sábado, 1 de febrero de 2014

Sábado es...

Madonna en los ochenta

Allá por la década de los ochenta, en mis intensos años de adolescencia bolichera, había un jingle de Coca Cola en los medios locales que decía así:

"Sábado es,
sábado es, 
ya la ciudad, 
vibra otra vez.
Vení a bailar, 
 te vas a divertir.
 Coca Cola le da
 más vida a tu vivir..."

Llegó febrero. Es justo y necesario dejar este oscuro enero atrás. Cortes de luz, olas de calor, maroma económica... Encima estuvimos pintando en casa, y me tocó limpiar como una descosida. Así es que hoy me zambullo en el túnel del tiempo y me voy a bailar, como hacía en aquellos sábados de los ochenta. ¡Quién pudiera volver el tiempo atrás, para no amargarse, para sólo pensar en que "Las chicas sólo quieren divertirse"! Increíble cómo todavía suena esa canción.

Me causa algo de sorpresa y mucha nostalgia que mis hijos me hagan subir el volumen de la radio cada vez que pasan una de aquellas canciones que me aprendí de memoria en los ochenta. Ahora, muchos adolescentes la van de "ochentosos", pero lo cierto es que los verdaderos sobrevivientes de los ochenta somos nosotros.

Por entonces, no andábamos con celulares, no nos comunicábamos por Facebook, ni WhatssApp, y cuando quedábamos para encontrarnos el sábado por la noche, era para salir, no para una sesión de Skype o un juego interactivo online. Toda nuestra vida rodaba en torno del baile del sábado por la noche en la disco, para lo cuál arreglábamos personalmente y con la debida anticipación. No había mensaje de texto que nos salvara si, a último momento, no nos dejaban ir al boliche.

Nos pasábamos la semana practicando las coreografías de Madonna para abrir la noche en la pista, como en aquellas películas que nos marcaron a fuego, "Flashdance" y "Footloose". Los mejores bailarines se subían a bailar sobre los parlantes, y cuando se largaba, echaban una capa de humo espesa que me dejaba medio ciega y olía al talco de mi abuela. Bajo la luz blanca se cruzaban las primeras miradas, ya que en aquel tiempo, los varones te sacaban a bailar. Las damas entrábamos gratis porque éramos el gancho para los caballeros. Nada de pogo en la pista, ni de bailar entre amigos. La más fea planchaba, y la linda, o la que sabía cómo disimular, ligaba. Justicia poética a rajatabla.

El momento más esperado de la noche eran los lentos. Se apagaban las luces, cambiaba el ritmo, se hacía un expectante silencio y corría una especie de aire fresco sobre la pista. Era el momento más esperado y temido. Si no pintaba el levante, sólo te quedaba la barra y un trago largo con  las chicas para digerir el bajón. 


Y para que nos fuéramos a casa todos contentos llegaba la tanda de lo que dimos en llamar "rock nacional": Serú Girán, Los Abuelos de la Nada, Soda Estéreo, Los Twist, Raúl Porchetto... Pensar que nuestro himno, allá por el 85,  era aquel tema de Miguel Mateos, en el que todas las voces se unían como en un coro de cancha:


"Pero venga lo que venga, para bien o mal,
tirá, tirá para arriba, tirá.
Si no ves la salida, no importa mi amor,
no importa. Vos tirá. "

Seguiremos tirando para arriba por no aflojar.




Cyndi Lauper - Girls Just Want To Have Fun


A boca de jarro

43 comentarios:

  1. me gusta tu blog y si me permites voy a copiar este artículo, haciendo referencia a la fuente por supuesto, en mi blog de wordpress
    Saludos de Raul

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste. Estaré encantada de que lo compartas, Raúl Celso. Todo un honor y un placer. Ya mismo sigo tu enlace y me doy una vuelta por tu blog.
      Serás siempre bienvenido.

      ¡Un cordial saludo!

      Fer

      Eliminar
  2. Tu blog es genial. Por eso te he dejado una sorpresilla en www.papelyletras2013.blogspot.com.es Un saludo muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Marcos. Eres un Bueno de verdad ;)! Ya mismo paso para ver esa sorpresilla.

