miércoles, 9 de noviembre de 2011

El manifiesto del optimismo según Eduard Punset

         
El pesimista sabe rebelarse contra el mal. 
Sólo el optimista sabe extrañarse del mal.
                       Gilbert Keith Chesterton
Eduard Punset.

  Ya he dedicado varias entradas a este pensador y divulgador científico catalán a quien descubrí y seguí este año hasta donde puedo: leo su blog, algunos artículos que allí comparte, he visto algunas entrevistas que le han hecho o que él mismo ha conducido con destacadas personalidades del ámbito del pensamiento y la ciencia de vanguardia, como la charla que ha tenido con Ken Robinson, y hasta ahí llego. Lamentablemente, no me es posible ver su programa "Redes para la Ciencia" que se emite todos los domingos por la noche por TV Española 2, porque no recibo esa señal a través de mi proveedor de canales de cable. Y su revista se consigue mediante suscripción en euros...

 Siempre pienso que sería fantástico tener en televisión abierta en la Argentina a más gente como Punset y no a tantas señoritas semidesnudas bailando danzas exóticas, quienes por cierto gozan de mucho rating y una excelente figura. Pero no creo que Punset pudiera alcanzar el alto grado de seguimiento y la cantidad de programas satélite de transmisión diurna que se alimentan de los dimes y diretes del concurso nocturno de baile más popular de nuestra televisión, por una simple razón: este catalán no hace más que recordarnos que "Somos primates". Semejante afirmación expondría crudamente la naturaleza del show más popular de nuestra televisión, y le quitaría todo su glamoroso charm.

 Cada vez que acudo al salón depilatorio a pagar y sufrir para deshacerme del natural vello que me hace semejante a mis ancestros primates, pero que está mal visto no extraer por mis congéneres argentinas y argentinos, pienso cuánta razón tiene este hombre, y trato de convencerme a mí misma de que, la próxima vez que asome, haré como la monísima Julia Roberts, y asumiré mis orígenes para ya dejar de sufrir. Después de todo, a ella no le va tan mal...


  Dejando la humorada de lado, Eduard Punset asegura, y nos mejora el humor al hacerlo, que "nos sobran razones para pensar en un futuro mejor". Y comparte un manifiesto interesante, a propósito del Día del Optimismo al que nos convoca a celebrar el próximo 22 de noviembre, que me gustaría difundir y comentar:

Manifiesto del #optimismo:
.

            No es cierto que exista una crisis económica planetaria, lo que existe es una crisis específica de países específicos.

           La esperanza de vida aumenta 2,5 años cada década. Por primera vez aprendemos que hay vida antes de la muerte y que cualquier tiempo pasado fue peor.

           La educación y la medicina avanzan hacia la personalización, y nos obligan a engendrar un nuevo modelo social. La prevención será más importante que la curación.
Un gran descubrimiento: el aprendizaje social y emocional. Por primera vez en la historia de la evolución empezamos a conocer y gestionar las emociones. Y sabemos que es tan importante aprender como desaprender.
Las redes sociales son lo que nos hace distintos del resto de animales. El origen de la interconexión actual está en las rutas de la Seda y del Incienso. Gracias a la revolución digital ahora la comunicación puede ser instantánea y universal.
Tras los avances de las ciencias de la mente, hoy conocemos la importancia del inconsciente con relación al pensamiento racional. Por primera vez constatamos que podemos confiar en la intuición.

           Nunca habíamos sabido tanto sobre la naturaleza de la felicidad. Eso es lo esencial: la felicidad se encuentra en la sala de espera de la felicidad.
Otro de nuestros quebraderos de cabeza seculares: la belleza. Sabemos que la belleza es ausencia de dolor, o sea, la que refleja un rostro con un nivel de fluctuaciones asimétricas inferior al normal.

