martes, 30 de junio de 2015

A la luna

William Blake, "Whirlwind of Lovers"


A la luna, Percy Bysshee Shelley, (1820)

I

¿Estás pálida y abatida

De tanto trepar al cielo y contemplar la tierra

Vagando solitaria

Entre las estrellas de singular casta,  _

Y siempre cambiante, tal como ojo errante

Que no encuentra objeto digno de su constancia?

II

Tú, hermana del alma mía,

Que te observa a ti y de ti se apiada









To the Moon, Percy Bysshee Shelley, (1820)


I

Art thou pale for weariness

Of climbing heaven and gazing on the earth,

Wandering companionless

Among the stars that have a different birth,­ _

And ever changing, like a joyless eye

That finds no object worth its constancy?


II

Thou chosen sister of the Spirit


That gazes on thee till in thee it pities





A boca de jarro

sábado, 27 de junio de 2015

The Unending Rose

"Rosa Meditativa", Salvador Dalí, 1958



The Unending Rose



A los quinientos años de la Hégira 
Persia miró desde sus alminares 
la invasión de las lanzas del desierto 
y Attar de Nishapur miró una rosa 
y le dijo con tácita palabra 
como el que piensa, no como el que reza: 
Tu vaga esfera está en mi mano. El tiempo 
nos encorva a los dos y nos ignora 
en esta tarde de un jardín perdido. 
Tu leve peso es húmedo en el aire. 
La incesante pleamar de tu fragancia 
sube a mi vieja cara que declina 
pero te sé más lejos que aquel niño 
que te entrevió en las láminas de un sueño 
o aquí en este jardín, una mañana. 
La blancura del sol puede ser tuya 
o el oro de la luna o la bermeja 
firmeza de la espada en la victoria. 
Soy ciego y nada sé, pero preveo 
que son más los caminos. Cada cosa 
es infinitas cosas. Eres música, 
firmamentos, palacios, ríos, ángeles, 
rosa profunda, ilimitada, íntima, 
que el Señor mostrará a mis ojos muertos.



Jorge Luis Borges, La rosa profunda, (1975).




A boca de jarro

jueves, 25 de junio de 2015

Gracias a la vida



Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me dio dos luceros que cuando los abro 
Perfecto distingo lo negro del blanco 
Y en el alto cielo su fondo estrellado 
Y en las multitudes el hombre que yo amo. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me ha dado el sonido y el abedecedario 
Con él las palabras que pienso y declaro 
Madre, amigo, hermano y luz alumbrando, 
La ruta del alma del que estoy amando. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me ha dado la marcha de mis pies cansados 
Con ellos anduve ciudades y charcos, 
Playas y desiertos montañas y llanos 
Y la casa tuya, tu calle y tu patio. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me dio el corazón que agita su marco 
Cuando miro el fruto del cerebro humano, 
Cuando miro al bueno tan lejos del malo, 
Cuando miro al fondo de tus ojos claros. 

Gracias a la vida que me ha dado tanto 
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto, 
Así yo distingo dicha de quebranto 
Los dos materiales que forman mi canto 
Y el canto de ustedes que es el mismo canto 
Y el canto de todos que es mi propio canto. 

Gracias a la vida 
Gracias a la vida 
Gracias a la vida 
Gracias a la vida.

Violeta Parra

Gracias a Joan Vivancos, quien desde su espacio de poesía BITÁCORA DE JOAN, ha tomado en cuenta a este jarrito tan mío y me ha honrado con esta distinción. Deseo, asimismo. agradecer a todos aquellos que han premiado a esta bitácora en las últimas semanas, semanas arduas en lo personal que voy llevando adelante con la compañía virtual de Ustedes y con los permisos que me otorgo siendo que, como dice el Maestro Borges, quien siento que me lleva de la mano por este laberinto en el cual me hallo:

"...Ni siquiera soy polvo. Soy un sueño 
que entreteje en el sueño y la vigilia ..."

GRACIAS!!!


A boca de jarro

miércoles, 24 de junio de 2015

Premura

"Alone", Alexander Shilov, 1980.