      Un cordial saludo!

      Fer

      Eliminar
  3. Los ochenta fueron algo más que interesantes. No sé si por la música o por la edad que teníamos entonces. En ellos viví mis cuatro grandes viajes, el teatro, el zen, el desamor y el desgarro vital. No fueron plácidos y más bien salvajes. No tenía familia. Estaba solo. Los recuerdo con curiosidad, pero no los cambio por la intensidad del presente que se me muestra por fin como un espacio lleno de luz y densidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente, se trata de una década rica en términos culturales. De otro modo, es difícil explicar este fenómeno que me asombra, el hecho de que a mis hijos les guste la misma música que a mí. Aquí se ha puesto muy chata la cosa, con lo que llaman "cumbia", que suena como fregadora en funcionamiento y deja mucho que desear en cuanto a riqueza en las letras.
      En verdad, yo tampoco cambio mi presente, pero sucede que es el pasado es lo que lo sustenta, y hoy me dieron ganas de recordarlo y de divertirme un rato.

      Gracias por tu aporte, estimado Joselu.

      Un abrazo de sábado!

      Fer

      Eliminar
  4. Hola Fer! para mí, sin lugar a dudas, la década de los ochenta fue la mejor en lo que a música se refiere. Bien es cierto que es el decenio donde se sitúa mi adolescencia y ya se sabe, a esa edad todo se vive más intensamente. Me definí -musicalmente hablando- en esa época, y aunque no la escucho a diario no me canso de escucharla. Mis hijos también la disfrutan...y es que creo que es de un aporte, de una riqueza como hacía tiempo no se producía. A veces sucede en la Historia que confluyen grandes artistas, como en el Renacimiento italiano, y marcan una época.
    Excelente post.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marybel. ¡Qué buen comentario! Si nuestros hijos eligen esta música, por algo será, ¿no es verdad? Personalmente, te diré que fue una década inolvidable. Sin dudas, culturalmente, pasará a la historia. Te agradezco enormemente la visita y el amable comentario, Marybel. A bailar siempre que se pueda, sobre todo con los hijos: ¡qué placer!

      Un fuerte abrazo!

      Fer

      Eliminar
  5. Buena década, guardo gratos recuerdos de ella pues allí se marco parte de lo que soy y hago ahora.... desgracias algunos llevamos ya algunas jejeje..
    Un abrazo.
    elperroverde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es una desgracia o una bendición contar con varias décadas, estimado Pedro? Piénsalo bien ;)!
      Muchas gracias por compartir tus gratos recuerdos de aquel tiempo.

      Un fuerte abrazo!

      Fer

      Eliminar
  6. Fer que gozada revivir todo aquello, me diste un subidón de buena nostalgia.
    Un agradable paseo muy necesario siempre.

    Besos cálidos ♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Teresa. Mañana te visitaré a ti, que andas en algo "hot"... Que lo disfrutes tanto como el recuerdo de todo aquello, Tramos. No hay nada mejor que el presente ;)!

      Besos de ♥ !!!

      Fer

      Eliminar
    2. por favor aclárame eso de que algo en "hot"..., con lo curiosa que soy y no enterarme me deja con las mariposas revueltas.

      Besos ♥♥

      Eliminar
    3. Nada, Tramos, una broma. Fue sólo la foto. Me gusta cuando se revuelven tus mariposas ;)!

      Besos y gracias por volver volando hasta aquí!

      Fer

      Eliminar
  7. Jo, qué tiempos aquellos...
    Yo siempre cuento a mis hijos, que cuando iba con la panda por ahí, era para sociabilizar, charlar sin tiempo, reír o llorar sin artilugios que ni puñetera falta nos hacía y mira ahora....
    Que cuando íbamos a bailar, yo no salía de la pista apenas nada, porque siempre corrió por mis venas la música y el baile y mis amig@s, acababan hartos de mí,ja,ja,ja
    Eran tiempos sin tecnología a raudales como ahora, donde parece haberse instaurado un enloquecido modo de hablar sin palabras, tan sólo con la velocidad de los dedos...
    En fin...c'est la vie, Fer!
    :)
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  8. C'est la vie, Marinel! También soy de esas que disfrutaban de la música y del baile por pura diversión, y se recuerda con nostalgia y alegría, ya que, finalmente, esas adolescentes que fuimos un día son el sustrato de las mujeres que somos hoy.
    Gracias por compartir tus recuerdos y tu visión del tema!

