viernes, 20 de enero de 2012

El nombre de la rosa



Magritte.
Mafalda por Quino.













No es sencillo entender cabalmente que este Acta para Detener la Piratería Online (SOPA) y la Ley PROTECT IP (PIPA) son propuestas bienintencionadas de la Casa Blanca y el Senado con el objetivo de detener el robo de propiedad intelectual desde sitios Web remotos. Internet y su funcionamiento nos supera en sus tecnicismos, y sobre todo nos supera la delincuencia, la deshonestidad y el nivel de fraude imperante, de lo cual también podemos resultar víctimas. Pero no resultan menos preocupantes los efectos colaterales de lo que un intento de controlar la información que se comparte podría tener sobre los usuarios comunes, que hemos sido beneficiados, gracias a la idea original de quienes crearon la Web, por el acceso libre y gratuito a la información, el conocimiento y la cultura como nunca antes había sido posible en la historia de la humanidad.


Pensar que sitios como Google o Wikipedia pueden ser limitados en su funcionamiento como lo conocemos me resulta por lo menos alarmante. Ellos también parecen estar preocupados y respondieron con apagones durante el curso de esta semana. Toda la situación me retrotrae a largos siglos de oscurantismo en los que el acceso al conocimiento estaba restringido y era celosamente reservado para una elite de intelectuales que sabían que el saber es peligroso, porque nos abre los ojos, nos hace iguales, nos hace un poco más libres.


Aquellos que deberían verse beneficiados por los derechos de autor se encuentran invariablemente forzados a renunciar a una gran parte de sus ganancias como creadores de ideas o propulsores del conocimiento a los intermediarios, quienes ganan fortunas a costa de ellos y a costa nuestra, por lo que naturalmente no quieren renunciar a ese privilegio. Pero hay una cuestión de fondo que queda planteada, y que tiene ribetes que van más allá de cualquier ley o intento de control. 

¿Para qué sirve el conocimiento, la información, el arte y la cultura si no es para ser transmitidos y compartidos en libertad? Durante siglos, este mecanismo de control sirvió para mantener a los poderosos de turno en la cúspide de la pirámide social sin ser cuestionados ni privados de los privilegios del acceso a esos conocimientos que no se compartían con el vulgo.


Toda la situación me recuerda a lo que expone la novela de Umberto Eco, El nombre de la rosa. Esta historia, ambientanda a fines de la Edad Media, que entrelaza una trama detectivesca con profusos detalles históricos, muestra cómo " la filosofía escolástica había triunfado (...). Santo Tomás de Aquino se había consolidado como una de las grandes mentes y, posteriormente, sería reconocido como doctor de la Iglesia. No obstante, en el ambiente se sentía ese enrarecimiento que sólo vaticina luchas encarnizadas de poder entre las diferentes congregaciones de la Iglesia. Ésta se reservaba para sí misma la capacidad discernidora sobre qué conocimiento prohibir o permitir al vulgo. Es así como los grandes monasterios se convierten en fuertes centros de conocimiento, nuevas bibliotecas de Alejandría, resguardando todo tipo de saber en sus entrañas, a las que sólo Dios y algunos monjes privilegiados podían acceder. "

Como verán, esta información está entrecomillada: estoy citando de una fuente digital que a su vez edito, ya que no la tomo en su totalidad; copio un breve fragmento de una reseña de la novela escrito por jerufa en http://www.hislibris.com/el-nombre-de-la-rosa-umberto-eco/, que ha sido visto más de 25.000 veces. De aplicarse un control, este ejercicio intelectual de transmisión del saber me sería vedado. Somos muchos los que hemos aprendido y disfrutado de la película basada en la novela, menos, aunque no pocos, quienes la hemos leído. Es una novela exquisita, aunque no de fácil lectura. De acuerdo a esta fuente digital, a la cual cito y blanqueo, es decir legalizo que las palabras, las ideas, en definitiva, el conocimiento no es mío, (aunque esbozo una reflexión personal haciendo uso de ese conocimiento y no me parece que esto sea un delito), se trata de "una riqueza en matices que catapulta la obra de Umberto Eco a los altares de la literatura universal, ya que el misterio y la intriga, las corrientes teológicas, la filosofía del amor, las relaciones paterno-filiales, el protagonismo de la Santa Inquisición y el miedo a la pérdida del miedo, están tan magistralmente tratadas que leer El nombre de la rosa es leer por cuatro, por cinco o por seis. (...) Sin embargo, en sus conocidas “apostillas”, Umberto Eco escribe que cuando la editorial se dirigió a él sugiriéndole que acortase las primeras 100 páginas porque entendía que exigían demasiado esfuerzo y dificultad, su respuesta fue un rotundo no. Les dijo que si alguien quería entrar en la abadía y vivir en ella siete días, tenía que aceptar ese ritmo, ya que si no lo lograba, nunca conseguiría leer todo el libro. De ahí la función de penitencia, de iniciación, que tienen las primeras 100 páginas. “Y si a alguien no le gusta, peor para él: se queda en la falda de la colina” –dijo."

