquito de hilo nuevo y unas botas que él aún recuerda. Me subí al colectivo, y con dudas acerca de cuánto me iba a divertir, fui de todos modos a aquella reunión en un departamento del barrio de Belgrano que los flamantes propietarios estaban amueblando para casarse.

Cuando sonó el timbre y se abrió la puerta, lo vi parado en el pasillo detrás de sus anteojos y enfundado en un impermeable largo, tan largo como su figura, que poco tenía que ver la con la mía, ya que entonces me elevaba a tan sólo un metro cincuenta y seis del piso, igual que hoy. Y al momento de cruzarse nuestras miradas, supe que él era la persona que había estado buscando por tantos años.

Fue una noche de miradas tímidas y pocas palabras. Al despedirnos bajo la lluvia, sentí que desde entonces habría un antes y un después en mi vida, y que ya nada volvería a ser lo que había sido hasta entonces. Esa noche me quedé a dormir en lo de una amiga. No hizo falta decirle nada. Era evidente que había quedado absolutamente flechada, y apenas pude pegar un ojo. Cuando llegué a casa, a la tarde del día del siguiente, mi mamá me preguntó cómo me había ido, y le contesté, convencida, que había conocido al hombre de mi vida.

Al principio se organizaron algunas salidas grupales porque era un tímido sin remedio. Poco a poco, fue decantando solo que estábamos hechos el uno para el otro. No fue un noviazgo sencillo, ya que vivíamos en dos puntas distantes de la ciudad, y había que viajar largo para poder vernos. Además trabajábamos mucho los dos por aquellos tiempos. Hacíamos huequitos en las noches de semana para vernos después del trabajo, aunque al día siguiente él tuviese que madrugar y se muriera de sueño. Los fines de semana nos quedábamos a dormir en la casa de uno o de otro para poder estar juntos. Fueron tiempos felices y de proyectos, el despertar del enamoramiento, el ir conociéndonos en profundidad, hasta llegar ambos a la convicción de que pasaríamos el resto de nuestras vidas juntos.

Nos casamos tres años después, un día de la primavera, bajo una lluvia torrencial. La lluvia siempre marcó nuestros más intensos momentos: cómplice y compañera, nos acompaña hasta hoy como un manantial de bendición. Ayer también se cumplió un año del día que mi comedor se inundó con una de esas tormentas que suelen sorprendernos. Él estaba de viaje, y me recordaba que tuve la suficiente entereza para sacar el agua de casa a baldazo limpio, asistida por nuestros hijos y por mis padres. 

Hoy, temprano por la mañana, antes de preparar el desayuno para toda la familia, cambié mecánicamente la fecha en el calendario que tenemos hace años colgado en la cocina para marcar el paso de los días. Pero fue él y no yo quien recordó y brindó con mi taza de café con leche por un aniversario más. Tiene una memoria de elefante y no se le escapa ninguna fecha.

Son estas las efemérides que realmente importan en la vida. Estos días que nos hacen caer en la cuenta de que el tiempo pasa, y de que, aunque vamos cambiando, hay cosas que resultan inamovibles y firmes como una roca. Hemos pasado por tantos momentos plenos y yermos que ya no concebimos la vida el uno sin el otro. Esta efemérides personal se la dedico a él, mi lector más fiel y profundo, mi editor vital, el que guía y cuida de mi existencia, el que me expulsa de los desiertos y corre detrás de mí en los valles, la persona que ha hecho que mi vida sea fecunda y plena a través de los hijos que criamos con amor y dedicación, el que me empuja cada mañana para salir adelante buscando de mi mano un camino para seguir apostando por esta vida que hemos creado juntos y que continuamos haciendo nueva cada mañana.

A boca de jarro

37 comentarios:

  1. Da gusto escuchar las historias de verdadero amor.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito, qué maravillosa historia. Enhorabuena, leyéndote se cree que es cierta la leyenda de que algún día conoceremos el amor perfecto. Gracias por inyectarnos optimismo y por hacernos partícipes de ese amor. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me temo que el amor perfecto no existe, mi estimado Alfredo. Se trabaja sobre las imperfecciones todos los días y así se crece, tal como se aprende que lo que más se ama es, en verdad, la imperfección.