    Muchos besos.

    Fer

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que más que una época determinada somos las personas las que marcamos momentos de nuestra vida. Coincidiendo con la adolescencia, el despertar a miles de cosas significa la transición hacia algo diferente, que poco a poco va definiéndonos. De todas formas, yo creo que esa vida social de la adolescencia sigue existiendo, se ha ampliado la forma de vivirla con las nuevas tecnologías pero los chicos y chicas de hoy no se quedan en casa, viven y se divierten como hicimos nosotros a su edad, su problema es la no desconexión, ellos hacen punto y seguido, mientras que nosoros hacíamos punto y aparte.

    Un beso, Fer. Una entrada muy entrañable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Angie. Tengo un varón de quince años, y no hay forma de que arregle una salida simplemente usando el teléfono de línea de sus amistades. Ni siquiera sabe esos números que yo recordaba de memoria. Sólo se comunica a través del celular y las redes sociales. Y lo alentamos a salir, aunque hay muchos padres que - ante la inseguridad imperante -, parece que prefieren que se queden en casa. De algún modo, todos estos días de verano en casa nos han hecho reflexionar en familia sobre cómo se comunican estos adolescentes y cuánto necesitan desarrollar habilidades interpersonales para enfrentar al mundo real que les espera inexorablemente al concluir su paso por la escuela.
      Lo del punto y aparte es una gran verdad. Debería haber agregado el dato de la cantidad de veces que aquellos chicos de las discos me pidieron mi número telefónico y jamás me llamaron. Pero eso quizás da para otra entrada...

      Un beso y buen comienzo de semana!

      Fer

      Eliminar
  10. jajajjaja que bueeena Fer ! tú sí que viviste otros tiempos re buenos, se lee muy divertido :) !

    saludos :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fueron tiempos re buenos, sí, Francisco. Se lee tan divertido como se lo vivió.

      Saludos y gracias!

      Fer

      Eliminar
  11. Me encantó tu post María, la generación X. Lo que pienso es que en los 80, los ex-hippies de los 60 también añorarían "sus tiempos", y los de la música disco de los 70 igualmente.
    Feliz domingo y abrazos fraternos.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias, estimada Alejandra. Siempre tan atenta. Es un verdadero placer tenerte aquí también comentando y aportando.

    Feliz domingo para ti también ;)!

    Abrazos!

    Fer

    ResponderEliminar
  13. Que gran década la de los 80 querida Fer!!!
    Los recuerdos de las canciones son diferentes pero el fondo es idéntico.
    Justo esta semana lo comentábamos con unas amigas, que quedábamos y salíamos sin necesidad de redes sociales, cara a cara.
    Claro que tener un móvil cerca hubiera ido bien cuando te entretenías a la salida de la discoteca y perdías el autobús, tocaba buscar una cabina para avisar de que llegabas más tarde de la hora acordada, porque si además de tarde no avisabas la bronca podía ser monumental y posible "arresto" para el sábado siguiente.
    Feliz semana, un petonet.

    ResponderEliminar
  14. Para muchos, evidentemente, una década inolvidable.. Lo del móvil, no lo sé. Tenía su encanto y su magia esa libertad, y al menos a mí me enseñó a moverme de manera independiente. Claro que ahora las cosas han cambiado en términos de seguridad. Y lo de aquellos "arrestos domiciliarios" por no haber respetado el horario de vuelta pautado también lo recuerdo muy bien.

    Feliz semana para ti también y gracias, mi querida Rosa!

    Un petonet.