  
Ahora bien, hemos compartido información, y no encuentro que esto pueda perjudicar a Umberto Eco en lo más mínimo, como tampoco al autor de la reseña o al sitio web que la publica para ser leída. No me siento pirata, ni mucho menos una ladrona intelectual por haberme informado libremente del conocimiento que otros han puesto a mi disposición: ¿para qué otra cosa está? Todos salimos beneficiados en esta interacción libre. Hasta los grandes autores saben que sus libros no son para todos, y se desprende de las palabras de Eco que ni siquiera le importa que muchos se queden en la falda de la colina. La creación excede al creador y se convierte en patrimonio de la humanidad: ¿por qué no permitir el acceso a la obra en Internet? Pues porque hay muchos intereses creados en juego alrededor de la obra que exceden inclusive a su autor intelectual.

La película, una producción franco-ítalo-alemana del director Jean-Jacques Annaud, estrenada en 1986 y protagonizada por Sean Connery, y aquí me asiste Wikipedia, generó una ganancia estimada en  $17.000.000 sobre su estreno, e hizo que mucha más gente se deleitara que con el libro, que visualizara cómo se vivía en una abadía medieval benedictina en pleno siglo XII y comprendiera cómo se mataba por ocultar el nombre de la rosa, por salvaguardar la llave de una biblioteca sólo abierta para pocos, que hoy parece volver a estar en el ojo de la tormenta, en el remolino de una SOPA, en este juego de la buena PIPA donde nos terminarían por fumar en PIPA a los de siempre...

Les dejo un video sobre el tema que encontré en youtube, otra de las puertas abiertas de la Web que se vería seriamente empobrecida en contenidos por las restricciones que la implementación de estas medidas conllevaría.  Y los invito a comentar...

Explicación de la ley SOPA
... A boca de jarro

23 comentarios:

  1. Fer: Excelente análisis y la analogía que has hecho con El nombre de la Rosa!
    El que tiene el saber, tiene el poder.
    No debemos permitir que se nos coarten nuestros derechos al acceso a ese saber y que quede en manos de una minoría oligopólica.
    Como bien vos decís: la información, la cultura, deben ser transmitidos y compartidos en libertad!
    Un afectuoso saludo.
    Lau.

    ResponderEliminar
  2. ¡Así es, Laura!

    Gracias por opinar.

    Tanto tu artículo
    ¿RESISTENCIA O MASA ESTÚPIDA CONFORMISTA?
    , como lo que tomaste de la película "Bichos" para emancipar mentes es también realmente muy bueno.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. ¿Terminaremos todos con un chip implantado en el cerebro?
    Buen post Fer. Si se llega a aprobar esa ley ya no imperará ese intercambio de conocimientos entre los internautas. Debían de tomar ejemplo de los blogs: hacemos "sharismo" porque nos gusta. Compartir es una costumbre muy bonita. Un beso Lola

    ResponderEliminar
  4. Lola: espero que tengas razón, que no acaben con nosotros. Echaría mucho de menos este compartir tan inofensivo, tan nutricio.

    No puedo imaginar cómo podrían hacer para controlar los millones de usuarios que comparten información. Tal vez todo ha sido magnificado fuera de proporción.

    Tampoco quiero imaginar quiénes serían los "gatekeepers". Nos alejaríamos de Eco y entraríamos en los terrenos de las distopías de Bradbury, Orwell y Huxley.

    Esperemos que nada de eso suceda.

    Un beso grande, gracias por tu aporte y que tengas muy buenas noches.

    ResponderEliminar
  5. Internet es el mayor sistema para difundir la cultura del planeta al planeta jamás inventado. Y nos lo quieren cerrar. Demasiadas bocas para cerrar. Si nuestros gobiernos gobiernan para unos pocos quizá es hora de, no de cambiar gobiernos, sino de cambiar sistema de gobierno. La democracia representativa a través de parlamentarios elegidos por el pueblo se basa en la imposibilidad de juntar en un parlamento a, por ejemplo, 40 millones de personas para decidir aprobar o no una ley. Pero … 40 millones de personas sí caben en un parlamento virtual … y sobra espacio … y el resultado de las votaciones es inmediato. Guantánamo Digital libertad ¡ ya ¡.

