viernes, 28 de febrero de 2014

"Philomena": El poder del perdón

Protagonistas: Judi Dench como Philomena y Steve Coogan como Martin


"Philomena" es una película que ilustra el poder del perdón, basada en el libro escrito por el periodista y presentador mediático británico Martin Sixsmith The Lost Child of Philomena Lee, (El hijo perdido de Philomena Lee). Su director, Stephen Frears, se encarga de narrar el drama de una mujer irlandesa que, tras quedar embaraza siendo una adolescente, es enviada a vivir a un orfanato en Roscrea, Irlanda, regenteado por monjas Católicas. Allí da a luz a su hijo, Anthony, en un parto de nalgas traumático y desgarrador, sin la administración de ningún tipo de anestésico, asistida rudimentaria y cruelmente por las hermanas, que determinan que en adelante la chica sólo verá a su hijo una hora diaria, y durante el resto del día se dedicará a pagar por "el pecado cometido" en la lavandería del convento, mientras ellas, a cambio, se ocuparán de alimentar y cuidar de su hijo. Finalmente, como era costumbre del lugar, las monjas venden en adopción a Anthony a una pareja norteamericana, hecho que Philomena no logra superar nunca, y al cual se había visto forzada a aceptar firmando unos papeles que ceden sus derechos maternos sobre el niño de apenas tres años de edad. Lo único que se le otorga a escondidas es una fotografía del chico tomada por una monja piadosa durante su estadía en la guardería.

Cincuenta años más tarde, y habiéndole confesado a su hija que no pasa un día sin recordar a su perdido hijo varón, el destino cruza las vidas de Philomena y Martin, devenido en ex corresponsal extranjero de la BBC y antiguo director de comunicaciones del gobierno de Tony Blair, quien acaba de ser desairado como asesor por el partido Laborista. Sin demasiado interés en ahondar en una historia humanitaria, Martin hace uso de su tiempo libre e intenta combatir su depresión embarcándose en un viaje junto a Philomena que arranca en Irlanda, sin demasiada suerte, y culmina en los Estados Unidos, para indagar y eventualmente dar con el paradero de Anthony.

Allí se llega a desenterrar la verdad. Anthony había sido tomado en adoptación por el matrimonio Hess, quien lo rebautizó como Michael Hess, y luego de haber llegado a encumbrarse como figura política de la administración Reagan, muere de Sida en 1995.  Es allí donde también la madre logra reunir diversos testimonios de personas significativas del entorno de Anthony, tener acceso a imágenes de su vida, así como a descubrir que su hijo pidió como última voluntad ser enterrado en su tierra natal por el deseo de unirse a su madre, a quien había vuelto a buscar como adulto agonizante.

Es entonces cuando se destapa la mentira y el encubrimiento de información por parte de las monjas del convento, tanto para con la madre como para con su hijo. Philomena regresa a Roscrea a cerrar su periplo frente a la tumba de su hijo y a encontrar la paz que buscó a lo largo de sus días. En esta historia de viaje circular, Philomena es quien logra perdonar a quien le ha infligido un mal, mientras que la monja que había tomado las riendas del asunto no logra arrepentirse de lo que ha hecho. 

La historia pone sobre el tapete un tema candente y de actualidad, simplemente contraponiendo los hechos: el accionar de distintos actores de la Iglesia Católica. Por un lado, la doble moral de estas monjas y de las instituciones sociales de adopción, y, por el otro, la actitud de no juzgar y perdonar de una simple mujer de fe, víctima de la mentira y la maldad. Son precisamente cuestiones tan cruciales como esta las que está revisando la cabeza visible de la Iglesia por estos días. La actitud dogmática y fundamentalista de muchos enfrentada al ejercicio del verdadero Cristianismo, cuya premisa básica es el amor y la misericordia. Philomena alcanza eventualmente el liberador poder del perdón que le permite aceptar su historia y seguir adelante, habiendo logrado cerrar las heridas de un pasado lleno de interrogantes al cual ya no quedará anclada.

A sus ochenta años, la verdadera Philomena Lee llegó hasta el propio Papa Francisco acompañada de su hija y de Steve Coogan, coprotagonista, coguionista y productor de la película nominada a cuatro premios Oscar. El grupo viajó hasta Roma en representación del proyecto que la misma mujer fundó: The Philomena Project.  Se trata de una campaña que insta al gobierno irlandés a promulgar una ley que abra los archivos de adopción que a ella misma le fueron ocultados y que posibilite la reunión de aquellas madres a quienes se les arrancaron sus hijos a través de adopciones forzadas.

