jueves, 30 de junio de 2016

Sutilezas de la lengua


                           

    Se citaron en un café del centro después del trabajo. Él le dijo que lo de él eran los números. Ella, rotunda, retrucó:

- Lo mío es la lengua.

Restándole importancia a esa oración simple con verbo copulativo y predicativo obligatorio, él agregó que, matemáticamente hablando, ella era la suma de todos sus deseos. Ella se fue por la tangente mirando intensamente su boca en espera de otro número. 

Por una de esas innumerables sutilezas de la lengua, él no la calculó del todo bien: fue una de esas ecuaciones mal planteadas que no tienen solución.

  
  
A boca de jarro

32 comentarios:

  1. Buen micro, Fer. En pocas palabras cuenta una historia, y lo hace de forma inteligente e irónica. Me ha gustado.
    Un grandísimo abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado, Isabel. Como te había dicho, he estado trabajando bastante sobre el micro como género y estoy intentando aplicar algo de lo que he aprendido. Muchas gracias.

      Un beso grande.

      Fer

      Eliminar
  2. Genial tu relato. Me ha encantado el juego de sentimientos, términos matemáticos y términos lingüísticos. Suena muy bien y transmite mucho. Muy bueno, en serio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te transmita mucho, Rosa. Mil gracias.

      Un beso!

      Fer

      Eliminar
  3. Sencillamente ¡Genial!
    El uso correcto de la lengua puede dar resultados tan simpáticos y eróticos como este texto que nos presentas.
    Toda una tentación textual.
    Besos compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa lo que a la protagonista: lo mío es la lengua, Francisco, ya desde muy chiquita, ja,ja ;)! Muchas gracias por tu valoración, compañero.

      Besos!

      Fer

      Eliminar
  4. Es evidente que hombres y mujeres interpretamos determinadas palabras de forma diferente.
    De todas formas, las imágenes que nos muestras son harto sugestivas... Yo, viéndolas, me identifico con el varón...Eso no quita que también me guste la morfosintaxis, ¿eh?

    Besos, FEr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces en mi vida, sobre todo por la mañana, confrontada con la limpieza y con el enchufe ineludible de mi fiel amiga la aspiradora, me he preguntado para qué me serviría el haber estudiado tanta morfosintaxis, mi querido Luis Antonio. Y no es que no me guste: me encanta, debo confesarlo, que lo mío también es la lengua y que se sepa. Esta vez, al menos, me ha servido para escribir este micro y pasarme un buen rato jugando con las palabras. Me alegra que a ti también te guste lo que a mí.

      Besos y gracias.

      Fer

      Eliminar
  5. Me ha encantado. Que dominio de la lengua.
    Muy bueno.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Gracias por la visita y por tus palabras.

      Un beso.

      Fer

      Eliminar
  6. El amor se encuentra en todos lados y sitios. También las matemáticas como bien nos relatas son un buen instrumento para expresarlo GENIAL EXPOSICIÓN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Jordi. Me alegra que me hayas visitado.

      Un abrazo.

      Fer

      Eliminar
  7. Vaya, que maravilla!!
    Me ha encantado!
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho. Te sonrío con el alma también yo.

      Un beso.

      Fer

      Eliminar
  8. Qué bien has integrado las ciencias con las letras. Matemática y lengua en un ten con ten. Fantástico, Fer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno. La sensualidad llega al mundo de las matemáticas. Brillante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, David.

      Un abrazo.

      Fer

      Eliminar
  10. Hola MARIA PAZ! qué bien se te ve como escritora hot porque no desdeñas el buen gusto. Me debes unas clases.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema del buen gusto y el temor de pasarme de la raya me detuvo varias veces de publicar textos hot. Es que es muy fácil morder el polvo en la arena del erótico... Hay muchos lectores que pueden sentirse incómodos, y, además, el género mismo carga con el estigma de ser mal visto o simplemente ignorado como tal. Pero ahora me doy el permiso. Eso sí, Egle, a dar clases todavía no me animo, ja, ja!!

      Un beso grande y mil gracias.

      Fer

      Eliminar
  11. Encantador micro, Fer. Por qué no podrían unirse las letras y los números.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y por qué no? Muchas gracias por tu visita y tus palabras, Mirna.

      Abrazo!

      Fer

      Eliminar
  12. Hubo un tiempo en que existía en mi mundo la seducción, pero casi lo he olvidado. Sin embargo, me han tendido a gustar más las mujeres que no pretendían seducir. Seducir es un arte tramposo. O sale espontáneamente de forma inconsciente o es en alguna forma prefabricado. En esta última vertiente me desagrada. Sin duda, la frase desafortunada del seductor no llegó, comprensiblemente, a atraer a la directa muchacha.

    Un abrazo, Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo en que forzar una atracción es una impostura que suele apabullar a las personas auténticas.

      Un abrazo grande y muchas gracias.

      Fer

      Eliminar
  13. Él no supo despejar bien la incógnita que ella le planteaba en su sencillo análisis sintáctico.
    ¡Buenísimos, tanto el texto como las imágenes!
    Besos, Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu frase, Chelo, le da un muy buen final a la micro historia ;)!!!

      Muchas gracias y besos!

      Fer

      Eliminar
  14. Un texto bien elegante, sencillo pero muy evocador.
    Siempre me ha dado sarpullidos ese tópico tan habitual de "yo es que soy de letras" o "yo soy de ciencias" para demostrar una supina ignorancia sobre territorios que necesariamente deberían ser comunes a todos.

    Besos, Fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces es mejor que nunca me hayas conocido, Krapp. Yo siempre ando por la vida diciendo que lo mío son las lenguas para disculparme por ser tan bruta con los números.

      Besos y muchas gracias.

      Fer

      Eliminar
  15. Es que en el momento en que el verbo es copulativo y predicativo, ya no es de extrañar que a él le saliera una ecuación sin solución.

    Genial, Fer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial tu deducción, mi querida Angie ;)!!!

      Besos y muchas gracias.

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."