lunes, 20 de noviembre de 2017

Mi religión




"O Rose thou art sick."

"The Sick Rose", William Blake.



Florece el cactus entre espinas 
cuando tu muerte se me avecina. 
¡Bendita flor, dulce consolación, 
 inocente de la última herida, 
le opone vida a tu partida! 


En toda su amarilla iniciación 
hace de la flor mi religión, 
en pleno nacimiento me desmadra, 
letal ironía de agonía, 
y me convierte en huérfana de dios. 



A boca de jarro


8 comentarios:

  1. Los cactus están llenos de simbolismos: fortaleza, resistencia, belleza, humildad... tengo una gran colección, ellos cuidan de mi y yo de ellos. Gracias Fer por este poema que presagiando la muerte ofrece el fruto para asegurarse la continuación de la vida.

    ResponderEliminar
  2. Muchos nos sentimos huérfanos de Dios. A veces resulta tan esquivo....
    Bienvenida a este espacio, tras unas vacaciones merecidas.
    Abrazos, Fer

    ResponderEliminar
  3. Holaaaa!! Que linda foto.
    besos!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, Fer. Cuánto tiempo sin saber de ti. Pero has vuelto por la puerta grande con un precioso poema triste, pero sugerente.
    Bienvenida de nuevo al mundo bloguero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Fer, mucho tiempo sin saber de ti.
    Un bello texto y una estupenda traducción de un poema de aquel tipo que supo dar un toque genial a todas las artes que supo tocar.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola Fer, bienvenida de nuevo por estos lares, me ha gustado esa foto y me ha hecho pensar en esos pequeños milagros cotidianos. Bonito y triste poema.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Bienvenida, Fer! Me alegra verte de nuevo por aquí.
    Qué meláncolico poema...Me gusta el verso que dice "le opone vida a tu partida".
    Te mando un beso.

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."