Es destacable la actuación de la inigualable Judi Dench, la dirección de Frears ("Dangerous Liaisons", "The Queen", entre otras), así como el guión, especialmente adaptado por Steeve Coogan y Jeff Pope a esta historia llena de reverberencias humanas y basada en hechos reales.

A boca de jarro

30 comentarios:

  1. Hola Fer, queda pendiente esta película, que paradoja que quienes deberían a la vanguardia de la misericordia y el amor; son los que mas rezagados quedan. Me encanta tu reseña,sin duda Philomena Lee merece nuestra admiración.
    Un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alejandra. Espero que disfrutes de esta interesante película, más allá de que se quede con alguno de los premios para los cuales ha sido nominada. La paradoja continúa en muchos lugares hasta el día de hoy, por eso desde el inicio de su pontificado, el Papa Francisco no hace más que insistir en la necesidad de una verdadera y profunda renovación dentro de la Iglesia que vaya más allá de una mera autocrítica. Ha dicho Francisco: "A menudo nos comportamos como controladores de la gracia y no como facilitadores. Pero la Iglesia no es una aduana, es la casa paterna donde hay lugar para cada uno con su vida a cuestas". Y esta mujer es un ejemplo entre millones de lo que es una persona que trae una dura vida a cuestas.

      Un fuerte abrazo para ti también y muchas gracias por la lectura y el comentario ;)!

      Fer

      Eliminar
  2. Interesantísima historia, Fer. Algunas personas consiguen llevar una vida "a pesar de" y son capaces de perdonar. Según te leía pensaba si el perdón de esta mujer no tiene que ver con que el hecho de que ella perdone solo la libera a ella misma pero no a las monjas en cuestión, que quedan atrapadas en la incapacidad de su propio perdón, un perdón que nunca alcanzarán porque nunca reconocerán que actuaron mal, tal es el fundamentalismo de su acción.
    Intentaré verla, tiene muy buena pinta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdaderamente una historia interesantísima, Angie, y una película digna de ser vista y meditada. Ciertamente el perdón libera a quien es capaz de otorgarlo, y, quien no, queda atrapado en la soberbia de su propio fanatismo y dogmatismo. En verdad, monjas o no, aún quedan muchas personas que se proclaman como personas de fe que son nada más que esclavos de una postura que dista mucho de la verdadera religiosidad. Seguramente la disfrutarás tanto como yo la he disfrutado.

      Gracias por el acompañamiento, estimada Angie, y un fuerte abrazo.

      Fer

      Eliminar
  3. Parece bueeena! Espero poder ver pronto esta película, gran recomendación Fer :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Francisco. Recuerda que para concentrarte en el cine antes tienes que dormir bien ;)!
      De todos modos, la película no es demasiado larga.

      Un abrazo y gracias!