    Muchas gracias por tu visita. Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
  4. José Martínez Hernándezjueves, abril 03, 2014

    Gracias por compartir vuestra bella historia de amor que perdura en el tiempo y ha sido bendecida por vuestros hijos, espero que cumplais las bodas de oro juntos con el mismo cariño y respeto mutuos y se prolongue en la vida de vuestros hijos, sed el arco que los lance hacia el futuro y disfrutad de vuestra compañía y complicidad. Os deseo la felicidad juntos por muchos años. Hoy el abrazo es también para el y vuestros hijos, reitero sed felices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José, por tan buenos augurios. Es un placer compartir mi historia.

      Un fuerte abrazo para ti también.

      Fer

      Eliminar
  5. José Martínez Hernándezjueves, abril 03, 2014

    Felicitaciones a toda la familia, celebrad todos los días como si fuera el primero y sobre todo que los días buenos sean la norma en vuestra vida, un abrazo esta vez para todos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibimos tu cálido abrazo con mucha alegría en este día, estimado José.

      Muchas gracias otra vez.

      Fer

      Eliminar
  6. Hermoso y cautivador, y no es ficción!! me dio mucho gusto leer tu historia de amor, y mas aun que tenga cimientos fuertes. Algo que hoy en día se va acabando. Muchas felicidades Fer, un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, esto no es ficción, Alejandra, Esta es mi vida, sin fórmulas mágicas, sólo trabajo cotidiano. Gracias por tus felicitaciones y tus cálidas palabras.

      Un gran abrazo.

      Fer

      Eliminar
  7. Felicidades! a los dos, por esos 21 y por los 41 que seguro llegarán Fer. Toda una fortuna, sentir que se está con la 'persona' exacta.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, querida Cristal.

    Abrazos!

    Fer

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena! Creo que de alguna manera se podría decir que te ha tocado la lotería porque encontrar a la persona ideal no es tarea fácil. Recuerdo un fragmento de "La pasión turca" del escritor Antonio Gala: "La gente aspira a encontrar su otra mitad en su ciudad, en su barrio, y hasta en su calle; no sé cómo no la buscan en su cama. Y no es así: cerca nos tropezamos con los humildes premios de consolación. Las medias naranjas verdaderas están lejos casi siempre y son costosas. Lo que hemos de pedir, además de encontrarlas, es que el hallazgo no se produzca demasiado tarde. "
    Tú eres la excepción que confirma la regla jeje.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Jo, Fer que bonito...
    Pues yo os deseo muchas lluvias más unidos para lo bueno y las inundaciones, no solo las puntuales como la de tu comedor, que espero no se repita, sino esas otras que como todo lo imperfecto a veces llegan y se vadean bien cuando hay amor sólido y hermoso como el vuestro...
    Mi felicitación sincera y mi cariño para ambos en este día especial.
    Y mis besos, que no pueden faltar nunca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, querida Marinel.

      Muchos besos para ti también!

