viernes, 11 de septiembre de 2015

Los ojos de mi padre



Los ojos de mi padre, Eric Clapton

Navegando detrás del sol,
esperando a que llegue el príncipe,
rogando por la lluvia sanadora
para que me devuelva el alma.

Soy un criminal suelto.
¿Cómo me convertí en esto? 
¿Qué he hecho?
¿Cuándo me embargará la esperanza?
¿Cómo podré reconocerlo
cuando mire en los ojos de mi padre?


Busco en los ojos de mi padre,
los ojos de mi padre,
cuando miro los ojos de mi padre,
los ojos de mi padre.

Entonces la luz comienza a brillar,
oigo aquellas viejas canciones de cuna,
el semillero se va ante mi mirada
y siento que el corazón se me desborda.


¿Dónde encontrar las palabras?
¿Cómo le enseño?
¿A qué jugamos?
Poco a poco me voy dando cuenta
de que es entonces cuando los necesito,
es entonces cuando necesito los ojos de mi padre.

Busco en los ojos de mi padre,
los ojos de mi padre,
es entonces cuando necesito los ojos de mi padre.
Busco en los ojos de mi padre,
los ojos de mi padre.


Entonces me atraviesa el dolor
a través de lejanas nubes de lágrimas,
soy como un puente que se llevó el agua
y mis cimientos estaban hechos de barro.

Mi alma se desliza moribunda:
¿Cómo pude perderlo?
¿Qué estaba haciendo?
Poco a poco, me voy dando cuenta
de que él estaba allí conmigo
y lo busco en los ojos de mi padre.

Busco en los ojos de mi padre,
los ojos de mi padre...




A boca de jarro

10 comentarios:

  1. Te sonrío con el Alma y te abrazo con el corazón.

    ResponderEliminar
  2. Te pareces a tu padre!! Tenéis la misma sonrisa!! Preciosos versos Fer.
    Acabo de regresar de Austria, por eso estuve ausente estos días.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parezco también cuando frunzo el ceño, muy a mi pesar... Se te ha echado de menos, pero la debes haber pasado genial.

      Un abrazo y gracias, amiga Marybel.

      Fer

      Eliminar
  3. Preciosa entrada, amiga, Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, Mamen.

      Un abrazo para ti también, y gracias por tu visita.

      Fer

      Eliminar
  4. Una emocionada referencia al padre. Puedo entenderla pero no comprenderla. No sé si me explico. Las relaciones con mi padre fueron salvajemente difíciles. No puedo tener recuerdos amables y tiernos. Ni de mi madre. A veces pienso que esta orfandad emocional ha sido una suerte. Murieron los dos hace años y no los añoro para nada. Están bien donde están. Procuré reconciliarme con ellos en el momento de la muerte y lo hice, así que no tengo nada que sanar. No conocí a ningún abuelo. De modo que mi historia empieza conmigo y mi familia. No me inquieta no tener familia más allá de mis tres princesas. Es un modo de estar en el mundo sin nostalgias, ni añoranzas de personas que fueron solo circunstanciales en mi vida. Sé que tu sentimiento es totalmente dispar a lo que yo expongo y lo reconozco. Pero no puedo no dejar constancia de mis afectos o falta de afectos. Y no se vive mal así. Supongo que uno se hace a todo. Creo que si ahora me ofrecieran volver a nacer y tener una familia maravillosa con padres y abuelos llenos de ternura, no pienso que aceptara. Me daría una pereza terrible tener que desarrollar sentimientos de pertenencia y de dolor ante su partida.

    Un abrazo muy fuerte. Disculpa por este rollo que no tiene que ver con tu hermoso post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tiene que ver con todo, Joselu. Lo de uno mueve lo del otro, es así de simple. Tienes mucha razón en eso de desarrollar sentimientos de pertenencia y dolor ante la partida de estos seres que pesan más en nuestras vidas de lo que nos imaginamos.

      Un fuerte abrazo, Joselu.

      Fer

      Eliminar
  5. Mirándote se ve claramente que la mirada de tu padre recaló en ti, se hizo tuya quedándose expuesta al resto y buceando dentro de ti.
    Es un consuelo enorme poder mirar a una persona tan querida y ver y sentirse a salvo. Cuánto duele cuando se pierde ese refugio...
    Preciosa y enternecedora entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Buceando dentro de mí: es así, tal cual. Tanto que a veces duele. Dichoso tiempo aquel que no recordamos en el que esos brazos eran el paraíso y no hacía falta nada más. No quiero imaginar el dolor que se avecina, no puedo. Cruzaré ese puente cuando llegue a él...

    Gracias, mi querida Marinel.

    Besos.

    Fer

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."