      Fer

      Eliminar
  4. No he visto la película, que se estrenó ayer en España, pero bajo la dirección de Frears y protagonizada por esa sublime Judy Dench me ofrece todas las garantías.
    Creo en las virtudes reparadoras del perdón pero no olvidemos que éste nace del conocimiento del crimen cometido y tú, amiga Fer, y yo mismo ignoramos cuantos crímenes se produjeron en tu país con ese repugnante mercado de niños en la dictadura militar y en España durante decenas y decenas de años.
    Si allá fue por motivos políticos casi exclusivamente -al menos en aquella época- aquí se hizo lo mismo durante décadas robando niños en los hospitales con la complicidad de médicos, enfermeras y monjas para pasarlos de familias necesitadas a familias pudientes que no podían tenerlos. Y luego está la mentira, dar por muertos a los niños delante de sus padres para enterarte 20, 30, 40 o 50 años después que todo fue el más cruel de los engaños. No hace un mes que murió Sor María una monja imputada en el robo masivo de niños.
    Te recomiendo que leas este enlace: http://www.elpais.com/especial/vidas-robadas/
    Lo dicho perdonar es una virtud purificadora pero creo en legítimo derecho a no hacerlo cuando crees que te han robado tu vida y tus ilusiones de una forma tan atroz, radical e injusta.
    Un beso y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Mi querido amigo Krapp: Tu comentario es sumamente interesante. Sinceramente, yo no sé si sería capaz de perdonar como esa mujer lo ha hecho, que - dicho sea de pasado -, ha sido tildada de "simplona" y hasta de "boba". Es una mujer de fe, pero una fe de esas que se viven de manera personal. No se ajusta a lo que le dictan, sabe diferenciar entre el bien y el mal, pero no busca venganza una vez que descubre que el mal ha sido perpetrado.
    Sin duda alguna, el robo y, te diría, hasta la muerte de un hijo a manos de un criminal, sería para mí , personalmente, una prueba muy difícil de superar. No concibo semejante atrocidad, y no sé cuál sería mi reacción. Por eso encuentro a esta mujer admirable. Cuando guardas rencor, cuando alimentas una insaciable sed de venganza, te llenas de odio y no encuentras jamás la paz. Y, de todos modos, nada ni nadie te devuelve lo que te han quitado. Te han arruinado la vida, y tú te la sigues arruinando. Desde luego, es necesario ser muy sabio, porque eso es sabiduría, en mi modesto entender.
    Si nuestras sociedades dejaran de mirar hacia atrás, hacia ese pasado al que hemos quedado anclados, ya que no se ha hecho debida justicia, creo que otro sería el cantar. Aquí la cuestión tiene ahora que ver con el odio y la revancha, y eso no trae nada bueno para nuestra sociedad.
    Voy a informarme con sumo interés acerca de Sor María. ¡Muchas gracias!

    Un beso grande y feliz fin de semana para ti también.

    Fer

    ResponderEliminar
  6. Fer no he visto esa película, pero no veas lo cercano que me resulta este asunto, tuve que sufrir en mis propias carnes la crueldad de unas monjas piadosas cuando quede embarazada de mi hijo, y los prejuicios del cura de mi pueblo que no quiso bautizar a mi hijo en misa mayor porque era madre soltera...yo por aquel entonces ya estaba bastante apartada del tema religioso, esos detalles fueron la gota que colmo el vaso, que se había ido llenando en mis años de internado católico...y desde entonces vivo al marguen del ello...
    Ya se que me vas a decir que las personas no son las que determinan tu fe...que si la tienes, está por encima de ellas,
    pero no tengo nada de fe en las instituciones, no se si el Papa Francisco será capaz de emprender una labor tan ardua...
    Hace años que me conformo con ser buena persona...y si realmente existe ese Dios en el que tu crees, espero que me lo tenga en cuenta a pesar de que no le rece, y si no existe, al menos habré llevado una vida de acuerdo con mis principios...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has contado acerca de tu experiencia en esos largos años de internado, y, de hecho, al ver la película, me acordé de ti. El Papa Francisco está intentando una apertura precisamente en estos aspectos, querida Julia. aunque, desde luego, no es Superman. En una oportunidad, no hace mucho tiempo, en la cual le acercaron a una niña de una madre soltera para ser bautizada, Francisco dijo: "Piensen en una madre soltera que va a la Iglesia o a la parroquia, y le dice al secretario: - Quiero bautizar a mi hijo. Y el que le atiende le dice: - No, no se puede, porque Usted no se ha casado... Tengamos en cuenta que esta madre tuvo el valor para continuar con un embarazo, y ¿con qué se encuentra? ¡Con una puerta cerrada! Y así, si seguimos este camino y con esta actitud, no estamos haciendo bien a la gente (...). Quien se acerca a la Iglesia debe encontrar puertas abiertas y no fiscales de la fe." Dicho esto, la bautizó. Es esta la Iglesia que deseo que tengamos todos, una de puertas abiertas, y no una aduana.
      Por lo demás, bastante arduo resulta ser buena persona y llevar una vida ceñida a principios morales en este mundo, Julia. Se puede hablar mucho, se puede rezar, pero lo que verdaderamente cambia al mundo es el buen accionar de la gente.

      ¡Un fuerte abrazo y muchas gracias por compartir tu valioso testimonio!

      Fer

      Eliminar
  7. Por desgracia la historia nos resulta abyectamente familiar en España con los descubiertos casos de las monjas o sores robaniños.Tengo la película en pendientes. Es carne de Oscar y aunque no comulgue con los juicios de la academia he leído muy buenas críticas.
    Un fuerte abrazo y feliz fin de semana oscarizados jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más allá de los juicios de la Academia, que son siempre cuestionables, creo que es una película que amerita ser vista.

