jueves, 1 de diciembre de 2016

Un encuentro casual





Un encuentro casual
¿quién lo diría?
Después de tantos años sin vos, 
de tanta vida, 
no pensaba que
mis piernas temblarían
perdiendo su control del taconeo,
ni que me haría agua en el deseo
de tus manos tan cerca de las mías,
manos de infiel varón, inalcanzables,
manos de mariposa trepidante
que alguna vez volaron mi alegría
condenándome al exilio, a la deriva.

Menos mal que 
me invitaste a tomar algo,
que pude hablar del tiempo,
de esta loca ciudad, que pude sonreírme,
que el café logró ponerme un tanto sobria
y sacó algo coherente de mi boca,
que no te diste cuenta de 
que ardía embriagada en tu voz
justo cuando, debajo de la mesa,
tu pie palpó levemente
mi cordura de mujer que, se supone,
ya tiene todo bien resuelto
en estos frentes... 

Por un momento
temí ahogarme en el café caliente de tus ojos,
temí ser descubierta en lo indebido
 de soñarte despierta tanto tiempo,
temí que ni la excusa de lo tarde que se hizo
me salvara del deber de la partida,
que ni el bullicio del bar me silenciara:
temí que a plena luz del día, 
 sin anestesia ni alicientes,
sin importarme tu alianza de casado
ni la mía, por fin te gritaría
a viva voz, que, aunque no lo merezcas,
al olvido yo nunca te he librado.




A boca de jarro

20 comentarios:

  1. ¡Guauuuu!¡Preciosos versos!
    El destino vuelve a unir a esta pareja en un café informal y e paso y ella con esa meridiana claridad es consciente de que el deseo y el amor a partes iguales la sigue rondando sin remedio. esas alianzas hacen de corta pisa, de corta fuegos de una incendiaria pasión apenas contenida.
    vuelvo a repetir: ¡Fabuloso!
    Besos compañera un placer leerte.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito, Fer. Me ha encantado. Precioso eso de "el café caliente de tus ojos" y tantas otras cosas. Es un poema hermoso en la forma, y en el contenido y con mucho ritmo aunque sin estridencias. Precioso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena poesía donde un encuentro casual puede avivar el fuego que un día se quedó en brasas. Un
    abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hace falta mucho tiempo y mucha ausencia de la persona para "librar" al olvido cuando ha habido tanta pasión. Me ha encantado lo de "ahogarme en el café caliente de tus ojos", y me pregunto: ¿para qué la invitaría a tomar algo? ;-)

    ¡Me he requeteencantado, Fer!
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  5. Está genial, Fer, consigues encontrar el equilibrio entre la elegancia y lo erótico. Y los zapatos rojos con esos taconazos son impresionantes. A ver quién se sube a ellos!

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Maravilloso Fer, explicas una historia. Es más, la puedo imaginar y hacer muy presente. Una pasión que el tiempo no ha logrado ni apagar ni olvidar.
    Me ha encantado, :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Precioso Fer, el amor es así, nos puede hasta el descontrol de los tacones, muy elegante este erotismo.
    Un placer leer tus letras las cuales llevan tu sello, mi felicitación, amiga.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  8. Leer tu bonito poema me ha llevado hasta L.Eduardo Aute, creo que te gustará Fer, esta bellísima canción suya: YO TE QUIERO CON ALEVOSÍA, es para ti.
    https://www.youtube.com/watch?v=htnV7uS3QYE

    ResponderEliminar
  9. Qué bien has expresado ese atolondramiento que nos acomete cuando nos encontramos con alguien de nuestro pasado que vuelve a recordarnos que no olvidamos con la facilidad ni la efectividad con que quisiéramos.
    ¡¡Y encima en verso!!
    Genial, Fer.
    Me ha encantado esta poesía.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado, sobretodo el final, ese misterio de amor prohibido, por lo menos como yo lo veo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Apasionante poema, querida Fer, a ritmo de tacón de aguja, pero sin herir ni siquiera el aire por donde vuela la música de este encuentro inolvidable.
    Mágico ese café caliente de esos ojos que seguramente se miraron en los tuyos reconociendo que el tiempo no existe cuando dos almas se encuentran y dos cuerpos se quieren.

    Muchos besazos.

    ResponderEliminar
  12. Hay sentires que no apelmazan con el tiempo, permanecen blandos, casi diría hirviendo en el vapor de los recuerdos...dispuestos a desbordarse.
    Lo has reflejado maravillosamente en tu poema.
    Mi aplauso.
    Y mis besos!

    ResponderEliminar
  13. Oda fantástica a la infidelidad o quizás a la fidelidad a los sentimientos de uno mismo.
    Gran poema que le viene bien a este magnífico final de Breve Encuentro de David Lean:
    https://www.youtube.com/watch?v=m-67Q2EUsRo

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  14. En estos versos de pasión y contención me he sumergido en estos minutos de siesta. Me has dado vitalidad y hasta un toque de erotismo para el resto del día.
    Genial Fer!
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Bello y seductor poema, pero confieso que me he perdido en estos versos: "tu pie palpó levemente mi cordura de mujer"...

    Besos, Fer

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias a todas/os y cada una/o por vuestros amables comentarios y aportes.

    Un beso!

    Fer

    ResponderEliminar
  17. Hola Fer,
    Tu poema transmite perfectamente tantas sensaciones, el nerviosismo de ella, esos cuerpos que a pesar de los pesares se siguen reconociendo, esas contradicciones entre el no querer y el querer, esas locuras no olvidadas y triste ese amor no merecido.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Al borde, tan cerca de él, apenas un leve contacto, menos mal que pudo escapar de sus pensamientos, por un momento temió, casi se entrega. Pero llega justo hasta el límite que le impone la cordura. Excelente trabajo Fer. Una delicia para los que somos amantes de los poemas. Un placer leerte.
    Un beso.
    Ariel

    ResponderEliminar
  19. Es mi primera vez en tu sitio y siendo no totalmente entregado a los poemas, si este escrito es uno, me ha impactado.

    ResponderEliminar

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."