viernes, 19 de julio de 2013

La importancia de un nombre

"Lectora en la ventana", Johannes Vermeer.
Para María Isabel

 Voy a tirar una teoría a boca de jarro, como es costumbre de la casa, sin ningún respaldo empírico que la avale, y si vale, vale, ¿vale? Y me arriesgo a ir en contra del mismo William Shakespeare, "el único "sacude-escenario" ("shake-scene") del país", según su coetáneo y compatriota Robert Greene, "green with envy", and rotting in it, poor rotten Robert, (verde de la envidia), aunque el rojo le va mejor en español, pero de colores hablamos otro día. La cita de Skakespeare ("Shake the spear"), a la cual contradigo en esta oportunidad, engalana a este jarro con una cita en su rosa, tomada del Acto II, Escena II, siendo una de las más conocidas de su tragedia más popular, Romeo y Julieta, declamada desde el cuestionado balcón, cuando los jóvenes amantes, impedidos de cosumar su amor como desean, con la debida aprobación de sus familias, acérrimas enemigas (he ahí la raíz de su tragedia), cuestionan a su vez la validez de un nombre en el siguiente diálogo:



  JULIETA: Mi único enemigo es tu nombre. Tú eres tú, aunque seas un Montesco. ¿Qué es «Montesco»? Ni mano, ni pie, ni brazo, ni cara, ni parte del cuerpo. ¡Ah, ponte otro nombre! ¿Qué tiene un nombre? Lo que llamamos rosa sería tan fragante con cualquier otro nombre. Si Romeo no se llamase Romeo, conservaría su propia perfección sin ese nombre. Romeo, quítate el nombre y, a cambio de él, que es parte de ti, ¡tómame entera!
ROMEO: Te tomo la palabra. Llámame « amor » y volveré a bautizarme: desde hoy nunca más seré Romeo.
JULIETA: ¿Quién eres tú, que te ocultas en la noche e irrumpes en mis pensamientos?
ROMEO: Con un nombre no sé decirte quién soy. Mi nombre, santa mía, me es odioso porque es tu enemigo. Si estuviera escrito, rompería el papel.
JULIETA: Mis oídos apenas han sorbido cien palabras de tu boca y ya te conozco por la voz. ¿No eres Romeo, y además Montesco?
ROMEO: No, bella mía, si uno u otro te disgusta.


  Tres siglos más tarde llegó al mundo Oscar Wilde, (Wide and Wise...), otro grande de las letras y la dramaturgia anglosajona, y nos legó una pieza, entre muchas inmemorables obras, titulada La importancia de llamarse Ernesto. No voy a entrar en detalles sobre la obra en sí. Sólo me detengo un momento en el juego de palabras que propone desde el nombre, que en español se pierde lastimosamente. The Importance of Being Earnest contiene lo que en inglés se denomina un "pun", o juego de palabras, centralizado en el nombre "Earnest", que refiere al nombre propiamente, "Earnest", cuya traducción es "Ernesto", pero además alude al adjetivo calificativo "earnest" que significa "honesto". Llamarse "Earnest" en este contexto es portar un nombre cuya importancia es la de ser "honesto", y de esto Wilde sabía tanto que con su libertad y su vida pagó el precio de ser "earnest".
 La teoría que hoy formulo es que el nombre que los seres luminosos llevan porque les ha sido dado por aquellos que los han engendrado desde el deseo y el amor dice algo de la esencia y de la luz de quienes los portan. Son el nombre de la rosa. Y esta rosa sobre la cual baso mi teoría trasnochada dejó perfumada mi casa y la regó entera de pétalos con su fugaz paso por ella.

