martes, 14 de abril de 2015

Mandolina napolitana


No sabía que la mandolina salía a la napolitana como la pizza de Tito, el  Mariscal de la Pizza de mi barrio, quien cerró su local, ya descascarado y amarillento, después de que el diariero de enfrente, Alberto, que ya emigró hace unos meses dejando huérfana a una hija Down y sin hijo que la cuide a una madre postrada, lo encontró con la cabeza adentro del horno de barro de la pizzeria una madrugada de Domingo de Pascua luego de haber enviudado.  Alberto le había ido a llevar el Clarín de todos los domingos y se encontró con la puerta entornada y sobre el mostrador, una copita de jerez medio vacía, tumbada junto a una botella medio llena. Cuando salió de ahí echó a correr la voz por medio Buenos Aires. Hoy lo vi a Tito a la salida del VEA de la Avenida San Martín del brazo de una mina diez años más joven que él y totalmente rejuvenecido: es otro tipo. Se las rebuscó bastante bien al final, y me alegro de que así sea. Hay que rebuscarse la vida como uno mejor pueda, y al horno ponemos la napolitana, pero nunca jamás la cabeza.




"Donde está tu corazón, está tu tesoro", alguien dijo, y mi corazón conoce bien ese mágico lugar en el cual anhela estar.
A boca de jarro

10 comentarios:

  1. Creo que ya te he comentado en alguna ocasión lo mucho que me gusta como escribes, esa cercanía con la que cuentas y me lleva a estar ahí viendo y viviendo el relato, en este caso, algo descorazonador aunque también cosido a la esperanza, a la valentía de seguir tras cualquier bache de los muchos con los que la vida nos sorprende y por muy duros que sean.
    Chapeau, mi querida amiga.
    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  2. Besos muchos y muchas gracias: mi corazón está abierto aquí, mi querida y admirada poetisa Marinel ;)!

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito... me ha gustado mucho:))

    ResponderEliminar
  4. Me alegro, Larrú. Muchas gracias por la visita y que se repita!!!

    Un saludo!

    Fer

    ResponderEliminar
  5. Hay que rebuscarse la vida, muy bonito tu microrrelato Fer.
    PD: es una de las canciones que más me gustan de Sting.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Alejandra. A mí también me llega muy hondo esta bella canción de difícil traducción, plagada de metáforas. Es un desafío que voy a encarar próximamente.

    Abrazos!!

    Fer

    ResponderEliminar
  7. Rebuscar una hermosa palabra para un renacimiento y que bien lo dices. Me haces recordar aquella vieja canción de Serrat: https://youtu.be/diE1e3O6vrg
    Besos trasatlánticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la perenne poesía del Nano Serrat, amigo Krapp.

      Besos transatlánticos.

      Fer

      Eliminar
  8. Dicen que un hombre tiene la edad de la mujer que tiene al lado.

    ¡Qué topico es todo en el comportamiento humano! Creemos que somos originales pero no hacemos sino reproducir arquetipos.

    Un abrazo, Fer. Lleno de calor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y algo de razón tienen quienes dicen eso, mi estimado Joselu. En el libro Realidad del alma, Jung propone que en el mundo primitivo todos los hombres poseían una especie de alma colectiva, pero con el pasar de los años y la evolución, surgió un pensamiento y una conciencia individual que ayudó en gran parte con la formación del modo de pensar de cada cultura y de su tipo de actuar. Así pues, cada persona está integrada por conductas regidas por arquetipos, junto con sus diferentes caminos y sus estadios. Según este brillante pensador, existen tres caminos: Conocimiento, Poder y Amor. He aquí el camino del Amor.

      Un cálido abrazo desde mi otoño, Joselu, y muchas gracias por tu visita y tu aportación.

      Fer

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."