miércoles, 13 de enero de 2016

Instantáneas de verano



"Cuando es verdadera, cuando nace de la necesidad de decir, a la voz humana no hay quien la pare. Si le niegan la boca, ella habla por las manos, o por los ojos, o por los poros, o por donde sea. Porque todos, toditos, tenemos algo que decir a los demás, alguna cosa que merece ser celebrada o perdonada."


Eduardo Galeano, "Celebración de la voz humana/2", 
El libro de los abrazos.


   El sueño estival suele ser más intenso y hasta podría decirse felizmente agorero. Me había ido a a la cama con el libro de Galeano, los brazos cansados y la espalda dolorida de haberme pasado media tarde ordenando el bajo mesada, abarrotado de todos los envases de productos de limpieza que adquirimos las amas de casa siglo XXI: limpia vidrios, limpia hornos, limpia pisos, limpia inodoros, sacasarro, antigrasa, anti hongos, quitamanchas, lustramuebles, trapos de piso, trapos rejilla, franelas varias, virulana, dispenser de jabón líquido para manos,  jabón líquido para ropa clara, para ropa de color, para ropa negra... En sueños se me recreó la misma escena, alimentada por la resaca de la experiencia diurna. De pie frente a la pileta de la cocina, con el canasto de los enseres rebosando de productos bajo mi nariz, sentí una mano cálida y familiar sobre mi hombro derecho, me di media vuelta y me encontré con los ojos y la sonrisa de mi abuela. Muy suelta y muy resuelta, ella me dijo:

- Fernandita, ¿para qué coños guardas todos esos trastos ahí abajo?

Entonces, miré sobre mi mesada y, junto a la canilla, apareció el único tachito que siempre tenía mi abuela para limpiar todo, con una esponja de cocina, un trapo rejilla, una botella de detergente y un frasquito de puloil. Iba a prodigarle un fuerte abrazo a mi abuela cuando un chirrido cercano me despertó.



A la hora de estar levantada, me fui para la terraza a tomarme unos mates. El canto de un benteveo terminó de espabilarme en la vigilia soñolienta de la radiante mañana de verano porteña. Me encontré con un nido bien plantado de una pareja de benteveos sobre las ramas más altas del árbol de la vereda: una simpleza en presencia y en esencia digna de la visita del recuerdo de mi abuela.







A boca de jarro

28 comentarios:

  1. Lo esencial está ahí siempre, verlo o no verlo... eso ya es otra cosa. A veces la mirada se nos ensucia y es entonces cuando se agradece tanto una visita así, en los sueños, y una música así, en los árboles. Los ojos se alegran y se visten de claridad para celebrarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. Gracias por recordármelo.

      Un abrazo.

      Fer

      Eliminar
  2. Dulce despertar, Maria Fer, la abuela te estaba enseñando lo verdaderamente importante ¿para qué coños guardas todos esos trastos ahí abajo? y lo tienes Ahí no más, en tu terraza... muy chévere esta entrada. Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María, y muchos cariños.

      Fer

      Eliminar
  3. : una simpleza en presencia y en esencia digna de la visita del recuerdo de mi abuela.

    Precioso niña!.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Mi sonrisa con el Alma para ti también.

      Fer

      Eliminar
  4. Me encantan los sueños con las abuelas. Las mías me visitan seguido!
    Estaba pensando cuanta razón, en mi casa de la infancia había pocas cosas. Lo necesario.
    Besote Fer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en la mía vivía mi abuela con nosotros y era así también.

      Besote y gracias por la visita, Dana!

      Fer

      Eliminar
  5. ¡¡Precioso, Fer!! Que encontraras ese nido fue un recordatorio de que, en las cosas sencillas, está la felicidad. Y de que tu abuela tenía razón en lo que te decía.
    Me ha encantado leerte. Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Muchas gracias. Voy a ir pispeando a ver si esta parejita de benteveos tienen cría ;)!

      Un beso enorme para ti también.

      Fer

      Eliminar
  6. Buen augurio el del benteveo con su peculiar lomo pardo y el pecho y la cola, amarillos.
    Tu abuela era sabia. No tengo la menor duda. Sus palabras lo denotan

    Abrazos, estimada Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Van dos augurios en lo que va del año... Veremos que nos deparan, mi querido Luis Antonio.

      Abrazos y gracias.

      Fer

      Eliminar
  7. Preciosa entrada Fer, son lindos esos sueños en los que vemos a personas que seguimos queriendo a pesar de que ya no estén con nosotros, es una manera de decir que las recordamos y creo que ellas tampoco nos olvidan!! Me gustó la definición de recordar!!

    No había escuchado el nombre (benteveo) de esos pájaros!!