    Fer

    ResponderEliminar
  15. Te libras de que yo siendo unos pocos años más viejo que tú no te narre mi divertida adolescencia cuando la música disco aún sonaba aquí y allá y no teníamos las ventajas y terribles inconvenientes que tuvisteis los más jóvenes. Los míos eran los tiempos en que solo los muy "horteras" (no sé como los llamáis por allá) querían parecerse a Tony Manero de Fiebre del Sábado Noche o a Danny Zuko de Grease y solo las más idem querían ser como Sandy es decir Olivia Newton John. La verdad es que había muerto el general, había caído la dictadura y todo era tan nuevo y maravilloso que estábamos más cerca del Che, al menos en teoría, que del amigo John Travolta.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. ¡No quiero librarme de me narres todo eso, amigo Krapp! Deberías considerar escribirlo. Ser "hortera" - según lo entiendo -, es sinónimo de ser "bolichero", es decir, la persona que frecuenta una discoteca y gusta de bailar. Tony Manero, Los Bee Gees, "Fiebre de Sábado por la Noche", "Grease" y Olivia Newton John son también mis ídolos. Ese fue el huevo de esta gallina. Así es que cuando gustes, espero ese relato con ansias ;)!

    Muchos besos y gracias.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hortera es ser ordinario, vulgar, con mal gusto. Por ejemplo y siguiendo con el tema, esas chicas de 15 años que para parecer mayores se ponen unos tacones altísimos, se pintan los labios con rojo carmesí y se ponen unas minifaldas que les sienta fatal.

      Eliminar
    2. Eso me pasa por dar por sentado el significado de las palabras sin recurrir al diccionario. Me pasa por ser hortera. No reniego de haberlo sido en algún sentido. El refinamiento va llegando con el tiempo y la formación. Yo era una de esas chicas que, con 17 años, se vestía con minifaldas, se pintaba los labios como Madonna, se peinaba ochentosa y también me sentaba fatal, aunque me sentía una "femme fatale" ;)!

      Gracias por regresar a aclarar!

      Muchos besos.

      Fer

      Eliminar
  17. Me haces recordar, con cierta nostalgia, los guateques de mi adolescencia. Me encantaba bailar a mi aire, pero bien "agarrado". Omito la década por razones obvias. La verdad es que fui feliz, pero ya es historia. No me gusta recrearme en tales rememoraciones no sea que me quede ahí... Y eso que tanto el presente como el futuro resultan relativamente halagüeños...Ahora tocan otras cosas...Y eso no está reñido con que se pueda seguir bailando. Estoy pensando matricularme en en una academia de baile a un curso de "country"... El sombrero y los vaqueros ya los tengo. Solo me faltan las espuelas...

    Un abrazo, estimada Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decimos por acá, mi estimado Luis Antonio, nunca es tarde cuando la dicha es buena. No deberíamos perdernos una sola oportunidad de bailar, siempre que cuadre, y si es bien agarrados, pues mucho mejor. El "country" es un estilo bien divertido, y las espuelas también te pueden llegar a servir para venir de visita a los campos gauchos de la Argentina ;)!

      Muchas gracias y un fuerte abrazo.

      Fer

      Eliminar
  18. Fer para mi la década de los ochenta fue un cumulo de experiencias de todo tipo, y me sirvió para convertirme en lo que soy hoy...la empece siendo madre y en su transcurrir aprobé las oposiciones para mi trabajo actual, me casé con el compañero que aun tengo a día de hoy...y también baile, mas que en discotecas en verbenas de las fiestas de los pueblos,
    y me sigue gustando bailar, y hacer el tonto con mis amigos...y cuando tocan un bolero agarrar a marido y recordar cuan jóvenes fuimos algún día...
    creo que es bueno de vez en cuando pasar un sábado noche de forma despreocupada y pensando que algunos sueños son todavía posibles...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Una década intensa en lo existencial para ti, Julia, aunque tampoco te faltó el baile y el romanticismo. Ni te falta: eso es lo primordial. En las profundidades del ser, todo aquello que nos hizo vibrar, sigue con nosotros y nos acompaña por siempre.

