miércoles, 2 de marzo de 2011

Linda letra...



                                                                 
  A mi hija menor le hicieron escribir en la primer hoja de su carpeta (ahora como ya es GRANDE no usa más cuaderno, ¡justo cuando se había acostumbrado!), las cosas a las que se comprometía a hacer en su tercer grado. Y por supuesto, la seño no pudo con su genio y sugirió como ejemplo:


            Me comprometo a hacer linda letra.




  El tema de la "linda" letra cursiva, ya que es la que se maneja al menos en primario en los colegios privados por los que he pasado como alumna, docente y madre, es todo un tema. Recuerdo haber leído hace algún tiempo geniales reflexiones al respecto de Umberto Eco y Arturo Perez-Reverte que me resultaron muy interesantes, por los puntos de coincidencia o disidencia con mi humilde parecer. Aprender a escribir en cursiva es una habilidad que requiere, primero, madurez neurológica en cuanto atañe al desarrollo de la motricidad fina, cosa que no se puede imponer ni acelerar desde afuera. La ignorancia todavía inunda muchas aulas en donde se sigue pensando y practicando el lema de "La letra con sangre entra".

  Por otra parte, es de conocimiento general y no ya exclusivo de los profesionales de la salud mental, que la letra de cada individuo refleja rasgos de su personalidad, que en el caso de los niños, aún no se ha desarrollado; por lo tanto, es de esperar que sea cambiante. Y además, la letra sale "mejor o peor" de acuerdo a cuan cansados estemos, o, como debería saber todo docente, sobre todo a nivel primario, de acuerdo al foco de la actividad escrita. Es decir, si estoy escribiendo una tarjeta de cumpleaños con texto breve, es probable que me esmere por hacer "buena letra", porque se trata de agradar y agasajar al receptor del mensaje. Pero si estoy escribiendo una lista de compras, es más probable que mi letra sea "fea", aunque deberá ser "clara", al menos para quien va a hacer las compras de los items de la lista. Y lamentablemente, la mayoría de las actividades escritas que se proponen en las aulas carecen de un propósito comunicacional real o creíble, son mecanisistas y poco atractivas, por no decir aburridas. Niño aburrido: letra "fea".

  Ahora bien, existe otra cuestión por la cual cada vez me rasco más la cabeza cuando a la generación de mis hijos, la generación de la era digital, se les demanda "buena letra", y radica simplemente en el hecho de que esta generación y las futuras difícilmente continúen usando letra cursiva, y ,lo que es peor, o no..., difícilmente continúen escribiendo sino es a través del uso de teclados, ya sea en sus computadoras, celulares, y vaya a saber que otro gadget que estará por crearse o en proceso de...

  Como profesora de lengua inglesa, enseño a mis alumnos a escribir distintos tipos de textos con el fin de adquirir esta habilidad y para rendir y aprobar exámenes internacionales que así lo requieren. Tengo la fuerte sospecha de que esto último, y el certificado que obtienen gracias a ese esfuerzo para sus currículos, es lo que más le importa a la gran mayoría. Y en cuánto al criterio de los correctores de escritos, que son seriamente entrenados y están muy bien pagos por su labor en el exterior, lo que importa es que la letra sea CLARA Y LEGIBLE: jamás me encontré con la demanda de que tuvieran "linda letra" para poder aprobar. Imaginen cuántos profesionales médicos, excelentes en lo suyo, fracasarían en sus carreras si de tener linda letra se tratara. Y cuántos perderían su matrícula si su letra debiera ser clara, al menos para el farmacéutico que tiene que decodificar las recetas prescritas, ni hablar del pobre paciente...

  Personalmente, como docente, insisto en que la letra como medio de comunicación, al igual que la palabra hablada, sea clara. El criterio de "linda" y "fea" es subjetivo, al igual que lo es aplicado para tantas otras cuestiones. En inglés hay un dicho que viene al caso :"Beauty is in the eye of the beholder", algo así como "La belleza depende del ojo de quien mira" (disculpas, ¡no soy traductora!).

  Pero muchos docentes son como los adultos de El Principito, incapaces de ver en el dibujo de un niño la belleza de lo que el niño intentó plasmar, que sobrepasa ampliamente la rigidez absurda de sus limitaciones adultas.


                                                       


Y te lo digo así: a boca de jarro... 
pero con linda letra, ¿eh?

P.D. : Necesitaría tener a mis hijos cerca para preguntarles como diablos se hace para escribir en cursiva en este blog. ¡Seguro que eso sí les sale "lindo"!

4 comentarios:

  1. FER felicitaciones x este hermoso blog!!!! Un Espacio de Reflexión de la Vida Cotidiana q invita a ver más allá, excelente!!!! me encantó!!
    cariños!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, MARÍA!
    ¡Qué gran honor me hacés tan sólo pasando por aquí! Te agradezco, como SIEMPRE, de todo corazón, y te sigo.
    Cariños,
    Fer

    ResponderEliminar
  3. Nunca tuve linda letra.

    Me quedaron grabadas en la memoria las tareas que me asignaba continuamente la seño de segundo (y sólo a mí): "5 renglones de s y 5 renglones de b". Esas letras se ve que eran las más feas de todo mi repertorio caligráfico.
    Por suerte mis profesores posteriores tácitamente decidieron juzgar por el contenido a mis escritos, y no por las cualidades estéticas de la hoja garabateada.
    No tengo idea lo que diría un grafólogo al examinar mis cuadernos, pero sé lo que me gustaría que dijera: que la letra (perfectamente legible, pero nada linda) refleja el sentido práctico con el que me gusta enfocar las cosas: si la intención de lo escrito es que pueda ser leído (por mí o por alguien más) entonces la legibilidad es condicion necesaria y suficiente. Para lindos, los cuadros.

    Y por cierto, muchas gracias por invitarme a leer tu blog, y compartir un ratito de algo a la distancia! Un beso & keep writing!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por este rico aporte,Valeria!
    Tus escritos no son para maestros necios ni grafólogos,por eso yo también te digo a vos: keep writing!
    Besos de Fer.

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."