           Evolutivamente, en tiempo de crisis, la manada se vuelve hacia los jóvenes para que ejerzan su liderazgo. Es pues, la hora de los jóvenes. No pueden defraudar.
Hace unos años estábamos convencidos de que la visión del universo correspondía a la realidad. Luego descubrimos que esa visión dependía del marco y de las emociones. Ahora sabemos que es el resultado de un modelo matemático: la incertidumbre envuelve a nuestro universo.

http://www.eduardpunset.es/14815/general/nos-sobran-razones-para-pensar-en-un-futuro-mejor

  En un mundo globalizado, la crisis de unos cuantos países inevitablemente afecta al concierto desafinado de naciones. A esto debe sumarse la crisis planetaria ya no económica, sino ecológica, que es bien seria. Decir ésto no es pecar de pesimista, sino ser realista. De todos modos, sería posible que las crisis activen nuestra inteligencia para poder encontrar soluciones nuevas a viejos problemas crónicos, aunque parece que siempre estamos demasiado ocupados para notarlos, hasta que llegan a tocar la puerta o el bolsillo propios.

Mafalda, por Quino
  Hay muchos economistas destacados que insisten en que estamos transitando una época bisagra. La indignación, y las protestas a las que ha alimentado últimamente, este germen altamente contagioso que se ha esparcido por medio planeta, me ha hecho sentir más optimista. Es la expresión de un sentir desde una actitud más crítica y menos pasiva frente a lo que causa estragos en nuestras vidas. Queda aún por verse a qué conducen estas movidas, y cómo hacemos para ser escuchados más que oídos.


  Me quedo con una cita de Albert Einstein que sintetiza el efecto deseable de las crisis personales y globales en el derrotero de nuestra historia:


"No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ‘superado’. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla." 
                                                     ALBERT EINSTEIN

  Muy posiblemente, viviremos vidas más largas, gracias a los avances de la medicina y a las medidas preventivas sobre las cuales se nos concientiza y a las que nos sometemos periódicamente. Y acuerdo con Punset en que el hecho de vivir más tiempo tal vez nos permita atisbar el cambio que los jóvenes necesariamente deberán generar. Yo creo de corazón que los jóvenes, a pesar de todo, no defraudarán, necesito creerlo, porque soy madre. Eso me hace un ser sumamente intuitivo. Confiando, pues, en mi intuición de madre, creo fervorosamente en el porvenir de mis hijos. Ésto es más una cuestión de esperanza que de optimismo, donde podría establecerse una sutil diferencia. 

  El optimista se me hace un ser que lleva puestas unas gafas rosadas desde donde ve la realidad de ese color. El esperanzado, en cambio, se me hace más realista y responsable que el optimista, en tanto no se calza esas gafas, sino que mira la realidad tal cual se presenta, y se compromete activamente desde el lugar que elije para protagonizarla y mejorarla a través de acciones concretas.
                                       
  Creo que estamos llegando a un punto en cuestiones educativas en el que se va a hacer ineludible introducir cambios, incluir nuevas dimensiones y replantear para reformar el sistema arcaico en el que estamos penando. Son los mismos niños y jóvenes de la era digital quienes se están rebelando contra la educación vacua, mecanicista, la que no contempla sus potenciales individuales, su creatividad y emocionalidad. Pero como formo parte del mundo de la educación por partida doble, por ser docente y madre de hijos en plena edad escolar, debo admitir que me cuesta ver cómo se podrá lograr traer el cambio. Necesitaría quizás tomar mayor distancia para envisionarlo. Encuentro que hay aún mucha resistencia en ciertos sectores y mucho anquilosamiento. Voces de gente como Punset, Robinson, o localmente, Julio César Labaké, sin embargo, me infunden esperanza.

  Deberemos aplicar todos los hallazgos sobre emociones y afectividad, el inconsciente y la conducta humana para resolver el tema de la violencia y la criminalidad, para ponerle coto a la inseguridad y a la guerra, que ahora también ha tomado nuevas máscaras, pero que sigue siendo una realidad preocupante, para finalmente engendrar un nuevo modelo social que no alimente tantos males. Me resulta un poco más complicado ser optimista en estas cuestiones, simplemente tal vez por lo que veo en los noticieros locales y leo en los diarios, además de lo que se vive en las calles de mi ciudad.

