miércoles, 5 de octubre de 2016

En tránsito



Cómo me gusta observar 
gente que viene o que va, 
gente que espera abordar 
el tren inerte en el andén:

cuánto cargan, lo que calzan,

con qué cara se abalanzan
- cada rostro cuenta el cuento
que está escrito en cada espalda.

Y me divierte adivinar
de qué la van, de dónde son,
qué comerán, qué leerán
o con quién hacen el amor,

qué sueños sueñan al viajar,

a dónde anhelarán llegar,
si es que algún día lograrán
vencer el sino del andar,

si es que alcanzaron ese tren,
el que promete hacerte Alguien
con nombre propio en la estación
donde esperamos los demás

viajando ya sin ilusión
apretados, condenados
a vivir eternamente
en tránsito...



A boca de jarro

19 comentarios:

  1. triste final para un inicio soñador...

    ResponderEliminar
  2. Excelente deducción ...sólo mirar
    y sentir el circular...de la vida
    de los sentimientos y los seres ..
    Queriendo llegar a la última
    estación....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco enormemente tu calidez, tu compañía y tu presencia en este espacio.

      Un fuerte abrazo, Raúl!

      Fer

      Eliminar
  3. En tránsito vivimos pues somos viajeros en esta vida de transito, de cambio continuo, de variaciones de ritmo al andar y al palpitar. Hasta los sentidos son cambiantes como pasajeros de estación y aeropuerto. Se mueven al vaivén de la emoción, al embrujo de las situaciones.
    Cambian los paisajes y las gentes ¿Cómo no habremos de cambiar nosotros? entre primavera e invierno... estación y estación montados como estamos en el tren de la vida.
    Precioso poemita Fer. Me gusta mucho.
    Besos compañera de viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por viajar conmigo, querido Francisco.

      Un beso!

      Fer

      Eliminar
  4. Es muy creativo imaginar historias acerca de los viajeros que te rodean cuando tú misma lo eres y pillas uno de esos momentos de espera en el que matas el tiempo, o lo construyes, inventando vidas ajenas. Muy hermoso tu poema. Y el vídeo, genial.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bonito, Fer! ese tren que promete hacerte Alguien...y a la vez, casi siempre hay un "Alguien" que (te) espera en la estación, del tren y de la vida.
    A mi me gusta imaginar adónde irán los que viajan en coche cuando paro a su lado en un semáforo, por ejemplo ;-)
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Fer!! Genial que alguien levante la cabeza del celular en el anden.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francamente: ya casi nadie lo hace...

      Mil besos y mil gracias por pasarte, Dana!

      Fer

      Eliminar
  7. Bonita letra ahora falta ponerle música y una voz que la cante. Ese frenesí a ritmo de vaivén en que se diluyen las grande metrópolis.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la música, lo dejo en tus manos, y con la voz, pues me animo ;)!

      Un beso grande y muchas gracias, amigo Krapp.

      Fer

      Eliminar
  8. Que bueno es observar cuando estás de viaje. Esperando y contemplas alrededor. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mamen. Muy feliz fin de semana!

      Un abrazo!

      Fer

      Eliminar
  9. Me ha encantado la sonoridad y ritmo del poema, con esas palabras que en ocasiones riman y se entrecruzan como los pasajeros o los vagones del tren de La Vida, donde como bien expresa esta metáfora estamos en tránsito hacia otra dimensión.
    Muchas gracias amiga Fer, también por visitar y comentar en mi blog.
    ¡¡Besos!! :)

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."