    Un fuerte abrazo y gracias por compartir tus vivencias y tus bellos recuerdos!

    Fer

    ResponderEliminar
  20. Tantos recuerdos... A mi me gustaba el punk rock, era así de tonto y por ello nadie quería bailar conmigo, aún así también me gustaban los clásicos del rock y los clásicos de verdad. Teníamos que vestir de negro y éramos unos ácratas de tomo y lomo, pero bajo aquella fachada había inmadurez. En el fondo nos gustaba el pop pero confesarlo era delito. Me acuerdo de Madonna y Cindy. En el fondo este artículo me sonroja por no ir con mis tiempos de bruto e infeliz.
    UN fuerte abrazo
    Excelente artículo Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que aquellos tiempos de inmadurez y ciertos aspectos que hoy nos sonrojan nos producen nostalgia a todos, José. Es necesario vivirlos intensamente para luego abordar la madurez cuando realmente llega el tiempo de hacerlo. Lo triste es llegar a la edad adulta y seguir comportándose como un adolescente bruto. Y de eso, lamentablemente, también se encuentra mucho, y quienes más sufren suelen ser los hijos.

      Muchas gracias por tus cálidas y reveladoras palabras.

      Un fuerte abrazo, poeta :)!

      Fer

      Eliminar
  21. Soy tan ochentosa que tu post me hizo sonreír de oreja a oreja!!
    Que linda época Fer!!
    Además de ir a bailar, me la pasaba cantando en mi habitación al ritmo de todos los que nombras...virus...hacía las coreos de village people...por Dior!!! Espejo mediante siempre, siempre.
    Gracias por este hermoso texto.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. ¡Choco los cinco con otra bolichera! Omití a unos cuántos, ahora me hacés acordar. ¿Te acordás de Village People? Y Virus, es cierto... También me faltó el "King del Pop", Michael Jackson, y, de los nuestros me olvidé de Sumo. El espejo para practicar siempre adelante, obviamente.
    ¡Gracias a vos, Dana, por venir a bailar conmigo, aunque sea un día de semana, que las chicas todavía queremos divertirnos!

    Besos!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo olvidar a Village People? Y al Rey? A mi hijo le encanta!
      Te cuento un secreto? Los únicos días que no salía a bailar eran los lunes...porque tenía que descansar en algún momento...jajaa.
      Otro beso!

      Eliminar
    2. Me ganás en boliche lejos, Dana!!! A mi hijo también le encanta el Rey, y a mí todavía me sale la caminata lunar...
      Gracias mil por las confidencias y la complicidad ;)!

      Más besos!

      Fer

      Eliminar
  23. griselda edith caceresjueves, febrero 06, 2014

    Fer,excrlente relato de aquella hermosa adolescencia!mejor descripcion imposible!!gracias como siempre,unica.felicitaciones!!besos!

    ResponderEliminar
  24. griselda edith caceresjueves, febrero 06, 2014

    Me hiciste revivir la adolescencia.contado tal cual se vivia en los 80 gracias x tus palabras.como siempre la mejor!! Besos

    ResponderEliminar
  25. Muchísimas gracias, Griselda, amorosa, por el gesto de llegarte al blog y dejar doble comentario. Muy cálidas tus palabras.

    Muchos besos!!!

    Fer

    ResponderEliminar
  26. Muy hermoso relato de los sábados ochenteros, muy similares a los de por estos lares. Solamente tengo que añadirle el partido de fútbol de por la tarde. Las discos estaban muy de moda y alli nos encontrábamos los jóvenes. Alli encontré a mi chica y con la qie sigo después de treinta años. Gracias por traerme esos recuerdos. Gaelia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Gaelia: me olvidé del partidito de los domingos, como es costumbre aquí, que también lo veía con mi padre, como no, después de un regio asadito. Fuiste afortunado de encontrar al amor de tu vida en la disco: yo tuve que esperar bastantes años hasta que, por fin, dí con él lejos de ese mundanal ruido que tanto disfruté.

      Gracias a ti por la deferencia de tu visita: ¡eres siempre bienvenido!

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."