sábado, 21 de mayo de 2011

"El libro de mi vida": Repasando a Sting


                                                   
  Sting es alguien que siempre admiré. Mi asturiano abuelo, José MaríaTerenti, no entendería jamás mi enorme gusto por este gran artista, debido a su nacionalidad, y me preguntaría una vez más:

 "Fernandita: ¿por qué te gustan tanto los ingleses a ti?"

  Soy profesora de inglés, y no soy anglófila. Elijo a quien admiro de acuerdo a mis gustos y valores, y la lista de los que considero “mis ídolos”, como solemos llamarlos aquí, incluye a ciertos pensadores, escritores, cantantes, músicos, personajes de la historia, actores y artistas. Sting es un gran músico, un cantante con una imponente y mansa presencia escénica que tuve la dicha de disfrutar en vivo, en River, en sexta fila en césped, y es, por sobre todo, un genial letrista y fino escritor de canciones: un poderoso escritor…

  Mi admiración por Sting arranca en los años 80 con The Police, tiempo de pasiones adolescentes, cuando escuchaba sus hits "Roxanne", donde revela su amor por una prostituta a quien quiere fuera de las calles y sólo para él; "Message in a Bottle", una canción que expresa el aislamiento que caracteriza a los ciudadanos de la aldea global que estaba por llegar; y "Every Breath You Take", que, a esa edad, me parecía la canción de amor perfecta, aunque ahora, un tipo que me dijera que quiere estar observando cada bocanada de aire que respiro o cada paso que doy me parecería un maniático posesivo…
  Pero es el Sting solista, maduro y añejado como los buenos vinos, ese es el que más me puede. Sólo un hombre que logró evolucionar y crecer, despegarse de su banda New Romantic, y comenzar a indagar y a producir genialidades que ya no posicionaron en los Top Ten, pudo haber creado algo tan personal e inspirador como "The Soul Cages" (“Las cárceles del alma”) en 1990. Ese álbum me lo regaló el primer grupo de alumnos que adoré en su edición de lujo para mi cumpleaños número 22. Es un trabajo que refleja todo el trabajo personal de Sting para elaborar el duelo por la muerte de su padre, toda la poesía que brotó de las lágrimas por la pérdida, y el  producto de asumir su historia y sus vínculos primarios, con su Newcastle natal y con la historia inglesa que le enseñaron de niño, un niño que le costó dejar de ser:

   "All this time the river flowed endlessly to the sea"
   ("Todo este tiempo el río fluyó incesantemente hacia el mar")

  En este disco, Sting expresa su disconformidad con el funeral de su padre, que seguramente le resultó hueco, y lo que se le había impuesto como religión:

   "If I had my way, I'd bury the old man at sea"
("Si pudiera hacerlo a mi manera, lo enterraría a mi viejo en el mar")  

  Para él, la religión no pasa simplemente por ir a un lugar sagrado para uno, rezar y cumplir con rituales (aunque no está nada mal hacerlo, en mi opinión, si eso te hace estar cerca de lo Divino), sino por estar en comunión con sus seres amados y con un ser en el hacer que lo hace ser quien es en esencia. Tras esta introspección, vuelve al baúl de su pasado de profesor de literatura inglesa, y recrea a Geoffrey Chaucer en sus "Ten Summoner's Tales", (1995), una galería de canciones de vigencia atemporal y validez universal que emula a "The Canterbury Tales" y a la tradición de los trovadores medievales ingleses. Es ahí donde encuentro una de los temas que más me han conmovido y subyugado en mi vida: "Fields of Gold", donde claramente nos advierte:

   "You'll remember me when the west wind blows ..."
   ("Me recordarás cuando sople el viento del oeste...")

  Después de “pasar el invierno” y dejar que su alma lo guiara como piloto ("Let Your Soul Be Your Pilot"), canción que habla de un posicionamiento sabiamente místico frente a la enfermedad terminal que le toca transitar a alguien cercano, nos brinda "Mercury Falling" (1996), para ya luego florecer al calor de "Brand New Day" (1999), un trabajo en el que se apoltrona en su gusto por fusionar estilos que se ha tomado tiempo para degustar y estudiar,  y deja su huella en un aporte multiétnico que lo caracteriza como músico y artista hasta el día de hoy, con su bella "Desert Rose", dándole cabida a grandes e ignotos artistas para la gran mayoría de sus fans,  en este caso a Cheb Mami, y, como ya lo había hecho en su banda, con la inclusión de su brillante guitarrista argentino nacido en Buenos Aires, Dominic Miller: un rasgo típico de los grandes de verdad.