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay, Yakoriki!

    Además de saber de historia gastronómica también eres un loro que opina sobre política y quiere una revolución digital...

    ¡Mi madre!

    Pues no sé, yo me había ilusionado con los indignados, pero la indignación parece haberse convertido en una triste y deprimida resignación...

    Gracias por tu aporte. Ya tengo lista la cena, pero mejor no te cuento qué vamos a cenar en casa hoy... :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Maravilloso tu post Fer!!!
    Gracias por compartir e "ilustrarnos" tan graficamente todo este tema!!
    Abrazos
    Moni

    ResponderEliminar
  8. ¡Gracias, Moni!

    Es tan sólo una opinión, como siempre. Nada que agradecer: yo soy quien agradece las huellas que dejás en este espacio y, por ende, en mí.

    Veremos qué nos depara el futuro.

    ¡Abrazos para vos también
    y buen finde!

    ResponderEliminar
  9. Gracias por el rsumen Fer, porque me costaba terminar de entender esta SOPA...fumar no fumo, gracias
    Yo se ya de personas que han perdido sus carpetas en megaupload por ejemplo, esas cosas dudo que ya tengan una solucion, no?

    ResponderEliminar
  10. Nada halagüeño veo el futuro yo, con tantos controles y trabas a las libertades, que por cierto algunos se creen dueños y señores de ellas, coartando y limitando a su antojo o mas bien… a sus intereses… de todas formas tendremos que pelear a nuestra manera para que esta escalada no continúe.. Saludos y gracias por tan buen aporte..

    ResponderEliminar
  11. Mica: una vez que se toma la medida es muy difícili que se vuelva atrás. A mí me preocupa, para qué negarlo.
    Esta semana se suspendió porque algunos con los apagones de los gigantes Wiki y Google no se animaron a seguir adelante, pero no sé qué pasará.

    ¡Beso y gracias!

    ResponderEliminar
  12. Elperroverde: es difícil e injusta una pelea tan despareja. Uno hace lo poquito que puede, pero sirve de poco. Poner un banner en el blog o escribir no ceo que servirá a la hora de tomar la decisión. El apagón de Google y de Wikipedia esta semana me hicieron ver que era algo serio, aunque están dando vueltas con esto hace rato. Veremos.

    Gracias por comentar y un saludo.

    ResponderEliminar
  13. NO CONOZCO MUCHO DEL TEMA PERO VEO QUE ESTÁS BIEN DOCUMENTADA, TE FELICITO, POR TRAER AL BLOG ESTA PROBLEMATICA QUE ES MUY IMPORTANTE.

    YO PIENSO QUE ES UN RETROCESO.

    BESITOS

    ResponderEliminar
  14. ¡Gracias, Luján!

    No estoy más informada que el común de la gente. Se armó un ciberescándalo esta semana y me puse a ver de qué se trata, porque "El pueblo quiere saber de qué se trata", como en 1810...

    Es claro que todo esto amenaza la libertad de expresión en la Web, y eso es preocupante.

    Beso.

    ResponderEliminar
  15. Me encanto Fer!
    yo siempre como justiciera social asocio tanto este tema a algo asi como : "huy demasiada igualdad de oportunidades al acceso del arte, la cultura, las letras todoooo"
    siempre vivi la internet como un fenomeno impresionante y me da eso de pensar: Que suerte! cuanto gente hoy puede acceder a temas y adquirir gustos e intereses por tantas cosas! que biblioteca mas gigante la internet! y que pinacoteca y que todo!
    estoy segura que Mozart por ejemplo o Picasso con su eterna locura amaria una difusión tan billonbnria de sus obras
    Beso Fer!

    ResponderEliminar
  16. ¡Gracias, Ana!

    Ni idea qué pensarían esos genios que mencionás de esta biblioteca global, pero a mí seguro que no me gustaría que restringieran el acceso.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Hola Fer, apoyo la moción jeje, en serio tenemos que luchar por nuestra libertad de acceso al saber, te agradezco la explicación genial que has dado porque yo estaba hecha un lío, gracias por ponernos al día...
    He llegado a tí desde "Loro gris afri...." y desde ya te sigo.
    Un abrazo amigo y linda semana,

    ResponderEliminar
  18. Rosscanaria: Te doy la bienvenida y te agradezco yo a ti.