                                 
  El ideal de belleza anorexígena, un tanto andrógena y "siempre joven" que se ha impuesto ya hace tiempo, y los estragos que causa sobre nuestra mente y nuestro bienestar, así como también la imposición hueca de ser felices, entendiendo la felicidad como un estado absolutamente indoloro, hedonista, exitista, un bien adquirible en las góndolas de un supermercado o en el shopping, o siguiendo las prescripciones zen del gurú de moda, se me hacen huesos más duros de roer. Tendremos que confiar en que la crisis nos conducirá a la salida del consumismo exacerbado por fuerza mayor, y que el cambio de paradigma educativo añorado llegará para domar a estos dos duras imposiciones culturales. Hay mucho que desaprender en estos terrenos.
Maitena
                                    
  Me resulta más sencillo ser optimista en cuanto a las redes sociales. Creo que estamos en una etapa de euforia, y que vamos a ir aprendiendo a regular su uso, para que "la mente humana pueda dominar lo que la mente humana ha creado", como apuntó Paul Valéry, autor desconocido para mí, pero citado por Zygmunt Bauman en "Modernidad Líquida" en la apertura de su prólogo, libro por el que ando navegando y seguiré por días.

                             
  Pero por sobre todas las cosas, hoy necesito de este manifiesto. Hoy necesito ser optimista y esperanzada. Esta reflexión está en verdad más motivada por una necesidad emocional  profunda del alma propia y familiar que por ganas de argumentar o analizar racionalmente. Tal vez de eso se trate el optimismo después de todo. Es posible que a estas alturas de mi vida adulta padezca de una buena dosis de cinismo y escepticismo, productos de tantos golpes y caídas, que me sienta ya un tanto desgastada, aunque no vencida, por los avatares de una vida bien vivida, con sus luces y sus sombras. Hoy necesitaba tomarme una buena dosis de optimismo: ¡Salud!



  A boca de jarro

13 comentarios:

  1. y los pesimistas? y los pasotas?
    somo shijos de nuestro tiempo y como tal actuam,os. Cuando se criticaba que la juventud no actuaba era porque estábamos muy cómodos. Ahora se ha esfumado esa comodidad y nos empezamos a mover... y hemos calladomuchas bocas.
    Las circunstancias...
    Por cierto, el programa de Punset lo puedes ver wn la web de TVE. Todos los programas de TVE los puedes ver en la web
    ;)

    ResponderEliminar
  2. Si me permites la observación,Diego, creo que eres demasiado joven para ser pesimista.
    No sé qué significa "pasotas", disculpa mi ignoracia de hablante de español rioplatense...

    Si los jóvenes se han movilizado y han callado muchas bocas, pues, bienvenido sea, es tal vez una razón para ser optimistas o esperanzados, aunque la protesta tiene que generar algo más que ruido, sino quedaremos en una protesta adolescente: habrá que comprometerse a asumir responsabilidades aunque no sean tan cómodas. Pero no soy quién para decir qué o cómo salimos del atolladero en el que nos hemos metido todos.

    Y te agradezco el dato del programa online, pero como diría Punset, yo soy "inmigrante digital": no me gusta ver programas de televisión online...
    De todos modos, lo tomaré en cuenta.

    Muchas gracias ;)

    ResponderEliminar
  3. No se si los optimistas son menos realistas. Yo me considero hoy optimista por decision propia. Era bastante pesimista pero de a poco me fui auto-educando para ver lo bueno en cada cosa. Yo lo resumo a eso el ser optimista. Es seguir viendo que no todo es bueno, pero si ver en todo la posibilidad para algo bueno...se entiende? Hoy las neuronas no me funcionan demasiado bien la verdad.

    ResponderEliminar
  4. Lo bueno y lo malo que nos depara el futuro les llega por igual a los optimistas y a los pesimistas... la diferencia es que en el mientras tanto, uno la pasa mejor que el otro!!!! (no me acuerdo de quien es la frase, pero la escuché esta semana y creo que aplica)

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias, Mica!

