miércoles, 25 de marzo de 2015

Soy una mujer


Salvador Dalí, "Mi mujer desnuda contemplando su propio cuerpo convirtiéndose en escalera, tres vértebras de una columna, cielo y arquitectura", 1945.


Los días en los que no se me ocurre nada para escribir, leo. Estoy revisando papeles viejos, hojas amarillas arrancadas de vaya a saber una dónde, en las que hay textos inspiradores que me hubiese gustado crear a mí. Este es uno que aplica para este día en el que me toca otra entrevista laboral más. Desconozco su autoría.

Soy una mujer

Soy una mujer que en ocasiones se pierde
en preguntas sin respuesta
aceptando su propia realidad 
y se resiste 
a la desesperación
 de la incomprensión del mundo.

Sólo soy así, una mujer,
cuya pasión incontrolada me lleva
a lugares invisibles para las mentes comunes,
que, segura de su alma,
se lanza al vacío de una vida
que le atrapa con la intensidad
de sus contadas horas.

Sólo soy así,
una mujer creadora de sueños,
pues imagino mundos diferentes
en los que soy y en los que no soy.

Sé que soy una mujer imperfecta,
cuya fe es su fuerza
para entender el mundo ausente,
aquella que conociéndose a sí misma,
comprende su esencia.

Sólo soy así, una mujer que ama con entrega,
con fuerza incontrolable,
sin la reserva de la duda
y con el alma desnuda;
aquella que siente la magia de los deseos,
la que se alimenta del sueño de Dios,
que halla inspiración en todo momento
y que cuando siente dolor,
indiferente, se cierra en su caparazón.

Soy así,
una mujer que cae,
que se levanta con coraje,
que no teme al mundo,
que desconoce, que ansía, que sufre,
que se apasiona, que se avergüenza,
que reconoce, que huye, que se aleja,
que no tiene nada,
que sólo se tiene a sí misma.

Tan sólo soy una mujer...

A boca de jarro

10 comentarios:

  1. Fer me encanta el texto...como bien dices es de esos que a una le hubiese gustado poder escribir...
    Me lo guardo.
    Por lo demás contarte que ahora estoy con mis padres, en el pueblo en el que viven, ayudandoles a volver a su rutina...aunque a mi madre le esta costando recuperarse...aun andaré por aquí un par de semanas, y si todo va bien, retomaré de nuevo mi quehaceres y mi trabajo...
    Espero que de esta nueva entrevista saques algo positivo, y no sea tan desastrosa como la anterior.
    Un abrazo y recuerda que eres:
    una mujer que cae,
    que se levanta con coraje...
    que no teme al mundo,

    ResponderEliminar
  2. Es un precioso texto, mi querida Julia. Ojalá fuese la mitad de mujer que aquí queda plasmada. Lo cierto es que no lo soy. De todas formas, es bueno guardarlo y releerlo para intentar llegar a ser eso que aquí se describe, al menos intentarlo merece la pena.
    Espero que todo recobre la "normalidad" en tu vida, Julia. Te va a hacer muy bien reintegrarte a tus quehaceres, tanto como a mí o mucho más. Tu situación es delicada y te pido que cuentes conmigo como oreja virtual a la distancia tanto como lo necesites. Para eso estamos y con mucho gusto.

    Un fuerte abrazo y recuerda que eres una mujer... :

    "que halla inspiración en todo momento
    y que cuando siente dolor,
    indiferente, se cierra en su caparazón."

    Con todo cariño,

    Fer

    ResponderEliminar
  3. Y no es poco ser. Una letanía interesante para coger fuerzas y creer que hay un buen motivo para levantarse de la cama cada la mañana en vez de seguir habitando territorios oníricos relativamente seguros e intercambiables.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo y muchas gracias, estimado Dr. Krapp.

      Fer

      Eliminar
  4. He rastreado este poema en internet y lo he encontrado en diversos blogs y páginas personales, en todos ellos sin autoría. Sin embargo, he visto que el poema tiene variantes respecto a lo que has publicado. Por ejemplo, el final del poema en otro blog es así:

    Soy asi...
    una mujer que cae, que se levanta,
    que no teme al mundo, que desconoce,
    que ansia, que sufre, que se apasiona,
    que se averguenza, que reconoce,que huye, que se aleja
    pero sobre todo: ama la vida, ama a Dios!!!

    La poesía popular se enraíza en el sentir de la gente, en este caso de las mujeres que lo hacen suyo, como tú que te has identificado con el poema. Yo no lo veo tan mío pero lo considero interesante por esa identificación que puede sentir alguna persona que aprecio. Espero que esta entrevista de trabajo sea mejor que las anteriores. Ojalá descubras un empresario que te valore y que no quiera esclavos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sucedió lo mismo que a ti al rastrear este poema en la red. En cuanto a lo del trabajo, está muy difícil el tema en la Argentina, y, a mi edad, mucho más arduo todavía que para los veinteañeros. Veremos cómo marcha.

      Un abrazo y muchas gracias por tu apoyo, Joselu.

      Fer

      Eliminar
  5. Pues mira Fer yo a diferencia de esta autora desconocida si le temo al mundo, y cada día más, sobre todo temo por los que quiero porque este mundo que nos toca vivir de cada día está más y más loco.
    Un texto precioso no me extraña que te hubiera gustado escribirlo, porque tu bien podrías, yo me conformo con que lo hayas compartido y poder leerlo.
    Mucha suerte en la entrevista
    Cuídate mucho i un petó,
    Rosa M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también le temo al mundo, mi querida Rosa, y mucho. Desearía no ser tan temerosa pero los motivos sobran.
      Muchas gracias por las buenas vibraciones, y que vayan de vuelta para ti y los tuyos.

      Un petó.

      Fer

      Eliminar
  6. Es una poesía preciosa y no tiene autoría , que pena por que quien lo haya escrito ha mostrado a la mujer tal como es. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María del Carmen.

      Un abrazo!

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."