       Premura es lo que se le imprime a la fugacidad de eso que se nos diluye y que llamamos Tiempo. Ella se le opone con dureza, y yo mal aprendo, como si me viese reflejada en todos sus espejos sin poder hacer otra cosa desde que tengo memoria. Camina lento y me obliga a que la espere un paso más allá en la vereda que ahora me parece tanto más angosta. No se permite valerse del bastón que necesita en su tenaz y fútil resistencia contra el paso del Tirano. Bien sabe que le queda poco, que entró en la recta final y descendente, y lo anda despacio a tientas y a sabiendas, desafiando con la plena conciencia de la que siempre ha sido dueña a la Naturaleza impiadosa que poco a poco le va paralizando sus afinadas piernas. Hace rato que quedó paralizada su voluntad de ser ella la protagonista de su propia historia y se lo niega, como también se niega, orgullosa, el permiso de apoyarse en mí ahora y usarme de bastón para subir el escalón de entrada a lo que irremediablemente esta odiosa y egoísta Premura del Tiempo nos depara. 

A boca de jarro

martes, 23 de junio de 2015

Presencia

Edna Yel


"Escribo con un cuchillo 
                 erguido en la oscuridad."             
Alejandra Pizarnik


"Muy de vez en cuando sucede que, de aquello que se respira o se expresa, en el vuelo de la hermosura, o lo que cubre una luz, una fulguración de la oscuridad, se desprende algo inefable y esencial, cobra forma en su forma, da un paso, desde el fondo del gesto, de la voz o del silencio, y es como una aparición acompañada, sin la cual nada emerge a la vida verdadera. La percibimos de inmediato, conteniendo el aliento, y la denominamos 

                                  presencia."




"Traducir una presencia", Silvia Baron Supervielle, 
Traducción de E.S. Enac. 
en 
Alejandra Pizarnik, Obras Completas, Poesía y Prosa, 
Ediciones Corregidor, 1990, Buenos Aires.


Palabras (Extracto)

Se espera que la lluvia pase. 
Se espera que los vientos lleguen. 
Se espera. Se dice. 
Por amor al silencio se dicen miserables palabras. 
Un decir forzoso, forzado, un decir sin salida posible, 
por amor al silencio, por amor al lenguaje de los cuerpos. 
Yo hablaba. En mí lenguaje es siempre mi fatiga inexpresable.




Buscar

No es un verbo sino un vértigo. No indica acción. 
No quiere decir al encuentro de alguien 
sino yacer porque alguien no viene.


  Texto de sombra

                                             
Quiero existir más allá de mi misma: con los aparecidos.
Quiero existir como lo que soy: una idea fija. 
Quiero ladrar, no alabar el silencio del espacio al que nace.


Pequeños poemas en prosa (Extracto)

Enamorada de las palabras que crean noches pequeñas 
en lo increado del día y su vacío feroz.

(Edición propia)



10 Charly Garcia- Chipi-chipi



A boca de jarro

domingo, 21 de junio de 2015

Invictus






Más allá de la noche que me cubre,
oscura cual abismo insondable,
doy gracias mi a dios fuere quien fuere
por mi espíritu siempre inconquistable.


(...)


Ya no importa cuál fuere mi camino
ni cuántas culpas se acumulen a mi paso.
Soy el dueño de mi propio destino.
De mi alma el capitán y único amo.

William Ernest Henley "Invictus", 1875,  Extracto.
(Traducción propia)




A boca de jarro

miércoles, 17 de junio de 2015

En cada solitario instante


Holanda, Leiden"Ciudad-Llave"


Llegué a Borges,
 entré,
cerré con llave,
derribé los muros
 - ¡tantos! -,
con las manos desnudas,  
de rodillas, 
 implorando,
 me encontré
- ¡por fin! -,
 a mí
sola,
agonizando
en cada solitario instante,
en ese laberinto del espejo,
harta ya de Arquetipos y Esplendores,
me llené bien la sangre  
de aquel verdor perdido
perfumadito de eucaliptos
y llegué,
- ¡en buena hora! -,
  justo al lugar que la garganta angosta
cuando el sol se pone arrebolado
 de nubes y de sombras en mi boca.
Desenterré aquel sueño no nombrado,
 a paso firme, 
sí, 
- ¡al fin! -
salí....
Detrás de todos los efímeros reflejos
yo  
 sé por fin 
que este Poeta
 para siempre 
me ha salvado.


Borges, Hôtel des Beaux Arts, París, 1969.