  Y por fin llego a donde quería arribar desde un principio, a "Sacred Love" ("Amor Sagrado") (2003) , un disco dedicado a dos amigos y colegas que han partido, y donde yo encuentro el texto que Sting ha estado escribiendo "All This Time","todo este tiempo"      

 "The book of My Life": "El libro de mi vida"

  Esta bella y extensa canción es la síntesis del libro de la vida que todos escribimos día a día, el libro que todos los que decidimos “honrar la vida” escribimos, eligiendo hacer o dejar de hacer, estar o no estar, ser quienes verdaderamente somos o subsistir desde lo que se nos presenta como opción predigerida y cómoda. Es el libro que se nos impone escribir, junto con los mandatos de “plantar un árbol y tener un hijo”, y, como me enseñó mi alumna Lucía Arambasic, a los que ahora se la suma el de “donar un órgano”, cosa que haría gustosa llegado el caso. Es el libro que incluye “los gozos y las sombras”, los hallazgos y los errores, los amores y desencuentros de toda vida bien vivida.
Esta canción lo termina de consagrar a Sting como poeta y escritor en todo su esplendor para mí. Intentaré hacerle honor a este magistral texto con mi traducción al español, aunque inevitablemente se pierde lo más jugoso de este fruto al transferirla. Les pido que no se priven de ver este hermoso video hecho por otra fan, escucharlo y seguir la letra en inglés, donde fluye toda su verdadera y profunda riqueza también en imágenes.



                                                                                            

                                 "The book of my life" by Sting            


Déjame observar junto al  fuego y recordar mis días 

Y  lo que vea puede ser un truco de la luz 

Pero las páginas fulgurantes que turban mi vista 

Son las del un libro que tengo miedo de escribir 



Es el libro de mis días, es el libro de mi vida 

Y está cortado como una fruta por la hoja de un cuchillo 

Y todo lo que hay para ver  a medida que los capítulos se despliegan

Revelan que hay algo de tristeza en toda vida 


Si se lee como un rompecabezas, un errante laberinto 
Entonces no lo entenderé hasta el fin de mis días 
Todavía estoy obligado a recordar 
Recordar la letra de mi vida 

Hay promesas incumplidas y promesas cumplidas 
Palabras duras que fueron dichas cuando debería haber llorado 
Hay un capítulo de los secretos y las palabras que habrá que confesar 
Si pierdo todo lo que poseo 
Hay un capítulo sobre la pérdida y un fantasma que se niega a morir 
Hay un capítulo sobre el amor donde la tinta nunca se termina de secar 
Hay sentencias cumplidas en una prisión que construí a fuerza de mentiras

Aunque las páginas están numeradas
No puedo ver hacia dónde conducen 
Ya que  el final es un misterio que nadie puede leer 
En el libro de mi vida 

Hay un capítulo sobre  los padres, un capítulo sobre los hijos 
Hay páginas acerca de  las disputas que nadie ha ganado 
Y las batallas que perdiste  y el amargo sabor de la derrota
Hay una página en la que nos desencontramos

Hay cuentos de la buena suerte que no pudo haber sido al azar

Hay un capítulo dedicado a Dios que no entiendo 

Hay una promesa del Cielo y el Infierno pero estoy condeno si los veo



Aunque las páginas están numeradas

No puedo ver hacia dónde conducen 

Ya que  el final es un misterio que nadie puede leer 

En el libro de mi vida 



Ahora regresa la luz del día 

Y si hay una oración certera 

Todas estas páginas se están quemando 

Y todo lo que queda sos vos


Aunque las páginas están numeradas
No puedo ver hacia dónde conducen 
Ya que  el final es un misterio que nadie puede leer 
En el libro de mi vida 


A boca de jarro

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."