    Desde ya, tu postura es un poco lo que resume la cita de Eisntein: se aprende de todas las coyunturas, la crisis se puede tomar como una bendición, cuando uno concientemente elige tomarla como una oportunidad para aprender, para tomar nuevos rumbos, para crecer. De eso se trata, me parece.

    Me gusta esa idea de "elegir ser", decidir adoptar una cierta postura que no nos deje revolcándonos en la angustia y la queja inconducentes. No es fácil: mucho de esa actitud que uno adopta frente a las crisis vitales viene en nuestros genes, y tiene que ver con nuestra personalidad, moldeada también por nuestra biografía y la impronta de nuestra familia de origen, pero se puede.

    Crisis no es otra caso que "cambio", y el cambio es la realidad más absoluta de nuestra existencia.

    Punset lo dice bien: "la incertidumbre envuelve nustro universo", y hay que convivir con ella.

    ¡Gracias por comentar, Vale!

    Muy buena y muy cierta esa cita: se la pasa mejor el optimista, sin dudas. Incluso se sabe que vive mejor en términos de salud, y tiene una esperanza de vida más larga que el pesimista. Por ende, seguro aportará más al mundo con su actitud positiva frente a lo que venga.

    ¡Claro que aplica!

    ¡Beso grande!

    ResponderEliminar
  6. Viene en nuestros genes? probablemente. Yo me di cuenta un día, que no queria ser como mi mamá. Mi mamá (con todas sus cosas buenas) se victimiza mucho, todo lo que cualquiera hace, se lo hace a ella. Me quedo muy grabado mi papá diciendole "deja de hacerte la victima" en cada pelea que tenian. Y lo mismo hace con las sitaciones, todo le pasa "a ella". Y una vez, despues del fallecimiento de mi abuela, me acuerdo de haberme peleado con ella porque decia que a nadie le dolia como a ella, que habia perdido a su madre. Y me dio mucha bronca que minimizara que yo habia perdido a mi abuela, que era el "amor de mi vida" y además la primer persona importante que se iba de mi lado. Entonces, despues de esa situacion, la entendi, entendi como es ella y que yo no queria ser asi, que no queria ser "pobrecita yo". Entonces acepto lo malo, porque no soy tonta, pero me repito (aunque cueste) que las cosas pasan por algo, y que algo bueno sale de ahi. Y lo busco, hasta que lo encuentro. No quiero evadirme de la realidad, pero tampoco dejar que las circunstancias o las demás personas sean las que deciden que me causan una infelicidad. No les doy tanto poder, o eso intento al menos.

    ResponderEliminar
  7. Me parece muy bien: las figuras materna y materna siempre enseñan, por virtud o por defecto.

    Hace poco hice un curso sobre nuestra vida emocional, y entre muchas de las cosas que leí, la psicología parece dar por sentado que aquellos aspectos con los que menos queremos vernos identificados en nuestros padres, los que más rechazamos, son inconscientemente los que más reforzamos.

    Yo no sé si ésto es cierto o no. Lo que sí te digo, Mica querida, es que muchas veces dije "Ésto no lo voy a a hacer", "Yo no voy a ser así cuando sea grande, con mis hijos...",
    y ahora me sorprendo cuando descubro que lo hago después de todo, que a veces, muy a pesar, calco actitudes que ví y que me causaron y siguen causando rechazo.

    Creo que el ser no se elige a la carta. A éso me refería con el tema de lo que viene en el paquete de fábrica, para llamarlo de algún modo. Posiblemente, tu mamá tampoco eligió ser así. Sería interesante tomarse el trabajo afectivo de ver de dónde saca ella esa postura de vida que seguramente tampoco la hace feliz.

    Te pueden decir y hasta ordenar: "¡Sé feliz! ¡Sé optimista! ¡No te pongas en el lugar de víctima! ¡No te deprimas!". Pero estas condiciones o estados del ser no se eligen conscientemente, me parece. De ser así, nadie sufriría, y todos seríamos perfectamente felices. Nadie es tan tonto como para elegir sufrir.