El Ápice



No te habrá de salvar lo que dejaron

Escrito aquellos que tu miedo implora;
No eres los otros y te ves ahora
Centro del laberinto que tramaron

Tus pasos. No te salva la agonía
De Jesús o de Sócrates ni el fuerte
Siddharta de oro que aceptó la muerte
En un jardín, al declinar el día.

Polvo también es la palabra escrita
Por tu mano o el verbo pronunciado
Por tu boca. No hay lástima en el Hado

Y la noche de Dios es infinita.
Tu materia es el tiempo, el incesante
Tiempo. Eres cada solitario instante.


Jorge Luis Borges


A boca de jarro

domingo, 14 de junio de 2015

El laberinto y el espejo





Llego a Borges,
le entro,
derrito el miedo: 
 alegremente me pierdo
en ese laberinto del espejo,
me embriago de Arquetipos y Esplendores,
me lleno los pulmones de eucaliptos,
arribo al otro lado del ocaso,
me encuentro con un sueño sepultado,
le entro...
Detrás de los reflejos
presiento que ese Borges
me ha nombrado.



"En cualquier parte del mundo en que me encuentre cuando siento el olor de los eucaliptos, estoy en Adrogué. Adrogué era eso: un largo laberinto tranquilo de calles arboladas, de verjas y de quintas; un laberinto de vastas noches quietas que mis padres gustaban recorrer. Quintas en las que uno adivinaba la vida detrás de las quintas. De algún modo yo siempre estuve aquí, siempre estoy aquí. Los lugares se llevan, los lugares están en uno. Sigo entre los eucaliptos y en el laberinto, el lugar en que uno puede perderse. Supongo que uno también puede perderse en el Paraíso. Estatuas de tan mal gusto y tan cursis que ya resultaban lindas, una falsa ruina, una cancha de tenis. Y luego, en ese mismo hotel "Las Delicias", un gran salón de espejos. Sin duda me miré en aquellos espejos infinitos. Muchos argumentos, muchas escenas, muchos poemas que he imaginado, nacieron en Adrogué o se sitúan en ella. Siempre que hablo de jardines, siempre que hablo de árboles, estoy en Adrogué; he pensado en esta ciudad, no es necesario que la nombre."

Jorge Luis Borges, 1981



A boca de jarro

viernes, 12 de junio de 2015

Aún tengo la vida

Para vos que la encontraste y la seguiste hasta mí a través del árbol de la Vida...
Fotografía de Robert Capa


EL HERIDO

Para el muro de un hospital de sangre


Por los campos luchados se extienden los heridos.
Y de aquella extensión de cuerpos luchadores
salta un trigal de chorros calientes, extendidos
en roncos surtidores.

La sangre llueve siempre boca arriba, hacia el cielo.
Y las heridas suenan, igual que caracolas,
cuando hay en las heridas celeridad de vuelo,
esencia de las olas.

La sangre huele a mar, sabe a mar y a bodega.
La bodega del mar, del vino bravo, estalla
allí donde el herido palpitante se anega,
y florece, y se halla.

Herido estoy, miradme: necesito más vidas.
La que contengo es poca para el gran cometido
de sangre que quisiera perder por las heridas.
Decid quién no fue herido.

Mi vida es una herida de juventud dichosa.
¡Ay de quien no esté herido, de quien jamás se siente
herido por la vida, ni en la vida reposa
herido alegremente!

Si hasta a los hospitales se va con alegría,
se convierten en huertos de heridas entreabiertas,
de adelfos florecidos ante la cirugía
de ensangrentadas puertas.



II

Para la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas.

Para la libertad me desprendo a balazos
de los que han revolcado su estatua por el lodo.
Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,
de mi casa, de todo.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
porque aún tengo la vida.

                                                                       Miguel Hernández




SERRAT - PARA LA LIBERTAD - Madrid 1987

A boca de jarro

sábado, 6 de junio de 2015

Dorothy Parker: Magnífico gesto


“Da igual por dónde lleve mi camino
da igual por dónde me dirija
en fin: da igual cómo y por qué..."
                                                        Dorothy Parker


Comentario

La vida es un glorioso ciclo de canciones,
Una composición en verdad extemporánea,
Y el amor eso que nunca nos da preocupaciones,
Mientras que yo en verdad soy María de Rumania.