      Gracias por la visita y el comentario, y buen fin de semana "orcarizado" para ti también, Marybel ;)!

      Fer

      Eliminar
  8. Habrá que ver la película para opinar. Si es como tu la pintas, tiene que ser mu interesante.
    un bsazo

    ResponderEliminar
  9. Creo que lo es. Pero todo va en gustos, desde luego.
    Muchas gracias por pasar por aquí.

    Un bsazo.

    Fer

    ResponderEliminar
  10. Tu reseña me ha abierto las ganas de ver esta película. Me parece muy interesante.
    Un beso bien grandote, querida Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Isabel. Supongo que has de estar demasiado ocupada como para ir al cine. Tienes otras cuestiones importantes entre manos. Ocúpate de la presentación de tus libros, por favor, y ten presente que, desde la distancia, te acompaño de corazón y siempre te deseo lo mejor.

      Un beso bien grandote para ti también.

      Fer

      Eliminar
  11. No sé si fue Hanna Arendt quien dijo que " Solo se puede perdonar lo imperdonable", Philomena está en el camino de una justicia superior a la del resto de los mortales. Perdonar y buscar al hijo perdido hasta encontrarlo y es más intentar que otras madres como ella tengan un vehículo donde buscar a sus hijos arrebatados injustamente, en forma de asociación o
    fundación, sin rencores, sin olvidos, pero manteniendo la llama de la esperanza y la fe verdaderas. El Amor lo tienen de sobra. A mí me da por pensar en lo necesario de una justicia cristiana o ética, si se quiere, superior incluso a la humana dictadura de una Iglesia que tiene que cambiar la condena y la injusticia, por el perdón, por la solidaridad de quienes como es el caso de Philomena y el de tantas mujeres y hombres que son rechazados por causas de su obsoleta y anticuada manera de entender la Fe. Esta gran mujer ha perdonado, miremos dentro de nosotros mismos a quienes tenemos que perdonar. Pienso ver la película

    ResponderEliminar
  12. Del todo de acuerdo con tus opiniones, estimado José. Espero ver el día en que alcancemos ese tipo de justicia y de Iglesia que describes, y que disfrutes de la película.
    Muchas gracias por el acompañamiento.

    Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
  13. No quise leer tu reseña porque es un spoiler total de la película. Preferí ir a verla sin información excesiva previa. Fue una película que me gustó y considero sobresaliente la interpretación de los dos protagonistas, Philomena y el periodista inglés que le ayuda a localizar la memoria de su hijo.

    En España hay ejemplos de la misma situación y monjas que son idénticas a esa harpía que es la madre Hildegard que en un tiempo poseyeron un enorme poder sobre la vida de muchachas desdichadas cuyo hijos fueron vendidos. Desafortunadamente los delitos prescriben y estas monjas infames mueren sin haber recibido su castigo moral y social. Me parece muy bien que Philomena sea tan generosa como para perdonar a esas monjas que la aplastaron y que la humillaron además de venderle el hijo. Me parece muy bien y es evidente que refleja el espíritu del verdadero cristianismo con su perdón sincero a las que le causaron tanto mal. Enfrente está ese ser malvado y negro que es la monja Hildegard protegida por sus sucesoras en una complicidad que conocemos en los casos de pederastia de los curas. ¡Qué universo más negro ha sido el de la iglesia cuando tenía el poder absoluto! No me extraña que la iglesia sienta sobre ella el abandono de las nuevas generaciones que la ven como algo muerto, ni me extraña el odio que suscitó entre tantos y tantos hombres y mujeres que vieron en ella la soberbia absoluta y la complicidad con el poder genocida en muchos casos. Mucho tendrá que hacer la iglesia para librarse de ese pasado que le persigue ahora que se está desvelando. La casa oficial de Cristo era un refugio de maleantes y el verdadero cristianismo estaba fuera de esos muros y esas iglesias. Sepulcros blanqueado. En eso se convirtió la iglesia de Cristo dejada en manos de la maldad humana.

    Bien por Philomena.

