miércoles, 22 de febrero de 2017

La hermandad de la aspiradora



Bajo el yugo del encierro
y el deber como bandera,
cada día, hermanadas,
 las mujeres nos rendimos
a pasar la aspiradora
cuando el polvo nos confronta
con la soledad del nido,
bajo lúcida sospecha
de caer en lucha vana:
volverán los que han marchado
a sus guerras mal habidas
con el polvo que, sabemos,
hemos de morder mañana.



Fútil, invisible empresa,
desde su ruidoso reino,
cada ama de su casa
se conecta con las dudas
que a todas nos asaltan:
"¿Y de qué me habrá valido 
tanto álgebra aprendido,
para qué los dos idiomas,
las teorías, los teoremas,
tanto cuento de princesa,
si lo mío se reduce 
a profesar la abnegación
sin percibir compensación?" 



A la hora en la que el ruido
como el polvo se propaga
por las ventanas abiertas
de las casas de mi cuadra,
la certeza se me instala:
no hay motor de aspiradora
que a la voz de la conciencia,
que al destino se rebela,
sea capaz de silenciar
— voz que aún no fue acatada —,
aunque no se oye tan fuerte
como el mandato aprendido
de esa voz que nos inicia
en el arte del barrido. 



De manera misteriosa
el pasar la aspiradora
nos conecta con los sueños
que algún día arrumbamos
con los trastos de limpieza,
sueños de quien nunca fuimos,
de la que aún deseamos ser,  
de una igualdad más limpia
que seguimos incumpliendo
cada vez que nos negamos
el derecho a reparto
para limpiar el camino
de quienes vendrán mañana.








A boca de jarro

19 comentarios:

  1. Y si se parasen todas como sus aspiradoras? Una rebelión en masa por un hacer ya hecho, desde hace mucho tiempo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Genial post, Fer. Yo me declaro incondicional de Mafalda (en mi blog también aparecía mucho). Si tengo que elegir, me quedo con la última imagen.
    Tus poemas, todo un canto a la abnegación y resignación que comportan las tareas domésticas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¡Madre mía! Fer, entre Quino, Mafalda y Vos me habéis sacado de dentro risa, que es la madre consoladora de todas las alegóricas desdichas.
    Que buenos versos, reflejos de la realidad del ama de casa sometida a las cuatro paredes, la escoba, la bayeta y la fregona. ¡Cuanta culpa tenemos los hombres! Las matriarcas os deberíais rebelar de vez en vez.
    vuestra labor es encomiable.
    Besos reivindicativos.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Brutal, Mafalda!! Cada una de esas tiras las habré leído una docena de veces, pero siempre me golpean como si fuera la primera. Es lo único en plan comic que leo con verdadero gusto.
    Y tus poesías son geniales, conectan a la perfección con lo que Mafalda nos quiere transmitir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno Fer, estupendo este oda a la mujer. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Una original, justa e irónica forma de protesta, querida Fer. Yo espero que con el tiempo los nudos se deshagan, los ojos se abran por completo y las mentes aspiren a mucho más, a tanto como merecen. Mientras tanto, las amas de casa serán solamente eso, "miembros de la hermandad de la aspiradora" :(

    Muy bueno, y muy inspirado. ¡Me encantó!

    Besitos de tarde.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta Mafalda, por sus diálogos irónicos y llenos de crítica, pero reconozco que los que le dirige a su madre son especialmente duros (y sin embargo certeros).
    Después de leerte creo que pasaré la aspiradora con otro talante muy distinto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hermosa oda en honor a la mujer...genial, Fer, me uno firmemente a tu protesta.
    Un besazo Fer.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno Fer, me ha encantado esa manera de decir combinando esos versos reivindicativos con las viñetas de Mafalda, es que es mi ídolo, me encanta, soy una incondicional de ella desde siempre. Creo que habré leído esas tiras mil veces y me siguen arrancando carcajadas y es que es mucho mejor ponerle humor a la vida pero también ir diciendo basta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Genial, genial y genial, Fer!
    Cuanta verdad poetizada y salpimentada con la siempre genuina y maravillosa Mafalda que nos despierta la conciencia desempolvándola...
    Mi aplauso!
    Beso grande.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué sería de nosotros sin nos faltase el sentido del humor!. En tu texto está muy presente y eso no está reñido con la rebeldía ni la protesta.

    Besos, Fer

    ResponderEliminar
  12. Hermoso y gracioso himno.
    No es que esté muy de acuerdo con su sentido final ya que considero que el trabajo casero es una opción personal que muchas personas, de ambos sexos, han escogido voluntariamente y tan digno como ser catedrátic@ en Oxford, dirigir la Filarmónica de Berlín o protagonizar el personaje principal en una serie de éxito.
    La baja consideración del trabajo casero viene de los prejuicios inventados con la Revolución Industrial por la la oligarquía capitalista, deseosa de incorporar al máximo número de mujeres en sus cadenas de esclavitud laboral.

    Besos transatlánticos.

    ResponderEliminar
  13. Buenísimo Fer, la ironía y el humor tuyos y de Mafalda unidos en un brillante trabajo. Me declaro a favor de la igualdad sin distinción de género. El trabajo de ama de casa, debería ser un trabajo en blanco en todos los hogares y se debería cambiar su nombre sin aludir al género, en mi humilde opinión. Un poema en el que parece que estuviese todo y no te hubieras olvidado de nada. Felicitaciones.
    Un beso.
    Ariel

    ResponderEliminar
  14. Agradezco todos y cada uno de vuestros amables comentarios. Mucho de lo que he volcado en este texto de protesta es lo que siento y lo que pienso cada día cuando enchufo mi maldita aspiradora. Le estuve dando vueltas a este tema largo tiempo y me pareció que merecía ser trabajado para terminar siendo un poema.

    Un beso enorme!

    Fer

    ResponderEliminar
  15. wow, simplemente magistral.

    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
  16. Ay esta Mafalda!
    Yo veo las tareas de casa como el medio para obtener orden porque si lo veo ordenado también mi mente lo está, y eso prima.
    Fer, como siempre un placer leerte.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. perfecto! cuantas mujeres pasamos por lo mismo. ah! mafalda! saludosbuhos!

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."