La rosa perfecta

Solo una rosa me envió desde que nos conocimos.
Supo elegir con mucha ternura el mensajero:
Corazón profundo, puro, con unas gotas de fragancia aún húmedas—
La rosa perfecta.

Así conocí el lenguaje de esa florcita que me decía:
Mis pétalos frágiles atesoran un corazón.
Este amor supo así encontrar su amuleto en
La rosa perfecta.

Me pregunto por qué nadie nunca me envió en cambio
La limusina perfecta. ¿Podrían decírmelo?
Ya sé… está mi suerte echada, y siempre he de recibir solo
La rosa perfecta.



Coincidencia desafortunada

Desde el momento en que jures que sos suya,
Temblando de emoción, suspirando,
Y él jure que su pasión es infinita,
que está siempre encendida.
Mi querida, anótate esta:
Uno de los dos está mintiendo.



Inventario

Cuatro son las cosas que conozco y me hacen más sabia:
Pereza, pena, un amigo y un enemigo.

Cuatro son las cosas sin las cuales todo hubiera estado mejor:
amor, curiosidad, pecas, dudas.

Tres son las cosas que nunca lograré:
Envidia, profundidad y suficiente champagne.

Tres son las cosas que tendré hasta la muerte:
Risa y esperanza y un ojo en compota.





“...no puedo escribir cinco palabras sin cambiar siete”


“Mis versos no sirven para nada. Enfrentémoslo, cariño, mis versos son terriblemente epocales... como cualquier cosa que una vez haya estado de moda, son espantosos ahora. Abandoné sabiendo que no mejoraban, pero nadie pareció advertir mi magnífico gesto."

                                     Dorothy Parker






A boca de jarro

jueves, 4 de junio de 2015

A mí se me hace



Sir Edward John Poynter, Erato, Musa de la Poesía, 1870


Con el permiso de y para todos los Cervantes, Shakespeare, Borges, Machado, Lorca, Becquer, Neruda, Pedroni, Hernández, Storni, Mistral, Whitman, Shelley, Byron, Rilke, Dickinson, Pizarnik, Benedetti, Pessoa, Rimbaud y una largo etcétera de nombres, con o sin apellido famoso...



A mí se me hace que la Poesía

es lengua viva, sentir impreciso

del que son dueños los poetas muertos,

una mujer desnuda y a lo oscuro,

voz de la muerte, nuestra desdicha fuerte,

la que espera cuando a tu balcón vuelven

las golondrinas a colgar sus nidos,

un año vestido de nueve lunas,

un silencio que me sabrá a ternura,

ese telón que se ansía aunque se tema,

el que, inconsciente de su gloria, el Bardo

enfrenta y vence con sus hidalgos versos

sabiendo, más por hombre que por viejo,

lo que todos sabemos y ocultamos:

de los hermosos el retoño ansiamos

para que su rosal no muera nunca,

pues cuando el tiempo su esplendor marchite

guardará la memoria su heredero.



Poesía es todo cuanto crece

y en su perfección dura un breve instante,

como de la mañana el sol radiante

que, al avanzar la tarde, se oscurece;

cuando hallo que todo se envejece

como flor mañanera rozagante

que pronto se deshoja, agonizante,

y al morir el crepúsculo perece,


entonces sé que queda la Poesía

para llenar el vientre de la angustia,

para darle sentido a la agonía,

para morir creyéndonos eternos,

para palpar el sueño que es la vida,

para no navegar en amor ido,

para gustarte cuando callo, ausente,

para arrancarte el corazón a rimas,

para que ya no insistas, que he salido,

para olvidar el nombre que he perdido.



Quizá sea poesía todavía

el mundo en un teatro convertido,

un Jacques declamando las edades,

dejando el descreimiento suspendido,

avisando en voz alta - "Ladran Sancho",

desarreglando todos tus sentidos

puesto que son orilla de los míos,

transformando tus peldaños en mi muro,

cantándome estos versos a mí misma

para escuchar una voz en mis silencios

y en libertad ignorar un poco menos,

para aprender aquello que se calla,

para ser un cantar solo de hierro,

para fundar de nuevo a Buenos Aires.



A mí se me hace cuento que murió la Poesía:

la juzgo tan eterna como el agua y el aire.

No digamos que agotado su tesoro,

de asuntos falta, enmudeció la lira:

podrá no haber poetas, pero siempre 


habrá Poesía.





A boca de jarro

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."