  El miércoles vino Isabel de visita a casa. Isabel es como una prima grande, sin hijos, que ha estado doliente por largo tiempo por haber quedado huérfana y aún lo sufre e intenta superarlo hoy, a sus 63. Hija única de padres amados que fueron su mundo, junto al que le abrió su vocación docente, por largo tiempo también, aunque ahora se cerró con su jubilación, que es puro júbilo en ella. Padres idos que la acompañan desde donde los nombra, a pesar de que también quizás la encadenaron en vida un poco y le cortaron las alas que ahora ha descubierto que lleva sobre sus menudas aunque fuertes espaldas y que, para su asombro cuasi infantil, le permiten levantar vuelo ya desde su orfandad y llegar en un vuelo hasta mi casa a hacerme a mí, María, de prima. Hacía tiempo que la visita estaba pendiente, pero, por una cosa o por otra, las vueltas de la vida de María y de la de Isabel, vidas que se empeñan en enredarse para después desenredarse, como toda vida, se iba posponiendo. El 17 del 7 fue el día en que tenía que ser la visita de Isabel, y no pasó desapercibida, ni para Isabel ni para esta María, quien la recibió con genuina alegría en medio de la concepción de un sueño con nombre propio que la tiene a la vez turbada y encendida, ya que racionalmente la confunde, mientras que su corazón dice "¡Si!" a Él, desde la irracionalidad pura de su fe, la fe de que le permite ver a Fer en sueño proyectada, ya sin dudarlo ni esconderlo más ante un mundo que apedrea cuando no entiende de nombres, de llamados anunciados en sueños o en plena vigilia diurna y nocturna, de luces y de cruces que nos son dadas por El Nombre.



  María se pasó el día haciendo de la casa un nido cálido y acogedor. Colgó artesanías por todos lados, mandó a los chicos a comprar macetas para emebellecer las plantas de su sagrado jardín urbano, y le pidió a su amado esposo, cuyo nombre empieza con J, que hiciera de carpintero y creara un sencillo altar junto a la ventana, a través de la cual María se la pasa mirando al mundo sin lograr terminar de entenderlo. 



  Isabel llegó puntual a la hora del encuentro, a cara lavada y resplandeciente, con una sonrisa de oreja a oreja, simple, pura, transparente y elocuente. Pulcra y discretamente colorida en su atuendo, con un bello corte de pelo nuevo que dignifica su estampa y hace honor a su nombre en su ubicada blancura encanecida, con las marcas de anillos y pulseras que la hacen una mujer en esencia. No traía perfume, pero su presencia deja la estela de un aroma único y singular, que hace que algo se sacuda y salte en el alma y en el vientre cuando entra tambaleante por la puerta grande de la casa de María. Y llegó portando regalos especialmente escogidos para cada uno de los integrantes de esta familia, que con los brazos y el corazón abierto por fin la ha recibido.

 A María le trajo prendas de su paso por Tierra Santa, de esas que Isabel sabe que María necesita en tiempos de oscuras quebradas. Y trajo también unas toallas blancas, finísimas, todo un detalle para quienes vivimos trabajando a diario, procurando siempre conservar las manos limpias. A los chicos, cuyos nombres dicen mucho de su esencia, e Isabel lo sabe bien, les trajo remeras del color y diseño indicado. No se le escapó ni un detalle: cosas que sabe y hace saber Isabel, por ser y llamarse Isabel...

  Por esas cosas que para nada me resultan azarosas porque mi nombre es María, ayer tuve un intercambio en un exitoso y sencillo hangout con mi maestra del alma, quien se asomó a la ventana de Google+ por primera vez, y la felicité. A continuación transcribo parcialmente algunas de sus respuestas a mis comentarios, porque resultan muy reveladoras, y valen como corolario a mi teoría sobre los nombres. De paso le dejo a Isabel, que es también María antes de ser Isabel, como regalo que sé que le va a interesar, un link a la entrada de ayer de María Guadalupe para que se nutra de él: "Volvernos adultos y despedirnos de nuestros padres no es tan sencillo": tocás acá y volás hasta allá, María Isabel.


jueves, 18 de julio de 2013 - 13:41
María Guadalupe Buttera
jajajajajaj 
es q no sabía como funciona esto... 
demasiado ja! hago lo q puedo jajajajja  13:42
GRACIAS!! cariños FER!!! seguimos conectadas =) 
 Dios detrás de todo y todos cariños!! 