    Un abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
  14. Es verdad que esta reseña es un spoiler rotundo de la película. No sabía que en España aún no había estrenado. Has hecho bien en verla antes de leerla. Aquí ha estado en cartelera desde el 13 de febrero. Coincido en que ambas actuaciones son soberbias, aunque no recibieron premio. La monja Hildegard es un personaje patético y detestable, coincido también. Como toda institución humana, la Iglesia es refugio de buenos y malos, y siempre se publicitan más las malas acciones. Las obras de caridad que hace la Iglesia raramente reciben difusión. Es ley Cristiana también, ya que Cristo mismo sentenció: "... cuando des a los necesitados, que no se entere tu mano izquierda de lo que hace la derecha". Al menos ahora siento que algo está siendo hecho para desandar tantos tremendos desaciertos. Espero que, algún día, la Iglesia de Cristo sea el refugio de ese verdadero Cristianismo que profeso, con todas mis fallas humanas y cuestionamientos personales, que eso nunca falta.

    Un cálido abrazo y muchas gracias por tu aporte, querido Joselu.

    Fer

    ResponderEliminar
  15. Hay temas en los que no puedo entrar y casi siempre el que se lleva la palma es la hipocresía de la iglesia católica. Es superior a mí.
    Les falta tolerancia, empatía, generosidad... Les sobra prepotencia, soberbia, intolerancia...
    Hablo de la Iglesia, supongo que entre ellos habrá gente maravillosa, pero en general me parecen una panda de...( por respeto ni lo digo)


    Un beso


    Josela

    ResponderEliminar
  16. Gracias por tu opinión, Josela. Como siempre digo a quien me pregunta, la Iglesia somos todos los que nos consideramos parte de ella, y, por ende, hay de todo. Te dejo un link por si te interesa conocer a un cura que admiro mucho, el Padre Pepe Di Paola, el cura villlero argentino: El Padre Pepe, un corazón valiente

    Un beso.

    Fer

    ResponderEliminar
  17. Querida Fer me ha encantado tu "reseña cinematográfica" había oído hablar de la interpretación de Judi Dench pero no sabía del argumento de la película, hay que verla aunque sin duda lloraré como una Magdalena.
    Cada dos por tres vamos conociendo hechos penosos en que personajillos al amparo del poder que años atrás tenía la iglesia, hacían a su antojo y según sus intereses sin tener en cuenta en dolor que provocaban.
    Ojalá que levanten alfombras para barrer y limpiar a fondo, porque tampoco es justo que pongamos a todos en el mismo saco pero opino que tendrían que demostrar más contundencia a la hora tratar temas como la pederastia y niños robados y sobre todo llevar a los culpables ante la justicia.
    Un placer leerte como cronista cinematográfica, a ver si repites!!!
    Un petó,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosa. Francisco está barriendo bastante. Hoy mismo hizo unas interesantes declaraciones a un periódico italiano acerca del tema de los abusos sexuales dentro y fuera de la Iglesia que son muy interesantes. Como cronista cinematográfica, tengo bastantes entradas antiguas. Ha de ser que no me habías leído nunca, pero me gusta mucho el buen cine, y siempre que cuadra, escribo reseña. Es seguro que si ves esta película vas a llorar como una Magdalena. Pero te aseguro que la actuación de esta mujer bien vale los pañuelos ;)!

      Un petó!

      Fer

      Eliminar
    2. Acabo de descubrir que bien ordenadito esta todo en tus etiquetas para buscar y encontrar cosas siempre interesantes de leer.
      Empece a leerte en febrero del año pasado y si no me equivoco esta es la primera vez que te leo peliculera, pero veo que hay otras así que las iré leyendo.
      Un petonet Fee, y cuídate mucho :-))

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Rosa querida. Espero que sean de tu gusto. Cuídate mucho tu también ;)!!!

      Un petonet!

      Fer

      Eliminar
  18. Un tema, amiga, de lo más actual e interesante, son muchas las denuncias al respecto de estos asuntos, yo fui educada en colegios de monjas, y no quiero saber más de ellas en mi vida, a mi hija la eduqué en colegio mixto y laico, huyo de ellas como del mismísimo diablo...
    Un fuerte abrazo, querida Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir tu visión del tema y por tu visita,querida María, especialmente en estos momentos.

      Un fuerte abrazo!

      Fer

      Eliminar
    2. Como veo que tu entrada es más que una reseña y un comentario, prefiero pasarme por aquí cuando la haya visto.
      Gracias por recomendarla.

      Un abrazo, Fer

      Eliminar
    3. Haces bien, estimado Luis Antonio. Espero que la disfrutes,
      Muchas gracias a ti por la visita.

      Un abrazo.

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."