    Gracias por el rico aporte biográfico y el intercambio, siempre enriquecedor!!!

    Un beso grande, Mica!

    Pero es verdad que se puede trabajar sobre uno mismo para lograr la felicidad como vos la entendés.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante este señor. No lo conocía...
    A Ken Robinson sí. Leí su libro y su visión de la educación y la creatividad me parece genial.
    La axila de Julia: ¡Vade retro! Ese vestido y ese maquillaje decididamente no combinan con esos pelos.
    Tu post es tan rico que parece un dos por uno + combo + multipack all you can read.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. ¡Gracias, Victoria!
    ¡Qué gusto tenerte comentando por aquí!

    Vos sabés que me dá la impresión de que hay photoshop en la foto de Julia: es un brazo muy masculino... Igual me pareció divertida

    Sí, mis posts a veces son un poco largos, pero leyéndolos se puede ahorrar en revistas...

    Me alegra que te parezca rico. De enriquecernos la vida se trata siempre.

    Un beso para vos también!

    ResponderEliminar
  10. Hola, Fer:

    Yo creo que la persona optimista tiene más vida, porque su manera de ver las cosas tan llenas de optimismo hace que sean de luz y de color, con ilusión, y eso hace que su interior esté más lleno de vitalidad, en cambio, el pesimista, el que todo lo ve oscuro y negro, el que no tiene ilusión ni esperanzas por nada, envejece y enferma antes, se les pone cara de amargados.

    Aunque es dificil ser optimista a veces, creo que es necesario intentar encontrar esa luz al final del túnel aunque parezca que no la haya.

    Por otra parte ¿sabes que pensé en tu blog para recomendarle? pero me di cuenta que tenía bastantes seguidores y una de las normas era que tuviera muy poquitos, pero ya te digo, el primer blog que pensé recomendar, era el tuyo, vine incluso a ver los seguidores que tenías.

    Gracias guapa por estar presente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. ¡Gracias a tí, María, ser de luz,jovial en la esperanza y el optimismo contagiosos, en las ganas de hacer cosas bellas y nobles y compartirlas!

    Gracias por tu consideración.

    Yo me siento muy feliz con las cosas como están en este jarrito, y me honra contar con buena gente como tú y tantos otros que se han ido sumando. Si ha de ser que vengan más, serán recibidos con las puertas y las ventanas que tanto se ven en este espacio, abiertas de par en par, como mi corazón, ávido de intercambio genuino entre seres sensibles y amables.

    ¡Adelante con los blogs!

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  12. Hola amiga de enfrente,estamos a un río de distancia y no te conocía gracias a Senovilla y su maravilloso video nos hemos conocido me quedo por aqui,cariños Uruguayos

    ResponderEliminar
  13. Hola, Fiaris!!! Bienvenida!

    Me encantó descubrirte, hermana Rioplatense tenías que ser!

    ¡Qué bueno lo de Senovilla! ¡¿No?

    Tendríamos que hacer una movida parecida por estos lares, porque acá no es como en España con los blogs, ¿viste?

    Bueno, pensaremos en algo, ya que de pensar se trata lo nuestro...

    Cariños rioplantenses y gracias totales!!!

    ResponderEliminar

Las aguas más puras y límpidas de este jarro son las que tienen a bien venir e verter todas aquellas personas de bien que deseen expresarse con total libertad sobre lo que aquí se expone, que es pura subjetividad "a boca de jarro". Se agradece el no opinar desde el anonimato ni identidad fraudulenta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Muchas de las imágenes mostradas en los artículos publicados en este blog se han obtenido de la Web. Si el dueño de sus derechos considera que no deben ser utilizadas por este blog o que se debe dar crédito de su autoría, por favor tenga a bien dejar su comentario al pie de la entrada expresando su voluntad, y se procederá de acuerdo a lo que Usted disponga.
Desde ya, muchas gracias.

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."