      Fer

      Eliminar
  11. Este año hemos cumplido veinticico años juntos. Lo comenté pero no le di mayor relevancia al asunto. No sé si salimos a cenar, creo que no. No me gustan las efemérides redondas, me producen alergia. No me gusta que me despidan ni que me vengan a recibir. No me gustan las fiestas ni celebraciones. Las soporto porque sé que a la gente le suelen gustar, no las mías que no celebro, sino las de los demás. Veinticinco años juntos. Da para mucho. Pensé en escribirle una carta. Pero al final no lo hice. Eso sí, todas las noches me abrazo a ella y de vez en cuando le envío algún mensaje sorpresa, sin fecha especial, haikus de Benedetti, fotos juntos… pero todo totalmente deshilvanado, sin redondez. No sé qué ha aportado a mi vida. Tal vez no mucho o tal vez sí. No sé. Mi soledad sigue siendo mía. No quiero ni puedo perder mi individualidad. No hay nada que soporte menos que las fotos de perfil de una pareja en lugar de una individualidad, no hay nada que menos soporte que la exhibición de amores en facebook. Hay quien retransmite su relación, y hay quienes viven su duelo ante las multitudes. Nada saldrá de mí. Forma parte de mi mundo íntimo e interior. Puedo hablar de cosas muy personales, pero nunca hablaría de mi compañera, esa persona a la que me abrazo por las noches y que acompaña mi soledad. No obstante esa transparencia, esa levedad en la relación hace que sea poco codificada. Y me gusta que sea así. Sin esperar nada de ella pero sintiéndome feliz de haberla encontrado, de que ella me descubriera y me eligiera. Espero que no se haya arrepentido de haberlo hecho. Yo simplemente me dejé elegir. Había leído a Unamuno. Soy antirromántico pero oculto un secreto romanticismo gótico o expresionista. En definitiva, tu efeméride me ha servido para hablar de la mía. Porque en definitiva qué iba a decirte. No sabría qué decirte que no fuera un lugar común. Ya lo dijo Tolstoi cuando escribió que todas las familias felices se parecen, pero las que son desgraciadas cada una es a su manera. Creo que era algo así.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tampoco me gustan las celebraciones, y no suelo hacer públicos los detalles de mi relación. Sin embargo, esta vez me surgió del corazón dedicarle esta entrada, sin importarme si quedaba cursi o demasiado empalagosa. Yo también soy feliz de haber sido elegida por él y consciente de que no es fácil convivir conmigo. Por eso decidí colgar este sencillo homenaje a él en la red.
      Gracias por compartir tus vivencias de pareja conmigo, estimado Joselu.

      Un fuerte abrazo.

      Fer

      Eliminar
  12. Que falta hace ponerse cursi o empalagosa de vez en cuando.
    A mí me recuerda algo que tiene que ver con la sangre que corre por nuestras venas...
    Oh el amor! Tan difícil por momentos, tan importante.
    No te gustan las celebraciones pero hiciste una con esta entrada.
    Beso Fer y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Dana. Seguimos buscando la salida del desierto, y a este hombre lo celebro porque me empuja para que emerja con la fuerza de mil camellos. No es un año fácil, ya lo sabés. Hay que agarrarse de los recuerdos cuando el presente y el futuro se hacen tan inciertos.

      Besos!

      Fer

      Eliminar
  13. Felicidades Maria Paz, por hacer durar el amor tantos años, día a día. Eres una persona afortunada. Cuídalo y cuídate mucho.
    un bsazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo haré. Se lo afortunada que soy, mi querido amigo Spa.
      Un bsazo.

      Fer

      Eliminar
  14. Ando yo estos días muy melancólica con esto del enamoramiento y con tu relato me haces creer que puedo esperar, que en una esquina, en el super...puedo hallarlo, podemos hayarnos.
    Eres la culpable de poner ilusión en mi vida!


    Un beso, querida amiga.

    Josela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que puedes hallarlo, Josela, a la vuelta de cualquier esquina y hasta en un día de lluvia. No pierdas nunca esa ilusión.

      Un beso,amiga, y gracias por tus palabras.

      Fer

      Eliminar
  15. Me encanta tu historia, ¡Me encanta, de veras! Bendita lluvia, amiga, y benditos esos encuentros que perviven en el tiempo. Es sencillamente maravilloso que algunas veces la química y la magia del amor puedan con las arenas del desierto.
    Te felicito, os felicito a ambos.

    Un abrazo, Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo Antonio. Es simplemente una historia de vida más. Sin duda alguna, la magia del amor es lo único que puede sacarnos de esos inhóspitos desiertos en los cuales a veces todos nos encontramos.

      Un abrazo, Antonio.

      Eliminar
  16. Confirmar que el amor y la sucesión de años juntos persevera, es delicioso¡.
    Sea la lluvia la que os fertiliza, sea vuestra voluntad de superar, sea la vida que os unió y vosotros no os rendís...
    Sea por siempre, Fer, mis mejores deseos para vuestra continuidad y más amor si cabe...que seguro que SI.

    Besos muy cariñosos ♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confirmamos, Tramos. La lluvia nos acompaña siempre. Muchas gracias por tus buenos deseos y tu visita.

      Besos muy cariñosos también para ti!