    Creo que todos estamos un poco enrollados entre tanto punto de vista diferente que representa los distintos intereses creados alrededor de esta cuestión, que no es una cuestión menor. Aquí en Argentina se informa poco y de manera poco clara acerca del tema.

    Yo lo analizo desde el posible impacto que sufriríamos los usuarios comunes, los pobres perejiles de siempre que siempre hemos pagado fortunas por nuestro acceso a la cultura, y seguimos haciéndolo de muchas formas. Y los que siempre han ganado fortunas gracias a su arte ponen el grito en el cielo por las pérdidas porque están habituados a muchos de miles de millones.

    De todos modos, no defiendo a los hackers ni a los piratas. Pero creo que tenemos que pensar mucho y que los grandes proveedores en la Web deberían ser escuchados antes de tomar medidas y decidir cómo se regula todo esto, que no es nada fácil por cierto.

    ¡Un abrazo también amigo! Y un saludo a ese loro gris que ha tenido un gesto muy noble que me ha conmovido.

    ResponderEliminar
  19. Hay dos cosas irrenunciables: el derecho de autor y el derecho al acceso a la cultura. Lo que hacen la mayoría de los usuarios del mundo digital afecta a ambas cosas porque no respeta el derecho de autor y perjudica el acceso libre (no he dicho gratuito) a la cultura: traiciona al autor que produce un texto y perjudica la integridad de la obra.
    Establecidos esos puntos, lo que está en cuestión es la fase intermedia: cómo deben gestionarse esos derechos, hasta dónde puede llegar la voracidad de la industria cultural (incluido Google, que no es inocente en esto) y hasta dónde todo eso puede ser usado por algunos políticos para dictar medidas de control.
    Me temo que algunos usuarios de Internet (y algunos en Internet siempre son millones de personas) todavía no son conscientes de que al descargar ilegalmente un producto cultural afectan gravemente al autor y a sí mismos como receptores y dan un aval para que la industria presione a los políticos.
    Por lo tanto, aquellos que sí tenemos conciencia del problema debemos usar la sensatez y proponer cosas acertadas que regulen la situación sin afectar a los derechos fundamentales de los autores y de los consumidores.
    Seguiré con este debate en las reflexiones que comencé ayer en mi blog.

    ResponderEliminar
  20. Gracias, Pedro. Estamos de acuerdo en que nadie es totalmente inocente en esto. Y en que hay que pensar muy cuidadosamente cómo se regula y quién ejercerá el control. Esa es la cuestión más delicada.

    Creo que aunque haya gente que proponga cosas sensatas, serán los grupos de poder quienes finalmente decidan por sobre la sensatez en favor de los intereses creados: así suele suceder con casi todas las cuestiones importantes en el mundo de hoy.

    Seguiré leyendo tus posts al respecto y probablemente reincida en el tema yo también.

    Ta agradezco la deferencia de llegarte a comentar y el aporte que brindas desde tu forma de ver la cuestión, que siento que en el fondo no es tan distinta a la mía...

    El tema pasa por que pensemos si estas propuestas son las apropiadas y en cómo se va a llegar a cabo el control: temo levantarme un día en un mumdo parecido a la distopía de Orwell en 1984, donde Big Brother todo lo ve, todo lo controla y todo lo censura. Y sabemos que una vez que se implementan este tipo de medidas, se hacen las trampas, y volvemos a caer en lo mismo, con el agravante de que las libertades que se le quitan al ciudadano común no se le devuelven fácilmente. Eso realmente me preocupa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Me repito, pero es una entrada fantástica!! En mi opinión el compartir conocimientos, libros, peliculas es un adelanto, una ayuda a mucha gente que no tiene los medios por ejemplo para comprar libro tras libro o pelicula tras pelicula, o simplemente acceder a termas que le interesen y que no podría conocer si alguien no los compartiera, como bien dices en wikipedia o youtube por ejemplo. Además creo que a los autores por ejemplo se les hace publicidad, la información es buena y eso puede hacer que te intereses por algo y al final acabes adquiriéndolo.

    Besosss Fer

    mafar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus valiosos aportes, por la constancia de tu lectura y por tu apoyo, Mafar ;)!!!

      Besos!

      Fer

      Eliminar
    2. Es un placer Fer, se te quiere ;)

      Besoss

      Mafar

      Eliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."