miércoles, 18 de febrero de 2015

Como el juez a la verdad

"Lo más atroz de las cosas malas de la gente
es el silencio de la gente buena."
Mahatma Gandhi

Cuando era adolescente, allá por los años ochenta, escuché esta canción por primera vez y nunca más se me olvidó. Son esos temas que se canturrean bajo la ducha, en el auto o por lo calle toda la vida. Por entonces, se me hacía una canción de amor. Hoy por hoy, se me hace un himno a la Verdad que buscamos tantos en esta tierra. Se la dedico, pues,  hoy más que nunca, a la VERDAD y a la memoria de un hombre que no ha sido debidamente homenajeado por su valentía y su apego a la VERDAD aunque hoy no voy a cantar. Hoy marcharé en silencio en honor al respeto por la VIDA y la VERDAD.

Como el juez a la verdad 

Tengo los ojos vencidos
de andar tanta noche, tanta soledad
y si imagino tu cuerpo
mis cinco sentidos se despertarán.

¿Cómo pasó tanto tiempo,
tanta primavera, sin ninguna flor?
Y si mañana te encuentro,
te abrazo y te cuento 
mi historia mejor.

Te necesito como el juez a la Verdad,
te necesito sin perdón, sin vanidad,
Te necesito sin temor, sin vacilar
te necesito, singular.

Vengo con tanta nostalgia
de un país lejano que ya quedó atrás:
traigo tan pocas palabras
que apenas me sirven para recordar.

Tengo una aguja y un hilo
cosiendo caminos
que vienen y van
pero la vida me dice
que cierre las puertas 
este es mi lugar.

Te necesito como el juez a la verdad, 
te necesito sin perdón, sin vanidad,
te necesito sin temor, sin vacilar,
te necesito, singular.


Sandra Mihanovich, 1984




A boca de jarro

2 comentarios:

  1. Es tan impúdico, tan mafioso, tan obsceno lo que nos llega de Argentina que uno siente dolor por las noticias que van arribando. Me refiero a la peste que proviene del poder, de esa dinastía Kirchner que es tan grotesca como repulsiva. No entiendo la política argentina, nunca la he entendido demasiado, empezando por el peronismo, pero lo de ahora es tan increíble que entiendo tu desazón, tu rabia, tu enfado superlativo por el asesinato del fiscal Nisman, una noticia que me dejó helado. La política es sucia. Los partidos son máquinas de porquería. Es difícil salir de esta. El Vaticano ha sido más dinámico incluso. Me uno a tí en ese recuerdo a ese fiscal al que se han cargado por motivos obvios, pero no todo está perdido, pues el nuevo fiscal ha vuelto a acusar a Cristina Fernández de complicidad con el terrorismo. Ojalá esto se aclara y el noble pueblo argentino pueda reorientar su historia y su política.

    Un fuerte abrazo, Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy he marchado bajo la lluvia, como lo hicieron otros un 25 de mayo de 1810 por nuestra independencia, con mucha emoción, dolor y esperanza, un crisol de emociones, entre unas 400.000 personas decentes, Joselu.
      Nunca en mi vida había vivenciado algo tan movilizante y espero que sea para nuestro bien y el de nuestros hijos, que desean emigrar si las cosas siguen así. No deseo que la historia de mis abuelos se repita con mis hijos, por eso salí a marchar en silencio: por justicia, por verdad, por vida, por la República perdida. Va mucho más allá de la sucia política. No había ni una sola bandera partidaria, te aseguro, tan sólo la albiceleste para todos. Me duele que los argentinos hayamos hecho duelo por Chávez y no por este Fiscal de la Nación. Es vergonzoso. Por eso marché en silencio y en paz y estoy orgullosa de haber sido partícipe de este hecho histórico.

      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."