      Fer

      Eliminar
  17. Fer, lo primero que quiero decirte es que cuando he llegado y he visto el colorido de ese cuadro "under one umbrella" me ha dado la intuición de que el contenido de tu texto iba a ser algo vivificante. Es curioso cómo un día de lluvia puede estar lleno de color cuando dos están bajo el mismo paraguas, el color gris no existe, todo brilla, hasta el suelo es un espejo que multiplica la luminosidad. Recuerdo gratamente un día de mayo que llovía a cántaros, el día que nació mi hijo.
    Te felicito por el largo recorrido con la persona que quieres. Me ha encantado cómo has presentado ese primer encuentro, lo estaba viendo en mi imaginación. Hasta la diferencia de altura podía observar (por cierto, ¡mido igual que tú!).

    Y ya puestos, no se si lo conocerás, te dejo un fragmento de una carta que John Steinbeck le escribió a su hijo. Este estaba en un internado estudiando y se enamoró locamente de una tal Susan y escribe a su padre buscando consejo. Steinbeck le responde dando su visión de lo que es el verdadero amor. Ahí va:

    "There are several kinds of love. One is a selfish, mean, grasping, egotistical thing which uses love for self-importance. This is the ugly and crippling kind. The other is an outpouring of everything good in you -- of kindness and consideration and respect -- not only the social respect of manners but the greater respect which is recognition of another person as unique and valuable. The first kind can make you sick and small and weak but the second can release in you strength, and courage and goodness and even wisdom you didn't know you had"

    Y no creas, que él lo buscó y lo buscó, de hecho creo que se casó tres veces. ¿Lo encontraría?

    Muchos besos, Fer. Y Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida, Angie, ¡Qué lujo! ¡Steinbeck! Aunque se haya casado tres veces, este hombre sabía bien de lo que hablaba. Desearía poder escribir así. Pero no se puede tener todo en la vida. A mi me ha sido dado lo que tengo, y lo celebro, además de trabajarlo y abonarlo todos los días. Te agradezco mucho este regalo, tus buenos deseos y tus cálidas palabras.

      Muchos besos, Angie.

      Fer

      Eliminar
  18. Gracias por compartir tan bella historia. Enhorabuena a ambos. Siento interés y afecto por ti y por tus asuntos. Ahora lo hago extensible a tu compañero. Que podáis celebrar muchos aniversarios más en compañía de los vuestros.
    Un fuerte abrazo, Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, estimado Luis Antonio, por tu interés, tu afecto y tus buenos augurios. Es un placer compartir una historia simple y real más de mi vida.

      Un fuerte abrazo.

      Fer

      Eliminar
  19. Felicidades con retraso, Fer. Me gusta ezsa fuera y contundencia con el que expresas aquel momento y tu convencimiento de que aquella persona era la que te había sido destinada en suerte por la vida. Cuantas veces se piensan o se dicen cosas semejantes por la pura necesidad de creerlas y encontrar al fin reposo. Siento que en tu caso como te han dicho hay arriba los cimientos estaban bien puestos y a partir de ahí todos los temporales son pasajeros y la lluvia siempre es amiga.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, mi querido amigo Krapp.

      Muchos besos.

      Fer

      Eliminar
  20. que lindo Fer!! Muchas felicidades!

    ResponderEliminar
  21. Muchísimas gracias, Caro!

    Besos!

    Fer

    ResponderEliminar
  22. Fer me ha encantado esta entrada, por el amor que destila, y me alegro que tengas a tu lado una persona que te empuja, que te abraza y que te hace ser mejor y mas plena...esas son las cosas que realmente importan en la vida...
    espero que sigáis celebrando muchas efemérides mas...creciendo juntos, porque siempre se está creciendo...
    Ando un poco con retraso, pero ya sabes me estoy tomando las cosas con calma, y creo que lo importante es llegar.
    Un abrazo, y espero que no hayas tenido problemas con las lluvias...

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias, Julia. Haces bien en tomarte todo con calma. Las lluvias parecen haberse ido, y nos han dejado ilesos aquí en la capital, no así en otros sitios de la provincia de Buenos Aires, como Luján.

    Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."