    Un besazo mi Fer!!

    mafar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que estos sueños son la señal más contundente de que estas personas siguen vivas y nos acompañan desde algún inefable lugar. No creo que haya benteveos en Europa: son aves que habitan América, desde los Estados Unidos hasta la Argentina. Tienen un chirrido singular: dicen algo así como "Bicho feo". Me encantan. Son muy simpáticos y vistosos.

      Muchas gracias, mi querida amiga. Besos!!!

      Fer

      Eliminar
  8. Primero, has conseguido que me sonría con la descripción de la multitud de productos que todas usamos y con las que nos volvemos tarumbas. Después, la ternura se ha abierto paso con ese sueño de tu abuela. No me extraña que la felicidad salte entre estas líneas (también quise mucho a mi abuela y me encanta cuando sueño con ella y la veo hablarme, moverse, con vida).
    Un abrazo muy grande, Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente te has reído porque tienes tantos trastos como yo en tu bajo cocina, mi querida y admirada Isabel. Siempre que estoy lidiando con este tipo de quehaceres siento que estoy perdiendo tiempo precioso que podría emplear en cosas que realmente me gustan, como leer, y más rabia me da. Por las tardes estoy leyéndote a ti, y es todo un placer que te agradezco enormemente.

      Un abrazo enorme!

      Fer

      Eliminar
  9. Yo no puedo recordar a mi abuela para que me enseñara que las cosas sencillas son las únicas que merecen la pena. Por eso debo ser tan complicado. Un precioso sueño. A Galeano le tengo una antipatía singular. No me gustan las frases hechas y él dejó a miles a tenor de las que leí en su muerte. Fíjate que mi héroe es Samuel Beckett que vino a decir que el lenguaje era imposible y que solo nos llevaba a la incomunicación. No sé si dijo esto exactamente pero nada es más absurdo que el lenguaje en sus obras, y en la vida real muchas veces no es vehículo de comunicación.

    Un beso. Bien por tu abuelita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú no eres complicado: tienes tus días, Joselu, como todos. Beckett sí lo era, aunque hay cosas que ha escrito y que ha dicho que están llenas de sentido. Y Galeano tiene su maestría, a pesar de que debo admitir que me cansa un poco cuando le da a su ideología, pero bueno, algo hay que leer, y este me lo han regalado. Aquí los libros están tremendamente caros.

      Un beso grande.

      Fer

      Eliminar
  10. Ciertamente el sueño invernal tiene otro efecto que el estival. Un placer compartir este retazo de tus memorias. Preciosa la cita con Galeano. Fijate que es un autor que tengo pendiente.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro de Galeano que estoy leyendo es de fácil y amena lectura, y puedes leerlo mientras sigues una novela, ya que se trata de crónicas, relatos y una serie de encantadores piezas breves que tranquilamente se pueden mechar con otras lecturas.
      Muchas gracias por tu visita, mi querida Marybel.

      Besos!

      Fer

      Eliminar
  11. Hay que saber valorar lo que nos rodea...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y muchos saldos, Mark.

      Fer

      Eliminar
  12. Que enorme placer y dulzura, verdades sencilla y magnificas... Ay, mi amiga¡¡¡ te doy las gracias, por esta bienvenida inesperada.

    Besos muchos,

    tRamos

    ResponderEliminar
  13. Siempre es un placer recibirte en mi nidito virtual, mi querida tRamos.

    Muchos besos y muchas gracias!

    Fer

    ResponderEliminar
  14. Estas abuelas que no conocían las inercias y esclavitudes de la sociedad de consumo y que con un trapito arreglaban el mundo. Pena del abrazo interrumpido.
    Un benteveo no lo conocía. He tenido que buscarlo en la wikipedia porque es solo propio de aquellas tierras tan lejanas.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Sólo hay benteveos en América, según he leído en Wikipedia también. Tienen un canto extraño, ya que parece que dijeran: "Bicho feo, bicho feo." Algunos los asocian con augurios de todo tipo, buenos y malos, y otras supercherías. A mí me resultan encantadores.

    Un beso, gracias por la visita y muy buen finde, Krapp.

    Fer

    ResponderEliminar
  16. De la mano de Galeano a los sueños donde el "repaso" del corazón te trajo a tu abuela dejando anidada en ti la sensación de un mágico vuelo.
    El paraje se brindó a acompañarte el despertar con ese nido...
    Precioso y tierno a pesar de todo ese batiburrillo exagerado de limpieza que es el único toque de realidad que perturba la ternura.
    Besos, mi escritora-poetisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, poetisa de los abismos del alma mía ;)!!

      Besos mil!

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."