Yo la llamo : "Maestra del alma mía",
y ella responde con la humildad de una grande cuyo nombre es Guadalupe:


maestra no, es mucho..... compañera nomás.... 
compañero = COM PAN EROS 
(compartir el pan con amor ) 

MAría GuadaluPE Butter
(detrás de los nombres se esconden mensjajes =) 
lo aprendi de Jodorowsky 
ja! y tu apellido FER!!! 
vaya si dice!!! 
ANDA PAZ... 
DA PAZ 
Wuauuuuuu !!!
Seguí descubriendo los mensajes en tu nombre!!! beso! 
María FernanDA PAZ 
Hasta pronto!! 

(Las negritas son propias)



¡Gracias María Isabel! 
¡Y gracias María Guadalupe!


A boca de jarro

7 comentarios:

  1. Gracias a vos Fer!!! ¡Qué hermoso está tu blog! felicitaciones! ;)

    ResponderEliminar
  2. Nunca me cansaré de darte las gracias yo a vos, Maestra del alma mìa y Con-pañ-era (=compartidora amorosa del pan).

    Un beso con abrazo apretado, María Guadalupe!

    Fernanda Paz ;)

    ResponderEliminar
  3. Hermosa historia para sustentar tu teoría.
    Besos Fer.
    (Gracias por agrandar la letra)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mire!!!

      La letra, como tantas otras cosas sobre las cuales estoy trabajando, estaba desconfigurada: se va ir arreglando todo, paso a paso, poco a poco, hasta llegar a un jarro nuevo, entero y renovado para que todos lo disfrutemos tal como lo sueño.

      A veces es necesario tolerar la imperfección para llegar lo más cerca posible a la idea que se tiene de la perfección, que no está hecha para nosotros, desde luego, al menos no para mí, aunque me cueste aceptarlo.

      Me ha enseñado mucho este tiempo de imperfecciones y fallos: lo agradezco mucho más que los hallazgos, los aciertos y los aplausos, te aseguro.

      Gracias por todas tus críticas constructivas y tus mensajes privados durante este tiempo de introspección forzado: me sirven mucho más que los plus one y los halagos.

      Besos!

      Fer

      P.D.: Buen cambio el de tu foto de perfil: ¡lo celebro!

      Eliminar
  4. Que bonita historia y que rincón más cálido creasteis entre todos, con pequeños detalles así es como una casa pasa a ser un hogar, y no me refiero a los detalles de la foto sino al hecho de compartirlo.
    Un petó Fer,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia es real, Rosa: carezco de la habilidad de inventar historias. Y los detalles los construimos el carpintero y yo, mientras mandamos a los chicos a comprar las macetas: cada una representa a un miembro de la familia. La plantita de la izquierda es mi hijo adolescente, por lo peludo que se me ha puesto ahora que está creciendo. La cactácea es mi esposo, porque sobrevive con poca agua, parece fuerte por fuera, pero es un tierno lleno de savia en su interior. La que tira para arriba y es de color rosado, es mi hija de diez años que ha pegado el estirón y está más linda que nunca, porque es linda desde la raíz hasta la última nervadura. Y la caña de bambú soy yo: en el medio, el bastón para que todos se sostengan de él, y sólo necesita del agua clara y limpia de un jarro que mis suegros nos regalaron cuando nos casamos, herencia de familia ;)!

      Un petó y gracias mil!

      Fer

      Eliminar
    2. ohhhhhh, no sé si me ha gustado más la historia que explicas o la preciosa descripción que acabas de hacerme de vuestra familia.
      Seguro que todas crecerán hermosas por dentro y por fuera ;-))
      Por cierto, hoy he estado “platicando” un rato con un compatriota tuyo, nos habíamos estado escribiendo mail por temas de trabajo y por el apellido (que comparte con un famoso futbolista) pensaba que era italiano pero hoy ha venido en persona de visita y es argentino!!! descendiente de italianos que emigraron a Argentina hace años. Aunque ya lleva unos años aquí la entonación y algunas expresiones no admiten duda jeje, y es que las vidas y las personas vienen y van . . . .
      Un petonet,

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."